marzo 05, 2012

Mensaje del Gobernador de Río Negro, Pablo Verani, en la apertura del período de sesiones ordinarias (2003)

MENSAJE
DEL
GOBERNADOR DE LA PROVINCIA DE RIO NEGRO
Pablo Verani
EN LA APERTURA DEL 32° PERIODO DE SESIONES ORDINARIAS
EL 1° DE MARZO DE 2003

Comprovincianos, comprovincianas: Vengo a cumplir el mandato constitucional de inaugurar el 32º Período de Sesiones Ordinarias de la Legislatura, en el marco de mi último año en el cargo con el que me han honrado los rionegrinos, lo que de por sí constituye un hecho significativo para el desenvolvimiento de las instituciones democráticas.
No es poca cosa que pueda estar haciendo un balance de mi gestión de cara a uno de los Poderes del Estado, y con la exposición pública propia de una sociedad que, a pesar de la crisis profunda en que caímos durante el año 2.002 y los cuestionamientos a la dirigencia en general, tiene una fe indudable en las formas y estructuras de la democracia representativa.
Debo recordar que no ha sido fácil cumplir con ocho años de gobierno dadas las dificultades impuestas por el marco nacional, y las propias de una provincia que presentaba serios condicionamientos al momento de hacerme cargo de la conducción del Estado.
No ha sido agradable rebajar los salarios estatales, modificar las estructuras gubernamentales, reconducir el presupuesto para lograr una prestación razonable de los servicios esenciales, y tener que decir que no a muchos requerimientos legítimos de sectores de la sociedad.
En la función de gobierno muchas veces he tenido que optar por lo que Weber califica “ética de la responsabilidad”, privilegiando las acciones que otorgaran eficiencia a la gestión, en contra del bagaje de soluciones abstractas que todos cargamos por haberlas aprendidos en otros contextos.
Creo que no son políticos cabales aquellos que ven pasar a una marcha y corren a ponerse al frente sin saber adónde va. Al momento de gobernar hay que priorizar los intereses del conjunto sobre los sectoriales, y cotejar la opinión volátil que puede primar en la gente en una coyuntura, con las opiniones que se sustentan en el mediano y largo plazo.
Si la historia tiene conmigo una opinión equilibrada de mis aciertos y mis errores, sin lugar a dudas pondrá en mi haber que la perseverancia ha tenido sus recompensas, que a pesar que he navegado muchas veces contra una corriente bravía, pude dejar a mi sucesor una provincia en mejores condiciones que la heredada.
La reforma Estatal, el equilibrio financiero, la obra pública, las perspectivas favorables que tienen las principales actividades económicas de la provincia, el mantenimiento razonable de los servicios básicos e indelegables del Estado, son logros que considero merituables.
Además, he podido conjugar el realismo en el accionar del gobierno, sin arriar aquellas banderas esenciales de mi formación política y que han estado siempre presentes al momento de tener que optar entre unas y otras medidas.
Estoy convencido que la economía no es un fin en sí mismo sino que debe subordinarse a las metas del bienestar del conjunto, así como de la superioridad de las soluciones colectivas sobre las individuales y que la tarea más noble de la acción política es la de aportar soluciones ante las necesidades y aspiraciones de quienes no pueden satisfacerlas por sí mismos, aunque esto conlleve el riesgo de soportar acusaciones de incurrir en prácticas demagógicas o populistas.
En todos estos años hemos aportado soluciones, aunque no fue fácil hallar las respuestas adecuadas. Quiero recordar que mis ocho años de gobierno han coincidido prácticamente con una década en que los paradigmas internacionales de la globalización impactaron con toda su fuerza en nuestro país. La subordinación del Estado al mercado, la liberalización de las tasas de cambio y de inversiones extranjeras, y la privatización de empresas públicas, fueron algunas de la recomendaciones internacionales que el país tomó como modelo y que necesariamente impactaron negativamente en los acotados márgenes de autonomía de las provincias.
Los resultados fueron contundentes en Argentina y en el resto de los países de la región latinoamericana: una dependencia tecnológica y financiera creciente, y aumentos impresionantes de desigualdad, desocupación, pobreza y miseria. La deuda externa regional en Latinoamérica pasó de 492.000 millones de dólares a 787.000 millones de dólares de 1991 al 2001. Sólo si entendemos este contexto vamos a valorar el resultado de esta gestión de gobierno y que hemos sentado las bases para aprovechar la nueva etapa que se abre en Latinoamérica.
Brasil está dando señales que es posible dejar atrás el neoliberalismo profundizando la democracia, con una defensa de la industria y del trabajo nacional que esperamos sea seguido por nuestro país con convicción, a partir del próximo gobierno que elijamos los argentinos.
Es verdad que en el país hay algunos esbozos positivos de este camino desde fines del 2.002 y que en nuestra provincia pueden verse claramente en el crecimiento de sus principales actividades económicas, como la fruticultura y el turismo, pero la devaluación y algunas medidas complementarias no son suficientes, son apenas medidas instrumentales.
Es sabido que las metas del desarrollo exigen un horizonte temporal amplio, políticas sustentables en el tiempo y continuidad de las mismas.
La ausencia de una integración nacional, las interrupciones de los procesos democráticos, las recurrentes crisis económicas y profundización de las antinomias, conformaron una dirigencia cortoplacista, sujeta a amplios vaivenes ideológicos y modas pasajeras. No se tuvo predisposición al aprendizaje de experiencias pasadas, ni a la evaluación correcta de resultados, ni a la valoración de la importancia de construir consensos políticos y sociales mínimos.
El quiebre de esta cultura es una condición ineludible para que la Argentina pueda encarar una estrategia de desarrollo sostenido, y para que dejen de tener preeminencia visiones ideológicas despegadas de las circunstancias objetivas de lugar y tiempo.
Así como los consejos de aquellos economistas profesionales y especialistas que han propugnado las políticas que llevaron al país a una crisis terminal. Políticas que privilegiaron la especulación financiera sobre el trabajo y la producción nacional, atendiendo las cuestiones macroeconómicas y no las necesidades mínimas de los argentinos.
Me pregunto: ¿Porqué estos economistas, graduados en las universidades más famosas del mundo, no nos alertaron a tiempo sobre los efectos letales de la globalización neoliberal?
¿Mienten a sabiendas o simplemente se equivocan? ¿Es posible que tantos economistas se equivoquen tanto, durante tanto tiempo?
La única realidad es que tienen y han tenido argumentos para justificar cada fracaso o justificar por el absurdo lo que se hubiera podido prever con sentido común y honestidad.
Pero no sólo se trata de encontrar soluciones aptas, sino su permanencia en el tiempo, más allá de los gobiernos de uno y otro signo. Y encarar estos procesos con la convicción de que ya se ha colmado el tiempo de las equivocaciones. Las revueltas sociales que han sido el corolario de la aplicación de políticas neoliberales pueden ser el presagio de enfrentamientos abiertos entre compatriotas si se desaprovecha la oportunidad histórica de cambiar el rumbo.
La Unión Europea ha logrado, bajo parámetros de consenso sobre reglas básicas y la integración regional, avanzar en mayores niveles de equidad e igualdad de oportunidades. Esos son los requerimientos: la necesidad de consolidar la democracia mejorando la distribución de la riqueza, la reactivación del mercado interno y de las economías regionales, la revalorización del rol del Estado y la participación de todos los sectores sociales en las decisiones políticas. Se trata de parámetros que, a pesar de todas las limitantes, siempre hemos tratado de levantar desde Río Negro en nuestras críticas y enfrentamientos con las políticas nacionales y el histórico centralismo, que ha transformado al federalismo en una mera ficción.
Nuestra prédica en favor de la integración y el regionalismo, que en forma práctica estamos proyectando con Neuquén hacia toda la Patagonia, es también uno de los requisitos necesarios para no desaprovechar la oportunidad abierta para los países de la región.
No se puede imaginar un Mercosur vigoroso si no asumimos esas metas de crecimiento fronteras adentro, y así estar mejor preparados para nuestra inserción en el mundo.
Ciertos cambios realizados por mi gobierno considero que tienen encarnadura política con ese nuevo modelo que se abre para la región y, por lo tanto, deberían ser tomados como aportes para las fuerzas políticas en general y el gobierno que me suceda en particular. Para ello, quiero referenciar algunos aspectos de lo desarrollado en las principales áreas gubernamentales:
Economía: Río Negro es una provincia en donde el sector privado aporta el 85 por ciento del Producto Bruto Geográfico, y de este porcentaje el 45 por ciento pertenece a los ingresos de los sectores de Producción de Bienes y Servicios Exportables y Turismo.
El nivel de ingresos de esos sectores genera un esquema de competitividad distinto y el desafío de no permitir que los beneficios queden concentrados en pocas manos.
Para ello instrumentamos la Ley de Transparencia Frutícola y el Proyecto de la Ley de Pesca, tuvimos que generar los mecanismos y políticas tendientes a hacer que esos ingresos lleguen a la mayor cantidad de rionegrinos, bajo estos principios rectores concebimos la Agencia Provincial para el Desarrollo Económico, CREAR, que permite a los propios sectores participar de la generación de las Políticas de Estado y determinar el destino de los Fondos Públicos.
Los recursos destinados al Desarrollo Económico se dirigieron así directamente a nuestros emprendedores mediante la implementación de programas de capacitación, de información para la toma de decisiones, aprovechamiento de oportunidades, de negocios, apertura de nuevos mercados, y financiamiento directo.
Paralelamente, la creación y fortalecimiento de puestos de trabajo han sido un eje en mi gestión de gobierno, reivindicando nuestro poder de policía y cubriendo el abanico de competencias de la Secretaría de Trabajo, contribuimos al establecimiento de un equilibrio entre la relación del trabajador y los empresarios, más de 40.000 trabajadores vinculados al complejo frutihortícola incrementaron, en más del 55 por ciento, sus remuneraciones, ordenando el ingreso de trabajadores golondrinas, logramos, en el sector rural, el pleno empleo.
Propugnamos un incremento del 18 por ciento en las remuneraciones de la zafra lanera y un esquema de garantías para los trabajadores del sector pesquero.
No hemos coincidido con la filosofía del Plan Jefes y Jefas de Hogar porque hemos sostenido que lo ideal es subsidiar a la pequeña y mediana empresa, para que éstas puedan absorber trabajadores pero, ante el hecho consumado de este programa nacional, estamos trabajando para incorporar estos beneficios al sistema productivo a través de la contratación de las distintas empresas y capacitando a los beneficiarios para que exista una mínima contraprestación de algunas horas, fomentando así la cultura del trabajo y preparándolos para que puedan reingresar definitivamente al trabajo formal.
Un escenario fiscal ordenado nos permitió implementar políticas preventivas y estructurales y evitar transferencias de ingresos del sector privado para el sostenimiento del sector público.
Río Negro es la primer y única provincia que está negociando directamente con un Organismo Multilateral como el Banco Interamericano de Desarrollo un programa de financiamiento dirigido a fortalecer la competitividad de todos los sectores productivos, estamos hablando de una asistencia que probablemente rondará los 50 millones de dólares y que, a través del CREAR, se trabajará en forma interdisciplinaria con el sector privado, canalizando créditos y asistencia técnica.
Se trata de alcanzar a todas las actividades económicas de la provincia, tales como la fruticultura, ganadería, pesca, minería, turismo e innovación tecnológica, de manera que se pueda generar un mayor empleo y perspectivas de desarrollo.
En una coyuntura en que la falta del crédito es uno de los principales problemas de la economía nacional, Río Negro, a través de una negociación directa con el BID, podrá facilitar la reconversión de actividades económicas, el mejoramiento de los servicios, el desarrollo de proyectos productivos, el crecimiento de las exportaciones y la asistencia técnica a unas 1.800 PyMES de la provincia.
Apuntamos a consolidar competitivamente las mejoras que han tenido las distintas actividades económicas por el impacto del nuevo tipo de cambio.
Se impulsará en síntesis a todos los proyectos económicamente sostenibles, sin que el acceso al financiamiento genere un impacto fiscal para el Estado rionegrino.
En el área frutícola son ejemplos de nuestro protagonismo el apoyo al financiamiento de los programas sanitarios y una ley que permite una distribución equitativa de los ingresos del sector.
No puedo dejar de destacar los esfuerzos tendientes a la apertura de nuevos mercados para nuestra fruta. Muchos nos criticaron cuando en 1997 nos propusimos abrir el mercado mexicano para nuestra fruta y hasta llegaron a acusarnos de que sólo utilizábamos el tema para vacacionar, porque las posibilidades de apertura eran tan remotas que no debíamos siquiera intentarlo. Pero demostramos en cambio que era posible generar las condiciones fitosanitarias y arancelarias para poder ingresar y competir. Como consecuencia del trabajo y, especialmente, de la planificación –eso que tantas veces dicen, que tantas veces dicen que no tenemos-, logramos disminuir a cero los aranceles para la pera.
Seguimos también trabajando, ahora con el acompañamiento del conjunto del sector, para disminuir los aranceles de manzanas y así acceder a un mercado de más de 100 millones de habitantes.
Taiwán fue otro desafío, porque no podíamos aceptar que teniendo un cupo de ingreso al lejano oriente, nuestra fruticultura no pudiera utilizarlo.
Trajimos los inspectores, negociamos las condiciones de cuarentena fitosanitaria y pudimos por fin realizar las exportaciones a ese mercado.
En el área ganadera se implementaron políticas activas en conjunto con el sector, y logramos, después de muchos esfuerzos, la sanción y reglamentación de la Ley Ovina, que organiza un horizonte de 10 años a la actividad.
Río Negro además es la primer jurisdicción en Latinoamérica que tramita el certificado de pesca responsable, como resultado de la protección de nuestros recursos, que nos abre las puertas a los mercados más exigentes del mundo.
Fuimos la primer provincia en implementar un Proyecto Minero, asegurando el acceso de información de base a todos los productores en un marco de total seguridad jurídica.
Mientras Argentina retrocedió un 10 por ciento en la producción Nacional de Petróleo, Río Negro creció un 40 por ciento en el mismo período.
El INVAP compite, como institución provincial, en los máximos niveles nacionales e internacionales de generación de tecnologías de avanzada.
El Turismo se convirtió también durante la temporada 2002/03 en uno de los más dinámicos sectores de la economía de la Provincia. Contribuyeron a este resultado, no sólo el tipo de cambio sino las campañas promocionales a nivel provincial, nacional e internacional que permitieron posicionar no solamente a San Carlos de Bariloche, Las Grutas y El Bolsón, sino también centros emergentes como Viedma y Playas Doradas.
Hemos acordado con el sector empresarial durante todos estos años de gestión el desarrollo estratégico de todas las áreas turísticas de la provincia.
No puedo dejar de destacar, brevemente, los logros en el área fiscal y las medidas tendientes a la obtención del equilibrio fiscal.
En primer lugar, la reestructuración de la deuda pública, que ha sido quizás el tema más relevante de los últimos años.
Hasta el 2.001 la provincia cumplió regularmente sus compromisos, pero a fines de ese año debió enfrentar, como todo el país, una instancia límite, de elegir entre pagar salarios y servicios básicos, o pagar deudas. Optamos por la primera alternativa, proponiendo a los acreedores una reestructuración en tres etapas. Una primera denominada Canje Provincial de Deuda Pública, en el cual se incluyó la totalidad de deudas con el Gobierno Nacional y entidades financieras comerciales, y la mayor parte de los bonos provinciales.
La segunda etapa está actualmente en su tramo de negociación con el Gobierno Nacional, e incluye a los organismos multilaterales de crédito. El punto central aquí es la refinanciación de los servicios de deuda con asistencia financiera. Una tercera etapa es la referida a la reestructuración de la deuda en títulos provinciales que no fue canjeada, y que se instrumentará con la entrega de bonos provinciales garantizados, denominados BOGAR, sin que esto constituya un mayor endeudamiento, sino un reemplazo del anterior.
Hay quienes se llenan la boca afirmando con total desconocimiento que los acuerdos alcanzados constituyen una flaqueza del gobierno provincial, -del gobierno provincial por supuesto-. Son generalmente teóricos de la economía abstracta, pero no manejan y desconocen los números concretos de nuestra economía. Nosotros en cambio vemos como un logro los acuerdos de la deuda, porque la reestructuración involucrará en lo sucesivo al Estado Nacional, sea en calidad de gestor, principal pagador, garante o subsidiante y en lo que corresponde al Canje Provincial de Deuda, la provincia afecta como máximo hasta un 15 por ciento de los recursos de origen nacional que le corresponden, y los importes que excedan dicho techo, se refinancian para más adelante. Además, los plazos de pagos son suficientemente largos para no constituir un obstáculo en la normal prestación de los servicios. Hay asimismo una implícita quita de la deuda, porque lo ingresado al Canje estaba dolarizado y se pesificó a 1,40 pesos por dólar, y lo que corresponde a organismos multilaterales de crédito tendría, con este nuevo acuerdo, seguro de cambio.
Con respecto a los Ingresos Públicos, debo mencionar, que a pesar de la caída del Producto Bruto Interno en un 11 por ciento durante el 2002, la recaudación provincial del año llegó a los 131 millones de pesos, y aumentó mes a mes. Es más merituable este crecimiento recaudatorio, si tenemos en cuenta que la Nación aumentó también sus ingresos en este sentido pero fue además por la fuerte incidencia de las retenciones al comercio exterior. Mientras la provincia no grava las exportaciones desde 1993 y tiene exentas de Ingresos Brutos y sellos las actividades primarias, Nación en cambio afecta los ingresos de las Economías Regionales que aportan al sostenimiento del presupuesto nacional sin retorno a la Provincia. Ustedes saben que por la Constitución nacional todos los ingresos que vienen de las retenciones por exportación son propiedad exclusiva de la nación, en consecuencia nuestra provincia esencialmente exportable está prácticamente sujeta a una retención que debe estar rondando entre los 60 y 80 millones de dólares anuales.
En cuanto a los ingresos derivados de las Regalías Hidrocarburíferas, se ha pasado de 47 millones de pesos en el año 2001, a 107 millones en el 2002, lo cual implica un aumento del 128 por ciento.
En cuanto al Control del Gasto Público, debo mencionar que ha sido posible gracias a la conjunción de decisiones firmes y a las herramientas disponibles, siendo fundamental el Sistema de Administración Financiera y Control.
Me quiero referir a las versiones de una supuesta situación de superávit financiero de la provincia, la cual, según algunos dirigentes, permitiría salir de la emergencia económica y aumentar salarios.
La diferencia pura entre ingresos y gastos del 2.002, sin considerar los intereses de la deuda, o sea, el denominado resultado primario entre el debe y el haber, fue superavitario en 53 millones de pesos, afianzando la tendencia de los últimos años, ya que en . 1999 y en el 2000 había sido deficitario en 4 millones de pesos y 1 millón de pesos respectivamente, y ya en el 2001, fue superavitario en 8 millones, por lo que el resultado del 2002 sextuplica dicho nivel. Al considerar los 85 millones de pesos de intereses devengados en el año, aquel superávit primario se transforma en un déficit financiero previo de 32 millones de pesos. Este resultado implica una reducción del 68 por ciento respecto del nivel de los años 1999-2001, en que promedió los 100 millones de pesos. .No obstante este déficit financiero, la provincia igualmente tuvo un superávit de caja, por cuanto gran parte de esos intereses devengados no se pagaron, sino que se refinanciaron. Dicho superávit es por “única vez”, ya que, a partir de la reestructuración de la deuda, necesariamente hay que pagar los servicios de la misma, y por lo tanto no puede ser utilizado para aumentar gastos de características permanentes. Sí se utilizó para realizar pagos que también eran “por única vez”, como poner al día la Coparticipación Municipal, normalizar el pago de salarios dentro del mes ya que tenían una demora de casi dos meses, cancelándose además alguna parte de los aguinaldos.
No obstante, estamos haciendo un profundo análisis en el marco del Acuerdo Bilateral que vamos a firmar la semana próxima con nación, surgiendo así la expectativa de pagar el aguinaldo adeudado, o los aguinaldos adeudados en algunas cuotas en efectivo, en lugar de pagarlos en bonos. De esta manera vamos a inyectar 28 millones de pesos más en la masa salarial del corriente año.
A partir del plan de reestructuración de deudas, el mantenimiento de gastos más relevantes, y la recuperación de ingresos, la provincia alcanzó en el año 2002 un punto de inflexión, torciendo la curva del déficit permanente. Siendo el equilibrio fiscal el fruto de un duro esfuerzo compartido, y un claro beneficio para la provincia, no puede ni debe ser dilapidado. Lo que aquí se discute son dos opciones muy claras: Alcanzar y mantener el equilibrio fiscal, o volver al déficit, perdiendo quizás la última oportunidad de construir una provincia sustentable. El gobierno provincial, con responsabilidad, se ha inclinado por la primera de ellas.
Queremos continuar las políticas de equilibrio fiscal, fortaleciendo la recaudación de impuestos, y postergando incremento de gastos, hasta que se obtengan superávits de características permanentes, los que serán analizados y proyectados en los próximos 40 días, teniendo una mayor certeza en sus resultados.
Ministerio de Gobierno: En el área de Seguridad, durante los casi ocho años de gestión hemos puesto un fuerte énfasis en la Formación y Capacitación Policial.
En convenio con la Universidad Nacional del Comahue se creó la Carrera de Técnico en Administración y Gestión de la Seguridad.
Esta experiencia única en el país fue analizada tanto a nivel nacional como internacional por su cariz innovador.
En materia de investigación judicial fueron ampliados y provistos de equipamiento los laboratorios de criminalística de Viedma, Choele Choel, Cipolletti, y Bariloche.
Se adoptó además el modelo de Seguridad con Participación Comunitaria, a través de la creación de los Foros de Seguridad, que permiten el diseño, seguimiento y control de las políticas preventivas.
Nunca antes se encaró en esta provincia un proceso de reforma tanto en la formación como en la gestión de la seguridad que rompiera el statu quo como en estos años.
En materia penitenciaria se iniciaron reformas en distintas unidades de detención y se inició la construcción de la primer cárcel de condenados de la provincia, iniciativa nunca antes llevada adelante.
Durante el pasado año se llevaron a cabo trabajos de ampliación y refacción de la Cárcel de Encausados de General Roca, se concluyó la de Choele Choel con capacidad para 20 internos, y se trabaja en la refacción de la de San Carlos de Bariloche.
La primer cárcel de condenados de la provincia tendrá capacidad para 240 internos, con fecha estimada de conclusión en el próximo mes de octubre, con lo que se daría solución casi total a la superpoblación carcelaria.
En materia municipal apuntamos a una reforma administrativa integral que implicara un trabajo coordinado con todos los municipios, sin diferenciar grandes de chicos.
Asimismo, se elevó a la Legislatura provincial el nuevo modelo de Coparticipación de Impuestos con el que se pretende eliminar las distorsiones que produce la ley en vigencia.
En el área de derechos humanos se marcó una fuerte presencia en la formación de esta temática, en las escuelas de policía como en los colegios provinciales. Se abrieron oficinas de asistencia a la víctima del delito en ciudades como San Carlos de Bariloche, General Roca y Cipolletti.
Las anuales campañas de documentación llevadas a cabo por el Registro Civil permitieron documentar a miles de rionegrinos en forma gratuita.
Se debe destacar también la creación del Programa de Mediación Comunitaria, con agentes públicos capacitados como mediadores comunitarios que, en forma gratuita, abordan conflictos de carácter vecinal y comunitario. Asimismo capacitamos docentes en mediación escolar, en un programa que se está extendiendo por toda la provincia y que apunta a obtener alumnos mediadores.
Ministerio de Coordinación: Se puso en marcha un programa de reforma estructural del sector público diseñado sobre la base del consenso construido con los principales actores, los empleados públicos.
Las leyes de la Función Pública y del Estatuto Escalafón Único del Empleado Público sentaron las bases para la implantación de una verdadera carrera administrativa basada en el mérito, la capacitación y la productividad; proceso que ya está en marcha.
La reducción del gasto político del Ejecutivo y disminución del gasto burocrático permitió reasignar ese ahorro al financiamiento de los servicios públicos indelegables, sin haber aumentado el número de la planta en general. Tenemos hoy 2.300 docentes, 700 policías y 170 médicos más que en enero de 1996, con una dotación administrativa que se redujo de 6.000 a menos de 3.500 agentes en la actualidad.
Educación: Siempre hemos considerado a la Educación como una herramienta ineludible para pretender un futuro cierto de crecimiento y de aumento de la calidad de vida de los habitantes.
Pese a las limitaciones financieras comunes a todas las jurisdicciones, hemos reafirmado el papel del Estado en todas aquellas acciones tendientes a incrementar la matrícula escolar, dotar a todas las localidades de la infraestructura e insumos necesarios y jerarquizar la actividad docente.
Se han impulsado siempre los procesos de transformación educativa, atendiendo al marco nacional y aprovechando todas las asistencias posibles en este sentido, pero priorizando siempre la ley provincial de Educación y el reconocimiento estricto de la realidad rionegrina.
Hay datos inobjetables sobre los avances realizados durante mi gestión, como el aumento de la escolarización de la población entre 6 y 12 años, con una cobertura actual del 99,9 por ciento, cuando hace poco más de una década rondaba el 94 por ciento.
A mediados de la década del ’80 en la provincia la escolarización de los jóvenes entre 13 y 17 años alcanzaba poco menos del 70 por ciento, y actualmente supera el 80 por ciento, de los cuales más del 67 por ciento de esos jóvenes asisten a una escuela de nivel medio, frente a un 32% que lo hacía en 1980.
La matrícula de nivel inicial se incrementó en los últimos 10 años en prácticamente un 40 por ciento, y la del nivel medio en poco más del 57 por ciento. Ningún otro gobierno ha hecho tanto por la estabilidad de los docentes, ya que se han creado alrededor de 500 cargos por año, lo que significa más de 4.000 durante toda mi gestión. En todos los casos acompañado por concurso de titularidad.
Por primera vez se realizaron concursos de cargos directivos de nivel inicial y medio, atendiendo de este modo el crecimiento de la matrícula, se ha logrado una relación promedio de 12,2 alumnos por cada cargo docente, y de 22,1 alumnos por sección o división.
No ha quedado lugar en la provincia en que los edificios escolares no hayan tenido, tengan o estén teniendo algún tipo de intervención. En prácticamente ocho años se han construido o refaccionado a nuevo más de 100 establecimientos educativos, a un promedio de una escuela por mes, y con una inversión que supera largamente los 50 millones de pesos.
La nueva infraestructura contempló también los Institutos de Formación Docente, como el de San Antonio Oeste, y establecimientos como el nuevo edificio del Instituto Superior del Profesorado de Educación Física en Viedma, con pocos antecedentes en otras jurisdicciones.
No puedo dejar de destacar que actualmente se están terminando unas 80 obras de mejoramiento y remodelación en edificios escolares a partir de los recursos del Fondo Social.
Estos emprendimientos de menor y mayor dimensión, demuestran que la voluntad de los ciudadanos de regularizar sus deudas impositivas ha redundado en hechos concretos y tangibles.
El desarrollo de un Sistema de Información General y la capacitación informática de los alumnos, significó adquirir e instalar 702 equipos de computación, cubriendo la totalidad de las instituciones públicas de nivel medio.
Se debe destacar asimismo la eficiencia alcanzada con el servicio del transporte escolar en más de 100 escuelas de los niveles primario, medio y especial, esto constituye un acompañamiento a las familias de las áreas rurales para que sus hijos tengan cobertura escolar, y se debe destacar la mejora del servicio a pesar de las dificultades que se presentaron durante el 2.002 en cuanto al costo de los insumos.
Se ha puesto énfasis en la capacitación docente, privilegiando el Nivel Medio y asumiendo la continuidad de programas que en este sentido cayeron a nivel nacional durante el 2.002.
Se debe destacar como experiencia innovadora e inédita en el país la incorporación, en algunas escuelas del próximo ciclo septiembre-mayo, de la enseñanza del idioma mapuche, atendiendo los reclamos de una educación bilingüe de los pueblos originarios de la región.
En el área Cultural se debe destacar el impulso a los Circuitos Culturales, de manera de aunar y potenciar el trabajo de los artistas y creadores de cada región, y la presencia del Cine Móvil en toda la geografía.
No puedo dejar de referirme al compromiso que mi gobierno siempre ha encontrado en la base docente, que a pesar de los limitantes propios de un país que se ha ido empobreciendo en la última década, ha compensado con su esfuerzo las carencias que atentan contra la enseñanza educativa.
La dedicación en el aula, su acompañamiento a las acciones impulsadas para mejorar la calidad de la educación y capacitarse, son méritos que debo reconocer y que deben constituir un acicate para la tarea futura.
Entiendo que el gobierno no ha podido dar las respuestas salariales que se merecen, a pesar de extremar todas las posibilidades para cumplir con este compromiso de la mejor manera, pero debe valorarse el esfuerzo presupuestario que ha significado cubrir el incremento significativo en los cargos docentes todos los años y que, con esfuerzo y el acompañamiento de todos los sectores estatales, hemos podido normalizar el pago salarial dentro del mes, dar respuesta a algún aguinaldo, y, en el caso particular de los docentes, asegurar el pronto pago de una suma extra.
Lamentablemente el trabajo y la comprensión del docente no se ha visto reflejada en la conducción del gremio UnTER que, con posturas maximalistas, ha impedido un diálogo fecundo y una eventual mejora de las acciones y propuestas de la cartera educativa.
No pretendo perjudicar aún más el entendimiento con un sector gremial que, en última instancia, debe ser evaluado en su accionar por sus propios afiliados, pero no es una desmesura requerir a esos dirigentes la actitud racional y comprensiva que han tenido otros sindicatos estatales y que atiendan el propio reclamo de los padres de los alumnos y de la comunidad educativa en general, que sabe que un conflicto con el gobierno solo perjudicará a los alumnos, porque el gobierno no esconde sus números y no puede prometer lo que luego no se puede cumplir, el sistema democrático significa también comportamientos democráticos, la demagogia, propia de aquellos que tienen soluciones para todo, no puede ser base de una discusión racional entre el gremio y el gobierno, sólo el trabajo sobre la realidad tal cual es permitiría mejorar lo que se puede mejorar y construir sobre los logros alcanzados.
Salud Pública: Las políticas sustantivas e instrumentales del sector salud han tenido como ejes mejorar la accesibilidad, la eficiencia y la calidad de la atención médica, se delineó una estrategia tendiente a restituir y fortalecer el rol asistencial de los hospitales públicos, como también el de promoción, enseñanza e investigación, se buscó optimizar el uso de los recursos, teniendo como eje la descentralización y conformación de redes locales de complejidad creciente y tomando como ejes políticos de prevención y no de internación.
El impacto de las políticas sanitarias puede medirse en la evolución de la Tasa de Mortalidad Infantil en la provincia que descendió del 17,9 por mil en 1995 al 14,4 por mil en el 2.001.
El riesgo de morir antes de cumplir un año de vida se redujo en casi un 20 por ciento, estando Río Negro entre las 10 primeras provincias argentinas con menor mortalidad infantil y superando en 5 puntos el descenso observado en los seis años anteriores, este descenso de la mortalidad, en un contexto nacional de deterioro económico y desempleo, ha sido resultado de la cobertura de los controles de niños sanos y embarazadas y el mejoramiento de la calidad de la atención que se brinda en los centros de salud y en las áreas de mayor complejidad.
Con el fin de eliminar las muertes maternas se cuenta con una Ley de Salud Sexual y Reproductiva, pionera en el país, que pretende defender la vida y el derecho de las personas a vivir plenamente y decidir con responsabilidad cuándo y cuántos hijos tener. En materia de infraestructura, se está culminando el plan más ambicioso encarado por un gobierno, tendiente a la renovación total de los edificios hospitalarios y centros de salud de la provincia, con una inversión que supera largamente los 25 millones de pesos.
Este programa, monitoreado por las Naciones Unidas, ha incluido, para que no nos equivoquemos más, y escuchamos a los ruteros de la verdad denostar contra gestos que reiteradamente está haciendo la provincia porque no la recorren y ni siquiera saben dónde está. Con este programa de las Naciones Unidas hemos incluido y se han incluido las construcciones del Hospital de Chichinales el Centro de Salud Valle Azul, el Hospital de Villa Regina, el Centro de Salud Godoy, el Hospital de Ñorquinco, el Hospital de Maquinchao, el Hospital de Ingeniero Huergo, el Centro de Salud Mainqué, el Centro de Salud Cervantes y Hospital y Centro de Salud Costa Oeste de Allen.
Debemos destacar la importante inversión en el nuevo Hospital de San Antonio Oeste y además estén seguros aquellos informadores sociales que dicen que falta equipamiento, falta porque no llegaron las promesas del equipamiento de la nación que está por llegar ahora y no por culpa de Nación sino por culpa de la paralización del tratamiento de un tratado con Italia. Y la finalización también de la infraestructura del Hospital de Viedma.
Se encuentran en ejecución el Hospital y Centros de Salud de General Roca, y obras en los Centros de Salud El Cóndor, Barrio Guido, San Javier, Barrio 20 de Junio, Barrio Independencia, Barrio Sargento Cabral y Barrio Lavalle del Área Programa Viedma.
En lo que resta de mi gestión se avanzará y posiblemente finalizarán las obras de los Hospitales de Cipolletti, San Carlos de Bariloche, El Bolsón, Catriel y Los Menucos. Y la infraestructura está siendo complementada con transformaciones que hacen al desarrollo institucional e inversiones en equipamiento. Es decir, no sólo hemos encarado obras de infraestructura, sino que está en marcha un modelo que conlleva mejoras en la administración y el gerenciamiento.
Se debe destacar el trabajo del Laboratorio Productor de Medicamentos PRO.ZO.ME. para cumplir con el objetivo de abastecer la demanda originada en la Atención Primaria de la Salud, como así también en internación en la totalidad de los Hospitales, Centros Periféricos y Puestos Sanitarios de la Provincia de Río Negro. Se están elaborando 40 especialidades, y durante mi gestión se han distribuido más de 76 millones de medicamentos.
El reconocimiento del PROZOME como importador válido de la Aduana, permitirá abaratar costos en la provisión de drogas base para poder realizar la producción.
En cuanto a los recursos humanos, a través de los programas de prevención y promoción de la salud se han orientado hacia la Atención Primaria de la Salud.
Han egresado además 42 médicos generalistas bajo el programa de Residencia en Medicina General, 39 profesionales en el marco de la Residencia en Salud Mental, y 117 enfermeros de la Escuela Superior de Enfermería.
En cuanto a la situación presupuestaria, y contemplando la crisis nacional del año pasado, se incrementó el presupuesto para funcionamiento en el 82 por ciento, con un porcentaje de ejecución del 98.58 por ciento. Del total de fondos, el 58 por ciento fue transferido directamente a los Hospitales para su funcionamiento.
En cuanto al IPROSS, si bien estuvo afectado por una crisis que en general afectó a todas las obras sociales del país, no se recurrió al incremento del aporte personal, como se han hecho en otras provincias que en lugar del 9 por ciento de aporte, tienen el 11 o el 12 por ciento. No obstante, nos vimos obligados a renegociar la mayoría de los contratos con los prestadores, firmando múltiples convenios de atención médico asistencial, al tiempo que se pactó la cancelación de deuda con la mayoría de sus acreedores.
Se regularizó además la transferencia de fondos a la Obra Social, lo que permite cumplir con los compromisos asumidos.
Se debe destacar que el I.ProS.S. es una de las principales financieras del subsistema privado en la provincia, ya que por año inyecta aproximadamente 40 millones de pesos a este subsector, y la integración con los Hospitales Públicos demuestra que se puede trabajar en forma coordinada y ordenada para alcanzar equidad en el acceso a los servicios de salud.
En síntesis, el seguimiento de nuestro modelo en salud, que privilegia la prevención y la atención primaria, hará posible que cada vez los recursos sean aplicados en forma más eficiente y los ahorros producidos invertirlos en los sectores más desprotegidos.
En materia de Acción Social se priorizaron los programas tendientes al fortalecimiento de los grupos familiares, conjugando el carácter preventivo promocional de las acciones con el aspecto asistencial. Se instalaron Centros Comunitarios de Promoción y Protección de los Derechos de la Niñez, Adolescencia y Familia en el ámbito provincial para garantizar el ejercicio de los derechos de los niños y su familia.
Se organizaron capacitaciones en mediación escolar, maltrato infantil, abuso sexual y violencia conyugal, destinadas a profesionales de la educación pública, policía y acción social de los ámbitos provinciales, municipales y organizaciones de la comunidad. Desde la Dirección de Cooperativas y Mutuales se priorizó la capacitación cooperativa y mutual, de manera de consolidar a estas entidades solidarias que agrupan a más de 100 mil afiliados en la provincia.
Los distintos programas nutricionales y alimentarios, como comedores escolares, desayunos y meriendas, comedores comunitarios, PRONUR, PEÑI, y Asistencia para Pequeños Ganaderos, han venido dando respuestas a las necesidades de más de 170.176 rionegrinos, con una inversión de más de 25 millones de pesos.
El impacto de la crisis del año anterior, que implicó una reducción del 30 por ciento de los recursos transferidos por la Nación y aumento de la demanda, obligaron a rever la planificación realizada y priorizar algunas acciones sobre otras.
El desabastecimiento de algunos insumos básicos, como lo son la leche o la harina, llevó a que prácticamente no hubiera ofertantes en los concursos de compra. Pese a todas estas dificultades los servicios fueron cubiertos, se han ido normalizando los compromisos asumidos desde los distintos programas y se pudo avanzar en otros caminos iniciados, como el Fondo de Desocupados y la construcción de un padrón único de beneficiarios.
En cuanto al Mercado Artesanal, se está instrumentando el Registro Provincial de Artesanos, que ya ha incorporado a más de 250 artesanos, los cuales accederán, entre otros beneficios, a la obra social del I.Pro.S.S. En mayo próximo se estará enviando además el primer paquete de productos artesanales a Estados Unidos.
En cuanto al Consejo Provincial del Discapacitado, se instrumenta regularmente la provisión de elementos ortésicos y protésicos a las personas con alguna disminución física, además de facilitarles la atención en salud, educación y contención social.
En el área de Deportes se fortaleció el Programa de Iniciación Deportiva, llevando de 42 a 73 la cantidad de escuelas en este campo. Junto al Consejo Provincial del Discapacitado se crearon ocho escuelas de iniciación deportiva para este sector, y en distintas disciplinas se capacitaron 1.100 profesores.
Inauguramos la Escuela Náutica de Viedma, que no solamente alberga a los deportistas locales y a nuestro máximo exponente mundial, Javier Correa, sino que recibe a miembros de equipos nacionales de otros países.
Se está trabajando en la refacción del polideportivo de Maquinchao, cancha de fútbol y pista de atletismo de Los Menucos, nuevo gimnasio de Jacobacci, techado de la pileta del Club Sportman de Choele Choel, pistas de atletismo de Bariloche y Comallo, y se comenzará con el último gimnasio que queda concretar en la Región Sur, el de Pilcaniyeu, porque hay que destacar que en mi gestión hemos construido polideportivos en todas las ciudades, con una inversión varias veces millonaria.
Fuimos dos veces Campeones de los Juegos de la Araucanía e hicimos los primeros Juegos Patagónicos Escolares y los Patagónicos de atletismo. Contamos con siete deportistas becados que son promesas olímpicas para Atenas 2.004. Promocionamos el deporte federado con la visita de los seleccionados argentinos en nuestra provincia y la concreción de competencias nacionales e internacionales en distintas ciudades. Por otra parte, más de 35.000 niños participaron en los Juegos Rionegrinos 2.002, con instancias locales, zonales y las finales en Bariloche.
En otras áreas, durante mi gestión se invirtieron en soluciones habitacionales más de 200 millones de pesos. A través del IPPV y Casa Rionegrina, que se fusionaron en un nuevo modelo de gestión, se han construido más de 6.000 viviendas en toda la geografía provincial. Se han otorgado además más de 7.170 créditos orientados a la construcción, ampliación o remodelación de viviendas. No solamente se atendieron las ciudades de mayor población de la provincia, sino a todas las localidades y regiones, contemplando los objetivos de integración y de equitativa distribución de los dineros disponibles para este fin social de la vivienda. Por ejemplo la inversión en la Región Sur fue de más de 7.000.000 de pesos, y en el Valle Medio más de 15 millones de pesos.
A través de VIARSE se han realizado obras en la provincia por más de 30 millones de pesos, orientadas a mejorar e incrementar la infraestructura vial de esta provincia. Y a este monto hay que sumar 4.500.000 pesos de la conservación de 6.000 kilómetros de la red primaria y secundaria de caminos; alrededor de 8 millones de pesos de la recuperación en marcha del empalme entre las rutas que unen San Antonio Oeste y General Conesa, y otras actualmente en ejecución y a ejecutar en los meses que restan de mi mandato por más de 9 millones de pesos.
Muchas de las obras realizadas y la pavimentación urbana en distintas ciudades han tenido un gran impacto regional, contribuyendo a los objetivos de integración impulsados por mi gobierno. Se destaca en este sentido los más de cinco millones de pesos –dólares en su momento- invertidos en la construcción del puente de Valle Azul.
En síntesis, VIARSE ha demostrado que una empresa estatal puede trabajar en forma eficiente, cubriendo los requerimientos de todas las regiones, en conjunto con los municipios e incluso asumiendo contratos por delegación del gobierno nacional.
A través del Departamento Provincial de Aguas se ha dado continuidad a un plan de obras hídricas, consolidando a través de distintas acciones la operatividad y los servicios de saneamiento de riego. Se instrumentó en este sentido un marco regulatorio de los servicios de saneamiento y riego, y oportunamente se constituyó Aguas Rionegrinas para eficientizar las prestaciones esenciales de agua potable y cloacas, diferenciándonos de otros modelos privatizadores cuyos resultados han sido nefastos. Alrededor de 13 millones de pesos se invirtieron en la impermeabilización del Canal Principal de Riego Alto Valle, reacondicionamiento del Canal Principal y Sistemas de Drenaje en Río Colorado, y asistencia económica para la ejecución de obras al Consorcio de 2º Grado de Alto Valle, Valle Medio y el IDEVI. El monto de las obras de defensas contra erosiones e inundaciones en áreas urbanas como Cipolletti, Fernández Oro, Allen, General Roca, Choele Choel y Viedma, conjuntamente con el plan de obras realizado para la protección de las áreas productivas, ascendió a 23.000.000 de pesos.
En resumen, podemos decir que en períodos de fuerte recesión para las inversiones de obras públicas, en Río Negro se invirtieron poco más de 36.000.000 de pesos en resguardo del patrimonio hídrico.
Por otra parte, las inversiones realizadas en los distintos servicios de la provincia a cargo de Aguas Rionegrinas han permitido que más del 90% de la población tenga cobertura de agua potable, y alrededor del 70 por ciento en cloacas.
En el área de Obras Públicas debemos recordar además la inversión millonaria en obras de suministro de energía eléctrica, fundamentalmente en las zonas rurales, como la línea Sierra Grande-Cona Niyeu, Ñorquinco-Río Chico, electrificación rural en Pomona y la interconexión Pi lcan iyeu-Comallo-Clemente Onelli-Jacobacci, entre otras.
Se ha regularizado el servicio de gas en las plantas de Maquinchao, los Menucos y Sierra Colorada.
Se va a inaugurar la obra de provisión de gas en Ramos Mexía, se construirá la planta reductora y red de gas natural en Clemente Onelli, así como la ampliación de la red de gas natural en barrio Usina de El Bolsón.
En el detalle de todo lo que les he dicho va incluida, para todos aquellos que tal vez en algún momento dijeron que nos limitábamos a pagar sueldos, cuál fue la planificación de esta provincia, esta provincia a la que accedimos hace mucho, fuimos el conjunto de los que nos equivocamos y acertamos, que lanzamos la integración de nuestras regiones para luego lanzar la integración de las provincias de la Patagonia. No en vano durante veinte años se hicieron los gasoductos de Jacobacci, de Valcheta, las líneas de alta tensión en toda la Región Sur; no en vano en todos estos años insistimos en la comunicación bioceánica natural desde San Antonio a Bariloche; no en vano en todos estos años asistimos a todos los municipios para reequilibrar los que menos tienen y los que más tienen; no en vano propiciamos la construcción del puente de Valle Azul, el privado de Las Perlas y el puente que debe hacerse en la ciudad de Cipolletti. Significa esto que después de habernos comunicado de este a oeste queremos la comunicación norte-sur, por encima de nuestro río, para que nos una y no nos separe a los rionegrinos y tengamos facilidad de comunicación de un lado a otro. Solamente imagínense lo que significa hoy venir desde Valcheta al Alto Valle, con un recorrido de casi 250 kilómetros, si simplemente se hiciese y pusiésemos en marcha, ahora y en el futuro, una ruta con la que con 70 kilómetros estaríamos desde Valle Azul hasta Valcheta y las ciudades vecinas.
Esta provincia está proyectada y está en marcha, por eso, rionegrinos, después de dos ciclos como gobernador y de haber transitado prácticamente todas las responsabilidades y los honores que un partido político y el concurso electoral le pueden otorgar a un rionegrino, volveré en pocos meses a mi condición de simple ciudadano. Lo haré sin nostalgias y sin desánimo. Tengo la satisfacción del deber cumplido. El ejercicio del poder no me ha cambiado. Soy el mismo de siempre, con más años, con las mismas ganas pero con más sabiduría.
La sabiduría de la experiencia que quiero transmitir con generosidad a los que vienen atrás. No puedo separar además la política de otros aspectos de mi vida personal, ni siquiera en los momentos en que debía haber priorizado el cuidado de mi salud dejé de lado las obligaciones en la conducción del gobierno y la necesidad de contribuir desde la política al bien común.
La política seguirá contándome entre sus protagonistas, porque éste será mi último discurso ante la Legislatura, pero no el último discurso como dirigente político, porque voy a hacer política hasta mi último día. Convencido que la sociedad debe recrear la política, forjar nuevos dirigentes a través de la participación y renovar los partidos. La antipolítica y el discurso de “que se vayan todos”, entre paréntesis, lo dicen aquellos que quieren venir, son incompatibles con la democracia representativa.
La consecuencia de la antipolítica es el autoritarismo, los regímenes totalitarios, el corporativismo, en política puede ser frecuente lo imprevisible, pero la antipolítica genera lo inverosímil, por eso mi compromiso con la política seguirá más allá de los mandatos electorales. Siempre diré mis verdades en la medida que sepa que estoy contribuyendo a mejorar la realidad de los rionegrinos y a contribuir al quehacer de su dirigencia, y más allá de los avatares de la política, que genera adhesiones, pero también rechazos, amores, pero también resentimientos; lealtades, pero también traiciones, espero que todos guarden una visión equilibrada de mi persona, por de pronto, yo no guardo odios para nadie, puedo tener adversarios, pero no enemigos. Durante mi gestión de gobierno, he criticado muchas veces juicios de la oposición, he asumido mi derecho de replicar a quienes sin solvencia trataron de dificultar el funcionamiento del gobierno y desprestigiarlo, y lo hice siempre frontalmente y sin reservas porque siempre he dado la lucha electoral y política con vehemencia. pero la provincia no habría podido evolucionar positivamente en todos estos años si mi gobierno hubiera sido un coto cerrado, ajeno a las voces e intereses de los distintos sectores, organizaciones y dirigentes. Seguramente nosotros pondremos énfasis en las cosas concretas que hemos dejado como herencia y la oposición en cambio en aquellas cosas que por incapacidad o por las circunstancias inmanejables de la economía del país no hemos podido hacer. Pero tengo confianza que la historia pondrá blanco sobre negro y reconocerá que en los años de una profunda crisis económica, social y política del país, Río Negro pudo salir adelante y sentar las bases de un desarrollo futuro.
Quizás, por mi personalidad, como algunos dicen, soy uno de los últimos representantes de una dirigencia que, por ocupar durante largo tiempo el centro de la escena política, se le atribuyen despectivamente atributos caudillescos. Seguramente será positivo que vayamos a una nueva etapa de mayor horizontalidad en la administración del poder, con líderes que seguramente dejarán su sello, pero que no generarán los amores y las reacciones que cargan como herencia las personas que, como yo, no han aprendido a diferenciar la política de la pasión. Ya no voy a cambiar ahora, no obstante, permítanme que me lleve de la función pública, como uno de los saldos más preciados, el cariño, la amistad, y el amor incondicional de incontables rionegrinos, aquellos que sin importarle los motes, descubrieron al hombre y al ser humano.
Agradezco a mis colaboradores y a quienes de distintos ámbitos me acompañaron en estos tiempos de grandes responsabilidades. A todos mis conciudadanos, para quienes siempre fueron mis mejores esfuerzos y capacidades.
Pero no sería justo si no me refiriera especialmente a mi familia. Me han acompañado y en ellos inspiré siempre, en algún discurso de campaña, el cuento del hombre de la nieve. En esta vida política que tuve, me encontré varias veces perdido en esas montañas nevadas y, frente a la pérdida de rumbo, para seguir, sabía que en el medio debía llegar alguno, continué andando y el cansancio me decía y me inducía a detenerme, pero cuando me detenía empecé a pensar en el pueblo de Río Negro y en mis amigos, y me hizo continuar. Llegaba también exhausto a otra etapa y cuando ya sentía el frío que me podía paralizar, empecé a pensar en mi mujer y seguí, cuando ya no daba más, y en estas últimas etapas caía realmente desfallecido, empecé a pensar en mis hijos y en mis nietos, por eso les digo hoy: Yeyé, Viviana, María Gloria, Emilio, Federico, Aldo, Sava, Pablito, llegué a casa.
Gracias.
PABLO VERANI

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada