febrero 24, 2012

Mensaje del Jefe de Gobierno Aníbal Ibarra, en la apertura de sesiones de la Legislatura (2001)

MENSAJE
DEL
JEFE DE GOBIERNO DE LA CIUDAD AUTONOMA DE BUENOS AIRES
Aníbal Ibarra
AL ABRIR LAS SESIONES EN LA LEGISLATURA
EL 1° DE MARZO DE 2001

Señoras legisladoras y señores legisladores: vengo a esta Legislatura para rendir cuenta, ante ustedes y el pueblo de la ciudad, de lo actuado en los primeros siete meses de gestión, y para anunciar las principales líneas de acción que impulsaremos en este nuevo período.
Estamos iniciando el primer período legislativo ordinario completo de nuestro mandato. Desde el primer día, nos comprometimos a estar cerca de la gente de nuestra ciudad, al lado de los vecinos que esperan respuestas concretas e inmediatas.
Han sido siete meses intensos y, por momentos, difíciles. En estos siete meses, afrontamos desafíos de distinta naturaleza. Algunos problemas tienen soluciones que pueden instrumentarse en plazos cortos y perentorios. Otros, en cambio –aquéllos que tienen dimensiones estructurales y valor estratégico–, requieren de tiempos más largos. Trabajamos en ambos sentidos con la misma intensidad.
Encontramos a la ciudad en buena situación fiscal y financiera, con las cuentas ordenadas y el gasto controlado. En estos siete meses, señores legisladores, y en un contexto nacional recesivo, hemos mejorado la recaudación fiscal. Hoy, las cuentas de la ciudad presentan superávit operativo.
En estos siete meses, hemos mejorado las calificaciones de riesgo de la ciudad. Buenos Aires es hoy el distrito mejor calificado del país, incluida la Nación, y esto se refleja en las tasas que debe pagar por su financiamiento.
El esfuerzo por ordenar las cuentas públicas ha permitido que la ciudad haya ido disminuyendo el peso de su deuda pública, pudiendo liberar recursos que antes se destinaban al pago de intereses.
Hace siete meses nos comprometimos a cuidar los dineros públicos. Lo estamos cumpliendo. Esta circunstancia ventajosa, fundada en el trabajo de la administración De la Rúa, nos permitió plantear una nueva etapa orientada hacia un modelo de desarrollo económico y social más integrador y más equitativo. Pero, al mismo tiempo, nos encontramos con los efectos de décadas, y a veces casi un siglo, de desinversión y abandono en materia de obras hidráulicas, edificios escolares, hospitales y pavimentos.
La administración De la Rúa ya había diagnosticado estas deficiencias y para atacarlas había elaborado su Plan Trienal de Inversiones.
Si bien es cierto que durante la administración anterior se tomaron las primeras decisiones de inversión en infraestructura urbana –especialmente orientadas a renovar los sistemas hidráulicos y de transporte–, nosotros debimos programar un conjunto de intervenciones que resolviera las emergencias del corto plazo y profundizara las intervenciones estructurales.
En este contexto, la situación provocada por las recientes inundaciones exige una explicación particular. La Ciudad viene padeciendo un régimen de lluvias extraordinario
–hoy es una prueba de ello– que, combinado con factores estructurales –un sistema hidráulico insuficiente y obsoleto, y una expansión edilicia que reduce la capacidad de escurrimiento–, resultó en la inundación del 24 de enero.
Trabajamos para controlar definitivamente las inundaciones. El Plan Hidráulico significa una inversión de más de 50 millones de pesos en obras que están en ejecución o previstas para el presente período en todo el territorio urbano.
Sin desmedro de las obras en marcha o prontas a iniciarse, hemos centrado nuestra acción en el Programa de Protección contra Inundaciones, financiado por el Banco Mundial, y cuyo núcleo consiste en la ejecución de un Plan Director de Ordenamiento Hidráulico y la elaboración del Proyecto Ejecutivo para la cuenca del arroyo Maldonado. La formulación adecuada de este proyecto es de fundamental importancia, porque el Banco Mundial ya ha incluido en su programa el financiamiento de las obras, que demandarán una inversión cercana a los 150 millones de pesos.
Lo cierto es que la gran inundación ya ocurrió: provocó pérdidas de vidas y enormes daños materiales. Ante la emergencia y para paliar los efectos de la inundación, dispusimos la creación de un Fondo de Asistencia a los Vecinos de 7 millones de pesos destinado a dar ayuda directa a los damnificados; a subsidiar créditos a una tasa del 6 por ciento anual con un período de gracia para el pago de la primera cuota; a reducir las contribuciones por Alumbrado, Barrido y Limpieza; a compensar a los propietarios de automóviles dañados a través de una reducción por suma fija en el impuesto a la Patente Automotor, y a entregar subsidios a comerciantes para garantizar la continuidad de su giro comercial y defender las fuentes de trabajo.
Para prevenir los efectos de nuevas inundaciones, dispusimos crear una estación de alerta meteorológica que atienda las condiciones climáticas de la Ciudad de Buenos Aires y 4 bases fijas de Defensa Civil en las zonas de mayor riesgo, provistas del equipamiento adecuado para responder a la emergencia.
Para controlar las inundaciones en el corto plazo, dispusimos la iniciación de las obras en el canal aliviador del arroyo Vega, con una primera inversión de 8 millones de pesos.
Entre otras acciones que tienen plazos de realización perentorios, hemos convenido con el Municipio de General San Martín la limpieza del cuenco regulador de Villa Martelli; hemos convenido con la empresa autopistas del Sol la desobstrucción de las alcantarillas laterales de la Avenida General Paz; hemos convenido con el club Atlanta y el club Argentinos Juniors la realización de estudios de factibilidad para disponer de los subsuelos de los estadios como tanques reservorios.
Señores legisladores: tenemos plena conciencia de la gravedad de la situación. Comprendemos la indignación de los vecinos damnificados; hemos estado con ellos, en sus barrios y en sus casas, escuchándolos y prestándoles asistencia. Muchos de ellos nos reconocieron que era la primera vez que un gobierno respondía a sus urgencias. La solución definitiva sólo llegará con trabajo, inversión e ingeniería. Como todas las acciones humanas orientadas a controlar los desbordes naturales, también en este caso se requiere de un esfuerzo persistente.
Señoras legisladoras, señores legisladores: en estos primeros siete meses, instrumentamos un programa de emergencia para la reparación de las calzadas que se encontraban al borde del colapso.
Al mismo tiempo, pusimos en marcha el primer Plan de Repavimentación Integral de la Ciudad, una intervención de gran escala que permitirá recuperar la casi totalidad de las veredas y calzadas de Buenos Aires.
Sólo en este año, vamos a pavimentar 2000 cuadras y a reparar 19 mil veredas.
En estos siete meses, hemos reconstruido enteramente, por primera vez en la historia, el edificio del Colegio Nacional Mariano Moreno. En estos siete meses, y después de 98 años de espera, le hemos dado un edificio propio al Instituto del Profesorado Joaquín V. González.
En estos siete meses pusimos en práctica la primera etapa de una campaña destinada a ordenar el tránsito automotor de la ciudad –uno de los más anómicos y peligrosos del mundo–; logramos controlar el exceso de velocidad y el mal estacionamiento en arterias de alta circulación, que eran los objetivos específicos.
En estos siete meses, y después de una década de congelamiento de vacantes y de reducción de la planta de personal, hemos revertido el rumbo y estamos incorporando 250 enfermeras a los hospitales públicos.
En estos siete meses, y después de una década de postergación producida por la política de ajuste, hemos decidido hacer efectivo el nombramiento del plantel jerárquico de profesionales de nuestros hospitales.
En estos siete meses, y después de más de doce años de indiferencia, hemos resuelto el problema de casi seis mil familias que habitan en ocho barrios de la zona sur construidos por la Comisión Municipal de la Vivienda, y hemos iniciado la escrituración de los inmuebles.
En estos siete meses, hemos iniciado el traspaso de competencias judiciales de la Nación a la Ciudad, y hemos inaugurado el camino hacia la plena autonomía judicial de la Ciudad.
Señores legisladores, en estos siete meses, a través de la primera campaña masiva y gratuita de documentación en la zona sur, hemos devuelto derechos de ciudadanía a vecinos que los habían perdido por la erosión que provoca la pobreza.
En estos siete meses, hemos reabierto para los vecinos de la ciudad el circuito KDT; hemos abierto 26 sedes de colonias de verano que recibieron 11200 chicos, un 25 por ciento más que el año anterior.
A la par de las respuestas más cercanas a los vecinos, están también las respuestas estratégicas, de largo plazo que una ciudad de la magnitud de Buenos Aires reclama. También trabajamos para ejecutarlas.
El Gobierno Nacional y el Gobierno de la Ciudad tienen una agenda común de intervenciones en áreas estratégicas para el desarrollo de la ciudad. La rezonificación del área de Retiro y el Puerto –cuyo proyecto pondremos a consideración de esta Legislatura en el transcurso de este período–, el replanteo de las terminales portuarias y aeroportuarias, la terminación de la autopista ribereña –que se ejecutará sin generar barreras entre el área central, Puerto Madero y la costa– son proyectos de desarrollo urbano con valor estratégico que requieren el acuerdo entre las partes.
Señoras legisladoras, señores legisladores: antes de asumir el cargo, pero ya habiendo sido electo, solicité a la Legislatura la aprobación de una serie de leyes que consideraba imprescindibles para iniciar de inmediato algunas de nuestras políticas estratégicas.
La Ley de Mobiliario Urbano nos ha permitido convocar a una licitación internacional para la renovación de una parte significativa de este equipamiento público, que se realizará sin costo para la ciudad y con la modalidad de concesión del uso del espacio público con explotación publicitaria.
La licitación nos permitirá contar con un nuevo mobiliario urbano en todo el territorio. Mejorará el espacio público, generará mayores ingresos fiscales y contribuirá al desarrollo de la industria nacional, merced a la cláusula que obliga a que no menos del 75 por ciento de los elementos sean fabricados en el país.
La creación de la Corporación del Sur nos ha permitido constituir un directorio pluripartidario, dotar de sede propia al organismo y ponerlo en funcionamiento.
Durante el presente año, la Corporación completará el relevamiento y la tasación de los inmuebles de dominio privado que constituirán el fideicomiso administrativo. El organismo ya ha concluido la elaboración del Plan Maestro, que será presentado en los próximos días. Entre las iniciativas fundamentales que incluye, quiero resaltar la creación de tres polos productivos. El primero será un centro de diseño y producción de muebles que se organizará a través de ocho empresas industriales que buscan asociarse entre sí para mejorar su eficiencia. El segundo polo industrial se generará en torno a la industria del juguete. En este caso, trece pequeñas y medianas empresas productoras de juguetes que sobrevivieron a la apertura y a la recesión se asociarán para aumentar su competitividad. El tercer polo productivo se organizará alrededor de la asociación y localización de cuatro empresas de robótica.
La Corporación apuesta a poner en valor la zona mediante tres complejos residenciales que complementarán al nuevo centro generado en torno al cruce de las avenidas Cruz y Escalada, en el mismo sector donde se levantarán el Centro de Convenciones y el Estadio Cubierto de Voley de la Ciudad. Es un proyecto ambicioso, que busca desarrollar viviendas de calidad destinadas a sectores medios en un barrio deteriorado como Villa Lugano.
Las licitaciones de las obras del Centro de Convenciones de la Ciudad y del estadio cubierto deportivo –donde se llevará a cabo el Mundial de Voley 2002–, se encuentran en etapa preparatoria. La Corporación del Sur está actuando como consultora de los inversores interesados en la construcción del estadio, con el objetivo de garantizar que al menos un grupo inversor esté en condiciones de hacerse cargo de la explotación comercial más allá del año 2002.
También la Corporación del Sur trabaja en el traslado del Mercado Nacional de Hacienda fuera de los límites de la ciudad. Queremos que para septiembre del 2002 las treinta y dos manzanas del Mercado de Liniers pasen a la Ciudad de Buenos Aires.
También está en marcha el proceso licitatorio para el desguace y la compactación de autos abandonados y chatarra que va a permitir liberar los cementerios de autos que están en la zona sur e incorporar esos terrenos al desarrollo urbanístico.
Señoras legisladoras, señores legisladores: las políticas de recuperación de la zona sur no se agotan en las iniciativas de la Corporación.
Todas las acciones de este gobierno están unificadas por un principio transversal: el de privilegiar las intervenciones del sector público en el área sur de la ciudad.
Es una instrucción dada a los secretarios, cuyos resultados pueden verificarse en las acciones de gobierno. Y es también una convicción de todos los integrantes del gabinete. El Sur es nuestra meta.
Soy un convencido de que el Sur es nuestra gran reserva estratégica. Su desarrollo provocará un impacto múltiple: hará de Buenos Aires una ciudad económicamente más competitiva, territorial y demográficamente más integrada, y socialmente más justa.
Señores legisladores :en la intervención que con mayor claridad se verifica este principio de nuestra política es en la nueva traza de la red de subterráneos.
La primera etapa se realizará en un plazo de entre seis y ocho años, e incluye la terminación de la ya iniciada línea H, que unirá Pompeya con Retiro, y la construcción de tres nuevas líneas: la F, que unirá Plaza Constitución con Plaza Italia; la G, que unirá el Cid Campeador con Retiro, y la I, que unirá Parque Chacabuco con Plaza Italia. Con la realización de estos proyectos la configuración actual –predominantemente radial y concéntrica– derivará en un esquema más equilibrado, con un aumento de las líneas transversales.
Las nuevas líneas unirán el sur y el norte de la ciudad, y todas las obras se iniciarán por el sur. La ampliación de la red supone agregarle 32 kilómetros a la red en funcionamiento, que tiene 47 kilómetros. Y hoy traigo a esta Legislatura el proyecto de ley para la autorización de las trazas de las nuevas líneas de subterráneo.
Señoras legisladoras y señores legisladores: al asumir el Gobierno propusimos una política de desarrollo económico que aprovechara las ventajas y oportunidades de la Ciudad de Buenos Aires. Formulamos entonces una política estratégica basada en el impulso a la innovación tecnológica de las empresas, en la incorporación de diseño y calidad a sus productos, en la promoción de polos especializados, en la inducción de prácticas asociativas y de integración entre empresas y en el impulso a nuevas actividades económicas.
En los primeros siete meses cumplimos con nuestro compromiso de implementar el Programa de Ecualización de Tasas de Interés para pequeñas y medianas empresas.
Quiero agradecerle a esta Legislatura la aprobación del fondo correspondiente, que hoy nos permite otorgar créditos a cinco años de plazo con una tasa de interés subsidiada de ocho por ciento en general y de siete por ciento para aquellos proyectos que se localicen en la Zona Sur.
Las tasas de interés más bajas del país se encuentran en nuestra ciudad; y las tasas más bajas de la ciudad, en el sur. De esta manera, estamos apoyando de un modo concreto e inmediato a las pequeñas y medianas empresas; estamos ayudando a su financiamiento; estamos alentando proyectos de inversión, y estamos promoviendo la creación de nuevas fuentes de trabajo.
Para promover la incorporación de calidad a los productos de la ciudad estamos ampliando y reequipando el Laboratorio de Ensayo de Materiales de modo que pueda certificar normas de calidad. Queremos que las pequeñas y medianas empresas puedan obtener certificaciones de calidad a un costo compatible con su giro comercial.
Hemos iniciado la construcción del Centro Metropolitano de Diseño en el antiguo Mercado del Pescado, en Barracas. Las obras de refacción del edificio están en marcha, y estamos llamando a concurso para la formulación del proyecto definitivo del Centro.
Para acelerar los tiempos de gestión hemos iniciado en paralelo la construcción de un Centro de Diseño a escala piloto en un predio lindero al del Mercado del Pescado, que comenzará a funcionar en unos meses y que se integrará más tarde al proyecto definitivo.
En poco tiempo más la ciudad tendrá su incubadora de empresas de diseño y estará dando asistencia técnica a las empresas locales para que valoricen su producción a partir de la incorporación de diseño.
Estamos impulsando el turismo. Esta Legislatura –y también quiero agradecerlo– ha aprobado un incremento del ciento veinticinco por ciento del presupuesto destinado a la promoción turística. La actividad tiene un fuerte efecto multiplicador y de generación de empleo, y no está atada a los ciclos económicos habituales.
La ciudad recibió este año 70.000 turistas extranjeros arribados en cruceros, contra 40.000 del año anterior. Esperamos recibir 100.000 durante el año próximo.
Para apoyar esta actividad, hemos invertido recursos en mejorar las terminales fluviales, y estamos trabajando con la Administración General de Puertos para dotar a la ciudad de una terminal fluvial de pasajeros que se corresponda con la importancia que le asignamos a la actividad turística.
Contamos en esto con la cooperación del sector privado. Con la Cámara Argentina de Turismo estamos realizando un programa de promoción de la ciudad en todo el país. Hacia el exterior, vamos a apoyar a empresarios y operadores locales para que asistan a ferias y eventos internacionales.
Creemos, señores legisladores, que el desarrollo de la actividad tiene un valor estratégico para la economía de la ciudad.
Por esta razón, quiero solicitarle a los señores legisladores un pronto tratamiento de los proyectos de Ley la de Turismo y de constitución del Entre Mixto para el Desarrollo del Turismo, que ya han sido girados para su consideración a esta Legislatura.
Señoras y señores legisladores: en estos siete meses, hemos hecho de la educación una prioridad. Comenzamos por acercarnos a los educadores para ofrecerles nuestro reconocimiento. Lo hicimos a través de un programa de servicios al que llamamos Pase Maestro, que pone a disposición de los docentes un conjunto de beneficios.
La deuda que todos mantenemos con nuestros educadores es grande, y no es posible agregarle más indiferencia. Debemos mostrar que, aún en un contexto nacional de severas dificultades, la cuestión educativa –y en particular la situación de los maestros– es prioritaria, y nos interesa más allá de la dimensión retórica y de la promesa. (Aplausos) Éste es el significado del Pase Maestro, y creo que así fue aceptado por nuestros educadores.
Quiero reconocer, en este sentido, la disposición al diálogo que han mostrado los gremios docentes. Los hemos convocado y han concurrido a discutir con nosotros. Los necesitamos, porque sin su voluntad, ningún cambio educativo será posible. Toda la innovación tecnológica es insuficiente para reemplazar el hecho educativo fundamental, aquél que se produce en el aula, a través del contacto personal entre el maestro y los chicos.
Sin maestros no hay educación. Del mismo modo que digo que “sin maestros no hay educación”, digo que es muy difícil educar en escuelas deterioradas. Por eso, todo el esfuerzo que estamos poniendo en elevar la calidad educativa en la Ciudad de Buenos Aires, se sostiene con un esfuerzo similar puesto en mejorar la calidad de la infraestructura edilicia. Hemos invertido, sólo en este verano, 14 millones de pesos para la reparación de escuelas, y durante este año vamos a invertir un total de 40 millones de pesos.
Un ejemplo contundente de la voluntad de participación ha sido el respaldo que dieron los profesores al Programa de Apoyo Escolar que pusimos en marcha durante el mes de febrero. Es el primer paso de nuestro proyecto de combatir la deserción escolar en la ciudad hasta alcanzar el objetivo de deserción cero.
En este caso específico, nos proponemos asistir a los chicos para evitar que un fracaso en los exámenes se transforme en un episodio expulsivo.
Queremos evitar que abandonen los estudios. Queremos a los chicos en la escuela. Y los queremos en la escuela por muchas razones. En primer lugar, porque la educación definirá su futuro individual y el futuro colectivo de nuestra sociedad.
También queremos que permanezcan en la escuela, porque sabemos que la educación pública es un instrumento de igualación social. Retener a los chicos de la escuela pública dentro del sistema es un acto de reparación social, una acción justa.
Queremos, finalmente, que permanezcan en la escuela pública porque es un modo de promover la integración social. Cada chico que abandona la escuela debe lanzarse a un mercado laboral difícil, restringido y exigente. Lo estamos –literalmente– empujando a la calle para que deambule sin trabajo, sin proyecto y sin futuro. Lo estamos privando de su lugar social. Porque el lugar social de un adolescente de doce, trece o quince años es la escuela: allí es donde se forma como ciudadano y, en buena medida, como sujeto. Un chico expulsado del sistema educativo es un excluido social. El combate contra la deserción escolar es una gigantesca movilización. No es sólo del gobierno. Es una movilización de profesores que, con altísimo sentido de responsabilidad, han decidido acompañar esta causa y conducir, en cada aula, esta vasta operación de retener a nuestros chicos dentro del sistema.
Esta movilización es también de los padres. A ellos les pido que acompañen a sus hijos, que los alienten a seguir, que les expliquen el sentido de educarse. Tenemos una gran oportunidad de trabajar todos juntos –educadores, padres, gobernantes– por nuestros chicos, por la educación pública y por el futuro de nuestra sociedad.
En su etapa inicial, el Programa de Apoyo Escolar resultó exitoso. La cantidad de chicos inscriptos –es decir, aquellos que demostraron su voluntad de rendir los exámenes y no abandonar la escuela– triplicó la cantidad de alumnos que rindieron efectivamente el año pasado. La evaluación definitiva, señores legisladores, la tendremos en los próximos días, y debo decirles que somos francamente optimistas.
En estos siete meses, señores legisladores, hemos puesto en marcha las primeras escuelas públicas bilingües. Esta iniciativa es la primera en toda América Latina.
A partir del próximo lunes, cuando inauguremos el ciclo lectivo, los chicos de primer grado de doce escuelas primarias de jornadas completa ubicadas en la zona sur –en los barrios de Barracas, San Telmo, Villa Lugano, Villa Soldati y Floresta– comenzarán a aprender una segunda lengua. Lo harán de manera continua, sistemática y prolongada: cuatro días a la semana, durante las dos horas posteriores al almuerzo, los chicos recibirán clase de inglés, o de francés, o de italiano, o de portugués. (Aplausos).
Estamos comprometiéndonos con la otra gran batalla educativa, que es la batalla por la calidad de la enseñanza. Si queremos que la educación pública sea efectivamente el gran instrumento de igualación social, debemos dotarla de los más altos niveles de calidad.
En los próximos días, señores legisladores, lanzaremos la Primera Jornada de participación de los padres en la escuela, que se desarrollará en todas escuelas primarias de la ciudad, el mismo día y en los mismos horarios. Este encuentro de los padres y la escuela forma parte de la movilización por la educación en la que estamos empeñados. Queremos un acercamiento entre las familias y las escuelas; queremos establecer, a través de un gesto público, el acuerdo de colaboración recíproca entre ambas partes.
Señoras legisladoras, señores legisladores: la ciudad no tiene aún su Ley de Educación. Es una deuda que debemos resolver en el transcurso de este año. En los próximos días, propondremos a este Legislatura un marco de discusión de la ley, que permita quitar el debate del contexto electoral y darle el carácter de una política de Estado.
Aspiraremos a que la Ley de Educación sea el resultado del más amplio consenso de todos los actores, tanto educativos como sociales.
Propondremos, señores legisladores, extender la obligatoriedad de la enseñanza a diez años en un principio, y alcanzar posteriormente la obligatoriedad de la escuela media.
Propondremos la incorporación de nuevos mecanismos de evaluación en la enseñanza, que eleven la calidad de la educación. Propondremos dotar de mayor autonomía a las escuelas. Propondremos mecanismos de mayor articulación entre la educación pública y privada.

- Manifestaciones en las bancas.
Sr. Jefe de Gobierno (Ibarra).- Propondremos proteger la potestad de los padres de elegir la educación de sus hijos.
Las reformas que propondremos, señores legisladores, estarán orientadas a provocar un incremento en la calidad de la educación, a combatir la deserción escolar y a aumentar la participación de la comunidad. La ley debe garantizar que no se modifique la distribución edilicia del sistema educativo público de la Ciudad de Buenos Aires. (Aplausos).

- Manifestaciones en las bancas.
Sr. Jefe de Gobierno (Ibarra).- Señoras legisladoras y señores legisladores: también para la atención de la salud nos hemos propuesto la cercanía con los vecinos.
En una primera etapa, nos hemos orientado hacia la extensión de las redes de atención primaria, con el objetivo de que todos los vecinos tengan cobertura médica. Los centros de salud y los centros médicos barriales son los soportes de esta estrategia. En cada uno de ellos trabajan equipos médicos integrados por clínicos generalistas y especialistas en pediatría y tocoginecología.
También en este caso, señores legisladores, se verifica el principio que unifica transversalmente a las políticas de nuestro gobierno: estamos privilegiando las intervenciones en el área sur de la ciudad.
En estos siete meses, pusimos en funcionamiento cuatro centros barriales en los barrios de Nueva Pompeya, Villa Soldati, Flores Sur, La Paternal y Villa Luro. En los próximos días habilitaremos dos nuevos edificios para los centros de salud de La Boca y Mataderos. Estamos habilitando o rehabilitando centros de atención primaria de la salud a un ritmo promedio de uno por mes.
Al principio de este mensaje hice referencia a la incorporación de 250 enfermeras a la planta de nuestros hospitales. Quiero subrayar el sentido de esta decisión. Durante años la política de administración hospitalaria estuvo ceñida por el rígido corset de las necesidades de contención del gasto público. Como resultado, muchos servicios hospitalarios llegaron al borde de la parálisis.
Nosotros estamos colocando un punto de inflexión en este proceso de decadencia. La contención del gasto público es un objetivo fundamental, pero no puede realizarse a costa de la destrucción del hospital público, o del cese virtual de las prestaciones básicas del servicio de salud. (Aplausos).
En este criterio hemos fundado tanto la decisión de ampliar la planta de personal paramédico, como la de hacer efectivos los nombramientos de la planta jerárquica de profesionales.
Señoras legisladores, señores legisladores: hace siete meses, al asumir el cargo, me comprometí a impulsar una política de vivienda que asistiera a las necesidades de los habitantes de las villas de emergencia. También en este caso trabajamos junto con los vecinos concertando con ellos el carácter de las intervenciones.
Pusimos en marcha el Programa de Radicación y Urbanización de Villas, en cuya ejecución participan representantes del gobierno y de los vecinos: 900 viviendas colectivas están terminadas o en vías de finalización; 96 viviendas individuales están en construcción por el sistema de autoconstrucción asistida; 366 viviendas colectivas y 62 viviendas individuales están en licitación.
Hemos sometido a la consideración de esta Legislatura el proyecto de ley de creación del Fondo Especial Padre Mugica, destinado a resolver las necesidades de vivienda de los vecinos de la Villa 31. Les solicito el pronto tratamiento de este proyecto, que nos permitirá resolver un problema habitacional grave.
Señoras legisladoras, señores legisladores: la actividad cultural es uno de los distintivos de nuestra ciudad. Para organizar la exposición pública de la producción cultural y promover su circulación, hemos trazado una política de festivales que incluye, entre otros encuentros, el Festival de Tango –que hoy está desarrollándose en toda la ciudad–, el Festival Internacional de Cine, y el Festival Internacional de Teatro de Buenos Aires.
Decidimos, también, renovar el compromiso de la ciudad con su tradición teatral. Con ese objetivo, hemos creado el Complejo Teatral Buenos Aires y estamos construyendo una nueva sala en el Centro Cultural Recoleta –la Sala de la Guarda– destinada a la promoción del teatro de vanguardia. Este año iniciaremos las obras de refacción del Teatro Colón, del Centro Cultural San Martín y de los institutos de Enseñanza Artística de la ciudad.
En el transcurso del actual período legislativo, someteremos a la consideración de este Cuerpo la Ley de Promoción Cultural, conocida como Ley de Mecenazgo, con el objetivo de incentivar al sector privado a participar en el sostén y financiamiento de la actividad cultural.
Señoras legisladoras, señores legisladores: asumimos el compromiso de defender el espacio público. Debemos erradicar la idea de que el espacio público es de libre disposición, porque no pertenece a nadie, y reemplazarla por la plena conciencia de que el espacio público pertenece a todos. El uso del espacio público está sujeto a normas que deben ser respetadas. Y es el Estado quien debe velar para que estas normas se cumplan.
El espacio público constituido por los parques y paseos, las plazas, la ribera, son los espacios de recreación de la gran mayoría de los vecinos. Quien lo invade, se lo apropia y lo depreda, está violando el derecho de otros.
En estos siete meses, hemos implementado el Programa Veredas Libres, destinado a conseguir el retiro de columnas de publicidad ilegal en aceras, y hemos logrado la adhesión voluntaria del 50 por ciento de los comerciantes que estaban en situación de infracción. Ya hemos iniciado por administración el retiro de estas columnas ilegales de publicidad. Hemos retirado alrededor de cuatrocientas, al ritmo de diecinueve columnas por día de intervención.
Hemos alentado con éxito conductas de autoregulación entre grandes anunciantes de publicidad y cámaras de publicidad en vía pública.
Hemos iniciado el relevamiento de la ocupación ilegal de aceras en avenidas emblemáticas de la ciudad, como Santa Fe, Corrientes y Sáenz, y una campaña de adhesión de comerciantes frentistas al programa de autoregulación.
Ya hemos enviado a esta Legislatura el proyecto de Código de Publicidad, que reúne en una norma única la normativa que se encontraba dispersa; les pido a los señores legisladores el pronto tratamiento de la iniciativa.
Del mismo modo, les solicito el tratamiento de tres leyes claves para la conservación ambiental, cuyos respectivos proyectos se encuentran girados a esta Legislatura: el Régimen Regulatorio de Residuos Especiales, el Nuevo Régimen para el Control de Plagas Urbanas, y la Ley de Calidad de Aire.
Señoras legisladoras, señores legisladores: mencioné al principio de este mensaje, que habíamos lanzado una campaña de control de tránsito, cuya primera etapa estuvo orientada específicamente a controlar el exceso de velocidad y el mal estacionamiento en arterias de alta circulación, a través de un sistema de control fotográfico. Estamos teniendo éxito en ambos objetivos.
El deterioro del tránsito se había vuelto un problema alarmante. La ciudad, nuestra ciudad, tiene uno de los índices de accidentes más altos del mundo. No se trata sólo de una cuestión de malos hábitos o de falta a las normas de convivencia. Se trata de proteger la integridad física de las personas, de reducir la agresión, de proteger la calidad de vida. No puede haber más tolerancia con esta situación.
Hemos puesto a consideración de esta Legislatura un proyecto de ley para que la violación del semáforo en rojo sea considerada una falta que pueda habilitar el arresto de quien la cometiere.
Les pido, señores legisladores, que nos acompañen en esta campaña para ordenar el tránsito; les solicito que den pronto tratamiento a este proyecto que nos permitirá actuar con mayor severidad.
Señoras legisladoras, señores legisladores: uno de los principales compromisos que asumí ante ustedes y ante el pueblo de la ciudad fue garantizar la transparencia en la gestión. La transparencia es un mandato constitucional y una obligación republicana.
Para controlar los actos de gobierno, para peticionar a las autoridades, para proteger derechos individuales y para accionar ante la Justicia, se requiere información. Se trata de cumplir con el precepto de dar a publicidad los actos de gobierno. Esta prescripción republicana no se satisface sólo con acciones de comunicación social, aunque éstas sean necesarias en una sociedad de masas hiperinformada. La noción de transparencia reclama, además de publicar lo que se hace, informar sobre quiénes lo hacen y cómo lo hacen.
Estamos actuando en consecuencia con nuestro compromiso. En este gobierno no hay decisiones secretas. Por primera vez en la historia, todos los decretos firmados por el Jefe de Gobierno han sido publicados en el Boletín Oficial.
Con el Programa de Acceso a la Información y Transparencia en la Gestión, estamos poniendo a disposición de la ciudadanía, de las organizaciones de la sociedad civil y de los poderes públicos, toda la información y la documentación atinente a la gestión; y lo estamos haciendo a través del uso de las nuevas tecnologías disponibles (Aplausos).
En el transcurso de este período legislativo, presentaremos –y próximamente– a consideración de este Cuerpo, el proyecto de ley de Compras, Contrataciones y Obras. De este modo, señores legisladores, concentraremos en una norma única los sistemas de compras y contrataciones de la ciudad, que hoy se encuentran dispersos.
Con la Ley de Compras, garantizaremos la mejor concurrencia de oferentes y los estándares de calidad y precio exigidos por la ciudad. Estaremos garantizando también los principios de publicidad, de transparencia y de competencia que deben regir en las compras y contrataciones realizadas por el Estado.
Señoras legisladoras, señores legisladores: hace siete meses nos comprometimos a instrumentar el Plan de Prevención del Delito en la ciudad. La puesta en marcha del plan –acordada en noviembre pasado con los ministerios del Interior y de Justicia y Derechos Humanos de la Nación– permitió incorporar a la política de seguridad, una estrategia de participación ciudadana y de utilización de recursos del Estado para modificar las condiciones de inseguridad.
El trabajo se inició en los Centros de Gestión y Participación números 10, 11, 12, 14 Oeste y 7. En sesenta días, unos 2.000 vecinos comenzaron a participar y a expresar demandas, con la coordinación de los operadores del Gobierno de la Ciudad, sobre aspectos físicos del tejido urbano, como las calles oscuras o las barreras materiales que incomunican los barrios; sobre aspectos sociales como el desempleo, la deserción escolar o la violencia doméstica; sobre aspectos culturales como el miedo, la desconfianza o el recelo recíprocos entre vecinos; y sobre la capacidad operativa de respuesta del sistema de seguridad y las relaciones entre policía y comunidad.
A la incorporación de todas las zonas de la ciudad al plan, se suma la explícita voluntad de participación de la Policía Federal, que será perfeccionada en lo inmediato con la aplicación de los convenios pertinentes. Todo ello nos permitirá probar la validez de una concepción ciudadana de la seguridad. Un promedio no inferior a diez asociaciones vecinales y organizaciones no gubernamentales de distinto tipo, hicieron su aporte en cada C.G.P. en los primeros 30 días de ejecución del plan, augurando un crecimiento exponencial de la participación vecinal.
Lo tomamos como una expresión de confianza en que la seguridad no es un despliegue absoluto de fuerza represiva, sino un contrato entre el Estado y los ciudadanos para cooperar en la tranquilidad pública.
Entre tanto, en cumplimiento del Artículo 20º de la Ley de Presupuesto, se ha avanzado aceleradamente en la preparación del proceso licitatorio para adquirir los equipos que la ciudad cederá en comodato a la Policía Federal Argentina con el objeto de fortalecer un despliegue territorial adecuado a las demandas que surgen del Plan de Prevención del Delito.
Quiero agradecerle a esta Legislatura, la aprobación de la partida presupuestaria de 8 millones de pesos destinada a proveer de este equipamiento a la Policía Federal.
De acuerdo con la actual marcha del proceso, estaremos en condiciones de entregar los primeros patrulleros nuevos en mayo próximo, continuando de inmediato con los chalecos antibalas y las unidades especializadas.
Señoras legisladoras, señores legisladores: quiero anunciarles que en los próximos días convocaremos a todos los partidos políticos con representación parlamentaria, para iniciar el debate sobre la reforma política en la ciudad.
Fortalecer la legitimidad social y la credibilidad pública de la actividad política, es una forma de proteger a la democracia.
Queremos garantizar la calidad de la representación y ampliar los espacios de participación política.
Queremos austeridad en los procesos electorales, eficiencia en su administración y transparencia en los resultados.
Con estos propósitos, someteremos a consideración de la Legislatura el proyecto de Ley de Regulación y Financiamiento de la Actividad Política, destinado a reglamentar la organización institucional, las pautas generales de funcionamiento interno y las formas de financiamiento de la actividad política.
También pondremos a consideración de este cuerpo, el proyecto de Código Electoral de la Ciudad, destinado a modernizar tanto los mecanismos de votación como los de actualización del padrón electoral, incorporando tecnología digital para el voto electrónico, el procesamiento y la transmisión de datos, y la fiscalización.
Finalmente, enviaremos a esta Legislatura el proyecto de ley Electoral de la Ciudad, con el propósito de mejorar la identificación y el reconocimiento público de los candidatos.
Queremos garantizar la participación de las minorías, queremos candidaturas más cercanas a los vecinos y más ancladas en los barrios, queremos el respeto pleno al cupo femenino.
Señoras legisladoras, señores legisladores: quiero agradecerles el compromiso con la tarea y la voluntad de diálogo que han mostrado hacia el Poder Ejecutivo.
Esta Legislatura es la más plural de todas las que existen en la República. Es la expresión del espíritu crítico y autónomo de los vecinos de la ciudad. Sostengo que, sin resignar ninguna de las diferencias que nos separan, oficialistas y opositores hemos podido actuar con la responsabilidad necesaria como para que la acción de gobierno no se detenga.
Espero también que sepamos honrar las esperanzas que el pueblo ha depositado en nosotros y que avancemos en la construcción de una sociedad más integrada y más justa.
Señoras y señores: declaro abierto el período de sesiones ordinarias de esta Legislatura.
Muchas gracias. (Aplausos prolongados).
ANIBAL IBARRA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada