enero 23, 2014

Discurso de Fidel Castro en la inauguración del Seminternado de Primaria Valle del Perú (1968)

DISCURSO EN LA INAUGURACION DEL SEMINTERNADO DE PRIMARIA VALLE DEL PERU, MUNICIPIO JARUCO
Fidel Castro
[15 de Noviembre de 1968]

― Departamento de versiones taquigráficas del Gobierno revolucionario ―

Compañeros trabajadores y campesinos: 
Vamos a hacer un acto breve porque en estos tiempos todo el mundo tiene mucho que hacer.
Estamos finalizando un año en que se lleva a cabo un enorme esfuerzo en todos los frentes, y todavía de aquí al 31 de diciembre hay mucha caña que sembrar y mucha caña que limpiar y mucha caña que empezar a cortar; y mucho café que limpiar y mucho café que sembrar; y mucho arroz que sembrar y que recoger; y mucha vianda también que recoger y que sembrar; y vegetales que sembrar y después recoger; y muchas vacas “cebúas” que traer para acá para los nuevos pastos, muchas vacas que inseminar y más vacas que ordeñar.  Porque ya tendremos en este próximo año un cierto numerito mayor de vacas...  (DEL PUBLICO LE DICEN: “¡Y cabras también que son vacas!”)
Algunas sí.  En algún plan está la compañera por ahí (DEL PUBLICO LE DICEN: “Le voy a decir una cosa, y quiero que me atienda, doctor, un momentico...). 
¡Hay dos actos, entonces, aquí esta noche!  (DEL PUBLICO LE DICEN: “...Aquí están los obreros de la granja ovino-caprino de Majana)
¡Ya lo sé!  De la ovino-caprino que está por la carretera aquella.  ¿Es la de allí?... Pero todavía quedaba tierra que desarrollar por ahí (RISAS).  Bueno: no voy a decir que estuviera malo el lugar, desde luego, pero todavía quedaban algunas cosas por hacer allí. Además, las cabras salen de allí, las cabras van para Majana, donde tienen muchas mejores condiciones y más amplitud para desarrollarse. 
¿Ustedes están en Majana o aquí en Zenea? (DEL PUBLICO LE RESPONDEN: “No, en Majana.”)
Pero, ¿ustedes estaban aquí?  (DEL PUBLICO LE DICEN: “No, en Majana.”)
¡Ah!, están en Majana.  Entonces ustedes son del plan de Majana. Yo me equivoqué, creía que era del plancito que está por aquí. 
En esa zona es donde van a producir la leche de cabra para los casos de muchachos que no pueden consumir leche de vaca porque tienen reacciones alérgicas. Aunque por ahí hay una chiquita que creo que toma leche de toda clase porque habla fuerte. ¡Hace como media hora que me está llamando!  (RISAS) y después dice: “¡No oye!”
¿Dónde está la niña?... A lo mejor quiere hablar también (DEL PUBLICO LE DICEN:  “Pregúntele algo, Fidel, para que usted vea.  Pregúntele por qué murió el Che”). 
¿Va para esta escuela?  (DEL PUBLICO LE DICEN: “No.”)
¿De dónde es?  (DEL PUBLICO LE DICEN: “Del Central Camilo Cienfuegos.”)
¡Ah!  ¡Han venido ustedes de lejos! 
Bueno: primero tendrá que ir a una escuela primaria, después adquirir una enseñanza tecnológica, y después cuando ya sea una tecnóloga podrá ir a una escuela de cuadros. 
No, no, la voz que me llamaba ahorita...  había como tres o cuatro llamándome.  Así que ahora es el varón por allá.  ¿Dónde está el varón?  (DEL PUBLICO LE DICEN: “Hágale la pregunta, Fidel.”)
No, a mí no me gusta que a los muchachos los tomemos aquí para estarles haciendo un test de inteligencia y los traumaticemos.  Los muchachos no deben ser exhibidos, ciertamente (APLAUSOS).  Además, ya los muchachos inteligentes no son una excepción en este país.  En general, unos tienen inteligencia para una cosa, otros para otra, otros para otra.  Pero la función precisamente de la sociedad es desarrollar todas las inteligencias.  Y cuando todas las inteligencias estén desarrolladas, entonces nos estaremos acercando al colectivismo de verdad.  Porque hemos vivido en sociedades donde unos pocos sabían, unas pocas inteligencias se desarrollaban.  De ahí que surgían los individuos imprescindibles, los necesarios para todo.  Pero cuando toda la sociedad desarrolle el potencial de inteligencia que puede albergar, entonces no habrá nadie imprescindible, nadie más inteligente que los demás, nadie menos inteligente que los demás, y tendremos todo el potencial de la sociedad de millones de gente con su inteligencia plenamente desarrollada. 
Precisamente por eso la Revolución tiene que prestarle a la educación tanta importancia, y precisamente por eso en medio de tantas obras como las que se realizan, de tantas obras como las que se terminan constantemente, quizás pocas como las escuelas son motivo de alegría y de general regocijo. 
En muchos frentes de trabajo constantemente se están terminando nuevas obras; también se han ido haciendo algunas escuelas.  La importancia que para nosotros tiene esta escuela es que se trata de una institución verdaderamente nueva.  No es el edificio. El edificio es lo de menos, aunque el edificio constituye, desde luego, la base material. No es lo mismo esta escuela en su base material que las escuelitas aisladas del campo que todos ustedes conocen.  Y desde luego, sin la base material no se puede desarrollar la institución. 
Pero lo más importante no es precisamente la construcción sino la organización y la concepción de estas escuelas.  Naturalmente que la escuela aislada es una escuela muy ineficiente. En primer lugar tiene un maestro, y nosotros sabemos los problemas de los maestros aislados en el campo.  Primero las dificultades que tienen para impartir la enseñanza, la falta de medios para impartir esa enseñanza, las incomodidades que tienen los alumnos; muy difícil la mayor parte de las veces resolver el problema del agua, los servicios sanitarios, para no hablar ya de las posibilidades de hacer educación física, deportes y otras actividades. 
Además, se sabe que cuando por cualquier circunstancia llueve mucho y se hacen intransitables los caminos, el maestro puede no llegar a la escuela.  Hay maestros que siempre, por encima de todo, se afanan y llegan, pero a veces surgen dificultades materiales reales.  Otras veces la propia vida del maestro se hace difícil: dónde dormir, dónde comer.  Hay zonas donde siempre aparecen personas muy atentas, entre la población, que les brindan atenciones; otras son más indiferentes. Pero de todas formas los maestros aislados en las escuelas pasan muchas dificultades.  Muchos de ellos vienen de lugares distantes. 
Esto aparte de que cuando por cualquier circunstancia se enferma el maestro u ocurre cualquier otro problema, se quedan los alumnos sin maestros.  Y muchas veces nos encontramos escuelas donde el maestro falta hace 10 días, 15 días, porque se enfermó o por cualquier otra razón. 
Es decir que en todos los órdenes la escuela aislada es algo que resulta muy anticuado y muy ineficiente. 
Por otro lado, un maestro tiene que dar clases a todos los grados: un maestro para 1er grado, 2do, 3ro, 4to, 5to, 6to.  Y en la misma aula, en el mismo lugar y con los mismos medios tiene que enseñar varios grados y todas las materias en todos los grados. No tiene ninguna especialización para impartir la enseñanza que corresponde a un preescolar o a un 1er grado, ya muy diferente de la que se tiene que dar en 4to grado o 5to grado o 6to grado. 
En cambio, en estas escuelas ya se concibe, desde luego, el maestro para el grado correspondiente y además la especialización por grados y por materias.  Es decir, desde que ya están en 5to o en 6to grado que empiezan a estudiar determinadas materias un poco más complejas, ya no es un mismo maestro para darle clases a todo el 5to grado, sino un profesor enseña determinadas materias de 5to grado, otro profesor enseña otras materias; otros, otras. 
Además, se concibe la escuela como un centro de una gran actividad en el desarrollo integral de los niños, con la participación de la familia, con la participación de toda la comunidad de donde proceden los niños. 
Tienen además algo que es completamente nuevo, que es el profesor de educación física o los profesores de educación física, los campos correspondientes para hacer deportes y educación física, los equipos y todas las facilidades en ese sentido. 
Tienen además el problema de la alimentación.  Los muchachos tienen en este tipo de escuela el desayuno, el almuerzo y la comida en la escuela, y van a dormir a las casas.  Tienen todas las motivaciones y todos los incentivos para asistir a la escuela. 
De manera que recibirán en la educación no solo la educación mental sino una educación física completa, y recibirán una educación social completa.  Participarán también en pequeñas actividades, los que ya están en 4to, 5to grado, alguna parte del tiempo.  Y ahí están, por ejemplo, los programas. 
Aunque aquí habría muchos materiales que ver, vale la pena, por ejemplo, cómo está programado el día de cada curso, de cada grado. Y aquí tenemos, por ejemplo, el primer grado, que está dividido en A, B, C  —todo el mundo tiene su programa—: 
Primer grado A: a las 8:00 a.m. Llegada al centro y desayuno.
8:15 a.m. Matutino. 
8:30 a.m. a 10:25 a.m. Actividades en el aula.  Lectura, escritura, matemática y trabajo manual. 
10:25 a.m. a 10:40 a.m. Merienda. 
10:40 a.m. a 12:30 p.m.  Actividades en la biblioteca o al aire libre.  Audiciones musicales, hora del cuento, títeres, manejo de libros ilustrados y de cuentos, juegos recreativos, expresión oral. 
12:30 p.m.  Almuerzo. 
1:00 p.m. a 2:00 p.m.  Actividades recreativas. 
2:00 p.m. a 3:10 p.m.  Actividades en el aula.  Expresión oral, lectura inteligente, educación musical y escritura. 
3:10 p.m. a 3:25 p.m.  Merienda.  ¡Ya va por la tercera comida del día, o la cuarta!  Desayuno, merienda, almuerzo, merienda. 
3:25 p.m. a 4:30 p.m.  Actividades al aire libre.  Educación física, juegos educativos, expresión oral, observaciones y experimentos. 
4:30 p.m. a 5:00 p.m.  Trabajo socialmente útil. 
5:00 p.m. a 6:00 p.m.  Baño.  Actividades recreativas.
6:00 p.m. a 6:30 p.m.  Comida. 
6:30 p.m. a 7:00 p.m.  Actividades recreativas.
7:00 p.m.  Salida del centro. 
Ese es, por ejemplo, el 1er grado A. 
Veamos, por ejemplo, el 5to grado:
8:00 a.m. Llegada al centro y desayuno.
8:15 a.m. Matutino. 
8:30 a.m. a 10:25 a.m. Area de humanidades.  Español —clase diaria—; historia —tres veces por semana—; geografía —tres veces por semana. 
10:25 a.m. a 10:40 a.m. Merienda.  ¡Estos meriendan también por la mañana! 
10:40 a.m. a 12:30 p.m.  Area de ciencias.  Ciencias biológicas diaria, y matemática diaria. 
12:30 p.m.  Almuerzo. 
1:00 p.m. a 2:00 p.m.  Actividades recreativas. 
2:00 p.m. a 3:10 p.m.  Otras actividades.  Biblioteca dos veces por semana.  Círculos de interés una vez por semana.  Educación laboral dos veces por semana. 
3:10 p.m. a 3:25 p.m.  Merienda. 
3:25 p.m. a 4:25 p.m.  Educación física.  ¡Con lo que desayunan, almuerzan y meriendan —de veces al día—, tienen que hacer educación física, si no se van a poner demasiado gordos los muchachos estos!  (RISAS.)
4:30 p.m. a 5:30 p.m.  Trabajo productivo dos veces por semana.  Hora de estudio, tres veces por semana. 
5:30 p.m. a 6:00 p.m.  Baño. 
6:00 p.m. a 6:30 p.m.  Comida.
6:30 p.m. a 7:00 p.m.  Actividades recreativas.
7:00 p.m.  Salida del centro. 
Es decir que aquí está todo, hasta incluso que yo no había mencionado algo muy importante, que son los círculos de interés científicos, que es otra de las actividades fundamentales que contribuye a despertar la inteligencia, la vocación, el interés. 
Y hablemos principalmente del interés por todas las ciencias y por todas las actividades que son fundamentales para un pueblo que se prepara para el futuro.  Hay que tener presente que este es un país que trabaja para el futuro y se prepara para el futuro. 
El futuro no es una tarea fácil de ningún país en el mundo de hoy, pero mucho menos para el país que se quede a la zaga de los demás países en la ciencia, en la técnica, en la instrucción, en la cultura.  Porque la ciencia, la técnica, avanzan a una velocidad fabulosa.  Y, desde luego, qué se puede hacer cuando hay analfabetismo, cuando la inmensa mayoría de la población no ha pasado del 2do grado, del 3er grado, del 4to grado. 
Leyendo aquí el programa veíamos las clases de matemática diariamente.  Pero ya no es ni siquiera la vieja matemática que nos enseñaban de memoria cuando íbamos a la escuela, y las famosas tablas de sumar, multiplicar, restar y dividir, que una parte por cierto pequeña de la población aprendió. Ya eso es la aplicación de métodos nuevos, ideas también muy revolucionarias en la técnica de la enseñanza.  Porque aparte de todas estas cosas nuevas, se va revolucionando la pedagogía, se van superando prejuicios, se van descubriendo las posibilidades del niño de aprender cosas en relación con las cuales hace algunos años se pensaba que no podría aprender; se va descubriendo cómo ciertas actividades intelectuales cuanto antes comiencen a realizarse mejor; se van descubriendo las posibilidades potenciales que hay en los niños para el estudio y cómo precisamente si desde temprana edad se dedican a esos estudios pueden llegar extraordinariamente lejos. 
Y calculen lo que es ya en esta escuela nuestra enseñanza rural; la matemática enseñándose diariamente, por profesores especializados.  Y ya no solo enseñándose desde 5to grado, sino enseñándose desde 1er grado.  Porque lógicamente nuestros organismos educacionales deberán estar al tanto.  Y se realiza en ese sentido un esfuerzo para estar al tanto de todas las técnicas más avanzadas en materia de educación, porque ya no se trata de enseñar a todo el mundo, sino enseñar a todo el mundo con óptima calidad; no de que todo el mundo aprenda, sino de que todo el mundo aprenda lo mejor y lo más que pueda aprender.  Y no aprender por aprender solamente, sino aprender para vivir en una comunidad donde deberán realizarse innumerables tareas y diferentes tareas. 
Lógicamente, todo el mundo tendrá que recibir una enseñanza general, una cultura general; pero, además, todo el mundo tendrá que recibir una educación especializada para la actividad que va a desarrollar dentro de la comunidad. 
Este plan se complementa con las demás instituciones, como serán las escuelas de secundaria básica que se están construyendo también, los institutos tecnológicos y las universidades. 
Próximamente deberá discutirse ya la Ley de la Enseñanza Obligatoria para todos los niños en edad escolar. 
Nosotros no podemos permanecer indiferentes mientras haya un solo caso de un solo niño que se quede sin estudiar. Porque, ¿qué perspectiva tiene? ¿Cuál va a ser la vida de ese ser humano, un ser solitario, ignorante, incapacitado para cualquiera de las actividades del futuro?  Porque las actividades del futuro no podrán realizarse si no se tiene preparación; cosas que antes parecían muy sencillas, que cualquiera hacía. 
Ya las máquinas modernas son máquinas muy complejas.  Hace unos días veíamos nosotros unas máquinas que están llegando a nuestro país; son unos buldóceres CD-10, de 300 caballos de fuerza. ¿Cuánto cuesta cada una de esas máquinas? Cuesta 70 000 dólares.  Son máquinas, además, enormes, con todos sus sistemas hidráulicos. 
Y uno se pregunta: ¿Se le puede dar a cualquiera esa máquina? ¿Se puede poner en manos de cualquier persona sin suficiente preparación, sin suficiente sentido de responsabilidad, una máquina de ese costo, una máquina de esa potencia, una máquina de esa complejidad?  Son máquinas de una enorme productividad, que mueven la tierra que posiblemente se necesiten 10 000 personas para mover la tierra que mueve una de esas máquinas.
Y cuando uno se para delante de una de esas máquinas, y sabe que cada vez será por el estilo —cuando vengan las máquinas combinadas de caña pues son también máquinas complejas—, comprende que el empleo de muchas técnicas modernas en la agricultura requiere preparación.  No es lo mismo cuando se trabajaba solo con el buey, aunque el buey todavía hay que emplearlo.  Y en estos meses de mucha lluvia, sembrando caña, los bueyes prácticamente han estado salvando la situación en algunas provincias por el trabajo que hacían. 
Lógicamente, en el futuro tampoco sembraremos caña en primavera. Se siembra caña en primavera porque no hay regadío suficiente. Cuando estén todos los planes de regadío terminados no habrá que estar roturando tierras en primavera. Todo el mundo sabe el trabajo que cuesta, cómo se destruyen los equipos, cómo se desgasta la maquinaria y qué poco es el rendimiento teniendo que estar roturando y sembrando en primavera cuando la hierba nace más rápidamente que ninguna otra cosa. 
Pero desde luego, todavía en las condiciones en que nosotros hemos tenido que trabajar el buey ha ayudado mucho.  Pero en el futuro ni el buey ni el azadón se emplearán en la agricultura.  Las siembras se harán siempre en períodos en que pueda trabajar la maquinaria con regadío, y los cultivos fundamentales como la caña se sembrarán con máquinas. 
Ahora mismo las máquinas en época de lluvia no pueden trabajar, tienen que esperar que el suelo esté más seco y más suelto para poder sembrar con máquinas, pues entonces ahora hay que sembrar a mano; además, los tractores no pueden trabajar.  En el futuro tampoco tendrán que meterse los tractores a cultivar la caña que se siembre, porque se empleará el herbicida, y es perfectamente posible con un herbicida que se echa antes de nacer la caña, y prácticamente la mano del hombre no tiene que tocar un campo de caña que ahora emplea tantos cientos y miles de horas en su atención. 
Ahora, para usar un herbicida ya se requieren conocimientos muy superiores al que se necesitaba para usar un azadón:  tiene que tener conocimientos de suelos, el grado de humedad, la proporción en que se aplica el herbicida, el momento en que se aplica el herbicida; de manera que es una actividad que requiere conocimientos bastante especializados. Lo mismo también cuando se emplean los pesticidas, cuando se emplea el fertilizante. Todas las técnicas nuevas, prácticamente ninguna de ellas se podría llevar a cabo sin una nueva preparación; es decir que con los niveles de preparación que había antes no se podrían llevar a cabo esas actividades. 
Incluso, en la actualidad, en que hemos adquirido un gran número de máquinas, de camiones, de motoniveladoras, de buldóceres, de tractores, no hay duda de que todavía manejamos esas máquinas un poco con la vieja mentalidad de la época en que no había más que bueyes, en que todavía todo el problema de cómo hay que atender una máquina, cómo hay que cuidarla, cómo hay que engrasarla, cómo hay que mantenerla, esas cosas se ignoran; se subestima la importancia del engrase, del mantenimiento, de apretar una tuerca, todas esas cosas.  Es que todavía tenemos la vieja mentalidad y los viejos hábitos de trabajar con implementos y con medios que eran muy anticuados.  Muchas personas sin responsabilidad. 
Ha sido necesario por la urgencia de los planes improvisar cursos de operadores, de chóferes.  Luego los vemos que algunos, padeciendo cierto vértigo de velocidad, van a una tremenda velocidad por los caminos, poniendo en peligro la vida de los peatones, poniendo en peligro sus propias vidas, y sobre todo poniendo en peligro las vidas de los demás.  Porque cualquiera, en todo caso, podrá discutir o no su derecho a arriesgarse estúpidamente, pero lo que no se puede aceptar es que alguien tenga derecho a estar poniendo en peligro la vida de los demás.  Aparte de eso, las máquinas no las cuidan muchas veces; resultado de eso: obtienen un rendimiento de un 50%, un 40%, un 30%. Muchas veces chocan los equipos, y todos esos equipos cuestan mucho dinero.
Y tenemos de todo tipo de gente con diferente concepto de la responsabilidad.  Los hay muy serios; pero también hay muchos nuevos, aprendices, algunos de ellos que sin ningún trabajo tuvieron el acceso a un tipo de trabajo como es el conducir un camión, que antes era 10 años viendo quién lo enseñaba para que le dieran un chance de empezar a trabajar en un camión, o para trabajar en un tractor. 
Es decir que todavía no tenemos suficientes niveles de preparación social, suficientes niveles de preparación técnica aun para lo que tenemos ahora.  Pues lo que tendremos en el futuro requerirá mucho más, pero mucho más que todo eso; y gente consciente en todos los órdenes, que cuiden las cosas, que les saquen el máximo provecho, que puedan aplicar la técnica. 
Un país no puede desarrollarse si no aplica la técnica.  Cualquiera comprende que si nosotros queremos producir 10 millones de toneladas de azúcar, más medio millón de toneladas de arroz, más todas las cosas que necesitamos para que el pueblo tenga las necesidades plenamente satisfechas en todos los órdenes, para seguir el desarrollo a toda marcha a que nuestro país aspira, eso no se puede lograr con técnicas primitivas; con el azadón y la guataca y la yunta de buey eso es absolutamente imposible, cualquiera lo comprende. 
Cada vez son más instituciones, más escuelas, más centros tecnológicos, más población.  Y ahora no es cuestión de si unos comen y otros no comen, sino que ahora hay que trabajar para todos y satisfacer todas las necesidades de ropa, de zapatos, de vivienda, las de alimentación en cantidad y en calidad; y luego no solo la alimentación, sino el desarrollo industrial del país, que también hay que pagarlo y se necesitan recursos para pagar todo eso. 
Si el país no se apodera de la técnica y si no la aplica, no puede.  Todo el mundo sabe que no puede y que nuestro problema actualmente es un problema de brazos dondequiera, que falta gente para aquí, que falta gente para allá.  Porque todas esas actividades tenemos que hacerlas ahora como sea, y por eso nos vemos obligados a esfuerzos tan grandes como los que se están haciendo ahora; pero en el futuro será un esfuerzo eminentemente de otro tipo, será un trabajo mucho más intelectual que físico.  En la actualidad el trabajo es eminentemente físico, en el futuro será un trabajo mucho más intelectual que físico. 
Y no podría el país desarrollarse, ni podría cumplir nuestro pueblo todas sus aspiraciones si no logra dominar la técnica.  Pero el dominio de la técnica no es cosa de analfabetos, tampoco es cosa de semianalfabetos, tampoco será en el futuro cosa de gente que tiene quinto y sexto grado.  Baste decir que dentro de 10 años un joven de 6to grado es semianalfabeto; incluso, dentro de 20 años en este país el tener secundaria básica aprobada equivaldría prácticamente a ser un analfabeto.  Porque cuando ya tenga la secundaria básica aprobada tendrá el mínimo de conocimientos que todo ciudadano debe poseer sobre cuestiones generales, de cultura general, de conocimientos generales.  Es a partir de ahí que empezará a tener una preparación para la producción. 
Luego aquel que tenga una secundaria básica aprobada dentro de 10 o dentro de 15 o 20 años y no haya estudiado más nada, será desde el punto de vista de la producción un analfabeto. 
Todas las máquinas industriales hoy día también son muy complejas, ya todas requieren conocimientos especializados en relación con esas máquinas. En todos los campos. Un maestro no se hace maestro aprendiendo la secundaria básica, sino estudiando para maestro; un enfermero no se hace enfermero aprendiendo la secundaria básica; ni un mecánico se hace mecánico solo con la secundaria básica.  En el futuro no se podrá realizar ninguna actividad si no es con esos conocimientos especializados. Hacia eso tenemos que marchar. La actual generación tiene que hacer muchos más esfuerzos hoy y librar una batalla tremenda por el desarrollo porque carece de los equipos, de los medios, e incluso de la preparación. 
Hemos ido adquiriendo muchos recursos nuevos para la producción, pero hay que decir —como explicaba hace un rato— que ya muchos de esos recursos también están por encima de nuestros niveles técnicos y de nuestra preparación para sacarles un provecho máximo.  Y eso lo ve cualquier hombre.  Cualquier campesino, cualquier trabajador dondequiera ve dónde una máquina está siendo bien utilizada y dónde no está siendo bien utilizada.  Eso se comprende.  Y es que ya en muchos casos los equipos están por encima de nuestra preparación.  Y les he hablado de actividades agrícolas, actividades industriales, actividades sociales.  Esas actividades no se pueden desempeñar sin una preparación. 
De ahí la necesidad de que vayamos a la enseñanza hasta el preuniversitario. De manera que la enseñanza será no solo la primaria y la secundaria, sino también la preparación del instituto tecnológico. 
En el futuro ya no habrá lo que llamamos bachillerato.  Serán institutos tecnológicos pero de ciencias. Por ejemplo, quienes vayan a estudiar medicina o vayan a estudiar biología. Pero todos van a ser institutos tecnológicos con su especialidad de acuerdo con los estudios ulteriores que se vayan a realizar o de acuerdo con el uso que se vaya a dar a esos conocimientos. 
Porque todavía eso de bachilleres, institutos tecnológicos, establece cierta separación. Y todos serán institutos tecnológicos en el futuro. 
Tenemos que marchar aceleradamente hacia esos objetivos. 
Y la escuela primaria del futuro tiene que ser como esta. Calculen ustedes cuánto tendremos que trabajar. Para hacer esta escuela cientos de obreros trabajaron intensamente. Hay que decir que la hicieron en un tiempo récord, hay que decir que la hicieron bajo el agua. Hay que decir que los obreros que trabajaron en esta escuela hicieron un notable esfuerzo, los obreros y los técnicos que diseñaron y dirigieron la construcción de esta escuela en una primavera de mucha agua y en un terreno bastante dificultoso para trabajar.  A pesar de todo, han hecho esa escuela que es una maravilla. 
A pesar de que ya nosotros hemos visto otra escuela como fue la de Boca de Jaruco, que fue la predecesora de esta escuela, esta es todavía más perfecta, más perfecta porque todo cuando pasa el tiempo se va mejorando.  Y esta escuela tiene el albergue de los profesores y algunas otras modificaciones (DEL PUBLICO LE DICEN: “Estamos llevando a cabo el plan de trabajo de la escuela 'Juan Manuel Márquez’”). 
¿El plan de trabajo de ahora en adelante?  ...¿Ya?  ¡Pues tráelo! 
Les decíamos que habíamos visitado la otra escuela, pero volvimos a ver esta escuela y realmente nos parecía que la estábamos viendo por primera vez: el comedor, las figuras que tiene, los dibujos que tiene, la presentación, la organización. Puede decirse realmente que esa escuela es una maravilla. Puede decirse que es la escuela del comunismo.  Y se puede asegurar además que en nuestro país en el pasado nadie, ni los hijos de los superricos en este país, pudo ir a nada que se pareciera a una escuela como esa, ¡a nada que se pareciera a una escuela como esa!  (APLAUSOS.)
Es decir que ya vamos alcanzando algunas ideas, algunas concepciones, algunas realizaciones que superan a todo cuanto se conoció jamás en nuestro país.  Lo que desgraciadamente todavía es considerablemente limitado (LE ENTREGAN EL PROGRAMA). 
Bueno: este es el programa de trabajo confeccionado por el colectivo de trabajadores docentes y de servicio del seminternado “Juan Manuel Márquez”, Boca de Jaruco. Aquí está el programa.  Después lo leeremos.  No aquí, porque es un poco largo, pero seguramente que es muy interesante y muy bueno. 
Ya ustedes ven: para hacer un programa se requiere ya cierta capacitación especial.  Antes nada se hacía con programas, las cosas de un día para otro, no se preveía nada.  Y, en fin, ya ven ustedes cómo todas las actividades se programan, lo cual ayuda mucho a su cumplimiento, a que cada cual conozca la tarea que le corresponde, y es un notable avance en la organización del trabajo. 
Les decíamos que esta escuela ya es casi lo mejor que se puede concebir en escuela.  En el futuro habrá mejores escuelas, nadie lo sabe, porque la inteligencia humana sigue trabajando y concebirá cosas mejores.  Pero es hasta este momento lo más perfecto que se pueda concebir en escuela primaria.  Sí, se puede decir sin ninguna exageración ni nada. 
Los profesores, compañeros nuevos, tienen por delante un gran porvenir. Fueron seleccionados entre los alumnos recién graduados.  Creo que adquirirán una enorme experiencia.  Calculen lo que ellos habrán acumulado en cuestiones pedagógicas y de la enseñanza en 10 o 15 años que transcurran. 
Así, toda gente nueva, con mucha tarea por delante, con mucho que aprender por delante, pues estas instituciones irán siendo cada vez mejores. 
Ahora bien, considerablemente limitadas en número, pero en los próximos cinco años, en los próximos siete años, debemos tratar de construir cientos de escuelas, y si fuera posible miles de escuelas de este tipo (LE DICEN ALGO DEL PUBLICO). 
¿Qué dice?... ¡Ah!, que quieren que sea igual.  Yo creo que el de Boca de Jaruco es igual prácticamente en todo.  Le falta el albergue.  El de Boca de Jaruco no, el de...  (DEL PUBLICO LE DICEN: “El de Jaruco.”)
¡Ah!, que el de Jaruco.  Es que yo oí Boca de Jaruco por allá. 
El otro es el de...  ¿Cuál fue el primero?... (DEL PUBLICO LE DICEN: “El de Boca de Jaruco fue el primero”)
Fue el de Boca de Jaruco (DEL PUBLICO LE DICEN: “De primaria.”)
¿El primero de primaria?  No, pero no de este tipo.  ¿De cuál hablan ustedes?  (DEL PUBLICO LE DICEN: “Ellos quieren que...”)
¡Ah!, ellos quieren, pero todo el mundo quiere. 
Estamos haciéndolos en los lugares que tenían menos; honradamente, en los lugares que tenían menos cosas.  El otro que se está construyendo de 600 se está construyendo en una zona también parecida a esta, muy apartada, que se llama El Cangre; y el cuarto posiblemente se construya en Cayajabos, más allá de Madruga.  Nosotros estamos seleccionando los lugares de acuerdo con las condiciones, de apartamiento del lugar, de olvido de los lugares (DEL PUBLICO LE DICEN: “Jibacoa”). 
Jibacoa es el quinto.  Está en la zona de Jibacoa. 
Señores, quiero decirles algo:  hay lugares en este país que han estado olvidados 400 años, ¡cuatrocientos años!  Ahora, les voy a decir: al principio nosotros creíamos que los lugares más olvidados estaban en las provincias de Las Villas, Camagüey y Oriente, lo cual es verdad; en Pinar del Río, lo cual también es verdad. Porque esas regiones eran provincias enteras olvidadas.  Pero existía la ficción de que esa situación no existía en la provincia de La Habana, por ejemplo.  Y fue interesante cuando descubrimos que había lugares en la provincia de La Habana que estaban tan olvidados como algunos de los lugares más olvidados de la provincia de Oriente (DEL PUBLICO LE DICEN: “El de Bainoa”). 
Bueno, Bainoa no está tan olvidada ahora ya.  Van a mil por ahí los caminos y las carreteras y todo eso.  Y Picadura y todo eso por ahí para allá.  Ya sabemos más o menos todos los lugares de esta provincia, los conocemos bastante bien. 
Este lugar del Valle del Perú tiene su historia.  Este lugar está aparentemente pegado a La Habana, aparentemente. Ahora, señores, les voy a decir que cuando nosotros hace algo más de un año —hace unos catorce meses explorando estos territorios con el compañero Betancourt y otros compañeros de la provincia— tratamos de explorar este lugar, hay que decir que varias veces penetramos por el sur y no pudimos llegar a esta carretera.  Y en algunos intentos pudimos atravesarlo dos veces. Veníamos en yipi.  Hay que decir que en una de las ocasiones nos  atascamos catorce veces, ¡catorce veces!  Y hay que decir que en una ocasión fundimos un yipi.  Eso es para darles una idea.  Y cuando lo atravesamos, tardamos no menos de dos horas en atravesar de la carretera esta que va a Jaruco, y llegar allí en las proximidades del camino nuevo que se hizo también, que sale de San José y termina ya en la Carretera Central, idos horas! 
Hay que decir que en este momento hay ya dos carreteras en construcción considerablemente avanzadas. 
Además, esa brigada quedará aquí haciendo otras carreteras y construyendo todos los accesos de los planes agrícolas. 
Hay un grupo de compañeros de Planificación Física, trabajando igual que en todos los planes:  el método que se sigue es que se hace el plan completo en mapas, bien analizado el cultivo o la producción agrícola a que se dedica cada región, dónde van a estar todas las instalaciones productivas, todos los caminos que se necesitan. Y, en fin, se concibe —como quien va a construir un edificio— el plan completo de todo. 
De manera que aquí quedará esa brigada, que ahora está terminando hacia allá.  Después irá a algunas partes de caminos viejos que había, ensanchándolos para que sea una carretera uniforme, y haciendo todos los caminos de acceso. 
De manera que las 600 caballerías de esta región, de este valle, quedarán todas comunicadas, y estará ahí el tiempo que sea necesario la brigada, y todos los caminos principales pavimentados.  No hacemos nada con estar haciendo caminos que apenas viene una primavera desaparecen.  Tienen que ser caminos pavimentados. A la larga resulta lo más económico. De manera que hasta en patines si quieren se pueda viajar por esos caminos, ¡en patines! No digo ya en bicicleta:  ¡En patines se puede viajar por esas vías de comunicación, que tienen toda la amplitud necesaria para que llenen los objetivos adecuados! 
Ahora, lo que antes requería dos horas se hace ahora en seis minutos.  Nosotros atravesamos por ahí ahora en seis minutos. Antes eran dos horas, rompiendo equipo, gastando combustible, rompiendo piezas. Porque posiblemente en este país lo que no se haya calculado es cuánto combustible, cuántas piezas y cuántas horas de trabajo y cuántos vehículos destruye la falta de comunicación que había en el país.  A los vecinos de aquí no habría que hablarles de eso, porque lo saben: a veces ni a caballo, ¡ni a caballo se podía salir de aquí!  Y en esas condiciones no hay producto que se pueda sacar de estos lugares.  Un enfermo, una persona que necesitara con urgencia una atención médica, se moría antes de llegar a un lugar donde hubiera un médico. 
Y esa situación era una situación tremenda, de olvido total, de abandono total.  Un olvido y un abandono que duró siglos, siglos, porque no se sabe desde cuándo vivieron personas aquí.  Posiblemente un poco después de que llegó Colón, cuando colonizaron la provincia de La Habana.  
Y así hay muchas regiones en este país, que nosotros tratamos de explorar, que nosotros tratamos de descubrir; cuáles son las regiones que están en las peores condiciones, y además de desarrollarlas. 
Hay que decir que al hacer comunicaciones aquí no solo se benefician los pobladores de esta región: se beneficia el país. Porque aquí mismo teníamos un área de buen microclima, de buen régimen de lluvias, de tierras fértiles que estaban en su inmensa mayoría prácticamente sin explotar, subutilizadas.  Si aquí hay que traer fertilizantes, si aquí hay que traer combustible, si aquí hay que traer máquinas, ¿por dónde se pueden traer, cómo se pueden traer? Si hay que traer fuerza de trabajo, si hay que traer alambre, cercas, ganado, alimentos, lo que sea, ¿cómo se puede traer? ¿De qué manera se podían poner a producir estas 600 caballerías? Y muchas de ellas todavía que había que buldocearlas porque había marabú y distintas cosas. 
Es una región que tiene ríos, una región donde se puede llegar a hacer embalses suficientes para irrigar una gran parte, que aunque es una de las regiones donde llueve bastante bien, y la tierra es fresca, de todas maneras aquí con relativamente poca agua se pueden mantener las tierras en óptimo de producción todo el año. 
Es decir que no solo se benefician los pobladores de esta región; se beneficia todo el país, se beneficia toda la provincia, se benefician los habitantes de la ciudad de La Habana. ¿Por qué?  Porque es un crimen  —en las proximidades de un conglomerado humano de 2 millones de personas que viven en esta provincia— tener zonas, valles como este, de magníficas condiciones naturales, prácticamente sin producir nada. Y lo que se producía, ¿cómo se sacaba? ¿En qué lo sacaban?  Unos litros de leche, que se ordeñan a las 2:00 de la mañana y se montan en un caballo y se llevan una serie de kilómetros, para que después agarren un transporte, y después vayan a una pasteurizadora. ¡Lo que llega allí son colonias de bacterias!  La leche convertida en colonias de bacterias, que por mucho que se pasteurice ya ha perdido la calidad.
¿Cómo se puede aspirar a tener alimentos sanos para el pueblo si no existe ni la refrigeración donde se van a guardar? El clima de este país es un clima cálido.  La leche, por mucho que esté limpio el animal y los establos, siempre hay en el ambiente bacterias, que si después no se conservan en frío pues se multiplican las bacterias a montones y transforman el carácter de la leche.  No se trata de tomar leche, sino tomar leche de la calidad adecuada. 
También se sabe que había en la provincia de La Habana muchas vacas con brucelosis, miles y miles de vacas con brucelosis, miles y miles de vacas tuberculosas.  Una de las cosas que se hizo el año pasado fue sacrificar todas las vacas, eliminar todas las vacas con tuberculosis, eliminar todas las vacas con brucelosis.  Y el esfuerzo que se ha hecho en la ganadería es tal, que ya este año, a pesar de haberse eliminado miles de vacas —que algunas de ellas producían, sí, 10 litros, 15 litros, pero estaban tuberculosas—, ya habrá en el año 1969 más producción de leche que en el año 1968 en la provincia de La Habana. 
Es decir que no solo se está desarrollando una gran masa ganadera con un gran esfuerzo, ampliando la masa de vacas lecheras, produciendo F-1 partiendo del ganado cebú. 
Sobre esto también les puedo decir algunas palabras de lo que se va a hacer aquí en este valle. 
¿Pero cómo llega la electricidad aquí? ¿Cómo llega la refrigeración si no llega la electricidad?  ¿Y cómo llega la electricidad si no hay caminos ni comunicaciones?  ¿Y para qué va a llegar la electricidad si no hay producción? Porque si llega la electricidad, y tenemos unas tierras con unas vacas flacas pasando hambre, pues entonces no hay ni leche que refrescar ni hace falta siquiera la electricidad. 
Les he explicado estos aspectos para que comprendan la importancia que tiene el desarrollo de una región, y la importancia que tienen en primer lugar los caminos y todas las demás cosas.
Es extraordinario ya que aquí contemos con luz eléctrica.  De lo contrario oiremos hablar de la termoeléctrica de Mariel, de la de Nuevitas, la de Santiago y la del otro lugar, ¡pero la electricidad no la vemos más nunca! 
Es posible, bueno: yo creo que es un gran acontecimiento histórico que aquí en este valle se hayan encendido luces eléctricas en este momento; es un acontecimiento histórico junto con otros.  La carretera lo es, y la escuela lo es.  Y ya todo es histórico, y nada es histórico. Todo lo es porque es nuevo verdaderamente, pero lo que hay no es más que el comienzo de lo que tenemos que seguir haciendo aquí y de lo que hay que hacer en otros muchos lugares del país. 
Vivían cientos de familias en esta región; las escuelitas eran unas pobres escuelitas que algunas yo las he visto, dan lástima las escuelitas que había aquí; las dificultades para la enseñanza muy grandes, incomunicación total. 
En definitiva, creemos que aquí había que empezar a hacer —además, las condiciones naturales de este lugar—, había que empezar por aquí igual que había que empezar por algunos otros lugares.  En la zona del Cangre es una situación similar, todavía más extensa que esta, y otra serie de lugares. 
Nosotros debemos ir primero hacia aquellos puntos donde más necesitan que se haga la carretera, que se haga la escuela, para empezar.  Y esa política, esa es la prioridad que debemos practicar.  No podemos aunque tengamos muchos deseos, porque el deseo es que todas las regiones del país tengan este tipo de instituciones, pero tenemos que darles prioridad a los lugares que hayan estado más apartados, más olvidados, y que tienen mayores necesidades de estas construcciones. 
Cuando se hace una obra como esta aquí, no le queda a nadie la menor duda de que se ha hecho una cosa muy justa, que se ha hecho una cosa muy necesaria y que se ha hecho una cosa muy útil a todo el mundo.  Y, desde luego, da idea del esfuerzo que tenemos que hacer.
También hay que mecanizar las construcciones.  Para eso precisamente se amplían nuestras capacidades de producción de cemento.  Pero claro, hay que hacer fábricas, escuelas, hospitales, almacenes, lecherías; y por otro lado, casas, de todo, porque es todo acumulado durante mucho tiempo. 
Las personas dicen: “La casa se me está cayendo.” ¡Pero si solo fuera la casa que se les está cayendo! Aquí estaba todo cayéndose, y mucho no estaba cayéndose porque no había nada que caerse. En muchos lugares, sencillamente no había escuelas cayéndose —porque en muchos lugares decían: “La escuela está cayéndose”—, es que no había escuelas, no había escuela; no podía estarse cayendo porque no había ni vieja ni nueva ni de ninguna clase. 
Claro, no es que nosotros no comprendamos que quienes tienen necesidades lo planteen y lo digan.  Si sufrimos cuando hay algo que se plantea es sencillamente porque no pueda resolverse, no es porque creamos que no sea humano y no sea lógico que la gente vea la necesidad, la ve.  Claro que antes la gente no concebía la esperanza de tener la casa, y ahora concibe la esperanza.  Pero es todo el mundo en todas las esquinas.  Porque lo que más abundaba aquí eran casas que se mojaban, casas que se caían, en la ciudad y en el campo.  Claro, si podemos, por lo menos ir haciendo la escuela, porque ya son 300 niños que si llueve están ahí, y si hay fango ellos vienen por una carretera ya.  Es decir, ya por lo menos todos los muchachos tienen eso que tienen ahí, ya es un avance que alcanza a todos.  Si usted hace tres casas solo ha beneficiado a tres familias, cuando hace una escuela de estas ha beneficiado a todas las familias: los muchachos que están en edad escolar y los muchachos que están nacidos y van hacia la edad escolar y hasta los muchachos que van a nacer. Ya esos tienen su derecho ahí y su puesto ahí también. Y experiencia mayor es la experiencia que tendrán cuando lleguen a esas escuelas. 
Hay muchas cosas que hacer, muchas obras que construir, sociales y económicas, además de los problemas de la vivienda.  Lo importante es que sepamos cuáles son esas necesidades, que exista el propósito de nuestro pueblo como existe hoy de avanzar a toda costa, que exista el entusiasmo que hay hoy con el cual se está avanzando.  Porque no hay dudas de que se va transformando todo. 
Nosotros ayer con una delegación de la República Democrática Alemana que nos está visitando recorrimos algunos de estos lugares, y algunos compañeros cubanos que venían nos decían que no conocían los lugares estos; lugares donde habían estado apenas hace unos meses están cambiados. Toda esa región y todo se está cambiando. Se está trabajando en toda la isla.  Pero como naturalmente la población de La Habana es la más numerosa, el peso de tantos cientos de miles de personas trabajando en esta provincia está transformando la provincia a una velocidad tremenda; se está transformando a una gran velocidad el panorama todo. Por dondequiera aparece una represa media, una microrrepresa, una represa grande, o un canal o un plan nuevo o una escuela, caminos, carreteras, siembras. 
Hay que decir que en este momento la provincia de La Habana tiene ya 1 500 caballerías de caña sembradas a surco doble y a surco triple (APLAUSOS), en este momento, caña de frío, caña de frío.  Sumando la de primavera ha sembrado casi 2 500 caballerías de caña.  Y el 31 de diciembre tendrá acumulado unas 4 200 caballerías de caña sembradas, de 4 000 a 4 200 caballerías sembradas en esta provincia en un año (APLAUSOS). En esta provincia las siembras más grandes de caña que se hacían eran de 200 o 300 caballerías.  Y así por el estilo, de café tendrá cerca de 100 millones de posturas sembradas, incluso se han hecho algunos extraplanes de siembra de posturas que iban a ir para otras provincias, donde después se hicieron viveros, que se van a sembrar también en la provincia de La Habana. Zonas que van de cítricos, que se pensaban desarrollar el año que viene, ya este mismo año se va a hacer un esfuerzo y se van a sembrar cerca de 20 millones de posturas adicionales de café.
Los planes se desarrollan por todas partes: por el sur, por el norte, por el este, por el oeste, por el centro, entre las lomas, en los llanos y dondequiera; y dondequiera se abre paso a la comunicación, se abre paso al trabajo.  Se ve el avance por todas partes.  Es porque hay muchas gentes trabajando.  Y trabajan los hombres, trabajan las mujeres, trabajan los estudiantes, trabaja todo el mundo. Hay que decir que la gente está haciendo un notable esfuerzo con un gran entusiasmo.  Y se ve ya, se ve, es algo que se ve y se verá mucho más. 
¿Cómo será esta provincia dentro de dos años?  Yo creo que no la vamos a conocer ni nosotros mismos, ni nosotros mismos que hemos estado por tantos lugares viajando y viendo los planes, porque nos sorprenden los adelantos.  Esa escuelita: usted pasa por aquí hace 15 días y son unos cimientos que se están haciendo y pocos días después la ve terminada, pintada, con áreas verdes y todo.  Una lechería donde no había nada y de repente la cerca, las cortinas rompevientos, las instalaciones, todo. A una gran velocidad se está transformando todo.  Y desde luego es el resultado del trabajo que se va haciendo.  Los resultados se verán en el orden material, en la abundancia de productos. 
En esta misma región ya por ejemplo les decía están los planes de producción de leche.  Aquí había de todo un poco:  un poco de caña lejísimo del central “Camilo Cienfuegos”, sin embargo, enormes áreas llanas con regadío en las inmediaciones del central que pueden mecanizarse que no tenían caña.  ¿Qué hicimos? 
Estamos sembrando el valle de Bainoa completo de caña para el “Camilo Cienfuegos”, el “Boris Luis Santa Coloma” y el “Martínez Villena”.  Tres centrales en medio de un gran valle, donde tendremos toda la caña mecanizada y con regadío.  Ya no habrá que estar en una loma de esas cortando caña para llevarla un montón de kilómetros. 
Entonces en la planificación de la provincia de La Habana se decidió que esta área debía producir fundamentalmente leche, o sea, será un área ganadera, aparte de los productos de consumo de la población.  Fuera del autoconsumo, la producción fundamental de esta región será leche. 
Aquí se harán varias presas, entre ellas la presa de Mampostón —tendrá algún tamañito de consideración—, del río Mampostón que cuando llueve crece e inunda por allá abajo, inunda la malanga por allá, la caña y otros cultivos en el valle de Güines.  Así que las aguas de este río y de todos los ríos serán aprisionadas, no podrán inundar nada.  Se embalsarán para que las use el hombre cuando lo necesite, y no que venga a destruir el trabajo del hombre cuando se producen los desequilibrios en la naturaleza.  ¡Cuántas veces no se ha inundado este año la parte de allá de Güines, y cuánto trabajo allí abriendo a la carrera zanjas!  Claro que hay que abrir zanjas, hay que hacer drenajes, pero buena parte de esas aguas que inundan allá abajo no van a llegar allá abajo, se van a quedar aquí, y se van a utilizar en el riego aquí y más para abajo.  Así que en todos los lugares donde haya arroyos, ríos, que se puedan hacer presas medianas, pequeñas o grandes, se harán para regar las áreas de pasto. 
Tendremos una eterna primavera en este valle.  Ya no habrá época de seca y época de lluvia.  La producción se mantendrá estándar durante todo el año.  Ustedes saben cómo es hoy:  el doble de leche en primavera, y la mitad de leche y a veces menos de la mitad en seca.  Y eso no puede ser, porque las necesidades existen durante todo el año.  Así que este será un valle como en todos los demás lugares, que gracias a la irrigación y a las técnicas de cultivo tendremos una permanente primavera.  Habrá los embalses y las instalaciones correspondientes de riego; una alta productividad. 
Pero para darles una idea:  se producirá en el valle este del Perú tanta leche como por ejemplo se producía años atrás en toda la provincia de La Habana.  Si se desarrollan los planes tal como están concebidos debemos llegar a alcanzar no menos de 200 000 litros de leche diarios en este valle.  Claro que eso requiere la mecanización del ordeño. Todos los planes ganaderos sin el ordeño mecanizado no se podrían llevar a cabo.  Porque, ¿quién ordeña tanta vaca y quién saca tanta leche?  Porque a todo eso se sumaría el café, la caña, lo otro, y todas las demás cosas. 
Es decir que esto implica la modernización, la electrificación de esta zona, instalaciones con su refrigeración correspondiente, máquinas de ordeñar.  Ahora no: ahora empezamos a producir las vacas lecheras.  No hay vacas lecheras suficientes para meter dentro de esos valles.  Claro, en el país hay ya en este momento medio millón de F-1: entre terneras, novillas y vacas que entrarán todas en producción de ahora a 1970.  Ya Oriente tiene unas 100 000, Camagüey tiene más de 100 000. Y así todas las provincias.  Pero no vamos a sacar las F-1 de Oriente para estos lugares porque allá está la población que necesita leche.  La Habana tenía más ganado lechero, de vacas pura de raza lechera, que otras provincias. 
Pero comparado con el número enorme de vacas lecheras que ya van teniendo las provincias por el resultado del cruzamiento de Holstein con el Cebú, pues ellos tenían una masa muy grande de ganado Cebú; La Habana tiene la masa ganadera lechera menor que crece de acuerdo con las vacas lecheras que había.  Pero como no sería justo sacar de las provincias las F-1 que se han estado criando, vamos a producir las F-1 de la provincia de La Habana en la provincia de La Habana. 
Y ahora ya hay cerca de 30 000 vacas Cebú que se han traído.  Y en el mes de enero tendremos unas 100 000 en la provincia de La Habana.  El año que viene, a fines de año, pasaremos de 200 000.  Esto aparte de todo el ganado lechero y sus hijas.  También la organización genética nacional tiene unas 100 000 vacas “cebúas” en sus centros genéticos produciendo F-1 para la provincia de La Habana.  Serán esas las únicas  F-1 para La Habana que se producirán en la propia provincia y en La Habana ya habrá en enero 100 000 “cebúas” produciendo F-1, parte de las cuales están ya aquí inseminándose.  Se han seleccionado los mejores ejemplares de los toros que tenemos para tener vacas de una buena producción. 
Ya se sabe, y es conocido —y los escépticos ya empiezan a creerlo viéndolo—, que las F-1 producen mucha leche y, sobre todo, leche con mucha grasa.  Producen leche con 33% más de grasa que la vaca Holstein, porque heredan la capacidad de producir leche de la Holstein y la capacidad de producir grasa del Cebú.  Son animales resistentes, muy bien adaptados a nuestro clima.  Y mantienen producciones considerables. 
De manera que ahora el incremento de la masa en la provincia es en su mayoría de ganado Cebú.  El año que viene se seguirá el plan de siembra de pasto hasta terminar este plan en todo lo que equivale a incremento de áreas de pasto. Entonces el trabajo ahora es un trabajo más sencillo:  es el trabajo de los inseminadores, fundamentalmente.  Después nacerán las hembras y los machos F-1.  Se criarán las hembras; los machos irán a los cebaderos a determinada edad.  Así que tardaremos tiempo todavía para empezar a ordeñar en grande aquí en este Valle del Perú, que es el tiempo que se necesitará para ir haciendo el resto del trabajo en esta región y todas las instalaciones.  Porque se necesita la electricidad, sin la ayuda de la electricidad de ninguna manera se podría desarrollar la región, de ninguna manera se podrían ordeñar esas vacas.  Se necesita la electricidad para los equipos de refrigeración, se necesita la electricidad para los equipos mecánicos, se necesita la electricidad para el riego, y se necesita la electricidad para el consumo social de la región. 
De manera que esta región se desarrolla por interés del país, no solo por interés de los vecinos de esta región.  Cuando se desarrolla una región eso beneficia a todo el país.  No es que solo los del lugar reciban los beneficios esos: los recibe todo el país cuando en este lugar se estén produciendo cantidades tan grandes. 
Y así se están desarrollando los distintos planes, bien concebidos, los proyectos de hecho, todos los planes y los planos de los planes.  Una cosa es el plan y otra es el plano del plan.  El plano es lo que está pintado con todos sus detalles, que es un trabajo fundamental. 
Ahora bien: una vez construida la escuela, lo segundo que vamos a hacer es el policlínico, el policlínico aquí (APLAUSOS).  Primero la carretera.  Sin carretera no había escuela, porque traer por aquellos caminos infernales material para hacer esa escuela habría sido cosa de locos. Lo segundo es la escuela.  Con la escuela ya vino la electricidad hasta esta región. Ahora en las inmediaciones de la escuela vamos a hacer el policlínico.  Y seguiremos desarrollando.  Después vendrá el centro comercial.  Y en fin, las distintas instalaciones que vayan modernizando y transformando esta región. 
El policlínico también va a ser una cosa muy moderna, y va a ser también el policlínico del comunismo, tal como lo han concebido los compañeros de salud pública y los compañeros que trabajan en el plan.  Claro, aquí no va a haber salón de cirugía, porque no sería racional un salón de cirugía aquí, cuando vamos a tener además la vía Cienfuegos —que va a pasar cerca de aquí— y la vía de Jaruco, más recta que esta, que conectará también con la vía Cienfuegos.  De manera que de aquí a un hospital quirúrgico de La Habana será cuestión de 25 minutos, ¡veinticinco minutos! 
Ya en la cuarta parte del tiempo en que se atravesaba esto, podrá un vecino de aquí ir al centro de La Habana.  Quedarán tan cerca de La Habana como cualesquiera de sus barrios. Es decir que será una medicina bien organizada.  No poner dondequiera un timbiriche de operar, porque para operar se necesita un especialista, se necesitan equipos muy modernos, se necesita gente muy especializada.  Y sería poner en peligro la vida del paciente operado en un timbiriche.  ¿Comprenden?  Yo digo un timbiriche médico. Si queremos hacerlo todo aquí no sería una buena medicina.  Hay que brindar aquí el servicio que debe darse aquí, y que evita tener que ir al pueblo, ir a La Habana, ir a otros lugares para obtener ese servicio:  es la medicina general, las consultas sobre medicina general.  Si de una consulta resulta un problema de más cuidado, o que requiere un tratamiento diferente, que requiere otra atención médica, entonces va a un hospital de los que habrá por las regiones o en la capital. 
De manera que es todo un sistema según el servicio que haya que dar.  Se darán aquí los servicios que deben darse localmente, y que hoy tienen que irlos a buscar, montarse en un caballo —bueno, ya no el caballo—, montarse ahora en un ómnibus o en un camión o en lo que sea e ir al pueblo. Entonces estará el policlínico, que es el tipo de servicio médico que consideramos ideal para darlo en una localidad determinada como esta. No será una bobería. 
Este es el anteproyecto.  La compañera Josefina Rebelión, la compañera arquitecto, que proyectó esa escuela, también ha proyectado el policlínico. Y vuelvo a decir que para hacer un proyecto de esos hay que tener conocimientos. Si no tuviéramos los arquitectos nada de eso era posible:  ni la escuela, ni el plan.  Porque los arquitectos trabajan también en los trazados de las carreteras y en la planificación física de la región. 
Tiene sala de espera, consulta de curaciones y vacunaciones, de pediatría, obstetricia... Bueno, voy a leer un poco el programita que va a tener este hospital, que ya lo han hecho casi la medicina del año 2000.  Han avanzado y tiene que ser así.  Vamos a hacerlo ya como debe ser.  Tiene una sala de espera con servicio sanitario, cuerpo de guardia, consulta de pediatría, vacunación y curaciones.  Tendrá un área destinada exclusivamente a los escolares y niños de la población; un área para los adultos y otra área con los servicios complementarios comunes. De manera que ya el policlínico presta servicio a la región pero también a los muchachos de la escuela.  En cualquier problema tienen a unos pasos el policlínico. Los escolares tienen sala de espera con servicios sanitarios, cuerpo de guardia, consulta de pediatría, vacunación y curaciones.  Los adultos: sala de espera con servicio sanitario, admisión, archivo, cuerpo de guardia y ginecología y obstetricia. Complementario tiene estomatología, es decir, servicios dentales, laboratorios, fluoroscopía, control y almacén. 
La unidad de hospitalización, unida por un amplio vestíbulo al policlínico, contará de los locales que a continuación se relacionan: 12 habitaciones con baño y servicio intercalados, curaciones, sala de partos, esterilización central, taquilleros y baños, y almacén. Los servicios de cocina y lavandería serán suministrados desde el exterior. 
Tendrá un médico residente en el lugar, que además contará con el apoyo de los servicios especializados de San José, entre los que estarán básicamente pediatría, obstetricia, ginecología, Rayos X, estomatología, etcétera.
Enfermería: cuatro compañeras que residirán en el lugar, cuatro enfermeras; un técnico en laboratorio; auxiliar de trabajo sanitario. 
Tendrá el personal administrativo una compañera.
Admisión, archivo y estadísticas: una compañera.
Auxiliares generales: tres compañeras. 
Saneamiento: dos trabajadores. 
Transporte: una ambulancia con dos choferes. 
Desarrollará los siguientes programas: primero, programa de atención a la mujer no embarazada:  consultas médicas, ginecológicas, consulta, pesquisa precoz de cáncer de cuello y mama, atención estomatólogica. 
Hay algunas enfermedades que todavía constituyen un azote, pero que el remedio fundamental contra ellas es verlas a tiempo, descubrirlas a tiempo.  Una de esas enfermedades es el cáncer. 
Ya hoy día la medicina en nuestro país está avanzando en exámenes periódicos que permiten descubrir a tiempo cualquier cáncer incipiente, y que eso tiene una importancia decisiva, porque es un tipo de enfermedad que no se debe descubrir tarde. Todavía, desgraciadamente, la ciencia no ha logrado dominar ese flagelo de la humanidad. Pero la medicina preventiva puede hacer mucho para evitar las consecuencias de los descubrimientos tardíos de ese tipo de enfermedades. 
Atención prenatal: no menos de ocho consultas médicas a las embarazadas del área. 
Atención estomatológica, es decir, de la boca.  
Atención posnatal: dar no menos de dos consultas a todas las puérperas —este es un nombre médico. 
Programa de atención infantil: 
Atención médico-estomatológica a toda la población infantil del área. 
Puericultura al lactante, menos de un año: no menos de nueve consultas preventivo-curativas en el primer año de vida; una consulta mensual hasta los seis meses, y una cada dos meses hasta el año. 
Todo esto ayuda a reducir al mínimo los problemas de enfermedad y de mortandad infantil, los va liquidando.  Y es un síntoma muy grande de avance. 
Puericultura al prescolar, de 1 a 4 años: dar no menos de tres consultas preventivo-educativas al año. 
Puericultura al escolar, de 5 a 14 años: dar no menos de dos consultas preventivo-educativas al año. 
Adultos, 15 y más años: garantizar la asistencia médico- estomatológica a toda la población, carné de salud a toda la población; programa de control de enfermedades trasmisibles; inmunización: inmunizar a toda la población con las vacunas correspondientes a sus grupos de edades; la vacunación antipoliomielítica de acuerdo con el programa nacional; control de tuberculosis; en niños los distintos tipos de vacunas. 
Y en fin, para no hacer demasiado largo esto, toda una serie de programas: control del agua, de excreta, basura, vectoría, vaquería:  control de locales de reunión y escolares; control higiénico en instituciones infantiles; programa de higiene de los alimentos; control sanitario de la producción lechera en sus distintas fases:  producción, transporte, almacenamiento; control en general de los alimentos que se produzcan, manipulen y consuman. 
Es todo un programa avanzadísimo de lucha y sobre todo de prevención contra las enfermedades. De manera que tendremos aquí un policlínico de los más modernos, y que irá siendo modelo de los que se harán también en los demás lugares. 
Nosotros les planteamos a los compañeros de salud pública que hicieran el proyecto de acuerdo con lo que ellos consideran el ideal de atención médica al lugar. 
Y continuará desarrollándose esta zona. Aspiramos a contar con el máximo de cooperación de los trabajadores y de los campesinos de este lugar en el desarrollo de toda esta región que va cambiándose rápidamente.
No será la única —se está trabajando en otras muchas regiones en todo el país—, pero sí deseamos que este lugar se esfuerce en ser un modelo en todas las cosas que vayan realizándose, porque siempre los que van delante pueden prestarles a los demás el servicio de sus experiencias.  Todo lo que no sea perfecto aquí, trataremos de que sea perfecto en otro sitio.  La experiencia de aquí ayudará a otros muchos lugares.  Ya no dudarlo, se harán cosas mejores, porque habrá más experiencia.  Pero, sin duda, lo que se hace aquí es muy moderno, muy avanzado, y traerá extraordinarios beneficios a la población del lugar, y además beneficiará a la economía y beneficiará a todo el país. 
Y como prometí —y casi no he cumplido— que el acto iba a ser breve, y reiterando que todos tenemos mucho que trabajar, nos falta solo desearles a los profesores, al colectivo de profesores de esta escuela, y a los niños de esta escuela, el mayor éxito en esta magnífica institución que acaba de crearse con el trabajo de nuestro pueblo. 
¡Patria o Muerte!
¡Venceremos!
FIDEL CASTRO RUZ

Fuente: http://www.cuba.cu/gobierno/discursos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada