mayo 25, 2014

Mensaje del Gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, en la apertura del período de sesiones ordinarias (2014)

MENSAJE
DEL
GOBERNADOR DE LA PROVINCIA DE SALTA 
Juan Manuel Urtubey 
EN LA APERTURA DEL 116° PERIODO DE SESIONES ORDINARIAS
EL 1° DE ABRIL DE  2014

Estar aquí es un honor para mí. No sólo por lo que significa este acto para la democracia, sino por lo que significa para un gobernador contarles a ustedes y al pueblo a quienes ustedes representan qué hemos hecho y que estamos haciendo. Ese mismo pueblo que también ha decidido que yo sea quien gobierna nuestra provincia por segunda vez con un apoyo mayoritario que sé que hay que mantener con gestión y políticas adecuadas y transformadoras, y que por supuesto se pone en juego cada mañana al comenzar mi trabajo. Venimos de un año político fuerte.
Tal vez el más agresivo desde que comenzó mi gestión. Creo que todos hemos aprendido una vez más que la gente está harta de rencillas y peleas que consideran, con justa razón, innecesarias. Debatir ideas sin agraviar no es una virtud, es una obligación que todos los funcionarios y dirigentes tenemos que cumplir. Sin doble juego ni ardides. Asumo mi responsabilidad en el error.
Asumo mi responsabilidad en el cambio. Hemos hecho mucho en estos años. Mucho. Con aciertos y con equivocaciones. Pero les puedo asegurar que el saldo es positivo. Positivo para la gente. Y creo que eso se debe al rumbo elegido y mantenido durante todo este tiempo. Hemos decidido crecer con todos los sectores de la economía, sin exclusiones. Pero siempre en el marco de la dignidad de todos los salteños, del derecho de todos sin olvidos ni olvidados. Este no es un gobierno que haya necesitado de enemigos para sostener sus banderas. Porque sé perfectamente que el verdadero enemigo no es un hombre, ni un sector de la economía ni una agrupación política. 
El enemigo en serio, el que acecha sin descanso, es el atraso. Y no viene sólo. Trae consigo la miseria, la pobreza, la ignorancia y el sometimiento. Y contra él peleamos todos los días. Hemos llevado agua a donde no había. Y sé que tenemos problemas con el agua. Hemos llevado luz dónde no había. Y lo seguiremos haciendo. Hemos llevado gas dónde parecía imposible hacerlo. 
Y vamos a continuar llevándolo. Hemos asfaltado caminos y calles. Sé que es difícil comprender la importancia de haberlo hecho para quienes nunca vivieron el barro en los pies de sus hijos al ir a la escuela. Pero continuaremos haciéndolo, tanto en la Ciudad de Salta como en el paraje más recóndito de nuestra provincia. Hemos levantado escuelas, hemos refaccionado y modernizado las existentes. Pero aún persisten algunas que son crueles para los niños y sus docentes.
Lo sé y trabajo personalmente en ello. Hemos llevado el secundario a donde la educación terminaba en el primario. Hemos ampliado enormemente la oferta educativa y su orientación hacia el empleo. Hemos puesto el mismo esmero para educar tanto a niños como a adultos. Eso es darles un presente digno y darnos a los salteños un futuro de esperanza. Hemos logrado bajar el desempleo a un 8 por ciento y sé que esa cifra es irrelevante frente a quien no tiene trabajo, pero estamos mucho mejor que hace unos años. Necesitamos más y mejores empleos. 
Ya contamos con 45 empresas sociales que son ejemplo para el país. Necesitamos más. Debemos encontrar maneras de darles todavía más incentivos a los empleadores. Y en eso estamos trabajando. Siempre he dicho lo mismo. No es justificativo ese dicho perverso de que “las cosas siempre fueron así”. Es nuestro deber que las cosas sean distintas, mejores y para siempre. Y en eso estamos. 
El año 2013 los salteños concurrimos varias veces a las urnas. No obstante esto, la tarea de gobierno no cesó un minuto. Hemos trabajado sin especulaciones continuando los objetivos trazados. Y todos ustedes pueden verlo en el informe completo que está en sus bancas. El país y la región enfrentan zozobras en la economía que se traducen en conflictos y tensiones sociales. Y que afecta a todos los sectores económicos. Por supuesto que los más desprotegidos llevan la peor parte. Estamos acostumbrados a las crisis en nuestro querido país. Pero no me escudaré en ellas. Salta está bien administrada y mejor preparada para aguantar el chubasco. Todos tenemos que poner un poco de esfuerzo para que las cosas continúen en su cauce, cómo pasó en todos estos años. Hablar de economía es hablar de producción. 
Debemos seguir trabajando para garantizar un ecosistema productivo, que permita crear y producir, en un marco de respeto, protección y generación de recursos naturales, creando las condiciones necesarias que nos permitan continuar el crecimiento que venimos transitando. El gran desafío de la gestión sigue siendo la generación de valor agregado en origen, lo que permite el desarrollo industrial, nuevos puestos de trabajo tecnificados y un desarrollo económico sustentable en el tiempo.
Seguimos sosteniendo, por sexto año consecutivo, la tasa más alta de crecimiento industrial. Con el avance de la agricultura en la zona núcleo, Salta se ha transformado en un potencial polo de desarrollo ganadero. Las oportunidades de crecimiento del sector y las políticas sostenidas en lo últimos años, nos han permitido sortear de la mejor manera posible una de las peores sequías que recordemos y nos hacen avizorar un gran futuro para la actividad. 
A fin de sostener y apoyar la ganadería estamos trabajando en la generación de mayores ventajas que permitan consolidar las políticas implementadas. Salta debe seguir estando a la vanguardia del desarrollo articulado entre el sector público y privado. Hemos trabajado codo a codo junto al sector privado para que las actividades productivas, comerciales y agroindustriales fortalezcan los lazos en un mundo cada vez más cercano. Los emprendedores deben sentir que Salta les brinda un ecosistema favorable para forjar su propio destino.
Seguiremos yendo en su búsqueda por toda la provincia, brindándoles herramientas para su propia realización y permitiéndoles, en su lugar y con su gente, que sean ellos, el motor del crecimiento. He dado durante toda mi gestión una batalla firme por debatir y cambiar el régimen de coparticipación federal. He propuesto una y mil veces la necesidad de darnos a todos los argentinos un sistema que evolucione conforme a los nuevos tiempos. Y lo sigo sosteniendo. 
El federalismo, el verdadero federalismo, es la herramienta de desarrollo más potente con la que puede contar una Nación. Las reformas introducidas en Salta con el proceso de fuerte descentralización de recursos es una muestra contundente de lo que puede pasar también en el país. Paradójicamente, podemos definirlo de la misma manera con que los romanos definían a la justicia: “dar a cada uno lo que le corresponde”. 
Ni más ni menos. Decía que se presenta un año difícil. Yo prefiero verlo como un año de trabajo y de unión. De desafíos compartidos. Y de una enorme responsabilidad para éste gobierno. Necesitamos estar unidos. Unidos en el disenso. Quiero escuchar a cada uno de ustedes. Y quiero que me escuchen. Es hora de que los salteños volvamos a ser ejemplo para el resto de nuestra amada Argentina. Ejemplo de diversidad de ideas y de calidad democrática. Ejemplo de coraje frente a las dificultades. Ejemplo de solidaridad ante nuestros hermanos que continúan marginados bajo el título oprobioso e incompleto de “pobreza”. Y es en esa senda de escuchar y ser escuchado que hemos logrado, por fin, poner en marcha el Consejo Económico y Social. 
Estoy convencido de que en muy poco tiempo será el escenario por excelencia para que toda la comunidad pueda participar de las Políticas Públicas, muchas de ellas definidas en el Plan de Desarrollo Estratégico Salta 2030. En él confluirán y surgirán recomendaciones o acciones concretas que hagan que la Provincia siga ganando en institucionalidad, legitimidad y representatividad.
Muchos temas han preocupado y preocupan a los salteños. La seguridad, la salud y la educación probablemente sean los más importantes. Permítanme incorporar uno más que considero fundamental: el flagelo de la desnutrición. La desnutrición debe incorporarse definitivamente a la agenda de los salteños. No es un invento periodístico. Es una realidad dolorosa que a veces se olvida o, lo que es peor, se considera natural. Con respecto a la seguridad de nuestra gente no seré yo el que se defienda con las estadísticas favorables de nuestra provincia frente al resto. 
Las cifras no alcanzan para quien sufre un hecho de violencia o la pérdida de algún bien. Me gustaría repasar con ustedes algunos datos que afirman la decisión de mi gobierno para garantizar la seguridad de los habitantes de toda la provincia. En poco más de seis años se fortalecieron recursos e infraestructura. Hoy contamos con 46 nuevos edificios policiales y del sistema penitenciario. Se incremento en más de un 50% la cantidad de policías y agentes del servicio penitenciario. Se rescataron 152 mujeres víctimas de trata de personas.
Se instalaron más de 400 cámaras de seguridad de un total de 1.100 que están en proceso de instalación. Accedieron 20 nuevos municipios al sistema de emergencia 911 De los 820 móviles operativos del sistema de seguridad, 570 han sido incorporados por nuestra gestión. Tengo el absoluto convencimiento de que debemos seguir fortaleciendo y modernizando la fuerza de seguridad. En este sentido, la creación del Centro de Coordinación Operativa de la Policía implica un nuevo esquema de trabajo por el cual se coordina la gestión operativa de la seguridad urbana entre las distintas divisiones y aéreas de la policía. 
Mediante la sectorización de las ciudades y un uso intensivo de la tecnología adquirida, estamos en condiciones de diagramar estrategias más eficientes y coordinar los recursos según las necesidades operativas en cada momento. Como resultado de este trabajo hemos logrado, en los meses de enero y febrero de 2014, atender más de 2000 incidentes registrados por las cámaras de seguridad, que llevaron a la detención de 59 personas por los distintos ilícitos cometidos, al secuestro de vehículos, droga y dinero en efectivo entre otras cosas. 
La inseguridad y el narcotráfico van de la mano. Nuestras fronteras son aún permeables a este delito impiadoso y atroz. Pero que esta cuestión sea federal, y no provincial, no es justificativo para cruzarse de brazos. Hemos conseguido juzgar al microtráfico en Tribunales salteños. Es el microtráfico el que mata a nuestros jóvenes.
Ese vendedor de paco que desde su casa, y como vecino, condena sin contemplaciones a los chicos. Vamos contra ellos con toda la fuerza que nos da la ley. Algunos llaman a estos delincuentes “perejiles”. Esos perejiles son causantes del dolor de muchas familias. Y ahora son nuestra responsabilidad. No habrá contemplaciones. Contamos con policías, fiscales y jueces salteños para cuidar y proteger a nuestra gente. 
El impulso de este gobierno a las leyes de reforma al código procesal penal y a la desfederalización de causas vinculadas a la venta de drogas posibilitó que en Salta, a solo 70 días de haber sido detenido, un delincuente reciba su condena cumpliendo con el debido proceso. La gente exige que este accionar continúe. Nunca se puede estar conforme con respecto a la atención de la salud de nuestra gente. No obstante, el trabajo permanente y con objetivos claros da sus frutos. En el año 2013 inauguramos el Hospital Papa Francisco en la zona sur de la ciudad de Salta. Se trató de una inauguración parcial y progresiva y en muy poco tiempo estarán en funcionamiento el cien por ciento de los servicios programados. 
Con una enorme oferta de especialidades, capacidad de 60 camas y 310 personas trabajando, el hospital Papa Francisco mejorará en forma sustancial el acceso a la salud de una población estimada en 210.000 vecinos, constituyéndose en el centro de referencia de los centros de salud del área operativa respectiva. Cuando se encuentre operando a pleno, el hospital logrará una disminución de un veinte por ciento de la tarea de los hospitales de mayor complejidad. En esta misma línea se inscribe la pronta inauguración de los nuevos hospitales en Embarcación y El Quebrachal, que sumados a la gran cantidad de obras de ampliación y refuncionalización de los hospitales en prácticamente toda la provincia y a la restructuración del primer nivel de atención, garantizará, de una buena vez por todas, el acceso a la salud para todos los salteños. Señores el acceso a la salud pública no es un lujo.
Es un derecho de cada uno de nuestros hermanos. El hospital San Bernardo es y ha sido motivo de orgullo para todos los salteños y debe seguir siéndolo. Por eso he tomado la decisión de invertir más de 200 millones de pesos para hacer del hospital San Bernardo el centro de referencia de todo el norte argentino. Como dije anteriormente la desnutrición es un tema importante de nuestra agenda. 
Que existe desde hace mucho. Y que podemos erradicarla juntos y con ayuda de expertos nacionales e internacionales. No hacerlo, ponerla bajo la alfombra, es resignarse a la muerte de un niño, de una niña, del futuro. No me resigno y les pido su ayuda. Hablemos con nuestros hijos y con nuestros padres del tema. Critíquenme, cuestiónenme. Pero no nos mintamos. Hablamos de nuestros hermanos. 
Frente a esto, hemos trabajado fuertemente en una lucha que no debe detenerse nunca. Al día de hoy tenemos una población infantil de 108.300 chicos de entre 0 y 5 años con control nutricional sobre un total aproximado de 150.000 niños. Representan el 72,8% de ésta población. Esto nos ha permitido contar con un registro preciso de los niños con déficit nutricional y atacar el problema con todas las herramientas que podemos. Quiero destacar la tarea que se lleva a cabo en los Centros de Recuperación Nutricional. En el año 2013 se ingresaron 322 niños de alto riesgo con déficit nutricional severo y se logró recuperar al 100% de ellos. 
Desde el Estado, coordinamos y realizamos tareas conjuntas de los Ministerios de Salud y de Derechos humanos junto a UNICEF y la Fundación CONIN. La generosidad, el apoyo y la eficiencia de estas entidades hacen que no estemos solos en la tarea. Que contemos con el apoyo y la enseñanza de los mejores. Hemos realizado infinidades de trabajos educacionales y sociales con la población en riesgo. Y debemos insistir, convencer y explicar mucho más todavía. El dolor de nuestros hermanos, que continúan sufriéndolo pese a lo que hacemos, nos impide cualquier atisbo de conformidad. 
Hay que trabajar más, mejor y no mirar para otro lado. En esa tarea en conjunto es que estamos construyendo un centro CONIN en Morillo, y tenemos acciones directas en forma permanente no solo a través de nuestros agentes sanitarios y servicios de salud, sino también con la colaboración de la Fundación. Pronto haremos lo mismo en la Ciudad de Salta. En definitiva es esa articulación entre el Estado y las organizaciones intermedias con experiencia probada en las diferentes tareas que más nos ocupan, lo que va a permitir potenciar nuestra acción, por ello hemos comenzado ya la construcción de los nuevos edificios para la Casa del Niño y Fundación Hope. 
La educación de nuestros niños y jóvenes ha experimentado una importante mejora cualitativa y cuantitativa. Estamos cansados de escuchar que no hay futuro sin educación. Yo prefiero decir que ni siquiera hay presente sin ella. La educación forma y educa, asiste y contiene, transforma y mejora. Trabajamos en un sistema educativo inclusivo y de calidad que garantiza a todos el derecho a la educación. Hemos abierto 110 ofertas secundarias en parajes y localidades en los últimos 3 años. Cubrimos el 100% de los departamentos con educación superior.
En los últimos 6 años extendimos la oferta de educación superior a 20 municipios que nunca antes contaron con ella. Hemos creado y desarrollado un sistema de becas que distingue el mérito académico y que fomenta el estudio de carreras prioritarias para el desarrollo de la provincia. Ampliamos la oferta para nuestros pueblos originarios, contando en la actualidad con más de 31.600 alumnos. Abrimos 9 profesorados para la formación docente con la modalidad intercultural bilingüe. 
La enorme mayoría de los jóvenes de pueblos originarios cuentan con becas para estudios superiores. Continuamos profundizando una política de más tiempo en la escuela, que contribuya a la formación integral de la persona. Ya contamos con más de 370 establecimientos que implementan jornada extendida. 
De ellos, a partir de este año los alumnos de 10 colegios secundarios, estarán en condiciones de certificar sus estudios de inglés. Son muchísimos los avances logrados entre el Estado Provincial, los docentes y el alumnado. Les acabo de contar sólo un puñado de las medidas y cambios introducidos. Dios nos permita que el próximo año sean aún más las mejoras en un sistema que nos hace crecer a todos, alumnos o no. 
El tema de la vivienda es trascendente. Es una preocupación y una necesidad de nuestra gente. En consecuencia hemos decidido solicitarle al Consejo Económico Social que se encargue de analizar y auditar las nuevas preadjudicaciones de viviendas que se realicen a través del IPV, a efectos de garantizar aún más la correcta adjudicación de las mismas. En el año 2013 se entregó la mayor cantidad de viviendas financiadas con fondos públicos en la historia del organismo. 
Hemos elevado el promedio anual de entrega un 47%, así y todo no alcanza, el esfuerzo debe ser todavía mayor, para ello también hemos puesto en funcionamiento una oficina provincial que coordina acciones con el ANSES y el Banco Hipotecario en el marco del programa PROCREAR.” La Obra Pública ha sido y es la síntesis de lo que entiendo por gestión. Es a partir de ella que un gobierno puede decidir entre inclusión y exclusión. 
Es la Obra Pública la que permite que todos entendamos que, lo que es natural para nosotros, es un deseo casi desesperanzado de nuestros hermanos. Hablo de luz, de agua, de cloacas, de pavimento, de caminos, de salas y hospitales, de escuelas. Mucha de esa obra no se ve. Se vive todos los días. 
Y le ha cambiado la vida a miles de familias. Muchas veces, debajo del suelo por donde caminamos, hay metros y metros de cañerías que acaban con braseros, con la búsqueda de agua con un balde, con condiciones de vida injustas. Entiendo que nadie se saca una foto al lado de un caño. Pero imaginen la foto de una familia que cocina en una hornalla por primera vez. Para muchos de nosotros es inimaginable. Para todos ellos es un cambio trascendente, como el que vivirán en la Puna, las familias de Olacapato, Salar de Pocitos, Tolar Grande y Cobres con la construcción de nuevos gasoductos.
La calidad institucional ha sido siempre un objetivo central de esta gestión. Con la misma fuerza que impulsé el voto electrónico, remitiré a la Legislatura una serie de proyectos de leyes tendientes a establecer mecanismos institucionales que profundicen mayor transparencia y control sobre el funcionamiento de las instituciones del Estado y el desempeño de los servidores públicos. Quiero mencionar especialmente el proyecto de Ley de Administración Financiera y la reforma parcial a la ley de contrataciones del Estado. 
Por otra parte, quiero contarles lo que ya saben. Salta continúa siendo un ejemplo para el turismo del país y del mundo. Los números así lo demuestran. Y tal vez sea precisamente el turismo el mejor ejemplo de lo que significa una política de Estado. No tengo empacho en decir que el gobierno que nos precedió realizó un importante trabajo en este sentido. 
Trabajo que profundizamos y expandimos logrando un éxito importante para el empleo, la inversión y el desarrollo de los salteños. La difusión de nuestra cultura, el apoyo a los artistas y el acceso popular a aquellas áreas que parecían reservadas a una elite ilustrada fue otra constante de nuestra gestión.
El arte salteño tiene un único dueño: su pueblo. Y cuando hablamos de apoyo a los artistas me refiero a cosas concretas, ayer he firmado el decreto por el que los salteños reconocidos con el mérito artístico cuentan, a partir de ahora, con la cobertura de la obra social provincial. Nuestra provincia necesita de todos. De lo mejor de nosotros. De la generosidad de espíritu que puede superar cualquier obstáculo. Y todos debemos recordarlo. No pretendo que todos estemos de acuerdo ni mucho menos. 
Pido humildemente que pensemos en qué esperan de nosotros los que nada esperan, los que nada tienen. Hagamos de este año complicado un año del que estemos orgullosos. Tenemos hombres y mujeres en toda la provincia que lo merecen. No me dejaré vencer por nada. Ni el desánimo de algunos, ni las críticas injustas me alejarán de mis obligaciones con la gente. Y tampoco me alejarán de esas obligaciones el aplauso fácil y el elogio inmerecido. 
Me comprometo como Gobernador de todos los salteños a superarme, a mejorar, a cambiar lo que hago mal y a profundizar mucho más lo que hago bien. El pueblo me puso dos veces en este lugar. Y es ese pueblo el que juzgará cómo hice las cosas. Para terminar quisiera recordar una frase del querido Papa Francisco que nos ilumina cada día con su humildad y su infinita capacidad: "Ningún esfuerzo de pacificación será duradero, ni habrá armonía y felicidad para una sociedad que ignora, que margina y abandona en la periferia una parte de sí misma" El camino para hacer esto posible nos lo enseño mi admirada Madre Teresa, “Dar hasta que duela y cuando duela dar todavía más.” 
Muchas gracias a todos.
JUAN MANUEL URTUBEY

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada