mayo 25, 2014

Mensaje del Gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, en la apertura del período de sesiones ordinarias (2008)

MENSAJE
DEL
GOBERNADOR DE LA PROVINCIA DE SALTA 
Juan Manuel Urtubey 
EN LA APERTURA DEL 111° PERIODO DE SESIONES ORDINARIAS
EL 1° DE ABRIL DE  2008

Buenos días señoras y señores legisladores, señor Presidente de la Corte de Justicia, señores miembros del Poder Ejecutivo, señor Intendente de la Ciudad, señores Intendentes de los Municipios que nos están visitando, representantes de las Fuerzas Armadas, representantes de las organizaciones sociales, sindicales, empresariales: es muy escaso el tiempo transcurrido desde que asumimos, no es, por tanto, hora de ensayar un balance definitivo o de extraer conclusiones de algún tipo, estamos al alba de un largo día. Sin embargo, en algunos aspectos la Provincia ha recuperado años, ha concretado anhelos por lo que nuestra comunidad luchó durante décadas.
Hemos inaugurado una nueva dinómica de relación entre la provincia de Salta, la Nación y el resto de las provincias argentinas. Este nuevo vínculo federal ha posibilitado que la Provincia está viviendo un proceso de fortalecimiento y cambio.
Sí que algunos esperan que realice un diagnóstico de la situación en la que encontramos la Provincia. Créanme, es una pérdida de tiempo y una falta de respecto hacia ustedes. Primero porque ustedes, como representantes del pueblo, la conocen. Segundo, la urgencia demanda que nos focalicemos en la resolución de los problemas y no tanto en la búsqueda de sus responsables. Tercero, porque la opinión que vale sobre la situación de la Provincia la dieron los mismos salteños el pasado 28 de octubre cuando decidieron votar un cambio. Nadie quiere cambiar si está conforme con lo que tiene.
Hemos decidido recorrer un nuevo camino. Hemos elegido cambiar esos viejos tiempos por tiempos de esperanza. Por esa esperanza que nace de las entrañas de nuestro pueblo y que mi gobierno tiene la obligación ineludible e indelegable de hacer realidad.
Salta eligió a una nueva generación para que lleve adelante los destinos de nuestra sociedad. Ese proyecto, que con coraje y convicción abrazamos, es el desafío que nos impone nuestro tiempo y que nuestra realidad demanda. En las pasadas elecciones dimos un enorme paso. Pero es sólo el principio de una gran caminata.
En el pasado lustro la economía nacional se expandió en un 50%, mientras que la pobreza, la indigencia y la desocupación se redujeron drásticamente. Pero poco de ello llegó a Salta, la economía creció, pero la pobreza se afianzó sembrando desesperanza en nuestros niños, en nuestros jóvenes, en nuestros abuelos y en miles de familias. El crecimiento para unos pocos será desterrado de nuestra Provincia.
Queremos seguir siendo Salta la linda, pero también queremos volver a ser la tierra de las oportunidades de la que nos hablaron nuestros abuelos. Queremos ser la Salta en la que cada niño es educado en nuestras escuelas y sanado en nuestros hospitales. La Salta en la que cada mujer y cada hombre tienen un trabajo digno que le permite volver a su hogar, al calor de su familia, con la frente alta. Queremos que Salta la linda sea también Salta la justa.
Deseamos fervientemente construir una única Salta, la Salta de todos. Una Salta que sea parte activa de una Argentina que se ha puesto de pie. Igualdad, justicia, progreso, educación, salud, trabajo son ejes sustantivos de nuestra agenda de gobierno; una agenda que coloca en el centro de la escena al ser humano, a cada uno de los salteños, pero principalmente aquellos cientos de miles que sufrieron una inmoral postergación por décadas. Salta necesita que cada uno de nosotros recupere el sentimiento de justicia y solidaridad, especialmente hacia aquellos que aún sufren en nuestra Provincia.
Salta optó por el cambio. No hemos cambiado sólo un partido o un gobernador. Cambiamos el futuro de nuestras vidas, comenzando desde el presente. Recuperamos las ilusiones, pero conscientes de los sacrificios. Hemos elegido ser constructores de nuestro propio destino, reconociendo, como enseñaba el General Perón, «que nadie se realiza en una comunidad que no se realiza». Nadie se salva en soledad, la transformación nos debe incluir a todos.
Nos hemos trazado enormes desafíos para los próximos años. Nuestro principal objetivo será generar una notable mejora en la calidad de vida de cada salteño. Por ello hemos redefinido un activo rol para el Estado, con presencia protagónica en la educación, en la salud y en las políticas sociales. Del mismo modo, nos une la convicción de que el Estado debe presentar un rol preponderante en sectores estratégicos de la economía para permitir la profundización de un crecimiento igualitario. Como nos enseñaba Arturo Jauretche, «la economía es siempre dirigida por el Estado o por los grupos económicos».
Ahora bien. ¿Qué hemos hecho desde el 10 de diciembre hasta hoy y qué pensamos hacer?
El primer párrafo debo dedicárselo a la fatalidad que debimos enfrentar a pocos días de haber asumido el gobierno. Estoy hablando de la peor inundación de los últimos años. Los salteños dispusimos un ágil operativo de asistencia que nos permitió llegar a cada uno de los afectados con alimentos, vestido y atención sanitaria. En contrario a lo que muchos pronosticaban, hemos controlado la situación sin que se registren víctimas o epidemias. Asimismo, hemos recibido ayuda del gobierno nacional y también la solidaridad del resto de nuestros compatriotas.
Ahora, apenas superemos la emergencia, la tarea que tenemos por delante es la de la construcción de las defensas y obras hídricas necesarias para prevenir estas catástrofes. En ese sentido, las conversaciones mantenidas con el gobierno nacional han comenzado a dar resultados: los trabajos sobre la Ruta Nacional 86 y la Ruta Provincial 54 se iniciarón apenas las condiciones climáticas lo permitan.
He dicho y repito que no asumó esta responsabilidad para ser simplemente un administrador, sino que estoy aquí y ahora para gobernar esta Provincia. Para mí, gobernar no es convivir resignadamente con los problemas calificándolos de estructurales. Estoy aquí para impedir que la creciente concentración económica siga profundizando los problemas de los salteños, fundamentalmente de los que menos tienen. (Aplausos).
Hoy anuncio a los salteños que estamos decididos a liberarnos de las cadenas a las que nos ataron aquellos que, siguiendo los dictados del Consenso de Washington, sometieron los beneficios de nuestros recursos naturales al pago de la deuda pública. Repetiremos la experiencia histórica del gobierno nacional cuando, cancelando la deuda con el Fondo Monetario Internacional, consolidó nuestra soberanía política e independencia económica.
De esa manera voy a devolverle a los salteños los beneficios de nuestros recursos hidrocarburíferos. Y que quede bien claro, a pesar de las operaciones de los nostálgicos de un régimen que se fue para no volver, esta devolución se va a hacer honrando los compromisos asumidos en el marco de la responsabilidad que distingue a esta Provincia.
Con esa misma responsabilidad quiero hacer un público reconocimiento a esta Legislatura por la sanción de la Ley N° 7488, por la cual nuestra Provincia adhirió a la Ley Nacional de Responsabilidad Fiscal N° 25917.
En concordancia con ese camino hemos instituido el Programa Provincial de Responsabilidad Fiscal para Municipios, con el objeto de establecer reglas generales de comportamiento fiscal y de dotar de una mayor transparencia y solvencia a las gestiones municipales, lo que permitirá a una gran cantidad de municipios dejar atrás crónicos problemas fiscales.
En el marco de esta concepción es que estamos superando la delicada situación financiera que enfrentamos al iniciar la gestión. Quiero destacar, en este sentido, que se está atendiendo a la amortización de la deuda consolidada del Tesoro Provincial, respetando estrictamente sus vencimientos.
A pesar de lo antedicho, hemos hecho la mayor actualización salarial de los últimos tiempos a los trabajadores del Estado. Esta decisión es producto de la visión que tiene este gobierno de reposicionar al hombre como el centro de acción creativa del Estado.
Es por ello que los salteños debemos repensar, también, que Estado queremos. No queremos un Estado gendarme ni un Estado ausente, sino un Estado inteligente, que sea capaz de dar respuesta a los ciudadanos, con rapidez y eficiencia.
Nos encontramos en pleno proceso de construcción de un Estado moderno, inteligente, regulador y promotor de un progreso igualitario. Nuestro proyecto requiere la refundación de una administración pública de excelencia, dotada de instrumentos tecnológicos que aceleren y mejoren su funcionamiento. En este nuevo Estado los trabajadores son una pieza central y su compromiso y constante capacitación es fundamental como motor de la transformación de nuestra Provincia.
En el camino de la transparencia, nuestro gobierno se encuentra en diseño del Plan de Gobierno Electrónico que posibilitará que cada ciudadano tenga acceso a información esencial para seguir en tiempo real el funcionamiento de la administración. Acelerar los trámites, acercar el Estado al ciudadano, transparentar las compras estatales mediante el uso de nuevas tecnologías, el conocimiento de la situación y la evolución patrimonial de cada funcionario, el padrón en Internet de los trabajadores estatales, son tan solo algunas de las iniciativas contempladas. Las transformaciones del siglo XXI no pueden ejecutarse con herramientas del siglo pasado.
Por eso he definido, como uno de los ejes centrales de mi gestión, iniciar un profundo proceso de cambio. Este cambio ha comenzado y seguramente no finalizará con nosotros, ya que ponemos a la Provincia a caminar por un sendero inédito. El sistema de modernización del Estado que pusimos en marcha contiene dos lineamientos básicos.
En primer lugar, tomamos medidas que mejorarán la calidad del servicio a los ciudadanos. La descentralización, desconcentración y regionalización de muchas acciones del poder central, darán mayor eficacia y transparencia a los actos de gobierno. Los municipios tendrán un rol activo en esta fase.
Ninguna medida descentralizadora que adoptemos tendrá como objetivo la municipalización de funciones que le son propias al Gobierno Provincial. Por el contrario, preservarán y fortalecerán el rol indelegable del Estado Provincial de brindar servicios de salud, educación y seguridad. Que esto quede bien claro.
En segundo término, reformulamos todas las estructuras ministeriales de acuerdo a un nuevo modelo organizativo. Queremos introducir la herramienta de la gestión por resultados, que transparentará y facilitará la rendición de cuentas de los funcionarios, permitiendo un mayor control social. Cada agente público de mi administración deberá rendir examen en forma constante de su capacidad de transformar e innovar el área bajo su competencia. Transformar en forma positiva la realidad es un imperativo que debe seguir cada funcionario. Por ello hemos instrumentado evaluaciones periódicas de la gestión de cada área, con metas concretas de impacto en la vida cotidiana de nuestra ciudadanía.
Asimismo, estoy convencido que no habrá reforma del Estado sin una verdadera reforma política. Aquella que transparente y legitime la relación de los ciudadanos con la política y sus dirigentes. Entendemos que es una condición necesaria pero no suficiente. Esta reforma política debe, entre otros objetivos, buscar nuevos mecanismos para garantizar la participación ciudadana, cada vez más creciente, en el proceso de toma de decisiones de muchos asuntos antes reservados solamente al sistema representativo clásico.
En esta línea de acción se afirma el proyecto de creación del Consejo Económico Social que enviaremos próximamente a esta Legislatura.
En síntesis, lo que debemos hacer es trabajar todos juntos para mejorar la calidad de vida de cada salteña, de cada salteño y esto se logra dirigiendo las acciones del gobierno hacia la persona, es por ello que en el transcurso de este año se va a terminar, definitivamente, con las malas prácticas que convirtieron a los que menos tienen en rehenes del poder de turno. (Aplausos).
En este sentido debemos trabajar para construir una sociedad igualitaria que respete todas las culturas, sin discriminaciones ni negaciones. Es por ello que estamos atendiendo especialmente a la promoción y reconocimiento de los derechos de nuestros pueblos originarios. En este marco es que colaboraremos en la normalización del IPPIS, la regularización de sus derechos sobre la tierra y la promoción de sus tradiciones, expresiones e historia. En esta dirección es importante destacar el acuerdo alcanzado por criollos e integrantes de comunidades de pueblos originarios en los lotes 55 y 14, al que este gobierno dará fuerza jurídica.
La construcción de una sociedad igualitaria se asienta en el trabajo y la educación. Aspiramos a que nuestra Provincia sea un ejemplo en la aplicación de la nueva Ley Nacional de Educación. Creemos que la educación es la clave del futuro. La clave del destino del hombre y su posibilidad de actuar en un mundo mejor. Para ello, comprometeremos los recursos estatales necesarios para mejorar la calidad de nuestra educación.
Con celeridad hemos enfrentado la emergencia educativa. Nos encontramos con docentes mal pagos, establecimientos escolares sin mantenimiento y una situación social que ya les describí: familias sin los recursos mínimos para dar a sus hijos los útiles necesarios para asistir a clase. Hemos atendido los tres frentes en apenas días.
Nos propusimos encauzar la negociación con el sector docente y después de años, en Salta, pudimos comenzar las clases el mismo día que el resto de los chicos del país. Ese logro no fue a fuerza de palos ni de represión. Fue porque el gobierno provincial demostró una inalterable vocación de diálogo, reconociendo la injusta situación salarial en la que se encuentran nuestros maestros. Así como también los maestros valoraron esa actitud del gobierno y el esfuerzo económico que se está realizando para recomponer progresivamente el haber de los docentes.
En materia edilicia pusimos en marcha un Plan de Acondicionamiento de Escuelas para el que destinamos más de seis millones de pesos y pese a obras de infraestructura pendientes, pudimos abrir las escuelas. Finalmente, y para ayudar a todas las familias de la escuela pública primaria, se entregaron doscientos mil libros y útiles escolares con los elementos que nuestros chicos necesitan para asistir a clase. (Aplausos)
Aspiro a que la lucha de los docentes sea un recuerdo de otros tiempos de injusticia; que cada maestro cobre un salario digno y se actualice con mecanismos pacíficos; aspiro a recuperar la carrera docente y a normalizar la Junta Calificadora de Méritos y Disciplina. Pretendo que dejemos atrás esos tiempos como un mal recuerdo y trabajemos mancomunadamente, gobierno, sindicatos, maestros y familia, para otorgarles a nuestros hijos la mejor educación. Sin educación de excelencia nuestros chicos nunca serán libres para la elección de su futuro. De igual modo, mi gobierno garantizará un plan alimentario para asegurar una real nutrición de los niños en edad escolar. Estos desafíos nos convocan y sin dudas nos hermanan. Trabajo, también, para que en Salta se terminen las escuelas rancho y que cada chico aprenda que es la dignidad desde el aula a la que entra y el banco que ocupa.
La asistencia social en una sociedad justa es para la excepción. Sí que la asistencia en las circunstancias en que se encuentra nuestra Provincia es inevitable, pero voy a hacer todo lo posible para que nadie pueda sacar el más mínimo beneficio de la desgracia ajena.
Y la única manera es terminar con la intermediación política en la ayuda social. Por eso, el Ministerio de Desarrollo Humano está dando forma al Censo Social Focalizado que determinará quienes necesitan ayuda y cuanta. Además, en poco tiempo vamos a terminar con los bolsones que entrega la Provincia para convertirlos en una tarjeta social que permitirá adquirir alimentos en los comercios que adhieran a esta política.
Quiero acabar, y lo lograremos, con los inescrupulosos que son capaces de someter al hambre a un ser humano solamente porque no lo vota o porque no va a un acto. Y esa pobreza como sistema es la que siempre termina siendo usada por dirigentes insensibles que quieren costear su carrera política con la ayuda social. Se paran arriba del hambre de un hermano para disimular su baja estatura moral y ética. (Aplausos)
Por eso soñamos con una sociedad de inclusión, de trabajo, en la que no sólo la educación sea un valor central, sino también una Salta en la que la salud se transforme en un derecho efectivo de acceso universal, la revolución en salud vamos a lograrla cambiando de paradigma, implementando un modelo sanitario de atención primaria, preventiva y activa, desde el enfoque de la salud integral, y no con la premisa de atención de la enfermedad. Nos encontramos en el sendero de devolverle a la salud pública el rol que le corresponde, restituyendo al Estado el gerenciamiento y la administración de sus recursos edilicios y profesionales.
Profundizaremos el compromiso en obras de infraestructura sanitarias y en equipamiento de alta tecnología. Debo destacar que iniciaremos construcción de hospitales en Joaquín V. González, en Embarcación y en Iruya. De igual forma, levantaremos un centro de excelencia para la rehabilitación de adictos para recuperar a aquellos, principalmente jóvenes, que han caído en la drogadependencia.
De igual forma, en la emergencia que ha caracterizado el inicio de nuestra gestión, hemos logrado resolver la problemática de las guardias médicas reconociendo la importancia y compromiso de los profesionales de la salud.
Se nos presenta el desafío de construir una sociedad con mayores niveles de seguridad. Para ello, han sido incorporados a la fecha más de quinientos agentes de policía para garantizar mayor presencia de la fuerza pública. Se han inaugurado nuevos destacamentos y se incorporarán más de cien patrulleros y equipamientos de alta tecnología para combatir el crimen y el tráfico de drogas. Quiero remarcar que no alcanza sólo con mayor inversión en seguridad, considero que el rumbo hacia una sociedad más segura se encuentra en la consolidación de una sociedad más igualitaria e integrada. (Aplausos)
Del mismo modo, entiendo que la mejora del funcionamiento de nuestra justicia es fundamental para combatir el crimen y garantizar la plena vigencia de los derechos humanos. En el camino de mayor institucionalidad he dispuesto la autolimitación en la designación de nuevos jueces de la Corte, dejando en el pasado prácticas que nos han avergonzado. Se prevé la construcción de una nueva ala en la Ciudad Judicial para albergar nuevos juzgados y la realización de un programa de agilización de justicia, porque no hay justicia si esta llega tarde. De igual forma, se construirán nuevos edificios para los tribunales en Tartagal y en Metán.
Es imperiosa una profunda reestructuración del sistema penitenciario para que las cárceles realmente sean un ámbito de recuperación de las personas que delinquieron. Sin una reforma de estas características toda la política de seguridad tiende al fracaso. Clara muestra de un rol activo del Estado ha sido la creación de la UNIREN, que se encuentra en pleno proceso de renegociación de todos los contratos de servicios públicos, defendiendo así los intereses de nuestra Provincia y sus ciudadanos. De igual forma, debo destacar el fortalecimiento del Ente Regulador de los Servicios Públicos, el cual ejerce un rol de control y fiscalización de las empresas y sanciona sus incumplimientos. Asimismo, estoy convencido que nuestro Estado debe invertir en obras de infraestructura que promuevan el desarrollo armónico de nuestra Provincia. Sólo el crecimiento planificado nos permitirá alcanzar un progreso que llegue a todos los rincones de nuestra Salta.
Es importante destacar algunas obras que permitirán mejorar las comunicaciones en nuestra Provincia. La Ruta Nacional N° 50 Pichanal-Orán; la Ruta Provincial N° 21 a San Agustín; la Ruta Provincial N° 36; la Ruta Provincial N° 52 Juana Azurduy en Anta; la Ruta Provincial N° 20 acceso a Parque El Rey; la Ruta Provincial N° 26 a La Isla; la Ruta Provincial N° 5 Puente sobre río Tortuguitas; la Autopista de Circunvalación Oeste; la Circunvalación Sureste, con una nueva traza que beneficiará a todos los vecinos de esa zona de la ciudad; arreglos del camino al cerro San Bernardo, entre otras importantes obras de infraestructura vial. Asimismo, son puntos trascendentes las obras de defensa y encauzamiento de los ríos San Francisco, Pescado, Pilcomayo e Itiyuro.
De igual modo, deseo destacar que se iniciará la construcción de la planta depuradora de líquidos cloacales de zona norte de la ciudad de Salta, que mejorará la calidad de vida de los vecinos. (Aplausos)
También, para iniciar la resolución definitiva de los problemas de vivienda en la Provincia, en el corriente año se impulsará la construcción de tres mil unidades habitacionales. Además, hemos proyectado una importante inversión para garantizar el acceso a luz, agua potable y gas a cada familia salteña.
En ese mismo sendero, hemos creado la Agencia de Promoción de la Provincia como motor de búsqueda de inversiones para otorgarle valor agregado a nuestra producción. Sólo será posible transformar socialmente la Provincia con trabajo y producción. El sector de la agroindustria, la energía, la minería, el turismo y la tecnología deben permitir la creación de miles de puestos de trabajo para devolverle la esperanza a miles de familias salteñas. Por eso convocamos al sector privado a invertir en Salta, una Provincia con ventajas estratégicas, en el que encontrarán un Estado inteligente y presente, promotor del desarrollo. No hay mejor incentivo que reglas claras para todos y no sólo para los amigos del poder. (Aplausos).
Quiero desarrollar todo el potencial de la industria agropecuaria salteña. Hace pocos días me reuní con los productores y además de escuchar sus reclamos me comprometí a instrumentar desde el gobierno provincial las medidas que permitan su crecimiento. Al asumir creamos la Dirección de Agroindustria en el Ambito de la Secretaría de Asuntos Agrarios. Esta decisión oficial no es sólo una medida burocrática. Tiene por objeto darle forma concreta a una de mis convicciones: darle valor agregado a la producción rural.
Hoy, a poco más de cien años de su creación, estamos a punto de firmar distintos convenios con el INTA para instalar en la zona de Cerrillos un Parque Tecnológico Alimenticio y un centro experimental en Salta Forestal para el desarrollo ganadero de nuestra Provincia. También hemos trabajado activamente en la asistencia permanente a todas las actividades productivas mediante distintos mecanismos, tales como la mediación en la comercialización de cultivos intensivos, como el tabaco y los pimientos.
Se creó también el Programa de Planeamiento Estratégico Productivo que, en forma articulada con la Cámara Regional de la Producción, está realizando diagnósticos, actividad por actividad, para determinar las necesidades reales de cada uno de los sectores agroeconómicos de la Provincia, y definir en función de ellas los requerimientos de infraestructura rural, para planificar de esta manera un crecimiento ordenado del desarrollo productivo.
Con la misma convicción, lanzamos líneas de crédito blando por un monto de treinta millones de pesos, con tasa subsidiada desde el Estado Provincial para los pequeños productores rurales y para pequeños y medianos empresarios industriales y de servicios. De igual modo, se ha lanzado un plan de créditos para jóvenes emprendedores de nuestra Provincia. Toda la energía de este gobierno está puesta en mejorar las condiciones de crecimiento de los sectores productivos, incluyendo dentro de esta idea a los empresarios rurales, a los industriales y también, por supuesto, a los trabajadores.
Con la modificación de la Ley de Ministerios, creamos la cartera de Trabajo con el propósito de que el Estado recupere el rol de fiscalización en el cumplimiento de la legislación laboral, de la seguridad social, la erradicación del trabajo en negro y el flagelo del trabajo infantil. (Aplausos)
Este Ministerio se encuentra realizando el análisis y las gestiones para garantizar el 82% móvil a aquellos trabajadores que se jubilaron con anterioridad a la transferencia de la Caja y la resolución de la situación de los mal llamados excedentes.
Están siendo instaladas Agencias Provinciales de Empleo y Capacitación Laboral, como bocas de atención directa al ciudadano en toda la Provincia y como espacio de articulación entre la oferta y la demanda para inserción laboral.
Tenemos que lograr un pacto social basado en el siguiente concepto: sin trabajo no hay capital y sin capital no hay trabajo. El Estado también debe recuperar el rol de planificador y promotor del empleo mediante una acción transversal y conjunta con los ministerios, especialmente con Educación, a través de la capacitación, con Desarrollo Económico, Desarrollo Humano, Ambiente y Desarrollo Sustentable, para generar trabajo con criterio de sustentabilidad.
Hemos creado el Ministerio de Turismo para jerarquizar una de las actividades que constituye una de las principales fuentes de empleo en la Provincia. Los resultados están a la vista, hemos logrado en la última Semana Santa batir todos los record de visitas de turistas.
Pero estos logros no son sólo consecuencia de la promoción. Si bien es cierto que Salta ha estado presente en todos los ámbitos en los que se pudo mostrar a nuestra Provincia, como uno de los centros de turismo más atractivos del planeta, también se está trabajando intensamente en la fiscalización y control de la mejora de los servicios. Para seguir creciendo en la actividad se están instrumentando los planes provinciales de Fiscalización y de Calidad Turística.
En materia de política ambiental, hemos creado los instrumentos administrativos para poder desarrollar una acción inmediata no sólo en lo que tiene que ver con la defensa de nuestra riqueza natural, sino también con la prevención de desastres naturales. En este sentido, se han conformado las direcciones generales de Planificación, Gestión y Saneamiento Hídrico.
Se preve la suscripción de un convenio de asistencia técnica con la Subsecretaría de Recursos Hídricos de la Nación, que tiene como fundamento instrumentar la actualización del sistema de información hídrica de nuestra Provincia, teniendo como unidades de estudio las cuencas y regiones hídricas del territorio provincial. Este acuerdo tiene entre sus finalidades la constitución de la Base Geográfica de Referencia del mencionado sistema y la elaboración de la cartografía hídrica digital de la Provincia en soporte magnético. Este será el primer paso hacia una planificación hídrica que tendrá como objetivo primordial cuantificar la oferta del recurso hídrico por unidades de cuenca y orientar las futuras demandas.
Quiero dedicar especial atención a las gestiones por la ampliación de la Reserva de Biosfera de las Yungas. La Reserva de Biosfera Transfronteriza Yungas Andinas se ofrece como una herramienta para una gestión común entre Bolivia y Argentina de la Alta Cuenca del Ro Bermejo y el manejo sustentable de los ecosistemas compartidos entre los dos Estados. De esta manera, los límites políticos no serán un impedimento a la hora de proteger y conservar un área ecológica tan importante, como es la Alta Cuenca del Río Bermejo.
La Reserva de Biosfera Transfronteriza es un reconocimiento oficial, a nivel de UNESCO, de la voluntad política de cooperar en la conservación y el uso sostenible de los recursos a través de una gestión común entre Bolivia y Argentina de un ecosistema compartido. Este ya no es un compromiso del Gobierno Provincial con los salteños, sino que va mucho más allá, es un compromiso de los salteños con la humanidad.
En este sentido debe destacarse la puesta en marcha del Plan de Ordenamiento Territorial, que establecerá los parámetros para el crecimiento de la frontera agropecuaria y la protección de nuestros bosques nativos.
Señores legisladores, cuando digo que juntos construyamos la Salta del futuro, los estoy convocando a construir hoy la Salta que soñamos y queremos, para todos y todas, aquí y ahora, pero también para nuestros niños, para nuestros jóvenes. No se trata de declamar o de soñar en vano, se trata de trazar el rumbo y trabajar sin descanso para lograrlo. Se trata de brindar posibilidades ciertas de bienestar y movilidad, centrando nuestros esfuerzos en una comunidad educada, que cultiva el trabajo, en la que el Estado garantiza la libertad y los derechos sociales: educación, trabajo, salud, vivienda, justicia, seguridad. (Aplausos)
El futuro lo estamos construyendo hoy entre todos. No tengan dudas, una Salta mejor es posible en cada rincón de nuestra Provincia.
No tengan la más mínima duda, unidos podremos alcanzar nuestros sueños.
He dicho miles de veces, pero no por ello con menos convicción, que Salta nos convoca a todos, nos reclama a todos.
Los desafíos que tenemos por delante no admiten mezquindades políticas ni cuestiones partidarias.
Nada, nada ni nadie podrá detener, amigos, este cambio.
Muchas gracias.
JUAN MANUEL URTUBEY

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada