mayo 30, 2013

Palabras de la Presidenta, Cristina Fernández, por Videoconferencia en el acto de inauguración de una muestra en el Pabellón Argentino de la Bienal de Venecia (2013)

PALABRAS EN EL ACTO DE INAUGURACIÓN POR VIDEOCONFERENCIA DE LA MUESTRA ARGENTINA EN LA BIENAL DE ARTE DE VENECIA
Cristina Fernández
[29 de Mayo de 2013]

Buenos días. Primero quiero agradecer a muchos artistas presentes, acá me los anotaron a todos y si me olvido de alguno por favor que me digan: Arturo Bonín, Javier Calamaro, Esther Goris, Darío Grandinetti, Víctor Heredia, Gyula Kosice, un gran plástico, un gran creador argentino, Norberto Barrece, Lupo Tom, Federico Luppi, Luis Machín, Rep, ¿dónde estás Rep? Acá estás primero con tu boina; vamos a tomar en cuenta tu sugerencia y voy a proponer que entre todos los que tienen que ver con el arte en la Argentina imaginen una Bienal Argentina, cómo la haríamos, dónde la haríamos, propónganmelo y la vamos a llevar adelante.
Mario Santamarina, Juan Sasturain, ¿dónde estás Juan? Gracias por las cosas que escribiste, acarician a todos el alma y nos abren las cabecitas. Jaime Torres, Alejandro Banelis, Pablo Echarri, Nancy Duplá. Y en la Bienal de Venecia, si me olvido de alguno, por favor discúlpenme, es culpa de Parrilli  -vieron, me estoy copiando de las costumbres de algunos vecinos, le echo la culpa a los demás, bueno, no importa- la presencia del maestro Julio Le Parc, mítico artista argentino que ganara la Bienal en 1966, Marta Minujín, el escultor Martín Di Girolamo, Diana Dowek, Matías Duville, Andrea Juan, Mario Pérez, Aída Sacco, Daniel Santoro, escultor argentino tan caro a nuestro movimiento político: la verdad que es un día muy especial estar inaugurando esta Bienal. Hace apenas dos días en Torino, Italia, en la Bienal de Arquitectura, también inauguramos el Pabellón Clorindo Testa en honor a ese gran maestro que ya nos ha dejado; y hoy se inaugura el Cuarto Congreso Argentino de Cultura en conmemoración a los 200 años de la Asamblea General Constituyente del Año XIII, en Resistencia, Chaco, donde ya se han agotado las 5.000 vacantes, charlas, espectáculos, que será iniciado hoy con una charla por el filósofo Ricardo Foster y por el Juez Baltasar Garzón, hoy a las 19 con gran participación. Van a estar presentes los investigadores Eduardo Nivon Bolan de México, Florencia Kusch, Mónica Lacarrieu, Dardo Rinesi, los periodistas Hernán Brienza, Vicente Muleiro, Carlos Ulanovsky, Edgardo Esteban, los filósofos Darío Sztanjnsrajber, muy complicado este apellido, debe ser un hombre muy importante porque cuando uno tiene un nombre así, suele ser muy importante; Sztanjnszrajber, como me salga. No va a estar Pacho O´Donnell, un beso para Pacho que no está muy bien de salud, pero le deseamos mucha fuerza porque lo queremos mucho y queremos que pronto se ponga bien, le damos un beso muy grande.
También estarán el responsable de la formación del sindicato Unión de Trabajadores Guyanenses, Raymond Charlotte, como también el presidente nacional de la Federación Estudiantil Universitaria de Cuba, Ismael González, también estarán presentes por el Ministerio de Cultura de Brasil, el ex secretario Ejecutivo Víctor Ortíz, el director de Poblaciones del Ministerio de Cultura de Colombia, Moisés Medrano, el ministro de Educación de la Nación, Sileoni, la ministra de Educación de Tucumán, en fin, muchísima gente de toda esta Latinoamérica maravillosa que ha generado tanto en lo cultural, en lo político, en lo social, en lo económico. Lo organizan la Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación, el Instituto de Cultura del Chaco, el CFI Consejo Federal de Inversiones y el Consejo Federal de la Cultura.
La verdad que esa sugerencia con la cual Rep viene desde hace mucho tiempo, el tema de Artépolis, y me parece que tenemos que ir por más. Vamos por la Bienal Argentina que, junto a ustedes, los creadores, los creativos, también los ejecutivos, los editorialistas, los hombres que invierten en esto, también puedan imaginar cómo sería esa Bienal, que por favor debe ser federal en primer lugar, para que se sientan representados todos los argentinos, desde Jujuy hasta Tierra del Fuego y desde Mendoza hasta aquí hasta la ciudad Capital.
Hace pocos días, en una Plaza llena de amor, de alegría, de festejo, hablábamos de la “década ganada”, y también en cultura podemos hablar de la década ganada.
Luego de 10 años de crecimiento el PBI cultural alcanzó el 3,8 por ciento del PBI total de la economía, su máximo histórico; supera en porcentaje de PBI, escuchen bien, a minería y pesca, la cultura. 200.000 puestos de trabajo directos, el 2 por ciento del total y otros 200.000 indirectos que genera la cultura. En los últimos años las exportaciones culturales superaron los 500 millones de dólares. En la última década 10 millones de argentinos disfrutaron de nuestro patrimonio cultural en los 26 museos nacionales que tiene la República Argentina, uno de ellos este Museo del Bicentenario y sueño cuando podamos inaugurar en el Palacio del Correo, antigua Secretaría de Comunicaciones, en el Centro Cultural del Bicentenario Presidente Néstor Kirchner.
 7.668 nuevas piezas en las colecciones de los museos nacionales. Esta década también podrá ser recordada como la de mayor construcción de metros cuadrados destinados a la cultura. Algunas de las obras, este Museo del Bicentenario, Museo del Libro y de la Lengua, Casa Nacional del Bicentenario, Centro de Cultura y Auditorio para 3.000 personas en el Parque Tecnópolis, Centro Cultural Julio Le Parc, en Mendoza, que estuvo maravilloso, el Museo de Bellas Artes en San Juan que lo inauguramos con Mario Pérez, Centro Cultural del Bicentenario y sus tres museos en Santiago del Estero, Centro de Convenciones en Santiago del Estero, Casa de las Culturas en Resistencia, Chaco, Cine Teatro Renzi en La Banda, Santiago del Estero, Centro del Conocimiento, maravilloso, me tocó inaugurarlo también en Posadas, Misiones, 47 casas del Bicentenario y 90 en construcción de las 200 totales que vamos a finalizar. Y se deben agregar además los espacios INCAA abiertos en el período, especialmente la compra de la Sala Gaumont incorporada al circuito en el 2003, que realmente es todo un símbolo.
A todas estas obras se debe agregar esta que les mencionaba recién, ese Palacio del Bicentenario que es mi desvelo, como fue mi desvelo esto que también lo imaginé y lo pensé. Cuando él era presidente todavía y yo me asomaba por la ventana de su despacho, él había recuperado el Siqueiros, ese mural que se lo estaban por llevar del país, él sacó el decreto salvador que impidió que esta obra, verdadero patrimonio cultural de los argentinos, se fuera de la Argentina. Y yo pensaba ¿dónde lo voy a meter a este mural? Miraba y Parrilli me decía “tenemos un lugar ahí en Madero, en la Aduana”. No, pero es muy lejos, no.
Un día mirando para abajo digo ahí, ahí abajo. ¿Ahí dónde si no hay nada?, me dice. Precisamente porque no hay nada, no hay cosa más hermosa que construir donde no hay nada, porque si hay algo es más fácil. Así que donde no hay nada vale mucho más la pena siempre. Siempre vale la pena lo que es más difícil, a mí por lo menos me gusta más lo difícil. Así me va también a veces, pero bueno…
Y también una cosa muy dentro de nuestro corazón: la Casa de la Cultura Villa 21 en Barracas, primera gran obra cultural en una villa de emergencia, que contará con sala de teatro y cine para 300 espectadores, sala de exposiciones y salones de cursos. Es de destacar que la Casa de la Cultura Villa 21 será la subsede de la Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación, primer edificio público construido en una villa de emergencia con carácter cultural, rompiendo más de un siglo de convicciones o más que convicciones de creencias de que la cultura es algo reservado sólo a las elites. En realidad los que creen eso desconocen que todos los grandes artistas universales, desde Shakespeare hasta el Renacimiento eran grandes artistas populares. Nada que no trascienda a lo popular puede ser considerado arte, en todo caso podrán ser expresiones individuales. Pero es la masividad, lo popular, el pueblo cuando asume a sus artistas que esto realmente adquiere la verdadera visión de arte.
Y apoyando a las más de 2000 bibliotecas populares de todo el país con la distribución de más de un millón de libros. En el 2012 ya se registraron 27.660 títulos y 97 millones de ejemplares, nuestras exportaciones en esta materia aumentaron el 150 por ciento.
906 películas nacionales en la última década. En el año que pasó, 2012, 145 películas nacionales estrenadas, batiendo récord histórico, nunca en un año se habían estrenado tantas películas hechas por argentinos.
La inversión en cine alcanzó su máximo histórico, se destinaron más de 200 millones de pesos a producir estas películas y a modernizar las salas.
Cuatro congresos argentinos de cultura, los carnavales, tres ediciones de carnavales federales de la alegría. 
9 millones de visitantes en la exposición de cultura de Shangai.
Y podríamos seguir enumerando lo que para nosotros -como dije el otro día-  no es un modelo económico, esto es un proyecto político con objetivos económicos que permiten habilitar los verdaderos objetivos que deben ser los sociales y los culturales, si no la economía no sirve para nada. Y la política tampoco. La política y la economía al servicio de la sociedad y de los grandes paradigmas culturales que deben tener las naciones y los pueblos para ser considerados como tales.
También esta obra que hoy inauguramos. Dos palabras para esta obra magnífica que inauguramos hoy en la Bienal de Venecia y que es “Eva-Argentina, una metáfora contemporánea”. ¿Por qué Eva-Argentina, una metáfora contemporánea? Porque yo creo que pocas cosas simbolizan como la figura de Eva la historia de las últimas décadas de la Argentina. Eva significó una desclasada que surgía, mujer, no le faltaba nada como digo yo siempre, hija no reconocida al principio, hija extramatrimonial, pobre, mujer, artista. Hoy ser artista tiene un prestigio fantástico pero ser artista allá en la década del 40 para una mujer era casi un sinónimo de ser prostituta, vamos a decirlo con todas las letras. Esa mujer pobre que vino del interior de la provincia de Buenos Aires, que la artista la ha significado en todas las Evas que hay dentro de ella, con sus contradicciones, con sus complejidades pero en definitiva con su balance definitivo de haber ingresado a la historia. Y esa Eva que aparece y desaparece en la historia argentina, es como el pueblo que también lo ocultan cuando parece muerto, lo desaparecen lo ultrajan, vuelve a emerger, lo vuelven a ocultar, pero una y 1000 veces vuelve. Por eso Eva es la Argentina. Y yo espero que esta vuelta del pueblo en esta década ganada sea la vuelta definitiva del pueblo en la historia y que nunca más nadie pueda ocultarlo, desaparecerlo, ultrajarlo, humillarlo, quitarle cosas que le corresponden. Por eso Eva es esa Argentina, esa sociedad castigada, ultrajada, y por eso me pareció que era maravilloso que pudiéramos exponerla en Venecia. Creo que va tener un gran éxito y además la artista ha tenido una gran sensibilidad y creatividad para poder interpretar esas mil y una Evas, también lo que aportó el material de la época y me atrevo a decir que va a ser una muestra muy visitada.
Y para terminar quiero también dirigirme a la cultura que muchas veces no la hacen solamente los artistas, no la hacen solamente los escultores, los plásticos, los humoristas, los guionistas, los directores, los escritores; la cultura que también hace la familia. Aquí al costado hay dos familias muy particulares y muy jóvenes. Una que es la familia de un niñito que saltó a la fama, Agustín, que me quería ver, ahí está Agustín,  que lo enfoque la cámara, con su hermano Nicolás, con su papá Sergio, con su mamá Verónica. Su papá Sergio es un empresario que nació en estos años, del software, un pequeño empresario, su mamá trabajaba también en sistemas en la UBA. ¡Ay, se tapó la cara! Saltaste a la fama Agustín. Cuando me mostraron el video el domingo, que zapateaba contra el suelo y decía no me importa, pero cuando me mató fue cuando dijo “yo la quiero ver en la vida real”, el padre  lo quería convencer que en la televisión era lo mismo y el nene dijo “no, yo la quiero ver en la vida real”. Decirme si eso no es hacer cultura. Impresionante.
La familia también te moldea, la familia también tiene una gran responsabilidad en moldear la cultura de los chicos. Yo me crié en un hogar de laburantes, donde había que cumplir horarios, donde había que estudiar, había que trabajar, había horario para hacer tal cosa o tal otra y tenías que romperte el alma para hacer las cosas. Te moldean, su entorno te moldea, para bien o para mal pero te moldea.
Y la otra familia es la de Mara. Me trajeron noticias de Mara no por la red, no por la televisión sino por un compañero que asistió a la cena de la agrupación de derechos humanos HIJOS, que habían concurrido a Buenos Aires más de 700 para poder asistir al acto. A este compañero le tocó hablar en nombre nuestro, de nuestro proyecto y Mara, que es una pelirroja impresionante que ven allí, divina, se le acercó. La que la tiene en la falda es su madre, Ana, psicóloga que trabaja con los movimientos campesinos en la provincia de Córdoba, su papá Juan también trabaja en los movimientos campesinos, su hermanita Carmela es la que se está arreglando la ropa, muéstrenla por favor. Y me dice muy emocionado Carlos: te traigo esto de parte de Mara. ¿Quién es Mara? Mara es una nieta de desaparecidos que te escuchó decir en un discurso que vos juntabas la plata de los impuestos, de los trabajadores, para comprar las netbooks y ella te manda un dibujito de los que hace y vende para juntar plata y dártela para ayudarte con las netbooks. Abro el sobre y veo un montón de billetes ajados de dos pesos, de cinco pesos, unas monedas, que ya se los devolví por favor, si no mañana me hacen una denuncia, por Dios. Ya le devolví los 30 y pico de pesos y una monedita me la quedé como recuerdo dentro del sobre. Y cuando veo el dibujo son tres personas, calculo que deben ser tres militares, presos tras las rejas, que es lo que ella dibuja porque tiene a su abuelita desaparecida. Yo le propuse que si no tenía abuelita yo podía ser su abuelita -no dije nada, hagan de cuenta que no me escucharon- pero también Mara, la solidaridad e juntar moneditas y cosas para ayudar al gobierno a comprar las netbooks, también eso es formar cultura dentro de una familia.
Gracias a la familia de Mara, gracias a la familia de Agustín, gracias a los millones de argentinos que todos los días hacen cultura, que todos los días trabajan, que todos los días se esfuerzan y que todos los días se levantan por una Argentina mejor. Quiero decirles que cuenten siempre con esta Presidenta, cualquiera sea el lugar en que ella esté porque por sobre todas las cosas soy una militante, una militante más como muchos de ustedes. Muchas gracias, gracias a los artistas, a los creadores, gracias a todos, muchas gracias.
CRISTINA FERNANDEZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada