enero 19, 2014

Proclama del General D. Domingo French (1815)

EPOCA PRIMERA
La Revolución de Mayo y la Independencia
___
Proclama del General D. Domingo French

[41]

Soldados: al campo del honor nos convida nuestra adorada patria; allí nos exhorta, o por la deseada y tranquila paz o para preferir la muerte, antes que caer bajo el ominoso yugo de la esclavitud. Sí; a renovar laureles que con tantas angustias y aflicciones habéis adquirido por vuestro valor y constancia; ella es la que os invita por el espíritu bravo que habéis siempre obtenido por la luz de la recta razón con el desinterés de verdaderos hombres libres y amantes a los que con indecible fatiga, se sacrifican por el bien de la comunidad (mientras otros en las oscuridades devoran estas virtudes por miras personales).
Al bravo y enérgico ejército del Perú debemos encaminar nuestros pasos, para ayudar a aquellos heroicos hermanos en las glorias que se preparan para la gran vida de la América del Sud: despreciad a los importunos, que incautamente traten de sorprenderos con ideas perniciosas, viviendo seguros de que cuanto tengo el honor de deciros es el sencillo lenguaje de la verdad y en obsequio a las glorias que me lisonjea mandaros, por la dignación del Exmo. Sr. Director del Estado, que bajo mi dirección (sin ser acreedor) ha fiado esta expedición.
Corramos, pues, amados compañeros, a ponernos entre las filas de aquellos campeones, para dar el último testimonio al mundo entero, de que nuestras vidas las miramos en poco cuando la guerra se hace por la libertad e independencia del territorio americano; pero antes de nuestra partida, uniéndonos de un modo indisoluble, protestamos, a todos los habitantes de esta benemérita Ciudad capital de la Santísima Trinidad, a los de los pueblos todos del continente, y a los que no lo fueren, que nuestros votos y unidad de ideas son para propender a concluir con cualquier tirano opresor que atente contribuir a ponernos el cuchillo del despotismo, y que por donde quiera que transitemos, no han de ver sino testimonios de esta verdad, justificándonos de las imposturas de los malignos que han fulminado especies contra la dignidad y resplandecientes sentimientos que animan al ejército de Buenos Aires.
Dignísimos Jefes y Oficiales: nada me toca el deciros, por que vuestras virtudes y talentos son superiores a, los míos: sólo sí, de que os dignéis ayudarme con los socorros consiguientes al deseo que tengo de llenar los deberes de mi cargo, y con la confianza de que siempre me encontrareis dispuesto a confesar mi insuficiencia.
Ea, soldados todos, vamos, vamos, a cumplir con el precepto de la sabia naturaleza; pero antes debo preveniros el exacto cumplimiento de las obligaciones en que estáis con la ciega obediencia y subordinación a vuestros jefes y mayores; si así lo hiciereis, ya podréis preconizar la victoria, y que muy presto regresareis a recibir las caricias de vuestras madres, esposas, hermanos, y amigos. 
— Buenos Aires, 30 de Agosto de 1815. — 
DOMINGO FRENCH.

Fuente: Neptalí Carranza, Oratoria Argentina, T° I, pág. 109 y sigte., Sesé y Larrañaga, Editores – 1905. Ortografía modernizada

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada