enero 16, 2011

“Sangre y hierro” (en inglés: «Blood and Iron», y en alemán: « Blut und Eisen») Discurso del Primer Ministro prusiano, Otto Von Bismarck, en la Comisión de Presupuesto del Parlamento Prusiano (1862) -Versión en español-

DISCURSO EN LA COMISION DE PRESUPUESTO DEL PARLAMENTO PRUSIANO
Sangre y hierro” (en inglés: «Blood and Iron», y en alemán: « Blut und Eisen»)
Otto Von Bismarck [1]
[30 de Septiembre de 1862]

Bismarck responde a los extensos argumentos de Max von Forckenbeck sobre el presupuesto, el art. 99 de la Constitución y sobre el deseo del pueblo a un servicio militar abreviado:
______________
Me gustaría entrar en el presupuesto para 1862, aunque sin hacer una declaración perjudicial. Un abuso de los derechos constitucionales puede ser realizado por cualquiera de las partes, lo que luego daría lugar a una reacción desde el otro lado.
La Corona, por ejemplo, puede disolver el Parlamento doce veces en un período, lo que sin duda le sería permitido de acuerdo con la letra de la Constitución, pero sería un abuso.
Se podría fácilmente rechazar los recortes excesivos en el presupuesto. Sería difícil saber dónde trazar allí la línea. ¿Sería en 6 millones? ¿En 16? ¿O en 60?
Hay miembros de la Asociación Nacional [Nationalverein] de esta asociación, sumamente estimados, que han logrado una reputación debido a la justicia de sus demandas, y han declarado que todos los ejércitos permanentes son superfluos. Bueno… ¿Y si fuera una asamblea pública la que diera este punto de vista? ¿Tendría un gobierno que rechazarlo?
Se hablaba de la sobriedad de los prusianos. ¡Sí!, de la gran independencia del individuo que hace difícil gobernar en Prusia con la constitución o consolidar la Constitución.
En Francia las cosas son diferentes, allí la independencia individual es insuficiente. Una crisis constitucional no sería vergonzosa, pero en cambio sería honorable.
Además, estamos tal vez demasiado bien educados para apoyar una constitución. Somos demasiado críticos. La capacidad para evaluar las medidas del gobierno y los registros de la asamblea pública son demasiado comunes. En el país hay una gran cantidad de personajes Catilina [2] (conspirativos) que tienen un gran interés en las insurreciones. Esto puede sonar paradójico, pero todo ello demuestra lo difícil que es la vida constitucional en Prusia.
Por otra parte, uno es demasiado sensible sobre los errores del gobierno, como si fuera bastante decir que esto o ese ministro del gabinete cometió los errores, como si uno mismo no fuera adversamente afectado. La opinión pública cambia, la prensa no es lo mismo que la opinión pública. Uno sabe cómo es la prensa escrita.
Los miembros del Parlamento tienen un deber más alto, liderar la opinión, y situarse por encima de ella. Somos demasiado apasionados. Tenemos una preferencia para poner una armadura que es demasiado grande para nuestro pequeño cuerpo. Y ahora, en realidad, se supone que la utilizamos.
Alemania no está buscando el liberalismo de Prusia, sino su poder. Baviera, Württemberg, Baden pueden disfrutar del liberalismo, y sin embargo nadie les asignará el papel de Prusia.
Prusia tiene que unirse y concentrar su poder para el momento oportuno, que ya ha pasado por alto varias veces.
Las fronteras de Prusia fijadas por el Tratado de Viena de 1814-15 no favorecen un desarrollo sano del Estado; los grandes problemas de la época no se resolverán con discursos y decisiones tomadas por mayoría —éste fue el tremendo error de 1848 y 1849—, sino con sangre y hierro.
La apropiación del último año se ha llevado a cabo, por cualquier motivo, lo que constituye una cuestión de indiferencia. Yo mismo estoy buscando sinceramente el camino de un acuerdo que no depende de mí únicamente.
Habría sido mejor si la Cámara no hubiera cometido un hecho consumado. Si no hay ningún presupuesto, entonces es una tabla rasa. La Constitución no ofrece ninguna salida, entonces es una interpretación en contra de otra interpretación. “Summum jus, summa iniuria” [Cicerón: La ley suprema puede ser la mayor injusticia], la letra mata.
Me alegro de la observación de la que habla, sobre la posibilidad de otra resolución de la Cámara con motivo de un proyecto de ley que permita la perspectiva de un acuerdo. Él, también, está buscando este puente. Cuando podría encontrarlo es incierto.
Lograr un presupuesto este año es casi imposible dado el tiempo. Estamos en circunstancias excepcionales. El principio de puntualidad para presentar el presupuesto también es reconocido por el gobierno, pero se dice que ya prometieron y no lo mantienen. Y ahora es "Por supuesto que pueden confiar en nosotros como personas honestas."
No estoy de acuerdo con la interpelación, de que es inconstitucional hacer gastos cuya autorización había sido rechazada. Para cada interpretación, es necesario ponerse de acuerdo sobre los tres factores.
OTTO EDUARD LEOPOLD VON BISMARCK-SCHÖNHAUSEN

Traducción libre: © www.constitucionweb.com
[1] El entonces Primer Ministro prusiano Otto von Bismarck –luego, 1° Canciller de Alemania- pronunció su famoso discurso que ha pasado a la historia con el título "sangre y hierro". Su contexto tiene que ver con su política encaminada a afirmar el poder del monarca frente a la amenaza que representada entonces el Parlamento. Por eso retiró la propuesta de presupuesto para 1863 y prefirió entablar negociaciones secretas con los líderes liberales. Pero, a la vez, quiso dejar claro que las posibilidades de la unificación alemana pasaban por un Ejército y por un Estado fuerte. Las grandes cuestiones advirtió en su discurso de 30 de septiembre de 1862- no se decidían con discursos y votaciones, sino "con sangre y hierro". La realidad es que pretendía manos libres para sacar adelante su política pero la insistencia de la Cámara en el control presupuestario, le llevó a prescindir de la misma, interpretando que la Constitución daba atribuciones al monarca para aprobar el presupuesto contando sólo con la Cámara alta, y resolver así el conflicto constitucional planteado.
Bismarck, en cualquier caso, es considerado el fundador del Estado alemán moderno. Llegó a llamarselo "Canciller de Hierro" por su mano dura al tratar temas encaminados con su país y determinación, que incluía la creación de un sistema de alianzas internacionales que aseguraran la supremacía de Alemania, conocido como el Reich.
[2] Catilina es el personaje de Cicerón de su obra: "Catilinaria", cuya conjura para quedarse con el poder absoluto da a conocer al Senado de Roma en el 63 aC. La Primera Catilinaria comienza con esta oración: ¿Hasta cuando, Catilina, abusarás de nuestra paciencia?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada