marzo 04, 2012

Mensaje del Gobernador de Chubut, Mario Das Neves, en el acto de toma de posesión del cargo (2003)

MENSAJE
DEL
GOBERNADOR DE LA PROVINCIA DE CHUBUT
Mario Das Neves
EN EL ACTO DE TOMA DE POSESION DEL CARGO
EL 10 DE DICIEMBRE DE 2003

Diputados de Chubut:
Vengo a decirles, con toda humildad, cómo voy a gobernar esta provincia.
Vengo a anunciarles que estoy dispuesto a construir una sociedad sin miedos en la que lograr el bienestar y la unión de la familia será una responsabilidad sin límites.
Vengo a anunciarles mi voluntad inquebrantable de llevar adelante un gobierno honesto y austero con la convicción que en una provincia rica no puede haber ciudadanos pobres.
Soy un hombre sencillo con responsabilidades diferentes. Responsabilidades que no significan para mi una carga sino el deber de cumplir con una misión. Llegué a esta función con la ayuda de Dios, el amor de mi familia, el acompañamiento de mis amigos y mi espíritu de lucha. Pero también llegué por el voto de confianza de la gente.
Eso es para mí el mismo compromiso que tengo con la vida. Le pedí a la gente que vote un cambio. Votó un cambio. Y habrá un cambio.
Éste no es un juego de palabras. Es mi promesa y la síntesis del gobierno que hoy empieza.
Entre las muchas cosas que hemos perdido en estos últimos años está la fe. La vamos a recuperar. Dios me dio la oportunidad de seguir adelante. Y ahora la de gobernar. Me puso enfrente a un enemigo cruel al que enfrenté con una sola convicción: la de vivir. Por eso, no voy a vivir de cualquier manera sino como lo hace un hombre agradecido: poniendo lo mejor de mí al servicio de mis semejantes que son los hombres y mujeres de mi provincia.
Creo en cada uno de ellos. En su capacidad de trabajo, en su honradez, en su inteligencia, en sus valores éticos y morales. Y creo que, con ellos seremos capaces de reconstruir una sociedad que está resquebrajada, que ha perdido la esperanza. Y que debe volver a creer en quienes tenemos la alta responsabilidad de trabajar en busca de su destino.
Vamos a llevar adelante una administración austera. Cuando digo una administración austera digo una administración austera. Que nadie se equivoque. Esto no es sólo un discurso, es una decisión irrevocable.
Hoy empieza aquí un tiempo distinto. Soy el gobernador de todos los chubutenses. De todos y cada uno. No habrá para este gobierno distintas clases de ciudadanos. Se acabó el Chubut de las dos veredas. Empieza la provincia donde vamos a caminar con el mismo rumbo, aún con pensamientos diferentes.
Llego aquí con un grupo de hombres y mujeres comunes. Jóvenes, pero con la suficiente experiencia y capacidad, dispuestos a dar lo que la gente les pide: vocación de servicio, firmeza en las decisiones, responsabilidad en el manejo de la cosa pública y humildad en el desarrollo de sus tareas. Con ellos llevaremos adelante un proyecto nuevo, fresco, serio y seguro. Modernizaremos el estado con ética. Donde los únicos que no tendrán cabida, serán los corruptos. La lucha contra la corrupción no será una bandera levantada sino un objetivo insoslayable.
La corrupción de los gobernantes significa la miseria y a veces el hambre de los gobernados. Eso se terminó.
Señores diputados: hoy comienza un tiempo distinto, dirigido por un gobierno transparente y decidido a castigar los abusos.
Creo en Dios, fuente de toda razón y justicia. Con la razón avanzaremos en la construcción de una sociedad mas justa con los que menos tienen, más solidaria con los que mas sufren. Con la justicia, iniciaremos otra etapa: no puede haber un pueblo realizado si no tiene justicia.
Creo en la justicia de los hombres. Caminaremos entonces hacia un recambio necesario, con los mecanismos que nos da la constitución de la provincia. Hace falta recrear la confianza en quienes tienen la alta misión de alejar de la sociedad el delito y el estado de sospecha. Queremos que no queden delitos sin resolver y mucho que queden sin resolver los delitos en contra del Estado.
Necesitamos organismos de contralor en los que podamos confiar. No quiero hombres y mujeres que pongan las manos en el fuego. Quiero hombres y mujeres que las muestren.
Dije que estaba dispuesto a construir una sociedad sin miedos, donde las rejas estén donde tienen que estar y no en la puerta de la casa de la gente. En esa sociedad sin miedos, detrás de las rejas van a estar los que cometen delitos.
Hay altos índices de delincuencia en la provincia. Hay muertes por asesinato y también asaltos en las casas. Asumimos la responsabilidad de recuperar la seguridad y tranquilidad que hemos perdido. Habrá una policía cuya jefatura manifestará la autoridad necesaria para conducir la fuerza. Así, todos vamos a poder vivir más seguros.
Pero tenemos en claro que estar seguros significa también tener un trabajo digno, un hijo educado y una familia sana.
Como decía el general Perón, existe para mí una sola clase de hombres: los que trabajan. A esta provincia volverá el trabajo. Prometí seis mil quinientos puestos de trabajo. Voy a crear seis mil quinientos puestos de trabajo. Me comprometo, ante esta cámara y ante toda la gente a bajar a un dígito la desocupación. Los recursos del suelo chubutense van a volver a servir a la dignidad de nuestras familias.
Generar trabajo es generar alegría. Nosotros creemos que se puede. Estamos seguros que se puede. Y vamos a demostrar que se puede. Porque aquí nos hemos acostumbrado a otra política que es la política del no se puede. Señores diputados, vengo a decirles que el no se puede también se terminó.
Como dijimos en nuestra plataforma definimos como políticas de estado a los objetivos que debe establecer la provincia en el mediano y largo plazo desde una visión colectiva para el desarrollo de áreas o regiones, sectores o solución de conflictos que hagan al interés general permanente y trasciendan mas allá de los gobiernos.
Por eso, nuestro objetivo será fijar las bases de estas políticas de estado en el marco del Consejo del Plan Estratégico Provincial. Esta planificación participativa y regional no sólo definirá la ejecución de obras de infraestructuras necesarias para los desarrollos regionales propuestos también para consensuar políticas impositivas en municipios y proponer obras o políticas interprovinciales.
No tengo dudas que para poder desarrollar estas políticas vamos a necesitar de nuestro querido Banco del Chubut. Éste ha sido utilizado para los negocios de unos pocos en detrimento de quienes deben ser sus únicos destinatarios. Vamos a reconvertir el banco del Chubut, saqueado y usurpado en los últimos años. Será una herramienta de fomento y estímulo para los pequeños y medianos empresarios que tendrán que presentar una única garantía: su honestidad.
Quiero referirme al empleo público que para mi es un servicio esencial. Porque sirve para organizar la vida social, resolver los problemas del hombre común y administrar la riqueza que nos pertenecen a todos.
Los empleados públicos obtendrán de mi gobierno respeto por su carrera, cumplimiento para sus salarios y reconocimiento a su dedicación. A cambio le pediremos que cada uno sea protagonista del cambio en la actitud del estado para con sus ciudadanos. Que cada uno sea un trabajador eficiente, con una respuesta solidaria y se transforme de este modo en el merecedor de la retribución que recibe de parte de la gente.
En el empleado público vamos a confiar. Porque con ellos contamos para que se terminen las esperas interminables en los hospitales, las demoras para hacer una denuncia, la burocracia insoportable para obtener una ayuda y los días de angustia para anotar un niño en la escuela.
Estas son situaciones cuya existencia es injustificable. En mi gobierno, estas cosas se van a terminar. Cada vez que la gente acuda al estado tendrá soluciones y no un nuevo problema.
No hablamos de transformación sino de modernización del estado para que cumpla con eficiencia con lo que tiene que hacer: garantizar la salud, la seguridad, la educación y la justicia de los ciudadanos.
Hablaba hace algunos días con profesionales de la salud sobre la mortalidad infantil. Los índices nos avergüenzan. Yo no me comprometo a bajar los índices. Digo que en esta provincia no puede haber más mortalidad infantil. Y que se debe terminar con los hospitales sin medicamentos para los chicos. Y también para los grandes. Se terminaron los ministros con excusas. Por qué, señores diputados donde hay una necesidad, hay un derecho. Y donde había una excusa, habrá una solución.
Hace unos días también me preguntaban sobre mi posición respecto a la explotación de la mina de oro El Desquite. Dije entonces y lo repito ahora. El pueblo de Esquel ya se expresó y dijo No.
Yo vine a hacer desde el Gobierno lo que el pueblo pide. Vine a cumplir tanto con sus sueños como con su voluntad. Y a la voluntad del pueblo de Esquel ya la conocemos todos.
Y será respetada.
Sobre la explotación minera en general tengo las mismas dudas que tiene la comunidad. Conozco todas las denuncias y quejas que se han formulado en el pasado y en el presente, respecto a un área de importancia vital para el desarrollo de la provincia, pero que debe ser explotada de manera transparente y en beneficio de todos.
No por su importancia económica vamos a permitir el deterioro del medio ambiente, la explotación irracional y les prometo, señores diputados, que de acá para adelante nadie más se va a llevar el oro, dejándonos las piedras.
Hay que hacer una provincia para todos por mucho tiempo. El respeto al medio ambiente es fundamental y también será una cuestión central de mi gobierno el ir eliminando las diferencias sociales. Hay que decirle basta a la provincia de unos pocos ricos en medio de miles de pobres.
Hay que decirle basta a un sistema educativo que por un lado genera privilegios y por el otro analfabetos. No habrá al término de mi mandato un solo chico que no sepa leer y escribir, porque para eso están las riquezas de nuestra tierra. Para darles la oportunidad de vivir mejor a los que hoy la están pasando peor.
Queremos en las escuelas de Chubut maestros dedicados a educar. Nuestro objetivo es fortalecer la escuela pública porque estamos convencidos que es la institución con mas capacidad para posibilitar mejores condiciones de inclusión social de importantes sectores de nuestra sociedad.
Desde el estado vamos a garantizar la indumentaria escolar y el acceso a los medios materiales educativos y culturales. No habrá un solo chico que falte a la escuela por no contar con las cosas y los medios que necesita para hacerlo.
Tenemos otros dos objetivos estrechamente vinculados con la educación. El primero, apoyar el desarrollo cultural. Lo haremos en un clima de libertad de creación y protección de nuestro patrimonio. Partimos de una concepción de la cultura como un conjunto de bienes materiales y espirituales que produce una comunicad, la identifican y connotan su pertenencia a un lugar y sus tiempos históricos. Todo lo que tenga que ver con la cultura, contará con el respaldo de mi gobierno.
El otro objetivo es el deporte. Lo reconocemos como una herramienta de promoción social que alienta actividades físicas de integración y conciencia grupal y de valorización personal y actividad recreativa.
Queremos construir a partir del deporte espacios de aprendizaje, de autoestima y reafirmación familiar tendientes a promover la necesaria inclusión social desde niveles recreativos, educativos y culturales.
Diputados de Chubut. Debo decirles que en la provincia generan interrogantes la explotación de nuestros bosques y la concesión de nuestras tierras fiscales. Hay denuncias, sospechas y hasta crímenes impunes alrededor de estos temas. Acá no prometo. Aseguro que va a venir el tiempo de la claridad en el manejo hacia el futuro y el peso de la justicia, para los hechos del pasado.
No debo pasar por alto lo que para nuestra provincia significa el petróleo. Todos sabemos que es un recurso no renovable y que por lo tanto necesita un equilibrio en la explotación para sostener las reservas en el tiempo. Hay que dejar atrás la resignación y poner en marcha políticas que nos permitan tener mayores regalías, generar mas empleo y a la vez, preservar el recurso. El marco internacional nos permite hoy tener un petróleo caro que produce generosos ingresos. Pero no debemos caer en el facilismo del derroche porque caeremos en una trampa de la que después nos será difícil salir. Mantendremos una nueva relación con las empresas petroleras para afianzar sus inversiones. Así, ellas podrán invertir y nosotros usufructuar un recurso genuino en beneficio de la gente.
A menos de diez kilómetros de este lugar que espero honren con el debate de los temas que importan a nuestra gente, está el mar.
Ahí en el mar está la riqueza que por años se ha ido lejos de estas costas. Y también se ha ido lejos de estas tierras. Las empresas dicen que necesitan seguridad jurídica. Nosotros decimos que nuestros ciudadanos, que son los dueños del recurso, también necesitan seguridad.
Necesitan un empleo estable y un sueldo digno. Buenas condiciones laborales y los beneficios sociales que les corresponden. El Estado les garantizará esa seguridad jurídica a las empresas y lo mismo hará con los derechos de los trabajadores.
Los permisos de la pesca han sido en el pasado reciente un pasaporte a la sospecha. No lo digo yo, está asentado en las versiones taquigráficas de los muchos debates que hubo en esta Cámara.
Sospechado está el que los entregó y sospechados están los que los recibieron. Siempre que hay un corrupto adentro es por que hay un ladrón afuera. Para justicia de todos hay que terminar con este estado de cosas.
El ladrón de afuera y el corrupto de adentro, en este Gobierno no van a hacer negocios, van a terminar presos.
Los permisos pesqueros serán entregados en mi Gobierno a la luz del día, con información abierta a todos los sectores y de la manera que más beneficios obtengan el Estado Provincial y los empleados del sector pesquero.
El empresariado pesquero tendrá todas las garantías jurídicas y políticas para desarrollarse honestamente. Esperamos que tengan muchas ganancias, pero hay que tener claro que también deben ganar el Estado y los ciudadanos que lo sostienen, por que el recurso, es nuestro.
Queremos tener con estos empresarios y con todos los empresarios de la Provincia, una relación de respeto mutuo. Los necesitamos para hacer crecer la economía y el empleo. Van a poder invertir tranquilos, por que el Gobierno va a respaldar todo emprendimiento sano que lleve a cabo el sector privado.
Queremos mirarnos a los ojos con empresarios que tengan nuestra misma vocación por el desarrollo provincial.
Dentro de este desarrollo está la ganadería. Al hombre de campo, al ganadero quiero decirle que habrá una mirada distinta hacia los problemas que los afligen. En el gobierno encontrarán respuestas rápidas y contundentes. Vamos a mirar hacia el campo como un área de vital importancia para el crecimiento de la provincia.
Hay una casa en cada uno de los pueblos y ciudades de la provincia, que es de la gente. Son los municipios. Con ellos trataremos de forjar una sociedad indestructible, que trabaje para mejorar las condiciones de vida en cada uno de los lugares habitados del territorio provincial.
Cada intendente será un socio en esta empresa común de construir una provincia mejor. No habrá distinciones de carácter político en ese trabajo, que es de todos.
Con los intendentes también nos vamos a mirar a los ojos. El tiempo dirá si hemos cumplido nuestra obligación con los ciudadanos.
A la oposición política, sólo le digo que habla desde este lugar un opositor de doce años. Yo conozco ese desafío por que lo he transitado mucho tiempo.
Tuve respeto por lo bueno y críticas para las cosas malas, entre ellas, la soberbia, un defecto que no tendrá este Gobierno. Por eso le digo a la oposición que espero tanto su colaboración como su crítica. Para mí dos elementos indispensables en la vida democrática.
Creo en la humildad y la vamos a practicar, este será un Gobierno de puertas abiertas y manos tendidas. Es mucho el trabajo que habrá que hacer si queremos eliminar la injusticia en nuestra sociedad.
Desde esa humildad les digo que ese es un trabajo que no podemos hacer solos y al que están todos convocados.
Como dijo el presidente Néstor Kirchner cuando ingresó a la Casa Rosada: no llegué aquí para dejar mis convicciones en la puerta. Al igual que el presidente ingresaré a la casa de gobierno con las misma convicciones que marcaron hasta hoy mi paso por la vida. Y con esas mismas convicciones voy a salir cuando termine mi mandato.
Quiero dedicar un párrafo a un tema que ya es objeto de debate. Señores periodistas, ustedes son en su profesión hombres libres. Y yo seré la garantía de esa libertad. No lo digo en vano. Los que han sido parte de mi generación, saben que esto ha sido siempre así. Y no va a cambiar ahora.
Para despedirme, permítanme citar una frase de Evita, porque yo soy peronista, pero también por que ya Evita pertenece a todos.
Decía: “Es lindo vivir con el pueblo sentirlo de cerca, sufrir con sus dolores y gozar con la simple alegría de su corazón. Pero nada de todo eso se puede sin previamente no se ha decidido definitivamente encarnarse en el pueblo, hacerse una sola carne con el para todo dolor y toda tristeza y angustia y toda alegría del pueblo sea lo mismo que si fuese nuestra.
Eso es lo que yo hice, poco a poco en mi vida. Por eso el pueblote alegra y me duele. Me alegra cuando lo veo feliz y cuando yo puedo añadir un poco de mi vida a su felicidad. Me duele cuando sufre. Cuando los hombres del pueblo o quienes tienen obligación de servirlo en vez de buscar la felicidad del pueblo lo traicionan.”
Señores Diputados, soy parte de una generación con muchos muertos y muchos sueños. Los invito a soñar. Y a trabajar juntos para cumplir el sueño común de hacer una Provincia mas grande y una sociedad mas justa.
Muchas gracias.
MARIO DAS NEVES

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada