marzo 02, 2013

Mensaje del Gobernador de Córdoba, José M. De la Sota, en la apertura del período de sesiones ordinarias (2012)

MENSAJE
DEL
GOBERNADOR DE LA PROVINCIA DE CORDOBA 
José Manuel De la Sota 
EN LA APERTURA DEL 134° PERIODO DE SESIONES ORDINARIAS
EL 1° DE FEBRERO DE 2012

Señora Vicegobernadora de la Provincia, señores diputados nacionales por Córdoba, señor senador nacional por Córdoba, señoras y señores legisladores, invitados especiales, miembros de los distintos poderes del Estado, representantes de nuestras Fuerzas Armadas y de Seguridad, queridos amigos, pueblo de Córdoba.
Hace sólo cincuenta y dos días asumí como Gobernador de todos los cordobeses… Perdón, querido amigo Intendente municipal, no había logrado verlo recién cuando mencioné a las autoridades presentes. Gracias por asistir.
Decía que hace sólo cincuenta y dos días asumí como Gobernador de todos los cordobeses y vine a este mismo recinto a prestar juramento ante ustedes, y hoy estoy aquí otra vez para producir mi primer informe de gobernante.
Sean mis primeras palabras para hacerle llegar mis sentidas condolencias a las familias de Jorge Carrizo y Noelia Vélez que fallecieron trágicamente durante la terrible tormenta que azotó a la ciudad de Córdoba recientemente.
Vaya también mi especialísimo agradecimiento a la señora Presidenta de la Nación por su inmediata solidaridad con el pueblo cordobés y por toda su ayuda. También a los ministros de su gabinete, a nuestro Ejército Argentino, que sigue trabajando intensamente en las calles y en los barrios de la ciudad, a la gente de Gendarmería Nacional por su inestimable colaboración.
Vaya también nuestro agradecimiento a las empresas privadas que aportaron sus maquinarias para salir de la grave situación de atascamiento producida por la caída de los árboles y de innumerables postes de la red de alumbrado.
Quiero agradecerles también, he estado a la par de ellos viéndolos trabajar todas estas horas, a los integrantes de Defensa Civil, a los Bomberos, a la Policía de la Provincia de Córdoba, que en la noche más dura y trágica montó, siguiendo instrucciones del Ministro de Seguridad, un exitoso operativo de custodia con 300 móviles policiales recorriendo todas las barriadas sin luz, evitando rapiñas, violencia y delito.
Quiero agradecer también a los Bomberos Voluntarios que se acercaron a colaborar desinteresadamente. A los empleados de la EPEC que abandonaron sus licencias y están ahí trepados a los postes de luz, tratando de resolver los graves problemas.
Pero fundamentalmente quiero agradecerle a todo el pueblo de Córdoba que frente a la catástrofe y a la grave situación vivida se mostró unido y solidario. Los dolores cuando estamos todos juntos enfrentándolos duelen menos, y los cordobeses hemos demostrado realmente que somos solidarios.
Un párrafo muy especial para el Intendente Mestre y para todo su equipo; trabajaron incansablemente desde el primer minuto que ocurrió la catástrofe, y nosotros lo hicimos junto a ellos desde ese primer momento. Esta muestra de madurez y de solidaridad nos hacen sentir orgullosos de ser cordobeses.
Quiero hacerle llegar también mi acompañamiento de Gobernador a todos los vecinos que aún se encuentran evacuados; a los más pobres, a los más humildes, a los que perdieron lo poco que tienen; a los que se encuentran albergados en centros atendidos por nuestro ejército, por nuestra gente de Defensa Civil, añorando volver a una casita que no tienen. Ahí vamos a estar, a la par de ellos -lo he hablado con la señora Presidenta de la Nación-, y vamos a trabajar intensamente para que tengan vida digna.
Un párrafo muy especial a los vecinos de todos los barrios que todavía se encuentran sin luz. Sé que cuando uno está sin luz no hay explicación que valga, lo entiendo y lo comprendo. Pero, permítanme que haga algunas consideraciones: la red de luz de la ciudad de Córdoba son dos mil kilómetros; hay zonas donde tenemos que hacer el tendido totalmente nuevo, zonas de 40 a 60 kilómetros que han quedado destruidas; destruidas las cámaras, destruidos todos los elementos –postes, cables, transformadores. Estamos estimando, hasta ahora, las pérdidas para la EPEC en alrededor de 20 millones de pesos, sin contar lo que la EPEC deja de cobrar por no suministrar energía eléctrica durante todos estos días. La verdad, es un costo grave.
De las 180 distribuidoras que se encontraban sin funcionar todavía nos quedan 27; son 27 de energía media, que abastecen varios barrios, y no podemos decir, con seguridad, en qué momento vamos a poder garantizar el restablecimiento de la totalidad del servicio; no sería serio porque ¿saben qué ocurre?, uno llega y cree que simplemente es reparar tendido, pero cuando baja una boca los daños son mayores a los previstos o el transformador necesita de reparaciones que nadie pensó que hubieran podido ser dañadas por estos vientos huracanados que azotaron a la ciudad de Córdoba en las últimas horas.
Sin embargo, quiero decirles a todos los vecinos que vamos a seguir trabajando todos juntos, codo a codo, para encontrar soluciones. Les pedimos un poco de paciencia; sé que es difícil, sé que es muy difícil vivir sin energía eléctrica.
Llegamos a tener 40 barrios sin agua, porque la planta distribuidora de agua se había quedado sin energía; afortunadamente en la tarde de ayer ya se recompuso el servicio.
Todavía nos queda un camino para salir de esta desgracia climática que nos castigó a los cordobeses.
Sé que hoy muchos dicen: “se tendría que haber previsto y se tendría que, en fin, haber tomado las prevenciones del caso”. Puede ser que tengan parte de razón, pero, como dice Cacho Buenaventura: “es lo que hay”, y la verdad, con lo que hay, se ha hecho un gran esfuerzo para paliar las circunstancias de un temporal que en diez minutos precipitó 60 milímetros de agua, y que, al mismo tiempo, con vientos huracanados, nos produjo un daño ambiental terrible en la ciudad. No hace falta más que dar una vuelta por cualquier barrio; ayer estuve con la gente de nuestro Ejército, con el Coronel Izquierdo, viendo cómo se trabajaba en Villa Libertador y, la verdad, parecía que había sido bombardeada. Y esto pasa en todos lados; miren el Parque Sarmiento, las pérdidas de árboles. Gracias a Dios, aunque lamentamos muchísimo las dos pérdidas de vidas humanas, Dios ha sido piadoso con nosotros; podríamos haber perdido muchas vidas más.
Dicho esto con la esperanza de que recuperemos el servicio eléctrico antes de lo pensado; recién me informaba el presidente de EPEC –que se encuentra con nosotros aquí- que, seguramente, en horas de la tarde de los 27 elementos que todavía no funcionan habremos logrado reducir unos cuantos; va ir llegando la luz eléctrica y vamos a ir resolviendo los problemas que todavía tenemos.
Eso es el comienzo; después vendrán los informes sobre las viviendas dañadas, todo lo que tendremos que hacer los cordobeses con mucho esfuerzo, como lo han hecho los chilenos cada vez que han tenido un terremoto, como lo han hecho los japoneses cuando han tenido un tsunami. Sé que nosotros lo vamos a hacer porque somos un pueblo fuerte, somos un pueblo decidido y somos profundamente solidarios entre nosotros.
Si ustedes me permiten, yo quiero aprovechar este primer mensaje para reflexionar con ustedes sobre las cosas que nos están saliendo bien en estos pocos días de gestión, y también sobre aquellas otras que nos están presentando duras dificultades.
Primero, me gustaría decirle a los cordobeses que aprovechen para pagar los impuestos provinciales antes del 8 de febrero; si los pagan se ganan el 40 por ciento, porque nosotros mantenemos la rebaja del 30 por ciento, y a los que pagan en un solo pago les damos otro 10 por ciento más de descuento. . Considero que en estos tiempos en que todos nos anuncian que va a subir todo, ahorrarse un 40 por ciento no viene nada mal.
La rebaja del 30 por ciento que implementé 12 años atrás en Córdoba se mantiene, y la mantenemos porque ayuda a la producción y a la creación de nuevos puestos de trabajo que es lo más importante para nosotros, los cordobeses.
Quiero comentarles que, en estos pocos días que llevamos en el Gobierno, estamos trabajando duro para implementar el boleto educativo gratuito. Ustedes saben que ese fue nuestro principal compromiso de campaña electoral y lo estamos cumpliendo. La página web que habilitamos al respecto ya tiene miles de preinscripciones. Todavía no podemos decir quiénes van a disfrutan del boleto educativo gratuito porque ahora, en febrero, viene la etapa de presentar los certificados de escolaridad, los certificados de las universidades con la comprobación de las materias en que se han anotado para cursar, el certificado de domicilio, en fin, los requisitos que establece el decreto reglamentario de la ley. Ya sé que algunos andan diciendo “nos piden todo eso para no darle el boleto gratis a todos los que le prometieron”. Son mentiras. Lo que pasa que este es un programa serio, no es para que cualquiera viaje por viajar a cualquier parte, este no es un subsidio al transporte sino que es un paso adelante en la educación, es para todos los que quieren aprender y para todos los que quieren enseñar, y para aquellos no docentes que trabajen en un establecimiento educativo.
Saben que desde hace mucho tiempo venimos diciendo que la educación es el nuevo nombre de la justicia social, y los cordobeses aprendimos que el futuro de nuestros hijos comienza en las aulas, la educación es lo único que en esta sociedad del conocimiento permite que haya movilidad social, que las personas puedan mejorar y progresar sobre la base del esfuerzo y la dedicación personal y familiar. Vamos a ser la primera provincia argentina que posibilitará que todos los maestros, profesores, estudiantes y no docentes lleguen gratuitamente a los establecimientos educativos de nuestra provincia. 
Además de ser una propuesta audaz es el resultado de la larga lucha de los chicos. Suelo repetirlo, porque en Argentina ocurrieron cosas que hoy es difícil imaginar que sucedieron. Yo vivo en una ciudad donde los pibes en los últimos años llenaban las paredes con “boleto estudiantil gratis ya” y cada vez que lo hacían recordaban a los chicos de “La Noche de los Lápices”, como no recordar a aquellos pibes de 16 años que fueron salvajemente secuestrados y asesinados por sólo haber pedido viajar gratis a la universidad. Yo vivo en una ciudad con una universidad bulliciosa, linda, inquieta como deben ser las universidades que apuntan a la excelencia educativa, a formar los líderes que las comunidades necesitan. A partir del 27 de febrero, todos los estudiantes cordobeses, los universitarios, terciarios, secundarios, primarios y los de nivel inicial puedan viajar gratis en Córdoba es un homenaje, aunque tardío, a esos chicos de La Noche de los Lápices, que nunca merecieron terminar sus días de esa manera tan trágica.  Además, queridos amigos, estos significará para quienes usen el boleto educativo gratuito un verdadero beneficio económico. Por ejemplo, una maestra que vive en Alta Gracia y ganó un concurso para enseñar en una escuela de la Ciudad de Córdoba si no tiene que tomar otro ómnibus urbano y solamente tiene que tomar el interurbano entre Alta Gracia y Córdoba tiene que tomar otro ómnibus urbano y solamente tiene que pagar el interurbano entre Alta Gracia y Córdoba, se va a ahorrar más de 250 pesos por mes que hoy paga de su bolsillo por el abono que tiene a su cargo. Su salario docente va a mejorar en 250 pesos porque los va a ahorrar. Y un joven estudiante, por ejemplo, que vive en Dalmacio Vélez y quiere ir a estudiar a la Universidad de Villa María o a la Universidad Tecnológica de esa querida ciudad, también va a ahorrar cerca de 300 pesos mensuales. Es un paso adelante para que todos los que tengan aspiraciones de progresar puedan canalizar esas aspiraciones sin originarles un gasto, muchas veces imposible de cubrir por sus papás.
Quiero también comentarles que en estos escasos días estamos manifestando una gran preocupación por el mantenimiento y la construcción de nuevos edificios escolares, y se lo dice alguien que ha construido nada más ni nada menos que 367 escuelas nuevas en la Provincia de Córdoba. .
Me acuerdo que yo estaba reinaugurando una escuelita que había sido de un gerenciamiento de una orden religiosa, que no la había podido mantener en las Sierras Grandes, en las Altas Cumbres, y la habíamos estatizado, el Estado provincial la había tomado y la estábamos reinagurando, después que la habíamos modificado y mejorado, y estaba conmigo para bendecirla ese santo varón que fue el Cura Aguilera, y cuando le tocó hacer uso de la palabra me miró y me dijo: “José Manuel, a vos te van a recordar por tus escuelas”. Y ese santo varón, que fue ese gran cura, que tanto extrañamos hoy, que si siguiera vivo no hubieran pasado las cosas que sucedieron en su hogar, me dio con esa frase una de las alegrías más grandes que he tenido durante todos mis años de Gobernador.
En este poco tiempo que llevamos con el Ministro de Educación, Walter Grahovac, y con el Ministro de Infraestructura, Hugo Testa, hemos trabajado durante todo enero para que nuestras escuelas estén en las mejores condiciones: estamos pintando, cambiando instalaciones eléctricas y sanitarias, reparando goteras y también haciendo escuelas nuevas, como la Ricardo Rojas, en la ciudad de Córdoba, y muchas otras en el interior de la Provincia, pero hago referencia a la Ricardo Rojas porque a los pibes de esta escuela les están dando clases en contenedores y eso es muy doloroso aunque no había más remedio porque no había otro terreno donde construir la nueva escuela, así que hubo que derrumbar la escuela vieja, que no servía más, para hacer en ese mismo terreno una nueva escuela hermosa, y como se dice en el campo: “ende mientras” los chicos están recibiendo educación en contenedores.
Yo estuve visitándola, y la escuela está quedando hermosa pero no va a estar lista para el 27 de febrero sino para julio, a más tardar los primeros días de agosto, por eso les quiero pedir a los chicos que van a la Ricardo Rojas y a sus papás que hagan un esfuercito más hasta mitad de año, que nos acompañen sabiendo que estamos en una circunstancia que quisiéramos cambiar más rápido pero sepan que después van a poder disfrutar de una escuela con todas las comodidades que esos chicos realmente se merecen y van a poder cursar los años siguientes de la mejor manera.
En fin, quisiera contarles que se está haciendo el mayor esfuerzo para que las escuelas estén lo mejor posible para el 27 de febrero, pero no puedo garantizarles que todas estén perfectas para el primer día de clases, y no puedo hacerlo porque realmente conozco lo que está pasando. Hemos contratado empresas y, a pesar de la restricción financiera que todos saben que Córdoba tiene, no le hemos mezquinado plata; sin embargo, a pesar de todos esos esfuerzos estoy seguro que cuando comiencen las clases algunos problemas van a surgir. Yo les pido a los papás, las maestras y a las directoras que nos den una mano, que nos comprendan vamos a ir arreglando todo aquello que no se haya podido arreglar durante el verano para que en el transcurso del año los chicos tengan la mejor infraestructura.
Eso sí, permítanme que haga un pedido a los padres. Queridos padres, eduquen a sus hijos, enséñenles a cuidar las escuelas, que no las pintarrajeen, que no taponen los inodoros de los baños con latas de gaseosa, que no rompan los pupitres. Las escuelas son de todos y quienes las usan tienen que cuidarlas y la responsabilidad es de ustedes, queridos padres, de que los hijos las cuiden y también de los directivos escolares.
Cuando paso frente a una de las tantas escuelas que construí y la veo llena de graffitties, y que les han pegado una patada al tiro balanceado del calefactor que está en todas las aulas, inmediatamente pienso que el directivo escolar de esta escuela no anda bien, porque no sabe hacerse respetar, porque no sabe enseñarles a los que van a la escuela que esa escuela se pagó con los impuestos que los padres pagan para que ellos estudien, no para que las rompan ni las llenen de leyendas ni mucho menos para conseguir con esto una interrupción de clases.
También en estos pocos días comenzamos a cumplir con otro gran compromiso de campaña: los medicamentos gratuitos. Ya hay medicamentos gratuitos en todos los hospitales públicos de la Provincia de Córdoba.
Ustedes saben que desde hace un tiempo la Provincia da gratuitamente las prótesis o los medicamentos para todos aquellos que están internados para una cirugía o alguna dolencia grave que requiera internación. Pero los pacientes que iban solamente al consultorio porque se sentían mal o querían saber si estaban enfermos, nuestros médicos le diagnosticaban lo que tenían y le daban una receta para que se compren el medicamento.
A partir de ahora todos los pacientes ambulatorios de los consultorios de los hospitales provinciales no sólo van a tener el diagnóstico: van a salir con el medicamento en el bolsillo para que la cura sea efectiva y así damos cumplimiento a otro de nuestros compromisos de campaña. 
Quiero darles una buena noticia a los jóvenes. Ustedes saben, chicas y muchachos, que yo tengo un compromiso fuerte con los jóvenes. Los quiero y quiero a esta juventud maravillosa que estudia, que muchísimas veces busca trabajo y no lo encuentra. Y quiero decirles que para marzo ya vamos a tener listas las solicitudes del Programa Primer Paso.
De esta manera, diez mil chicos y chicas van a encontrar su primer empleo, ya sea en un vivero, en una empresa tecnológica, en un supermercado, en una empresa constructora, en una radio, en un canal de televisión o en cualquier tipo de actividad. Serán diez mil chicas y muchachos que van a encontrar su primer trabajo y se van a sentir muy pero muy bien. Como ven, quiero seguir honrando nuestra palabra.
Siempre lo hicimos así, ustedes se acuerdan. La primera vez que me eligieron Gobernador los cordobeses, había prometido la rebaja del 30 por ciento de los impuestos. El primer día firmé el decreto, han pasado 12 años y acá estamos, con la rebaja del 30 por ciento plenamente vigente.
Lo mismo con el boleto educativo gratuito. El primer día que asumí, hace 52 días, firmé el decreto correspondiente y el 27 de febrero se pone en marcha en toda la Provincia nuestra principal promesa de campaña electoral; lo mismo con los medicamentos, con el Programa Primer Paso, para nosotros prometer es cumplir, es no faltarle el respeto a quien nos votó, es responder con hechos a lo que han sido sus intenciones cuando optaron por nuestras propuestas para elegirnos y darnos la responsabilidad de gobernar.
También es cierto que tenemos contratiempos, no todo es un jardín de flores y es lógico que así sea; la verdad es que uno de los problemas que no consigo resolver con el diálogo es el conflicto con algunos médicos de los hospitales públicos de la Provincia. Ustedes se preguntarán por qué el Gobernador hace referencia a algunos médicos, si quienes aparecen en televisión dicen que todos están en huelga. La verdad no es tan así. Cuando repaso las planillas de asistencia verifico que los huelguistas, porcentualmente, son pocos. Sobre un total de 3375 que trabajan en los hospitales públicos de nuestra Provincia hemos hecho descuento por días no trabajados, solamente, a 355 profesionales, los demás han seguido desempeñándose como de costumbre. Yo no soy tonto ni pretendo tomarlos con falta de respeto, de ninguna manera voy a sugerir que los médicos que no hacen huelga están contentos; seguramente ellos también están disconforme con su salario, tan disconforme como los que hacen huelga; no obstante, por responsabilidad profesional, humana o cristiana, han seguido trabajando para mantener en funcionamiento los hospitales públicos. Tengo que agradecerles a todos estos médicos, enfermeras y personal de los equipos de salud por su actitud. ¿Saben que ocurre? Ellos han comprendido que el paro no hace aparecer la plata cuando no la hay. . Ustedes habrán notado que hasta ahora no hemos tenido casos de desatención grave a pesar de la duración de este conflicto.
Algunos me dicen que tome medidas, la huelga es ilegal. A mí jamás se me ocurriría tomar una actitud semejante, aprendí que no tiene sentido pelear por pelear, que sólo vale la pena pelear por Córdoba. Pese a todo lo que nos está pasando con este grupo de médicos y enfermeros, sigo creyendo en el diálogo. Ahora, cuando nos sentemos en torno de una mesa, buscaremos un arreglo. Por eso les digo que esta medida de fuerza no sirve para mucho.
¿Alguien puede creer, en esta Provincia que me conoce tanto, que si tuviera a mano los recursos para mejorar los ingresos de los médicos no hubiera ya resuelto este conflicto? ¿Alguien puede creer que yo me voy a acostumbrar a vivir con un conflicto cuando lo que quiero, permanentemente, es armonizar, conciliar, poner de acuerdo para que la Provincia cada día esté mejor? El paro no hace aparecer de la nada la plata que no hay.
Tenemos que acostumbrarnos a gritarnos menos y a escucharnos más, a que nadie debe declarar una medida de fuerza de manera intempestiva por más justo que considere su reclamo, máxime cuando se trata de servicios que pueden poner en riesgo la salud de la población.
Comparto mucho de los reclamos de los profesionales de la salud y lo vengo a confesar aquí, en este recinto, pero también debo ser muy sincero, a mí mucha gente me para en la calle y se queja de que hay médicos que no trabajan como debieran y se van a media mañana de los hospitales y por eso no dan turnos o dan pocos porque se “rajan”, como suele decir la gente que me para en la calle.
Por favor, ruego que se me interprete bien: no quiero de ninguna manera agraviar al conjunto de los médicos, a quienes valoro, respeto y aprecio. La mayoría de nuestros médicos de los hospitales públicos son excelentes, de lo mejor, al igual que el personal paramédico. Pero también es cierto que hay algunos que no cumplen, y hay muchas quejas de la gente.
Por ese motivo, entiendo que como ahora vamos a discutir salario, en este mes de febrero vamos a discutir salarios, también me gustaría conversar acerca de cómo logramos que aquellos que concurran a los hospitales públicos sean atendidos de la mejor manera, ¿no les parece? .
El mismo principio de reciprocidad vale para todos los trabajadores y organizaciones representativas del sector público provincial. La verdad que nos hace falta mejorar mucho, queridos amigos; todos tenemos que mejorar: yo tengo que tratar de ser mucho mejor Gobernador, pero también todos tenemos que ser mejores padres, mejores hijos, mejores vecinos, mejores ciudadanos, mejores estudiantes, mejores periodistas, mejores empleados y mejores patrones, mejores funcionarios. Solamente de esta manera vamos a poder progresar de manera colectiva día tras día.
Recién les comenté que estábamos en una situación financiera crítica; y bueno, con plata cualquiera gobierna bien, ¿no? Acá el desafío es arreglarnos con lo que tenemos y tratar de cobrar lo que nos deben de la mejor manera posible.
Ustedes se preguntarán: ¿el Gobierno está con poca plata? Sí, es cierto, estamos escasos de fondos, ¿cómo negarlo? Ahora bien, ¿por qué estamos escasos de fondos? La única respuesta válida es la siguiente: porque aún no hemos podido cobrar lo que el Gobierno nacional nos debe.
Muchos me dicen: “¿Y cuándo le va a meter la demanda?” He aprendido muchas cosas a lo largo de mi vida, y una de ellas es que siempre hay que tratar de evitar los pleitos. Voy a seguir dialogando, dialogando y dialogando con mi Gobierno nacional hasta que nos pongamos de acuerdo. Además, ¿por qué no habríamos de ponernos de acuerdo la señora Presidenta y yo si ambos deseamos lo mismo? Ella quiere que a los argentinos les vaya bien, y yo quiero que a los cordobeses nos vaya aún mejor. Ya hemos iniciado el diálogo, tengamos un poquito de paciencia; vamos a arreglar las cosas bien, como corresponde.
Permítanme que señale un error que, de manera inconsciente, cometemos todos nosotros cuando hablamos de este tema de la deuda de la Nación y decimos que la tiene con la Provincia. A menudo nos referimos a esa deuda de la Caja de Jubilaciones como la deuda que la Nación tiene con Córdoba, y ello es inexacto. La deuda que tiene la Nación, en materia de la Caja de Jubilaciones y Pensiones de Córdoba, es con cada uno de nuestros 90 mil jubilados cordobeses.
Lo que pasa es que Schiaretti y yo hemos adelantado esos fondos que la Nación no envió durante todo el año pasado y lo que va de este mes, porque si no lo hubiéramos hecho los jubilados cordobeses no hubieran podido cobrar sus jubilaciones. Y no es poca plata, son mil millones.
Es muy difícil imaginarse físicamente mil millones de pesos, ¿no? ¿entrarán en un recinto como este? ¿o hará falta un galpón enorme que no sabemos cuáles son las dimensiones que tiene? Fijar como objeto mil millones, sumas tan grandes son inimaginables desde el punto de vista de su volumen, pero sí se que equivalen aproximadamente a 5000 viviendas de 200 mil pesos cada una, que equivalen a 125 escuelas de 8 millones de pesos cada una, que equivalen a 12 hospitales de mediana complejidad, y equivalen a la construcción de la autopista Córdoba-Río Cuarto, que tanto necesitamos.
Estoy seguro de que dialogando vamos a resolver este problema. Mientras tanto, les pido a nuestros jubilados, especialmente, una buena dosis de paciencia; ya pronto vamos a salir de la emergencia.
Quiero comentarles que desde que asumí vengo escuchando algunas voces – seguramente bien intencionadas- diciendo que las obras públicas están paradas en Córdoba. Ahora digo: los que dicen eso, ¿no saben que entre el 15 de diciembre y el 15 y 20 de enero las empresas de la construcción y las empresas viales le dan vacaciones a su personal?; pareciera que no saben.
Bueno, se terminaron las vacaciones y ya tenemos en marcha nuevamente todas las obras en la Provincia. Por ejemplo, en materia de viviendas seguimos adelante con nuestro Programa de Erradicación de Viviendas Racho en todo el noroeste cordobés, un programa muy exitoso del Gobierno anterior, que nosotros seguimos llevando adelante con los presidentes comunales, con pequeñas cooperativas y con intendentes de toda la región.
A la gente de clase media le cuento que ya tenemos listas 800 unidades en la ciudad de Córdoba; calculo que en 90 días estarán prácticamente para entregar , y vamos a seguir construyendo las que tenemos en Río Cuarto y en otras ciudades del interior.
Mientras tanto, nuestro banco, el Banco de Córdoba, está armonizando todo lo necesario para relanzar nuestras líneas de crédito, que fueron también nuestro compromiso de campaña, y que las vamos a implementar en poco tiempo más, para que puedan adquirir viviendas construidas o construirlas por parte de aquellos que poseen su terreno.
El problema del agua es uno de los más graves que debemos enfrentar. Nuestra mediterránea Provincia no tiene mucha agua que digamos, infelizmente. La modificación del régimen pluvial en todo el sector de las Sierras Chicas nos tiene a mal traer. Hablaba, el otro día, con los meteorólogos del Servicio Meteorológico, y me contaban que en los últimos diez años hemos venido perdiendo 180 milímetros por año, en precipitaciones pluviales, en toda la zona de las Sierras Chicas de Córdoba; miren ustedes lo que eso significa, ha alterado las napas. Estamos en una situación muy complicada. Nuestra ciudad cada vez reclama más agua del San Roque, y con eso tenemos problemas de cotas, y tenemos problemas turísticos en la temporada veraniega.
El Canal Los Molinos-Córdoba es un viejo canal a cielo abierto, con muchísimas filtraciones, evaporaciones y con un alto contenido de contaminación porque pasa por el medio de la pampa gringa, que usa insecticidas, que usa glifosato; llega una agua cruda cara, que nos cuesta mucho aquí, en la planta potabilizadora, poder transformarla en agua apta para el consumo humano.
¿Qué estamos haciendo? Estamos trabajando para poner en marcha, lo más rápidamente posible, el entubamiento del Canal Los Molinos-Córdoba; pero con eso no alcanza, mejora. Hoy tenemos una pérdida del 35 por ciento, entre el agua de fuente y el agua que llega a la planta de tratamiento; entubando el canal la pérdida se reducirá al 5 por ciento. Pero, hemos estado estudiando con Fabián López, que para mí es el técnico hidráulico más importante que tiene la Argentina: es el Secretario de Recursos Hídricos, fue nuestro presidente de la DIPAS en Córdoba; con él resolvimos los problemas de inundaciones en el Sur –Alicia lo sabe muy bien porque su Laboulaye estaba con el agua hasta una altura de un metro y hoy, gracias a Dios, son malos recuerdos del pasado gracias a todas las obras que hicimos durante todos estos años-; y con él hemos llegado a la conclusión de que es necesario hacer un by pass entre el entubamiento Los Molinos-Córdoba y el Dique Piedras Moras, que actualmente no está generando energía ni está produciendo riego, y que es un espejo de agua interesante para complementar lo que viene del Dique Los Molinos. Esto nos permitiría garantizar 3 metros cúbicos más de agua cruda, de mejor calidad de la que viene del dique Los Molinos y, por lo menos, va a resolver el abastecimiento del agua potable en Córdoba y en el Gran Córdoba por varios años. Esto no significa que dejemos de trabajar en el tema del acueducto santafesino. Hace poco estuve reunido con el señor Gobernador de Santa Fe y tiene la mejor predisposición para que de alguno de los acueductos de ellos que ya llegan al límite con Córdoba podamos hacer un extradiámetro y prorrogarlos hasta Córdoba brindándonos agua potable. La verdad, todos sabemos que el río Paraná tiene agua más que suficiente para todos los santafesinos y cordobeses por los siglos de los siglos. Gracias a Dios, es una de las fuentes acuíferas más importantes de América del Sur.
En materia de gasoductos, seguimos avanzando con el plan que inició el Gobierno anterior, también estamos analizando un convenio con los santafesinos para suministrar gas a las localidades limítrofes de la Provincia de Santa Fe que están ubicadas en espejo, de manera paralela con todas nuestras localidades del este cordobés. Así como ellos son generosos con el agua del Paraná nosotros debemos tener la misma actitud para con nuestros socios de la Región Centro respecto del gas natural, algo tan importante para localidades industriales como las que ellos tienen en la zona.
Acá, en la Ciudad de Córdoba, las obras de la Monseñor Pablo Cabrera siguen en marcha; el Nudo Vial con boulevar Los Alemanes, frente a La Voz del Interior, estará terminado para el mes de junio resolviendo así el último nudo complicado de tránsito que se encuentra sobre la avenida Monseñor Pablo Cabrera.
Ustedes saben que uno de nuestros objetivos prioritarios es construir la autovía Córdoba Río Cuarto, ya tenemos un proyecto ejecutivo, estamos negociando con la Dirección Nacional de Vialidad para que se nos transfiera la Ruta 36, pero en buenas condiciones –no como está, hoy está destruida. La empresa concesionaria dice que la quiso mejorar y la empeoró. Los que viajamos a diario entre Córdoba y Río Cuarto sabemos que en cada viaje ponemos en riesgo la integridad de nuestra familia por la situación en que se encuentra esa ruta hoy, hay tramos que son intransitables que, por lo menos, si nos van a entregar la administración y/o propiedad del Tramo Córdoba de esa ruta, que hayan reasfaltado los tramos más críticos, porque de esta manera también abaratamos los costos de nuestra autopista.
Ustedes saben que la Ruta 36 entre Córdoba y Río Cuarto tiene 210 kilómetros, 170 de esos 210 kilómetros es duplicación de calzada. Vieron las autopistas Alta Gracia y Río Ceballos tienen un divisorio al medio con iluminación, con calzadas de cada lado. Estamos pensando en ese tipo de autovía para los 170 kilómetros donde utilizamos la actual Ruta 36, los otros 40 kilómetros es construcción de autovía nueva de 4 manos, ya no con cantero divisorio al medio sino con espacios diferenciados, que son los by pass para esquivar los pueblos, no podemos tener una autovía que pase por el medio de Almafuerte, Berrotarán, Elena y Gigena porque no sería una autovía y se gastaría una “millonada” de pesos para que sigamos demorando 15 minutos para cruzar Almafuerte. Es decir, los by pass son una realidad.
El proyecto tiene previstos retornos que son muy útiles con triple mano para no tener que construir puentes que son costosos para que cuando llegue el momento de retorno la doble mano de cada lado, 500 metros antes, se transforme en triple mano para que quien va a girar se ubique en la triple mano, los que van por la ruta siguen normalmente, al tomar el retorno y volver tienen otros 500 metros de triple mano para que no salgan de golpe respecto de aquellos vehículos que vienen circulando por la doble mano contraria. Es un proyecto que estamos trabajando mucho y quiero agradecer a la Comisión Multisectorial riocuartense que me está ayudando mucho, están todas las instituciones, estamos todos preocupados por llevar adelante esta autovía que sería la única de 210 kilómetros de la Provincia de Córdoba.
Por supuesto, seguimos insistiendo ante Dirección Nacional de Vialidad, para que comience la licitación de los tramos que ya tiene listos de la Ruta 19 para transformar también en autovía la ruta que va desde San Francisco a Córdoba.
Ustedes recordarán que la Provincia de Santa Fe, con un crédito del Banco Mundial, hizo la autovía hasta Frontera, es decir, pegadito a San Francisco, y ahora nos toca la parte nuestra, que es más cara porque en la parte santafesina los pueblos están a la vera, a 2 ó 3 kilómetros, pero los nuestros, como Devoto y La Francia, hay que esquivarlos a todos, o sea que desde el punto de vista del costo de la autovía es significativamente más costoso del lado cordobés.
Para aquellos que pensaron que íbamos a abandonar las obras les digo que he estado recorriendo, con las empresas y con los Ministros Testa y Heredia -porque muchos de los tramos están pagados por la CASISA- , y hemos visto el singular avance que tenemos en la autovía Río Ceballos. Ahora estamos inaugurando una rotonda hermosa a la altura de Mendiolaza, con el ingreso totalmente iluminado; tenemos 2 ó 3 rotondas más listas. La autovía avanza con mucha celeridad, va a estar totalmente iluminada, es una hermosura, igual que la autopista a Carlos Paz, que después que estuvo iluminada mejoró muchísimo el nivel de tránsito y la tranquilidad de la gente. También estamos avanzando en la autovía a la ciudad de Alta Gracia. Acabamos de hacer algunos pagos importantes a las empresas contratistas que las están llevando adelante y le están dando un buen ritmo de obra, y queremos terminarlas, Dios mediante, para mediados de año.
Tenemos una acreencia importante del Gobierno provincial con el Gobierno nacional en materia de obra pública, y ustedes dirán por qué: el Gobierno de Córdoba llevó adelante una fructífera inversión en obras nacionales que han sido pagadas con recursos provinciales, pues bien, ya estamos comenzando a negociar con el Gobierno nacional su devolución a efectos de poder continuar construyendo nuevas obras de infraestructura que ya sean provinciales y que las podamos hacer con recursos nuestros.
Un párrafo especial -breve- quiero dedicarle al tema de la seguridad: ni bien asumimos hemos incorporado 1.500 efectivos más y estamos por incorporar 100 camionetas nuevas, que van a estar destinadas al patrullaje rural y a ciudades del interior.
También en el ámbito de la ciudad de Córdoba seguimos adelante con el plan de nuevas comisarías, que han sido diseñadas de común acuerdo con la Policía Judicial, para que los asistentes fiscales tengan todas las comodidades para comenzar con la instrucción judicial de los casos en el mismo ámbito de cada comisaría.
Quiero informarles también que la semana próxima –me informó el Ministro de Seguridad- tendremos listo el sistema de vigilancia por cámaras para 20 ciudades del interior provincial y para 64 escuelas cordobesas. .
También quisiera hacer una breve acotación sobre la Policía Caminera. Si comparamos la cantidad de muertes ocurrida en accidentes en las rutas de nuestra Provincia durante el año 2008 con las ocurridas en las rutas durante el año 2011, veremos que gracias a la acción de la Policía Caminera hemos tenido 147 accidentes fatales menos, son 147 vidas que se han salvado.
También quiero hacer una reflexión acerca de las manifestaciones de protestas, últimamente en la ciudad de Córdoba han habido reiteradas manifestaciones de protestas y algunas de ellas han puesto en peligro la seguridad de los ciudadanos; no se puede andar tirando bombas de estruendo en la cara de la gente, tampoco se puede dañar la propiedad pública o privada; la Constitución autoriza la protesta, lo que no autoriza es el daño, y mucho menos la violencia. Los cordobeses estamos hartos de la violencia, no estamos dispuestos a tolerarla ni a soportarla, por más legítimo que sea el reclamo que se ejerza.
Por eso estoy enviando a la Legislatura en estos días un proyecto de ley modificando el Código de Faltas, que sancionará severamente a quienes quemen cubiertas en la vía pública contaminando el medio ambiente o generando riesgo de incendio, en especial en época de seca. También se sancionará a quienes tiren bombas de estruendo o cualquier tipo de pirotecnia que pueda causar la muerte o daño físico de las personas. Vamos a castigar duramente a los violentos, los cordobeses somos gente de paz y de trabajo.
En estos días que llevo como Gobernador en verdad me ha tocado bailar con la más fea en materia de clima, es la peor sequía que hemos tenido en los últimos 31 años. He recorrido 50 localidades rurales en 52 días. Hablo permanentemente con la gente de campo; nosotros, como se dice en el campo, “no le sacamos nunca el cuerpo a la jeringa”. Estuvimos, estamos y estaremos al lado de la gente del campo, como siempre, junto a quienes trabajan, producen, a los que generan riqueza y los que han hecho de Córdoba una provincia fuerte y sólida. Ahí nomás reaccionamos y declaramos la emergencia provincial.
Paralelamente, nuestro Ministro de Agricultura, junto a las entidades del campo, tomó parte activa en las negociaciones con el Gobierno nacional destinadas a la creación de líneas de crédito a bajas tasas y la declaración de emergencia nacional que finalmente incluyó a nuestra querida Provincia de Córdoba.
Estuvimos haciendo todo esto porque es lo que corresponde por nuestro compromiso con el campo. Ellos saben que cuando este gobierno tiende la mano cumple más que si hubiera firmado un pagaré. Así nos criaron y así seguimos trabajando.
Bueno, pero no todas son pálidas che, porque hasta ahora pareciera ser que la cosa viene en contra. Así como la sequía nos pega duro, este año el turismo ha sido record. Trabajamos mucho con nuestra Agencia Córdoba Turismo, ahí Gustavo tiene representados a todos los sectores, los hoteleros, la cámara de bares, confiterías, restaurantes, agentes de viaje, y hemos logrado convencer a los turistas que nos visitan de que nosotros los cuidamos, los mimamos desde que trasponen los límites de nuestra Provincia.
Los cuidamos con nuestra Policía Caminera, que les enseña a circular con las luces encendidas, a que los menores vayan en el asiento de atrás, a que todos usen el cinturón de seguridad, a que nadie cruce la doble valla amarilla evitando así la peligrosidad de los accidentes.
También los cuidamos con buenos precios y con buenos hoteles, con nuestra Policía Caminera desde que cruzan la frontera y también con nuestros bomberos y personal de Defensa Civil en los ríos, los lagos y las montañas.
Los cuidamos en las ciudades que visitan turísticamente, con nuestras redes de cámara de vigilancia que nos permiten evitar el delito. Vieron que casi no ha habido titulares durante toda esta temporada respecto de asaltos, cada vez hay más presencia disuasiva de las fuerzas del orden.
Todo ello ha hecho que en esta temporada esta industria sin chimeneas que da empleo a más de 150 mil cordobeses haya registrado un incremento notable de su actividad.
Miren nomás la oferta teatral: la obra de teatro que es número uno en la Argentina por venta de localidades se encuentra en Córdoba, y varias de las que aquí están encabezan el ranking de ventas de tickets de turistas que van a disfrutar de espectáculos culturales.
A esto le sumamos los festivales que congregan multitudes, todos han reconocido que este año el incremento de presencia de turistas en festivales ha sido notable, no hace falta más que ver los carteles de Cosquín; cuando uno los mira están todos los rincones de la Patria representados por un cartelito disfrutando de nuestra música, de Córdoba, de la cordialidad de los cordobeses, de lo que es esta Provincia que tanto queremos.
Somos la primera Provincia argentina libre de impuestos para las actividades artística-culturales ustedes lo votaron en esta Legislatura, y nos sentimos orgullosos de serlo porque, primero, la cultura es pan para el alma y, segundo, porque la presencia de tantos espectáculos culturales y artísticos generan también riquezas y puestos de trabajo para cordobeses y cordobesas. Ojalá entre el 15 de noviembre pasado y el 15 de marzo próximo lleguemos a 5 millones de turistas.
Por último, señoras y señores legisladores, quiero confesarles que en estos 50 días que llevo como Gobernador de Córdoba me siento mejor y bastante más tranquilo que en anteriores ocasiones que me tocó ser Gobernador de la Provincia. En estos años aprendí muchas cosas y una de ellas es que las soluciones a los problemas llegan cuando uno tiene voluntad, decisión de seguir y ánimo de unir. Aprendí que hay que decir siempre la verdad a los cordobeses, como he tratado de hacerlo en este largo mensaje refiriéndome a las cosas buenas y a los problemas que tenemos sin solucionar. Que nadie suponga que el horizonte de Córdoba tiene negros nubarrones por delante, Córdoba está mejor que nunca y estamos mejor porque los cordobeses estamos más sabios, porque somos cada vez más partidarios del diálogo y de ponernos de acuerdo.
Los gobernantes hemos comprendido que debemos respetar a la oposición y la oposición está comprendiendo que no está mal coincidir con cosas buenas que puede hacer el oficialismo.
A mí me gusta ver a políticos que se ponen de acuerdo para trabajar juntos en el bien de todos, en resolver problemas, y a los cordobeses también les gusta.
Quiero pedirles a los señores legisladores y al pueblo de Córdoba que nos tengan confianza, Córdoba es una provincia grande, fuerte y pujante, ninguna otra podría haber seguido pagando jubilaciones y sueldos, seguir construyendo obras, cumplir con las promesas electorales teniendo sobre sus espaldas la carga de tener que compensar con recursos propios la abultada deuda que la Nación aún tiene con nosotros. No nos atrasamos ni un día en el pago de los salarios, no hemos parado ni una obra, es cierto que nos cuesta mucho, mejor sería haber cobrado todo lo que nos deben y así poder disponer de más recursos y poder planificar a más largo plazo. Ya vamos a tener todo eso. Tengo confianza en que el diálogo con el gobierno nacional va a ser muy fructífero. Estoy y estaré siempre en la mesa del diálogo.
Quiero pues, señoras y señores legisladores de todas las bancadas, invitarlos a que iniciemos un estilo nuevo de diálogo entre nosotros, a que este año nos encontremos varias veces, con una agenda acordada entre los líderes de las bancadas, para que este gobernador de todos ustedes, junto al gobierno, pueda venir a este recinto, como si fuéramos un sistema semiparlamentario, a confrontar ideas con respeto, a escucharnos, a aprender mutuamente unos de otros, quiero dejar formalmente planteado el compromiso de mi parte en este recinto.
Ojalá desde la oposición surjan ideas mejores que las nuestras. Me comprometo a adoptarlas y a invitarlos a que nos acompañen para hacerlas realidad, porque tengo muy en claro que las ideas no importa de dónde vienen, lo que importa es que resuelvan los problemas de la gente.
Declaro así formalmente inaugurado el presente período ordinario de sesiones de esta Legislatura provincial. Muchísimas gracias. 
JOSE MANUEL DE LA SOTA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada