marzo 04, 2012

Mensaje del Gobernador de Chubut, José L. Lizurume, en la apertura del período de sesiones ordinarias (2001)

MENSAJE
DEL
GOBERNADOR DE LA PROVINCIA DE CHUBUT
José Luis Lizurume
EN LA APERTURA DEL 29° PERIODO DE SESIONES ORDINARIAS
EL 1° DE MARZO DE 2001

Señor Presidente, señores diputados, la inauguración del XXIX Período de Sesiones Ordinarias de la Legislatura nos impone esta grata posibilidad de exponer la acción desarrollada por el Poder Ejecutivo en el último año, reseñar las que programamos ejecutar en el nuevo ciclo y formular algunas definiciones sobre la realidad del Chubut, su interdependencia con el país y el mundo, y qué márgenes de esperanzas tienen las comunidades desperdigadas en un sistema mundial cuyos desequilibrios sociales y económicos interesan y afectan aun a los más alejados y distantes ciudadanos localizados en recónditos rincones del planeta.
Nuestra certeza, si es que contabilizamos algunas, es que el manejo de los asuntos públicos ha tomado tal grado de complejidad que las administraciones provinciales fluctúan entre abastecer las apetencias y demandas justas y legítimas de sus pueblos, y lo que les permite hacer la tenaza cada vez más perceptible del nuevo orden mundial a través de los gobiernos nacionales.
Esta circunstancia no nos exime de cumplir acabadamente con nuestras responsabilidades. Pero ocurre que los márgenes de maniobra están delimitados por un ordenamiento que las fuerzas económicas y la tecnología han impuesto con la vertiginosa naturalidad de los acontecimientos de nuestros tiempos. Aceptado o rechazado, el sistema global es una realidad insoslayable y nos permite aprovechar algunas de sus ventajas, pero nos exige simultáneamente cuidarnos celosamente de lo mucho que nos perjudica.
La nueva estrategia de los gobernantes locales debe tener la lucidez intelectual para absorber los cambios; utilizar cuanto sea posible el desarrollo tecnológico e invertir en equipamiento y profesionalización de los recursos humanos, al tiempo que cuidar, con criterio y sabiduría, los fenómenos de traslación de bienes, riqueza y rentas para satisfacer el alto estándar de vida de los países desarrollados.
Esta ecuación es tan vieja como el tiempo. La historia los inscribe como procesos de conquista militar, de colonización civilizadora, de imperialismo económico y financiero, de expansión comercial o, ahora, de globalización, acaso la designación más sofisticada de todas, aunque idéntica a las otras en términos de beneficio y transferencia de recursos y esfuerzo humano, como siempre, desde la periferia a los países centrales.
Sin embargo, la imposición forzada del mecanismo de intercambio de bienes, servicios y conocimientos, cuya vertiginosa dinámica hace dificultoso acompañar este fantástico proceso a tono con las naciones industrializadas, nos hace mucho más exigente la tarea de administrar estados pequeños, plagados de viejos vicios administrativos, en medio de un entramado nacional, igualmente centralizado, donde se toman buena parte de las decisiones que afectarán la vida de cada ciudadano, no importa en qué lugar del Chubut resida.
Pese a este marco, la Provincia del Chubut ha hecho un avance sustantivo en el ordenamiento de sus cuentas y puede jactarse de haber negociado en términos más que convenientes, dadas las circunstancias, los aportes destinados a refinanciar sus deudas, mejorando condiciones y plazos, al tiempo que nos permite garantizar prestaciones del Estado, que distan de tener la calidad deseada, pero que no se han interrumpido, ni han entrado en crisis, ni provocaron estallidos, que estarían reflejando un tejido social en estado desesperante.
Esta descripción, apenas un apunte destinado a graficar la situación y perspectivas de nuestra Provincia en un contexto mundial y nacional que nos concierne y condiciona, posibilita medir, con mayor aproximación, la tarea realizada por nuestra administración.
Le hemos impuesto a nuestro desempeño un estilo austero, abierto a las inquietudes de nuestra gente, comprometido con el destino de los que más necesitan, buscando el equilibrio entre lo necesario y lo posible, rechazando las estridencias grandilocuentes, aun en los casos de anuncios o promesas que a muchos políticos de nuestro tiempo les sirven para satisfacer el deseo insatisfecho de nuestros conciudadanos por alcanzar el crecimiento material y espiritual que los tiempos nos conceden en dosis demasiado pequeñas.
Utilizando el más gráfico de los vocablos populares, señalamos que el 2000 ha sido un año difícil para una Argentina que traspuso, con mucho, diría con demasiado esfuerzo, la transformación exigida por los poderes mundiales, quizás mucho más que por la iniciativa de las autoridades locales.
Hemos decidido abandonar el facilismo crítico sobre las herencias siempre culpables de lo que nos pasa. También aquí, en el Chubut, escuchamos condenar el pasado reciente. Cuesta descifrar si hay en ello una auténtica voluntad crítica contributiva, aunque sea para la historia, o vienen teñidas de una obsesión político-partidaria por desmitificar la tarea de los que nos han precedido.
Nuestra humilde opinión es que nada ha sido ni tan malo ni tan bueno que requiera un reproche eterno, ni la perpetuación de méritos de quienes trataron de hacer lo mejor para la ciudadanía chubutense, aunque en el fondo haya cosas que objetarles.
Confiamos en la continuidad institucional como una sociedad que construye una escala de soga con nudos. Cada uno que asume la tremenda responsabilidad de ocuparse del patrimonio público, debe hacer un nudo o más para lograr el ascenso social del que es responsable, en lugar de dilapidar tiempo en desarmar los nudos construidos por los que le precedieron.
Por lo demás, quizás el ejemplo sirva para comprender el ritmo de estos tiempos y pueda por fin hacernos creer en aquellos gobernantes que sólo prometen ascender artesanal y esforzadamente, antes que satisfacer ansiedades con la demagogia de los que prometen la rapidez del ascensor.
Pero vayamos a nuestras cosas. El jaque a las pocas cosas que los patagónicos hemos conseguido en mérito a las obvias diferencias comparativas con las provincias del norte, comenzó antes de que esta administración asuma. Revocamos en ese momento la determinación de eliminar el subsidio a las naftas, un hecho que sirvió para tomar conciencia de la inconveniencia de suponer que es saludable la homogeneidad de los planes esbozados para este país. Episodio además, que por su posterior recurrencia, mostraría a las claras que los patagónicos no somos bien comprendidos en cuanto a la naturaleza tan especial de nuestros problemas.
En todos los gobiernos se supone que una medida buena para el centro del país, lo será también para el resto de la república. Nosotros exhibimos experiencias demostrativas de que no siempre es así.
Unos meses después estábamos batallando por los mismos objetivos y es muy probable que si no asumimos una actitud de vigilia permanente, custodiando la bondad y razonabilidad del sistema, seamos otra vez víctimas de los que lucran con él.
El ordenamiento de las finanzas fue un objetivo compartido con el Gobierno Nacional. Tuvimos éxitos importantes, aunque no estamos diciendo que hemos logrado el saneamiento definitivo, que demandará más tiempo y el esfuerzo consecuente. La promesa, cumplida sin altibajos, de pagar los salarios de los empleados públicos en término, es acaso una manifestación simbólica, pero también se avanzó en los pagos en general a nuestros proveedores. De este modo, el Estado no sólo es más previsible, sino que transfiere al resto de la economía esa misma previsibilidad.
Otro tanto sucedió con la racionalización del gasto. En el año 2000 no se hicieron anuncios grandilocuentes, pero los ahorros generados permitieron anticipar la adquisición de equipos viales, ambulancias y patrulleros; vale decir, elementos básicos, relacionados de manera concreta, con las apetencias de la ciudadanía.
Éste fue un hecho concreto, pero constituye una definición. En todos y cada uno de nuestros actos, estuvo encendida la luz de alarma, en tanto debían necesariamente perseguir objetivos de bien común y beneficiar a la mayor cantidad de personas posible.
Quizás por una razón ideológica, de ésas que aparecen vetustas en el ámbito del supermodernismo tecnocrático, el gobierno de la Alianza dejó abierta la reserva de sensibilidad, solidaridad y criterio humanista que debe emanar desde los poderes públicos.
Nos negamos a aceptar al Estado desertor impuesto en la cultura política de la última década y tenemos el convencimiento de que la puja social irresuelta y acentuada en el mundo global, ubica a ricos más ricos frente a pobres más pobres, con el agravante de que los desposeídos de estos tiempos tienen mayor conciencia de su indigna situación, respecto de los tiempos de la conquista o los del imperialismo triunfante hace un siglo.
En medio de este concepto, ratificado por el Banco Mundial informando que el 20% de la población del mundo se apropia del 80% de la riqueza, debíamos ser eficientes en nuestras cuentas. Es preciso disponer de los saldos imprescindibles para cumplir con las obligaciones que constitucional y moralmente nos corresponden.
FINANZAS
Este año 2001 tendrá la particularidad de continuar y profundizar las cuentas públicas iniciado por la actual gestión nacional y provincial, con el objeto de que el Estado recupere su capacidad de inducción y garantice la prestación de los servicios indelegables.
Ya en diciembre de 1999 se comenzó una importante tarea en forma conjunta con el Gobierno Nacional, que se forjó en base a esfuerzos y compromisos mutuos, plasmados en numerosos compromisos entre ambos niveles del Estado.
El primero de ellos fue el Compromiso Federal, suscripto con la convicción de que era necesario un esfuerzo conjunto de proporciones, única manera de contar en brevísimo tiempo con un cuerpo de medidas tendientes a dar previsibilidad a los ingresos de ambos niveles de Estado y de contener el gasto público global, el que por ese entonces se encontraba desbordado.
Las negociaciones fueron trabajosas y nos crearon compromisos serios, pero además nos proporcionaron otro tanto de beneficios.
Concluido el primer período de nuestra gestión se pueden mostrar resultados palpables. Se redujo considerablemente el déficit corriente de la Administración Provincial, logrado no a costa del empleo público, ni de los salarios de por sí magros de nuestros agentes estatales, sino a través del esfuerzo sostenido en la racionalización del gasto.
Vale reiterarlo: el pago en término de los salarios, el anuncio previo y pago en tiempo del medio aguinaldo de diciembre de 2000 y las inversiones anunciadas hacia fines de noviembre del año anterior como consecuencia de las metas comprometidas con la Nación, constituyeron pruebas lo suficientemente contundentes como para que nadie pueda ponerlo en duda.
A mediados de noviembre, un nuevo pacto entre la Nación y todas las Provincias, con excepción de Santa Cruz, dio continuidad a los esfuerzos mutuos iniciados a partir del Compromiso Federal del 6 de diciembre de 1999.
Y así como ratificamos nuestros esfuerzos en continuar la tarea iniciada en el año anterior, la proyectamos hasta el año 2005, en donde tanto la Nación como las restantes jurisdicciones firmantes acordaron alcanzar el equilibrio fiscal.
En este contexto, a principios del corriente año, se acordó con el Gobierno Nacional el Convenio de Asistencia Financiera, el que permitirá contar con un financiamiento que superará al del año anterior en un 33,75%, permitiendo a su vez que durante el presente ejercicio se cuente con fondos suficientes como para abonar la totalidad de los compromisos de amortización de la deuda provincial, incluida en dicho convenio, como asimismo para cubrir el déficit pautado de $ 34.000.000, que por otra parte resulta inferior en un 5% al acordado para el año 2000.
Somos optimistas en el sentido de que los fuertes compromisos asumidos en materia de mantenimiento del gasto público y reducción del déficit, no impedirán llevar a cabo un importante conjunto de inversiones imprescindibles para el sostenimiento y mejoramiento de la actividad económica provincial y para un más adecuado cumplimiento de las funciones que nos corresponden como administradores del Estado.
A esta altura, debemos decir que uno de los indicadores que refleja el reordenamiento llevado a cabo en las cuentas provinciales, es la disminución del déficit financiero en los últimos siete meses del ejercicio 2000, cuyo promedio mensual, sin tomar en cuenta las erogaciones correspondientes a los aguinaldos, ascendió a $ 3.950.000. La razón fundamental se debió a una optimización en la aplicación de los recursos y a una adecuada racionalización del gasto.
Cabe destacar que la reducción del déficit no se produjo por restricción de los pagos; y esto puede observarse en la disminución del orden de los $ 3.500.000 experimentada en la deuda flotante entre diciembre de 1999 y diciembre de 2000.
Para este año, manteniendo la misma tendencia, se lograría mejorar nuestro nivel de previsibilidad en el cumplimiento de nuestras obligaciones, ya sea cancelando la totalidad de la deuda generada en el año 2000, como evitando el incremento de la deuda flotante.
Durante el presente año prevemos concretar dos objetivos importantes: por un lado, avanzar lo máximo posible en la refinanciación del stock de deuda, a fin de lograr distribuir el esfuerzo de atenderla en un número mayor de períodos, descomprimiendo el impacto que hoy posee en el presupuesto provincial y, por otro, trabajar a fondo según los compromisos asumidos en el reciente Pacto firmado con la Nación, en el logro de un acuerdo de armonización tributaria entre el Gobierno Nacional y el Provincial, invitando a los Municipios a incorporarse al mismo, haciendo los máximos esfuerzos para disminuir la evasión y mejorar los sistemas de información y control de las administraciones tributarias.
CERCA DE LOS MUNICIPIOS
Se cumplió una importante aproximación y fortalecimiento de los municipios y comunas rurales de la provincia, considerando el diagnóstico casi uniforme relacionado con su situación financiera y la necesidad de mejorar su estructura organizacional.
En virtud de que las comunas de primera categoría están en condiciones de cubrir sus necesidades de modo más solvente, se trabajó en la asistencia a las de segunda categoría y comisiones de fomento.
Además, se cuenta con el apoyo del Programa de Reforma de los Estados Provinciales (PREP) del Ministerio del Interior.
En conjunto con el Ministerio de Hacienda y con el apoyo del Consejo Federal de Inversiones, el Ministerio de Gobierno coordinó con un grupo de profesionales para que recogieran la información referente a las deudas que mantenían los municipios con distintos proveedores. Como resultado de estas gestiones, el 6 de diciembre del año pasado se firmó un Convenio de Saneamiento y Financiación de Deuda Municipal, que establece metas que deberán alcanzar los Municipios y que contempla aspectos presupuestarios, organizacionales, recaudatorios, catastrales y de ordenamiento urbano, así como el compromiso que asume la Provincia de financiar la cancelación de las obligaciones emergentes de las deudas municipales.
Por primera vez, esta administración logró incluir a las comunas rurales en un programa de Fortalecimiento Institucional, a través del cual se otorgaron créditos a las mismas y pusimos en marcha el cambio de la relación institucional entre el Poder Ejecutivo y las pequeñas comunas, en consideración de las distancias que las separan de los sectores más poblados y los escasos medios con que cuentan para atender a nuestros comprovincianos dispersos en la vasta geografía chubutense.
CONTRAVENCIONES Y SEGURIDAD
La reforma del Código Contravencional fue otra iniciativa del área de Gobierno, con el propósito de adecuar la legislación a la cada vez más compleja realidad de la seguridad pública. La inclusión de figuras contravencionales como la ebriedad, el daño ecológico, la prostitución en cuanto ésta afecte el decoro de las relaciones de vecindad, los siniestros forestales, animales sueltos en rutas o caminos, son títulos incorporados a la reforma, cuyo resultado ha sido una evidente disminución de hechos delictivos relacionados con las inclusiones en el mencionado Código.
Intuyo que al hablar de este tema, particularmente preocupante de la sociedad, los señores diputados, representantes del pueblo, y el mismo pueblo, supondrán que este Gobierno divaga en abstracciones, sin ahondar en los problemas de fondo. Y un problema de fondo es la seguridad. Al entrar en él es ineludible expresar ideas nacidas desde la espontaneidad del conocimiento y del pensamiento en voz alta, que a veces no nos animamos a expresar.
Para enfocar la complejidad del problema, digamos que la enorme cantidad de diagnósticos sobre delitos y violencia; las recetas que proveen libremente los distintos sectores, cuando no librepensadores de variado rigor intelectual; y hasta las imputaciones que se cruzan los estamentos del Estado para deslindar responsabilidades, tal cual hemos visto por estos días; están hablando de la urgencia en hallar una terapia capaz de responder a la realidad de hoy, dura, complicada y dramática, sin desechar obviamente, los preceptos constitucionales y legales que garantizan los derechos de los ciudadanos.
Nuestra responsabilidad como Poder Ejecutivo, a través de nuestra herramienta que es la Policía, es insoslayable. Si es preciso, se tomarán en ella las medidas adecuadas a fin de purificar, si se demuestran impurezas, el desenvolvimiento de sus componentes, la mayor parte de los cuales asimila con dolor y vergüenza la desconfianza pública o las actitudes supuestamente irregulares de sus pares, algunas de las cuales pululan en el anonimato de pasillo. Por eso es necesario comprender el sentimiento de los uniformados que decidieron vestirlo, porque descubrieron en su momento la fuerza visceral de luchar contra el delito.
La actuación concreta de los Fiscales en las Comisarías y transitando con los uniformados los territorios del delito, habrán de atenuar la presunta falta de autoridad, que es hoy la sensación inocultable de los vecinos. Debemos volver a aquel axioma tan preciso como gastado de tanto repetirlo: "Que les caiga el peso de la ley".
Tenemos la certeza de que, aun en medio de una realidad de recursos estrechos como para construir infraestructura, adquirir equipamiento de categoría a fin de avanzar hacia una policía científica, capacitar profesionalmente los recursos humanos; aplicar con prontitud las normas que existiendo puedan contribuir a morigerar la delincuencia y consensuar con la sociedad hasta dónde profundizar el rigor del aparato estatal de control, investigación y represión de los ilícitos, con todo eso y algunas ideas mejores, vengan de dónde vinieran, digo, podemos aumentar los márgenes de seguridad, que es el reclamo de la gente decente.
La seguridad, como muchas de las relaciones interpersonales de la sociedad moderna, es una cuestión de todos y, en ese sentido, hemos abierto el cauce para hallar las soluciones que a todos nos favorezcan. La Institución sigue concientizando a la población en cuanto a la trascendencia de la función policial.
Se ha trabajado en el objetivo de desplegar una actividad preventiva, en conjunto con los distintos estamentos gubernamentales, a efectos de lograr como en otras partes del mundo, la llamada "Policía de Proximidad".
Esto de trabajar en concordancia con distintos sectores de la comunidad, se ha desarrollado durante el año pasado a través de la Policía Comunitaria y, a partir de este año, se capacitará a todo el personal policial en la búsqueda de esta finalidad preventiva.
También hemos decidido, como ya es de conocimiento público, crear la Secretaría de Seguridad, con el claro objetivo, en primer lugar, de tener una relación directa con nuestra fuerza de seguridad; en segundo lugar, de integrarla a la discusión y debate de todas nuestras reuniones de gabinete; y, por último, para asignarle la importante tarea de realizar un cambio profundo de renovación en todo lo que es la estructura de nuestra policía provincial.
En el presente año se tiene pensado comenzar con la construcción de tres alcaidías con una capacidad de cuatrocientos sesenta internos, las que se construirán en las ciudades de Comodoro Rivadavia, Trelew y Esquel, logrando satisfacer, por primera vez en la historia de la Provincia, una carencia en cuanto a infraestructura de detención temporaria.
Cabe mencionar que las necesidades en materia de alojamiento carcelario son muchas y es insuficiente la capacidad con relación a los autores de los delitos producidos, existiendo edificios obsoletos y escasez de servicios de apoyo.
DESOCUPACIÓN, TRABAJO Y POLÍTICA DE EMPLEO
El área de Trabajo es un sector altamente sensible para nuestro Gobierno por dos razones. Primero, por su directa injerencia en el cumplimiento de las leyes y disposiciones que reglan la relación laboral y protegen los derechos de los trabajadores y, segundo, por el gravísimo problema de la desocupación existente en el mundo moderno.
Dando estricto cumplimiento a compromisos asumidos oportunamente con los ciudadanos del Chubut, a pocos meses de iniciada nuestra gestión, pusimos en marcha el Plan de Empleo Provincial con la implementación del Programa de Empleo Chubut (PECH).
Este programa constituyó una herramienta inédita en la historia de la Provincia, por cuanto por primera vez el Gobierno Provincial financia íntegramente la ayuda económica, el seguro contra riesgos de trabajo y la cobertura de salud, a través del hospital público, de los beneficiarios alcanzados.
Esta modalidad permitió a los Municipios contar, sin costo alguno, con un cupo de trabajadores seleccionados por los Servicios Municipales de Empleo, utilizados para la ejecución de proyectos de obras de infraestructura y de servicios de utilidad pública y social.
De ese modo, un promedio mensual de 1.371 trabajadores fueron ocupados por el PECH a lo largo del año 2000, lo que significó un doble aporte para las distintas comunidades de la provincia. Por un lado, la percepción mensual de una ayuda económica por parte de ese número de beneficiarios y, por otra parte, la contribución de mano de obra para trescientos ochenta proyectos considerados prioritarios para los Municipios.
Teniendo en cuenta que un buen porcentaje de los desocupados de la provincia son jóvenes menores de 25 años, simultáneamente el Gobierno Provincial generó una alternativa para facilitar el acceso de este segmento al mercado laboral a través del Programa "Experiencias", cuya prueba piloto abarcó durante el año 2000 a las Municipalidades de Comodoro Rivadavia, Trelew, Puerto Madryn, Esquel y Rawson. En síntesis, el Gobierno Provincial invirtió a lo largo del año 2000, la suma de $ 2.394.575,87 para brindar trabajo digno a un promedio mensual de 1.583 desocupados en todo el territorio provincial.
Además, en función del Pacto Federal que hemos suscripto con el Gobierno Nacional, se nos ha enviado una importante suma de dinero, alrededor de $ 5.000.000, que a lo largo del año nos va a permitir incrementar de una manera sensible los puestos de trabajo en este año 2001.
EL DESAFÍO DE EDUCAR
El Ministerio de Educación se encuentra abocado a realizar una política educativa centrada en dos grandes ejes: garantizar la universalidad y gratuidad de la educación y brindar la atención educativa en un plano de equidad.
Para ello, se hace necesario conocer los distintos niveles de implementación de la Transformación Educativa, las modificaciones estructurales, los logros alcanzados en el sistema, los índices de recuperación de matrícula.
Evaluar la consideración de la política de cambio es un punto de partida adecuado, para que todos los que integramos una comunidad educativa pongamos en la superficie los conflictos y diferencias subterráneas.
El cambio es lo que cabe esperar si estamos fragmentados por interpretaciones diferentes o intereses opuestos.
Considerar las respuestas interpretativas de los actores de las instituciones educativas, es analizar los procesos de innovación en el ámbito interactivo de cada una de ellas.
La puesta en marcha de la Transformación Educativa en la Provincia demandó atender puntos críticos en áreas cruciales y estamos en la laboriosa tarea de los primeros años de la puesta en marcha; adquiriendo una importancia fundante las transacciones, entre lo deseable y lo que efectivamente es posible.
A partir de la sanción del Decreto nº. 478/2000, se establece la necesidad de poner en marcha y en función la Ley Provincial de Educación, entendiendo a ésta como un bien social, en tanto es un derecho constitucional: el de enseñar y aprender.
A la esencial voluntad política macro, de encarar proyectos educativos de calidad, agregamos y ponderamos el carácter bueno de las propuestas de enseñanza micro, de los docentes en la peculiaridad de las aulas. Allí depositamos las esperanzas y los anhelos de una verdadera educación de calidad.
Es por ello que en esta etapa se avanzará en la descentralización y autonomía educativa, en la transformación de la organización y de la gestión de las instituciones, en la formación docente continua, en la renovación curricular, en la incorporación de materiales totalmente renovados, en la vinculación con el mundo del trabajo y la producción, en la instalación de una cultura evaluativa y la cooperación interuniversitaria en cuanto a la formación de recursos humanos y la investigación.
Este desafío presente nos obliga a la puesta en marcha, a partir de la democratización del sistema, de los parámetros que por medio de la Ley Provincial de Educación nos permita: la integración regional, la transformación educativa con equidad, la afirmación de las identidades culturales y el respeto a la diversidad, consolidando la conciencia del ser chubutense provincial.
Estamos convencidos de que la educación tiene mucho que aportar, cuando es considerada un factor de cambio frente a problemáticas comunes y generalizadas de los países en vías de desarrollo, como la desocupación, la pobreza, el aumento de la violencia social, la desintegración familiar o las problemáticas de los niños de la calle.
Es por ello que la política educativa no sólo debe tender a la igualdad de oportunidades, sino a la igualdad de posibilidades, generando las condiciones que permitan su pleno aprovechamiento.
Hablar de equidad significa ampliar los servicios, permitir que todos los niños tengan igual oportunidad de acceso en las condiciones que permitan su pleno aprovechamiento, ampliando la cobertura de los servicios educativos para llegar con los beneficios que plantea la educación a todos, independientemente de su ubicación geográfica o su condición económica o social.
La equidad hace también referencia a la calidad del servicio que se imparte; la desigualdad y heterogeneidad de las condiciones sociales se reflejan en disparidades de calidad y resultados.
Por otro lado, esta transformación debe ir acompañada por una formación en servicio, como un derecho y una obligación de todo el personal en ejercicio, siendo los Institutos Formadores de Docentes quienes deben cumplir un papel primordial en este proceso de fortalecimiento.
De acuerdo con lo expuesto, estaríamos centrando una Ley de Educación Provincial en el niño como objeto de todo análisis, consolidando, como un gran desafío, la democracia, la cohesión social, la equidad, la participación. En suma, la moderna ciudadanía.
PRODUCCIÓN CON RECESIÓN
Esta administración le ha dado el máximo impulso posible al Ministerio de la Producción, aunque es indudable que ese propósito tiene directa relación con las inversiones productivas, lo suficientemente estrechas por parte del Estado y ante la realidad de que la inducción del Estado tiene una relación más directa en lo técnico, o en algunos casos en el crédito, tanto como en el asesoramiento de campo, mucho más que en la inversión directa, donde las determinaciones derivan de una economía de mercado.
Si aceptamos que esto es así, podremos imaginar la aventura de producir en un marco de aguda recesión. No obstante lo cual se han valorizado últimamente las perspectivas de inversiones de riesgo en el área de la minería; se prestó el apoyo al tradicional sector de la ganadería ovina; hicimos los esfuerzos necesarios para congeniar las aspiraciones empresarias y laborales en el área de Pesca, con las limitaciones del recurso, como ha sido el patético caso de la merluza; participamos lo más decisivamente posible en los Organismos Nacionales que administran en conjunto con las Provincias algunos de sus recursos y trabajamos arduamente en aquellos casos de defensa de los sistemas de promoción industrial.
Respecto al capítulo industrial, el Ministerio de la Producción suscribió convenios con los Municipios de Trelew y Puerto Madryn, a fin de trasladar a esas comunas la administración de los parques industriales.
Fueron intensas nuestras gestiones ante el Gobierno Nacional, en virtud de las vicisitudes en que se vieron envueltas las empresas comprendidas en los regímenes de promoción industrial.
Después de extensas y agobiantes tramitaciones, se logró la sanción del Decreto nº. 1297/00, por el cual se prorroga hasta el año 2004 la promoción industrial para las plantas que gozaban del anterior régimen emanado del Decreto nº. 6857/97.
De cualquier manera, nuestros técnicos trabajarán junto con los Municipios en la instrumentación de políticas inductoras para la industria local, teniendo en cuenta una mejor utilización de nuestros recursos naturales, tal el caso del Polo Textil Lanero de Trelew en su intento de apurar la integración vertical de su producción fabril en sus distintos estamentos.
En el sector de minería, hemos tenido noticias halagüeñas en los últimos días, evidenciado en el interés de empresas extranjeras por la exploración de minerales poco convencionales, como el oro, el platino y el paladio. Es de conocimiento público que hay interés de explotación, en la zona de Tecka, de una mina de platino, que podría ser muy importante.
Debemos mencionar que la Subsecretaría de Recursos Hídricos formalizó un convenio con la empresa REPSOL YPF, mediante el cual dicha institución dona a la Provincia tres equipos de perforación de última generación, que beneficiará a los productores agrícola-ganaderos. En este convenio acordaron las partes la elaboración de un estudio integral de la Cuenca del Río Senguer, a fin de evaluar las posibles obras a realizar para regular el uso de las aguas, para contribuir a mejorar el flagelo de la desertificación en la zona de Río Senguer y, fundamentalmente, en el Lago Colhué Huapí.
En cuanto a pesca, debemos señalar que el Gobierno ha restituido el derecho de acceso a los caladeros tradicionales de nuestra histórica flota amarilla, que hoy exhibe una cosecha récord de langostinos, que se traduce en una importante inyección de recursos para las comunidades costeras, especialmente en Rawson. En el año 2000 se incrementaron en 240 los puestos laborales de la actividad pesquera.
Nos preocupa sobremanera la posibilidad de que flotas pesqueras extranjeras puedan estar depredando los caladeros del calamar, en la frontera de la milla 200 hasta donde se extiende el dominio nacional, y compartiremos las acciones que fueran necesarias, para colaborar con las Fuerzas de Seguridad en la protección de nuestros recursos, que han sufrido ya demasiados abusos por una política errática en la materia.
Siempre exhibimos un fuerte protagonismo en el seno del Consejo Federal Pesquero, planteando firmemente la necesidad de federalizar el manejo y lograr así la aplicación amplia de la Ley Federal de Pesca.
LA SALUD
La administración y las políticas de salud constituyen otro de los temas medulares de la administración.
Necesariamente debemos caer en el lugar común acerca de lo que debemos y de lo que podemos hacer. En ningún caso puede estar ausente el tema presupuestario. O si preferimos, qué cosas se pueden hacer con los recursos disponibles.
Es válido plantear aquí que si esperamos brindar el mejor servicio de salud, necesitamos remunerar a los profesionales y auxiliares del sistema; adquirir medicamentos y equipos necesarios; pero además se tiene claro que la medicina del más alto nivel exige un andamiaje de infraestructura e instrumental médico, que constituyen la garantía efectiva de un servicio público ejercitado con el nivel de nuestros tiempos.
La realidad nos plantea una cosa distinta. En tiempos de posmodernidad, tenemos más pacientes carenciados; mayores demandas al hospital público; más cantidad de expulsados de los sistemas de obras sociales que reclaman atención en los nosocomios del Estado; nos es obligado comprar poco y caro, por formar stock reduciendo costos; hacer frente a la mayor pobreza; todo lo cual acarrea un costo mayor para prestaciones, que no tienen ni de cerca la calidad exigible por los tiempos.
Referido a las mejores formas de proteger la salud, es atinado el concepto emanado también desde la obra social provincial SEROS en cuanto, como parte de un sistema, no escapa a la tendencia mundial del aumento sostenido del gasto, debido en parte a la aparición de nueva tecnología diagnóstica y, en consecuencia, al impacto que produce la amortización de la misma en los costos de las organizaciones de salud, que no siempre se traduce en mejoras de la calidad de vida de la población.
El aumento de las expectativas de vida hace que se incremente el número de enfermos crónicos, con altas tasas de utilización de los servicios médicos. Por eso el nuevo paradigma en salud es la prevención de enfermedades y la promoción de la salud.
No obstante tales inconvenientes, nuestra administración contará en breve con el seguro de salud para la población no asegurada. Consideramos al medicamento un bien social y, como tal, es un compromiso del Gobierno asegurar la accesibilidad al mismo de toda la población.
Pese a los atenuantes presupuestarios descriptos, se dispuso un incremento en la partida de insumos de $ 1.500.000 más que en ejercicios anteriores y se puso en marcha el Bono Solidario de Medicamentos, que permite el acceso, a un costo ínfimo, de cuarenta medicamentos básicos.
Por primera vez en la provincia, el Ministerio de Salud participó, junto con prestadores privados agrupados en la Confederación Médica del Chubut, la Asociación de Bioquímicos y la Asociación de Clínicas y Sanatorios, en la licitación del PAMI.
Como resultado de ello COMPAMI 2000, tal la denominación de la Unidad de Gestión creada al efecto, administrará 10.838 cápitas. El 40% de los beneficiarios del PAMI en nuestra provincia serán atendidos por los efectores públicos y privados agrupados bajo el liderazgo del Ministerio de Salud.
En el ejercicio concluido se redactaron las bases programáticas para la reforma del sector salud, expresadas en el Plan de Salud 2001/2003 elaborado por el Ministerio, que propende a la creación de una conciencia definida de que la salud no es un elemento negociable ni puede estar mezclada con otras obligaciones que tiene el Estado en su misión de administrar fondos públicos.
Se encuentra en distintos estados administrativos el trámite inminente para la compra de doce ambulancias para traslado; tres ambulancias de alta complejidad y otras dos equipadas con unidad coronaria.
Se culminaron los pliegos de licitación para el equipamiento de Terapia Intensiva del Hospital de Trelew, esperando su apertura en ciento sesenta días, y se están desarrollando las documentaciones técnicas correspondientes para iniciar las obras durante este año en los Hospitales de Río Pico, Gan Gan, Paso de Indios, Tecka y Gastre, en la reconversión a gas propano en tales unidades hospitalarias.
NUESTRAS BELLEZAS Y EL NEGOCIO TURÍSTICO
Las condiciones macroeconómicas, el recogimiento de los mercados, la recesión interior y la dura competencia planteada por otros destinos del Cono Sur y del Caribe, desde el punto de vista turístico, permiten catalogar al año 2000 como poco fructífero. En Chubut, tuvimos empero, algunos avances.
Durante ese lapso se lograron mantener nuestras áreas protegidas, a costa de duplicar esfuerzos, con la presencia de recursos humanos y el equipamiento necesario y todo tipo de acciones de soporte a través de otros organismos del Estado.
Este criterio, como se sabe, nos ha permitido que se declare a una de nuestras áreas Patrimonio Natural de la Humanidad, e integrar una escasa lista de ejemplos de administración similar en todo el mundo, situación que pensamos profundizar y hacer cada día más firme como expresión inequívoca de nuestra diferencia competitiva.
Terminamos los Planes de Manejo Estratégico Participativos de las Comarcas Los Alerces y Andina del Paralelo 42 y, sumado a ellos, el ya finalizado Plan de Manejo de Península Valdés, como una de las áreas naturales más sensibles que nos toca administrar. Nos hemos propuesto para el presente año generar, junto con el sector privado, un Plan Estratégico en Turismo para la provincia, con el objeto de identificar juntos los caminos que conduzcan a un mejor funcionamiento del sector, optimizar nuestro funcionamiento interno, desarrollar una trama de acciones de apertura hacia el sector privado y el medio en general y de estratégica proyección a la región y al país, como forma de explotar a través de esta herramienta de desarrollo una de las posibles vías de consolidación del ansiado crecimiento social.
Restableceremos el trabajo conjunto con las demás provincias de la región a través del Ente Patagonia Turística, como herramienta institucional idónea para llevar adelante una política turística comprometida con los tiempos, e impulsaremos junto con el organismo rector de la actividad a nivel nacional una estrategia de acción conjunta que nos permita amalgamar propuestas y acciones, para también lograr en la provincia los objetivos establecidos en su Plan Nacional de Desarrollo Turístico Sustentable.
ACCIÓN SOCIAL
Desde la Secretaría de Desarrollo Social, el Gobierno del Chubut ha retemplado su concepto de administración sensible que debe ser común a quienes manejan los recursos públicos. Tenemos la convicción de que si algo pueden hacer los gobiernos, es procurar la mejor distribución de los beneficios que supone produce la vida en una comunidad organizada.
Sin embargo, es quizás en este sector de la Administración, donde suele traducirse el desencanto por la imposibilidad de eliminar lacras sociales como la pobreza, la degradación social, debido justamente a las limitaciones de que el Gobierno dispone.
Lo que nos ha quedado claro es que no se ha hecho ni se hará, desde nuestra gestión, campaña alguna destinada a captar la desesperanza de nuestros conciudadanos, haciendo del clientelismo y la prebenda una herramienta con la cual obtener aunque sólo sea la simpatía de los desposeídos.
La acción social se ha cumplido en el Chubut, durante nuestro desempeño, como la obligación implícita en los funcionarios encargados de parchar, aunque más no sea, las carencias mínimas de todos los ciudadanos.
En materia de programas alimentarios, firmamos con el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación el desenvolvimiento del Plan "Unidos", por el que se brinda cobertura alimentaria a ocho mil familias en forma mensual, trabajando además en el reempadronamiento de beneficiarios, con el fin de llegar realmente a quienes más necesitan.
Entre el Gobierno Provincial y el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación se firmó un convenio marco que implica la puesta en marcha del Programa "Solidaridad", cuya prueba piloto se llevará a cabo en la ciudad de Esquel. Además, hemos conseguido que el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación incorpore como segunda etapa del Programa "Solidaridad", a partir del mes de mayo del corriente año, a la ciudad de Comodoro Rivadavia.
El programa permite llegar a las familias ubicadas por debajo de la línea de indigencia, a fin de complementar el componente alimentario con la red de prestaciones en Salud y Educación, abordando las problemáticas sociales en forma integral.
En el transcurso del año 2000 se delinearon las tareas para la confección del mapa social de la provincia, cuyos trabajos se han iniciado y cuyo propósito es acceder a datos elaborados en base a la convergencia de todos los organismos, instituciones y organizaciones que interactúen en el campo social.
Desde la Dirección General de Cooperativas y Mutualidades se vienen implementando progresivas tareas de fiscalización, en orden a que el funcionamiento de este tipo de entidades se adapten a las normas y a los fines sociales. Se tiende a estar cada vez más adelante en el abordaje de los problemas, apuntando a llegar lo más cerca posible de implementar una fiscalización más preventiva y menos correctiva.
En materia de asistencia, debemos señalar que el Gobierno, a través de la Secretaría de Desarrollo Social, pondrá en marcha, a partir de fines del corriente mes de marzo, el "Plan Sumar" (Sistema Único de Mejoramiento de la Atención Social Responsable), destinado a diagnosticar y asistir directamente a las familias más necesitadas de la provincia, un programa que integrará a nuestra Secretaría de Desarrollo Social y a nuestros Ministerios de Salud y de Educación, en cada una de la intervenciones donde se hable de prevención, salud y educación.
OBRA SOCIAL PROVINCIAL
Convencidos de los nuevos paradigmas de salud, que tal cual mencionamos antes procura evitar la enfermedad y prevenir antes que curar, nuestra obra social SEROS implementó una serie de programas preventivos que han dado excelentes resultados.
En otro ámbito, cabe informar que el 1º de abril de 2000 se abrió el registro de prestadores y el reempadronamiento de los profesionales.
Finalmente, mediante Ley nº. 4679, sancionada por esta Legislatura el 21 de diciembre de 1999, se produjo una modificación transitoria al artículo 75º del régimen previsional, permitiendo un reajuste excepcional a los docentes provinciales jubilados parcialmente siempre que el cese definitivo a la actividad se produzca antes del 28 de febrero de 2001.
POLÍTICA DE VIVIENDAS
En el rubro dedicado a la ejecución de viviendas, debemos expresar nuestro halago por el reciente anuncio del Presidente de la República en ocasión de visitar Comodoro Rivadavia. Anunció, desde esta provincia, el plan de construcción de 80.000 viviendas en toda la República Argentina. En el marco de un importante plan para todo el país, en nuestra provincia se construirán nuevas unidades.
De todas maneras, en nuestro primer año de gobierno nos impusimos el desafío de diseñar una política de vivienda que utilizara la rica experiencia de nuestra provincia en el tema, para dar las respuestas más adecuadas desde el punto de vista social, técnico-constructivo y financiero.
Nuestro objetivo se canaliza a través de distintos programas, cuyo sustento nos permitimos delinear brevemente:
- El acceso a una vivienda digna es uno de los derechos básicos de nuestro pueblo.
- A pesar de las dificultades económicas y de la existencia de otras necesidades, pensamos que es posible abordar una política clara para reducir el déficit habitacional.
- Existen en nuestra provincia importantes variaciones geográficas determinantes del diseño constructivo de las viviendas. No todas las localidades gozan de la misma categoría de servicios esenciales, existe una diversidad climática que condiciona las características de las viviendas.
- Procuraremos que nuestros comprovincianos, de cualquier condición social, se sientan atendidos y, por ello, intervendremos a través de distintas estrategias desde el punto de vista técnico, social y financiero.
- Dentro del programa existirán líneas de acción específicas para los sectores más humildes. En esas líneas es donde seremos más creativos y eficaces, para lograr en el menor tiempo los mejores resultados.
Se continuó con las obras en ejecución y se iniciaron nuevas, que permitieron:
- Que más de mil cuatrocientas familias resuelvan su problema habitacional.
- Ejecutar varias obras de infraestructura y equipamiento.
- Llegar con la acción del Instituto a un importante número de localidades de la Provincia.
- Ejecutar el primer proyecto del Programa de Mejoramiento de Barrios en la ciudad de Rawson, con financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo, y el comienzo, también, de mejoramientos barriales en las ciudades de Trelew y Comodoro Rivadavia.
- Dar respuestas a unas cuatrocientas familias a través del Programa 1.118 del BID, mediante el cual el Banco ha comenzado a financiar los materiales necesarios para construir las soluciones habitacionales, aportando nuestro Gobierno el costo de la mano de obra y los Municipios la ejecución de las obras.
Previendo una demanda importante, se ha dispuesto destinar el 60% de los recursos FONAVI al crédito individual. Este programa se implementará a través de tres líneas: para recursos insuficientes, escasos recursos y recursos suficientes; son tres segmentos, de 14.000, 26.000 y 9.000 para los sectores más carenciados, sin tasas de interés y con un pago a cincuenta años.
RUTAS Y CAMINOS
La intensa red caminera provincial, los accidentes topográficos que es imprescindible atravesar, un año accidentado y riguroso en materia climática, y la natural estrechez de los medios, condicionaron la actividad de la Administración de Vialidad Provincial, pero creemos que la obra realizada y la planificada rescata la esencia de esta repartición en su intento por estar presente en todas las rutas y caminos hasta en los más recónditos lugares de la provincia.
En el marco del Plan Federal de Infraestructura, durante el año 2000 la Provincia propuso la modificación del plan elaborado por la Nación mediante la incorporación de diversas rutas provinciales y puertos, cuyo objetivo es mejorar la integración territorial y poblacional y procurar un mayor desarrollo turístico y económico, con una reducción de costos, por aprovechamiento de infraestructura existente del orden de los $ 17.000.000.
Además, se efectuaron gestiones para la terminación del proyecto de la Autovía Costera, en la ciudad de Comodoro Rivadavia; licitación que ya se lleva adelante. Quiero reiterar que en el marco del Plan de Infraestructura Nacional la Provincia del Chubut propuso, y fue aceptado por el Consejo de Administración de Economía y Obras Públicas del país, una inversión superior a los $ 500.000.000, de los cuales $ 350.000.000 se encuentran destinados a inversiones en trabajos viales. Asimismo, nuestra Administración de Vialidad Provincial ha presentado el proyecto del primer tramo de la ruta nº. 71, que va a unir la localidad de Trevelin con la ruta que viene desde El Bolsón, para incorporar uno de los circuitos turísticos más hermosos que tiene la provincia del Chubut.
También se inició la confección de pliegos licitatorios para la adquisición de equipos viales y camiones por un monto de $ 3.600.000, previéndose el llamado a licitación pública para los primeros meses del corriente año.
Puedo anticipar, con certeza, que el próximo 10 de abril comenzarán las obras para la construcción del Puerto de Rawson. Además, en el transcurso de este primer semestre estaremos poniendo en marcha la construcción del nuevo muelle Luis Piedrabuena, en Puerto Madryn, como terminal de cruceros, y la ampliación del puerto de Comodoro Rivadavia.
Quiero decir que, entre otros compromisos que asumimos con la comunidad -y que quiero reiterar ante los señores legisladores-, tomamos la decisión, en el transcurso de los últimos meses del año pasado, de ir poniendo en orden nuestra Administración Pública. En tal sentido dijimos -y lo llevaremos adelante- que vamos a dejar unificada solamente en una planta permanente la participación de todos los empleados públicos de planta temporaria y transitoria. Enviaremos un proyecto de ley para incorporar a la planta permanente 435 agentes que tengan más de 5 años de antigüedad en la Administración Pública Provincial y que, por Ley nº. 1987, están mensualizados o en planta transitoria.
TERMINALES PORTUARIAS
La vocación marítima, reafirmada por la Provincia, tendrá en este período la continuidad necesaria. Debemos señalar que los incrementos en las cargas que se han producido desde 1992, año en que los puertos nacionales pasaron a la Provincia, señalan que estamos en el camino correcto.
La acción prevista puede sintetizarse en los siguientes emprendimientos de importancia: el comienzo de las obras en el Puerto de Rawson, previstas para el primer trimestre de este año; seguir adelante con el proyecto del Muelle Luis Piedrabuena de Puerto Madryn como terminal de cruceros; y la ampliación del Puerto de Comodoro Rivadavia.
Señores Diputados, si bien valoramos algunas de las conquistas logradas en el año 2000, admitimos que ha sido un lapso de transición que envolvió a la provincia y al país. Fue otra demostración del peso que tiene la mano imperceptible del ordenamiento mundial, que eligió a los países asiáticos y a Latinoamérica como prueba piloto.
Sin embargo, tenemos el convencimiento de que el Gobierno Nacional hizo un negocio posible obteniendo el Blindaje Financiero, pero no caemos en la ilusión de que ha sido el mejor.
No podemos enfermarnos de fundamentalismo y suponer que la estrategia de la aldea global se enfrenta tan fácil como nos den las palabras.
Por eso es que lucharemos sin descanso, para administrar una provincia que empiece a tener autarquía económica.
En esta cruzada y como lo hemos mencionado en nuestros primeros mensajes a esta Honorable Cámara, necesitamos el concurso de todos los sectores políticos, porque ciertos objetivos chubutenses son naturalmente políticas de Estado.
No se trata solamente de lograr algún punto más en la Coparticipación Federal; ni en la más correcta liquidación de nuestras regalías, ahora que se viene la discusión parlamentaria de la nueva Ley de Hidrocarburos.
Se trata de federalizar el país, que implica poblamiento de las zonas aledañas para que vayan creando sus propios mercados de consumo. Y la creación de mercados depende, en buena parte, de su poblamiento.
En las circunstancias actuales, el estancamiento precede al sentimiento colectivo de buscar otros horizontes, del mismo modo que antes la inmigración, desde el centro a la periferia, le dio lustre a nuestra Patagonia.
Debemos, entre todos, forzar las grandes decisiones nacionales en emprendimientos de altísimo contenido económico y social. El tendido eléctrico de Choele-Choel a Comodoro Rivadavia es uno, ratificado en estos días por el Presidente de la Nación, al visitar Comodoro Rivadavia, al tiempo que anunció la construcción de más viviendas; fortalecer el diseño y ejecución de granjas eólicas; apoyar los proyectos que fortalezcan la explotación de la pesca; y la construcción de rutas y caminos, en el marco de un Plan de Infraestructura realmente ambicioso.
El otro es la ejecución del Ferrocarril Transpatagónico, que será un motor inigualable contra el aislamiento patagónico. Pero lo será en términos de economía bien entendida, aquella que genera valor agregado a sus productos primarios. El Transpatagónico debe cargar manufacturas elaboradas con nuestra mano de obra, evitando que semejante estructura de transporte mantenga el viejo concepto de que la Patagonia puede ser un inmenso yacimiento que necesita de un medio de transporte barato como el ferrocarril para llevarse por nuestros puertos material a granel, merced al trabajo mal remunerado de obreros sin casi ninguna calificación.
Todas estas ideas justifican nuestra iniciativa acerca del diálogo político. Es más, hemos dado pruebas fehacientes de nuestra apertura a todas las fuerzas políticas, con las cuales queremos conversar todo lo que sea posible. En uno de los últimos encuentros con el principal partido de la oposición, que es el Justicialismo, hemos intercambiado ideas acerca de una futura reforma política que satisfaga más adecuadamente la representatividad de los distintos sectores territoriales del pueblo en nuestra Legislatura.
Nos parece importante avanzar sobre los proyectos de leyes de autarquía de los Poderes Legislativo y Judicial. En este caso, no se trata sólo de poner racionalidad en las iniciativas, porque un sistema en el que una parte decide cuánto va a gastar y la otra tiene que proveer los recursos es, decididamente irracional y hasta perverso. Estas cuestiones van más allá, porque contribuyen de manera efectiva y práctica a un principio esencial para la democracia, como lo es el de la división de los Poderes. En este caso, es justo expresar que estas iniciativas corresponden al Justicialismo, que lo ha reclamado en los últimos años y cuyos proyectos servirán de base para formular el que se presentará oportunamente ante esta Cámara.
Como se ve, señores diputados, más que una rendición de cuentas, este Gobernador desea compartir el anhelo provinciano de empezar a escalar la cuerda de nudos, para llegar a la cima de realizaciones mucho más ambiciosas que las que históricamente le asignaron al Chubut, como a cualquiera de la provincias chicas.
Fomentar esperanzas en la ciudadanía no se reduce a la simpleza de una ensoñación delirante. Carlomagno decía que la esperanza es el sueño de los que están despiertos. Cómo no anhelar, cuando menos, la idea de una provincia reconocida por sus paisajes, su riqueza y, sobre todo, por su gente. Nuestros abuelos de comienzos del siglo XX la imaginaron próspera para sus nietos. Cómo no pensarla hoy, grande y bondadosa para las generaciones futuras.
JOSE LUIS LIZURUME

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada