enero 19, 2014

Carta de Pueyrredón a San Martín (1816)

EPOCA SEGUNDA
La Anarquía
___
Carta de Pueyrredón a San Martín
[1 de Septiembre de 1816]

[51]

Buenos Aires, 1° de Septiembre de 1816.
Mí querido amigo muy amado:
Veo que está bueno por su última carta del 16 del pasado.
He pasado al Inspector General el proyecto de Estado mayor para que lo examine y me informe. Gazcón, Inspector de Armas, es hombre de provecho para el destino en que está.
He pedido a Córdoba los mil caballos serranos; pero las inquietudes de aquel pueblo hacen nulas todas mis disposiciones.
No puedo remitir a V. pronto las 24 ruedas chicas que me pide, porque no las hay hechas; pero he dado las órdenes al efecto.
Está conforme el compromiso de los carreteros; pero como el regimiento número 8, que consta hoy de 800 plazas, y debe ir en refuerzo a ese ejército, se halla en Santa Fe, no se si podrá hacerse uso de las carretas.
Ya digo a V. de oficio que libre todos los meses ocho mil pesos en lugar de cinco, y para fines de este mes tendrá V. prontos treinta mil pesos que me pidió para la caja militar.
Belgrano representa sobre la falta que le hacían los dos escuadrones de granaderos; pero me he resistido, y repetido la orden para que vengan a esa, tomando al paso por la Rioja y Catamarca los reclutas que he mandado aprontar con anticipación.
Mi vuelta a Córdoba, aunque importantísima, no ha tenido la aprobación de los amigos. La nueva insurrección de aquella ciudad, hace necesaria una medida fuerte, y yo no se cuál tomar no siendo la le situarse en aquella ciudad.
Va Berutti de Sub-Inspector y Soler de Mayor General; uno y otro lo han solicitado: son en mi concepto buenos para sus respectivos destinos, pero es preciso que V. no deponga su formalidad para tener al segundo en respeto: es muy buen oficial para campaña. Saldrá, pronto.
También va la resolución para que Luzuriaga se encargue del mando de la provincia. V. hará lo que juzgue conveniente para contraerse al ejército y me dará parte. El nombramiento de comisario va igualmente para Lemos.
Insto en esta ocasión a Díaz (de Córdoba) para las 4.000 frazadas y ponchos; pero repito, temo nada se haga en aquella provincia. El infierno nos ha introducido la discordia y la licencia; pero yo he de poder más que el infierno sin medidas infernales. Nada se de Santa Fe; pero espero que todo terminará con mis pacíficas. He mandado al camarista, doctor Castex, y posterior ente al Deán Funes, y espero las resultas. Díaz Vélez, por no haber obedecido mi orden dada en Córdoba, ha comprometido mi decoro, y ha irritado aquel territorio: Los males deben tener un término, y yo le deseo y lo busco de buena fe. Si mis insinuaciones y gestiones fuesen desgraciadas, aunque le pese a mi corazón, tendré que emplear el poder para sostener la dignidad del poder supremo. No lo espero, a menos que los de Santa Fe no sean enemigos de nuestra común libertad; pero si sucede, el mal será común y su ruina segura. Si yo pudiese ir en persona, todo sería compuesto; mas no es posible desatender este punto, cuando los portugueses han roto ya las hostilidades en la Banda Oriental. Me ocupo en aumentar este ejército para ver venir.
Son las once y media de hoy 1° de Septiembre, y acaba de llegar la última comunicación de V. del 21 próximo pasado, con el estado de todo lo que falta en ese ejército. He hecho detener la salida del correo ordinario hasta mañana, para contestar a V. de oficio, porque hoy es domingo y solo yo trabajo, porque soy el indigno más desgraciado, del Estado; no tengo lugar ni aun para respirar.
Hoy sale Alvarado, y Necochea le seguirá pronto.
Ya he dicho a V. que vendrán los escuadrones del Perú, porque se ha repetido orden al efecto.
Nada se de la venida del Congreso a ésta; pero celebraría mucho que cuando menos bajase a Córdoba. Allí se necesita una autoridad imponente porque el Gobernador no es respetado.
Adiós, mí querido amigo.
JUAN MARTÍN DE PUEYRREDON

Fuente: Neptalí Carranza, Oratoria Argentina, T° I, pág. 142 y sigte., Sesé y Larrañaga, Editores – 1905. Ortografía modernizada

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada