junio 01, 2013

Discurso de la Presidenta, Cristina Fernández, con motivo de la inauguración del Centro de Protección Urbana, en Lomas de Zamora (2013)

DISCURSO CON MOTIVO DE LA INAUGURACIÓN DEL CENTRO DE PROTECCIÓN URBANA, EN LOMAS DE ZAMORA, PROVINCIA DE BUENOS AIRES
Cristina Fernández
[30 de Mayo de 2013]
  
Gracias, muchas gracias a todos y a todas; buenas tardes Lomas de Zamora para todos y todas; señor Intendente, querido Martín Insaurralde; Gobernador de la provincia de Buenos Aires; familia de Martín: gracias por acompañarme siempre, ustedes son mi vanguardia y mi retaguardia; querido Jorge Rivas como estás tan bien: la verdad que parece cosa hecha a propósito, pero en realidad este acto, aquí en Lomas, lo hemos pospuestos tres veces, ¿no Martín? Por problemas de agendas mías, por viajes y decidimos hacerlo hoy, pero no porque era el cumpleaños de Martín, me enteré unas horas antes de venir acá, que era el cumpleaños de Martín, pero si Dios lo quiso así por algo debe ser. Así que feliz cumpleaños 43.
La verdad que yo te entiendo Martín porque siempre el cumpleaños es algo que nos pasa a todos los seres humanos, pero cuando hemos tenido que atravesar problemas difíciles de vida, cumplir años tiene otra significación diferente, tal vez un poco más intensa, con mayor sabor que para aquellos que han tenido la inmensa suerte de no tener nunca ningún problema de salud que pusiera en peligro su vida. Por eso la verdad que cumplir años también es una bendición de Dios y a Dios también tenemos que agradecerle el cumplir años, Martín, además de nuestras familias y nuestros apoyos.
Hoy, la verdad, un día muy especial; yo recién – cuando veía el corto sobre las obras – me acuerdo cuando inauguramos el entubado, creo que fue el Aliviador de Unamuno, el Unamuno, y me acuerdo las fotos de lo que era esa avenida, antes de que la pavimentáramos y entubáramos todo el arroyo: las veredas eran angostitas y la gente salía y había una inmenso canal, en el cual a cielo abierto, iban todos los desperdicios de las cloacas, inundación y cuando lo inauguramos lo hicimos sobre una moderna avenida, que valorizó las propiedades y más que valorizar las propiedades valorizó la vida de la gente, que es lo más importante. 
Y hoy cuando estamos inaugurando esta importantísima inversión, que quiero ponerla en números también, que es el Camino de la Ribera, que significó relocalizar a más de 10.000 feriantes, con total consenso y acuerdo. ¿Ustedes saben lo que es convencer a 12.000 puesteros, que se vayan de ese lado a otro lado? Nosotros no nos pasamos hablando del acuerdo y del consenso, nosotros lo construimos el consenso y el acuerdo.  Y la verdad que cuando uno ve otras situaciones, que se desarrollan, en donde por ahí hay problemas con grupos más reducidos de gente, que tiene mantas extendidas, en la vía pública y todo termina en una gran represión, en un gran lío, cuando uno ve el trabajo que hemos hecho desde el ACUMAR, desde la Intendencia para que “La Saladita” fuera trasladada a otro lugar y recuperar más de un kilómetro y medio de camino de sirga, que hoy está parquizado, pavimentado para que puedan disfrutarlo todos los lomenses, y en especial los de Ingeniero Budge. 
Ahí en este lugar – yo tengo las fotos – es impresionante el trabajo que se ha realizado, no solamente había puesteros, sino que había basuras, había mugre, había de todo. Y la verdad que realizamos calzadas, 4.600 metros lineales y hoy es un paseo. Invertimos, ahí, 63 millones 985 mil pesos para que realmente 81 mil metros cuadrados de hormigón; 332 luminarias; 28 mil metros cuadrados de vereda para que la gente pueda transitar y más de 1.500 trabajadores que participaron, que trabajaron, que pudieron hacer posible eso que parecía imposible. Por eso, felicitaciones a toda la gente de ACUMAR y al trabajo que realizamos, aquí, junto a Martín desde la Intendencia. 
También en provincias como Entre Ríos, recién escuchábamos al vicegobernador, la inversión importantísima que hemos hecho, más de 200 millones de pesos en más de 160 kilómetros de caminos enripiados, 8 kilómetros y medio de pavimentos, subsidios también para que una fábrica, quiero dar exactamente el nombre de la juguera, el Programa de valor agregado en origen es la Cooperativa de Arroceros de Gualeguaychú Limitada y monitoreo de la enfermedad, de la bacteriana carnosis de los cítricos. Todo esto, está fábrica de jugos que ayudamos a terminar, en Entre Ríos; el apoyo, 390 productores beneficiados; aportes del Estado Nacional para esta juguera y para estos 3 millones de pesos. También el apoyo del programa de asistencia para que los citricultores puedan exportar más, por más de 8 millones de pesos; las viviendas que estamos haciendo en Quilmes, en el Plan “Más cerca ahí”; la inversión del centro de seguridad, que hoy acabamos de inaugurar, una inversión que empezamos con 12 millones de pesos, la primera inversión de las primeras cámaras de transmisión y control de la seguridad.
Pero yo quiero decirles algo: el inmenso esfuerzo, que está destinando el 10 por ciento de su presupuesto para la seguridad de los vecinos. 
Además, el inmenso esfuerzo que hace el gobierno nacional articulando, también, con las fuerzas nacionales con la ayuda al municipio con patrulleros, etc., requiere también de un compromiso muy efectivo por parte de todos los sectores de la sociedad y fundamentalmente también de los sectores institucionales y de la Justicia. Porque uno de los reclamos que me hace más mi Secretario de Seguridad es que por allí se desbaratan bandas, se toma gente que delinque, que comete delitos contra la propiedad o contra la vida de los argentinos, y luego entran por una puerta y salen, inmediatamente, por la otra.
La verdad que tenemos que hacer todos juntos un reclamo grande, que no significa dejar sin garantías a nadie, sino darle garantías a los 40 millones de argentinos de que las leyes se deben cumplir.  Yo creo que en ese sentido también debemos hablar sin miedos, sin hipocresías porque muchas veces también encontramos o en sectores o en bolsones de nuestras propias fuerzas de seguridad, sectores que también por allí tienen complicidades con el delito.
Lo sabemos todos y no vale la pena realmente mirar para otro lado y creer que con eso se solucionan las cosas. Al contrario, a los problemas hay que tomarlos al toro por las astas y decir las cosas como son.
Porque yo muchas veo, realmente, situaciones de mucha injusticia cuando se producen hechos en distintos lugares y realmente por ahí se cargan las tintas sobre los intendentes. Pero bueno, pero en todo caso lo que habría que organizar es una descentralización definitiva para que cada uno tenga la responsabilidad y se haga cargo. Porque no me parece justo, tal vez, que las decisiones o los controles que se hacen a nivel provincial, si no se hacen bien, luego lo tengan que pagar los intendentes.
Yo creo que todos tenemos responsabilidades, un presidente, un gobernador o un intendente, pero a cada uno lo que es de cada uno.
Creo que hay que ayudarlos entre todos, pero todos tenemos que cumplir la responsabilidad primigenia de lo que pasa. Es como si de repente, se me ocurriera echarle la culpa a mí a Martín o al Gobernador de la política monetaria o de la política económica que son las decisiones que toma un gobierno nacional.
Me parece que una de las claves de nuestro país, es que cada nivel gubernamental se haga cargo de la responsabilidad que tiene y ponga la cara y ponga lo que hay que poner para salir de estas situaciones.
Es cierto también que determinados sectores cuentan con protecciones mediáticas porque parece ser que no tuvieran responsabilidad de nada y nadie les pide nada.
Lo que pasa que también hay una cosa que dijo Martín y que a mí me quedó y que me venía repiqueteando en la cabeza permanentemente. Él habló de valentía y coraje, pero cuando vos tenés valentía y coraje -y te agradezco las palabras Martín que me dijiste- para enfrentar a las corporaciones, también las corporaciones te castigan todos los días con difamaciones. Cuando vos no hacés nada o cuando no tocás los intereses de esas corporaciones, no hablan de vos, al contrario.
Por eso, con la claridad que siempre he tenido pero, fundamentalmente, con la sinceridad que siempre he tenido Martín y amigos y amigas, compañeros, vecinos, vecinas, argentinos y argentinas, a mí me llama mucho la atención que siempre haya dirigentes intocados. Por ahí, dirigentes importantes de nuestro país, a los que los grandes medios corporativos nunca los tocan, tal vez porque tengan intereses también.
Esto no solamente es un problema de coraje, Martín, es un problema de intereses también. Hay que empezar a atar cabos, cuáles son las vinculaciones, por qué le pegan a unos y no le pegan a otros, por qué siempre castigan para un solo lado y no para el otro, por qué se habla de la seguridad y se apunta a un solo lado y no adonde no se tiene la responsabilidad.
Quiero ser sincera porque, la verdad, estoy un poquito cansada. Pero no cansada de gobernar, no, no, no, no cansada de gobernar, no. La verdad que no estoy cansada de gobernar, al contrario.
Así que, por favor, los que mañana quiera poner el título “Cristina dijo que está cansada”, absténganse por que en realidad, de lo que estoy cansada es de que algunos se hagan los idiotas o me tomen a mí por idiota. ¿Y saben por qué? Porque siempre he actuado de muy buena fe.
Cuando hace unos días tuvimos la desgracia en la ciudad de La Plata de una tragedia sin precedentes, no se me ocurrió hacerme la estúpida y mirar para otro lado, como hacen otros que siempre se borran y nunca ponen la cara y dicen que todo es lindo y que todo está bien. Fui y puse la cara donde no tenía que ponerla porque no era mi responsabilidad.
¿Pero saben qué? Soy argentina y cuando hay otro argentino que sufre, ahí voy a estar siempre, sin especulaciones, sin borrarme, sin mirar para otro lado, defendiendo a la gente pese a que a mí no me defienden algunos dirigentes y que cuando dicen las cosas que dicen de mí o de mi compañero, miran para otro lado. Yo no me hago más la estúpida, no crean que soy estúpida.
Por eso, valoro tanto a aquellos compañeros, no que defienden al Gobierno, sino que defienden a un proyecto político. Por supuesto que siempre es más fácil y más cómodo decir palabras de ocasión, siempre es mucho más fácil y más cómodo quedar bien con todos. Nada más fácil que quedar bien con todos y tener un millón de amigos.
Ahora, ¿sabés cuál es el problema? Yo les pregunto a todos ustedes y más que preguntarles, les pido por un minuto un ejercicio de imaginación: imagínense a ese tipo de dirigentes frente a corporaciones como las que ya sabemos, frente al Fondo Monetario; imagínense a esos discutiendo la reestructuración de la deuda; imagínense a esos discutiendo la Ley de Medios; imagínense a esos discutiendo por los trabajadores o por los jubilados. Olvídenlo.
Y es bueno que hagamos otros ejercicios para que nadie se equivoque y, fundamentalmente, para que todos tengamos en claro que gobernar para el pueblo no es fácil, no es gratis; siempre que gobernás para el pueblo, vienen las peores difamaciones, descalificaciones, ataques, mentiras…
Y cuídense mucho de esos a los que parece ser que nada les toca ni nada les llega o que todo está bien, porque la verdad es que hay que tener mucho coraje para enfrentar los tamaños intereses. Ya nos pasó a los argentinos cuando en el año 2001 se desplomó el país. 
Entonces, la reflexión. Recién decía Martín los millones de pesos, de obras, lo veo de aquí también al intendente de La Matanza que el otro día me dijeron que hizo una publicidad muy creativa porque le dio vuelta el nombre a la Matanza, puso estas obras se hicieron en la ciudad de no sé qué y empezó a contar las obras y todo el mundo decía “qué ciudad, queremos ir ahí” y era en La Matanza.
Hemos transformado la Argentina, yo sé que hemos transformado la Argentina, pero se nos ha ido la vida también o parte de la vida en esa transformación de la Argentina. Porque muchas veces, no cae simpático lo que decís.
Porque no fue simpático por allí en Mar del Plata decirle que no al ALCA; no fue simpático cancelar la deuda con el Fondo Monetario y de esta manera que ya no nos pudieran imponer más las medidas; no fue nada simpático recuperar las AFJP, porque claro, significaba que quedaban sin financiamiento barato los grandes grupos económicos y entonces el dinero volvía a los trabajadores y a los jubilados; tampoco fue fácil volver a recuperar Aerolíneas Argentinas; tampoco fue fácil volver a recuperar YPF.
Por eso, en esta tarde de Lomas y con la valentía de Martín, con esa valentía de vida, con esa valentía de llamar a las cosas por su nombre. Tenemos que acostumbrarnos los argentinos. 
Yo siempre reflexiono sobre por qué tantas veces nos pasó a los argentinos, a todos, a mí también porque soy tan argentina como ustedes, que nos gusta escuchar algo que es lindo, que es hermoso, porque hay que escuchar todo. Yo trato de escuchar todo y de hacerme cargo de todo también, inclusive de lo que no me corresponde.
Porque, les reitero, creo que lo importante es lograr que los 40 millones de argentinos puedan vivir mejor. Y para eso, hay que saltar muchas veces incomprensiones, ataques, abandonos también y darle para adelante, en momentos difíciles y con ausencias que van a pesar toda la vida.
Pero fundamentalmente quiero aquí en Lomas de Zamora, junto a todos ustedes, agradecerles el cariño que me han brindado en las calles de Lomas, en esta plaza donde se ha levantado esta hermosa carpa en la que estamos reunidos hoy y decirles a todos y a todas que siempre vamos a tener este compromiso y que yo, conmigo, cero especulación. Que nadie piense que voy a mirar qué queda bien o qué queda mal, voy a hacer lo que tanga que hacer en nombre del pueblo y para el pueblo como siempre.
Muchas gracias Lomas de Zamora, gracias Martín, gracias a todos, los quiero mucho, que Dios los bendiga, que Dios los proteja y la Virgen de Luján también.
Muchas gracias a todos.     
CRISTINA FERNANDEZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada