abril 14, 2011

Carta Pastoral: "La ley de lemas es un fraude político" Joaquín Piña, obispo emérito de Puerto Iguazú (2007)

CARTA PASTORAL
LA LEY DE LEMAS ES UN FRAUDE JURÍDICO
Mons. Joaquín Piña, obispo emérito de Puerto Iguazú
[9 de Septiembre de 2007]

El año pasado nos juntamos en un frente multisectorial para evitar la reforma de la Constitución, que iba a permitir que un gobierno casi feudal se perpetuara en el poder.
Yo nunca pensé en encabezar semejante lucha, que parecía una quimera ante semejante poderío económico del oficialismo y el clientelismo que vio todo el país. Pero ante el insistente pedido de la ciudadanía honesta de mi Provincia, no tuve otra alternativa que aceptar.
Hoy, a diez meses de aquella circunstancia histórica para Misiones y el país, estamos ante un nuevo atropello a la sociedad, tan grave como el anterior.
Evidentemente que la “Ley de Lemas” es un fraude jurídico y moral, un atropello a la dignidad, a la inteligencia y un abuso deshonroso de la paciencia de los misioneros. ¿No aprendieron nada nuestros políticos del 29 de octubre pasado?
Desde el “Frente por la Dignidad” esperamos hasta hoy qué reacciones de auto-limitación y de humildad podrían expresar los demás sectores políticos para que la vergüenza no se instale otra vez en Misiones, para que la gente deje de sentir que le pisotean sus derechos, su voluntad de votar al más querido y confiable, y no tener que aceptar a cualquiera porque esta Ley hizo la trampa.
En vez de esto, algunos incluso defendieron el sistema. Y otros pidieron el desdoblamiento de las elecciones, pero sin cambiar las reglas de juego. Otros hicieron alarde de sus contactos nacionales, o se hicieron los sordos. Algunos prometieron acciones judiciales y otros dijeron que van a revisar la ley el año que viene, cuando ya el daño sea irreparable.
Pero ninguno de los que tienen en sus manos la solución dijo: es hora de que empiecen a respetar a la gente en su dignidad.
Quedó de manifiesto que en todo este tema hay una real voluntad de perpetuarse en el poder los mismos de siempre y sin posibilidad de un cambio que exprese la voluntad de los misioneros. Ante esta situación, hago un llamado a la ciudadanía en defensa de la democracia que, una vez más, está en peligro.
A los políticos les pedimos que reflexionen, y ya mismo suspendan las elecciones municipales (que se podrían tener en noviembre), y convoquen urgentemente a la Legislatura Provincial para derogar esta vergüenza de la Ley de Lemas antes del 28 de octubre.
No digan que ya es tarde. Cuando hay voluntad política es posible, como cuando en 2006 llamaron a elecciones constituyentes. En poquísimos días se armó todo.
Es preciso que los misioneros nos sintamos respetados, porque la cantidad de sub-lemas que se han presentado, los millones que se van a gastar en estas elecciones, el fraude a la voluntad popular y el escándalo nacional que va a ser el 28 de octubre, no demuestran el más mínimo respeto por la ciudadanía.
Hago este llamado en la espera de una respuesta positiva, que permita que la voluntad popular sea honrada y respetada cabalmente.
Si no lo fuese, el pueblo se podrá hacer escuchar en la forma que crea más conveniente y seguramente que sus voces serán más fuertes que las de este pobre Obispo emérito.

Mons. Joaquín Piña Batllevell, obispo emérito de Puerto Iguazú

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada