mayo 12, 2012

Mensaje del Gobernador de Misiones, Maurice Closs, en la apertura del período de sesiones ordinarias (2011)


MENSAJE
DEL
GOBERNADOR DE LA PROVINCIA DE MISIONES
Maurice Fabián Closs
EN LA APERTURA DEL 39° PERIODO DE SESIONES ORDINARIAS
EL 1° DE MAYO DE 2011

Hoy es un discurso especial, porque además de venir a dar cumplimiento al mandato constitucional creo oportuno en esta ocasión, no solo hablar de este ejercicio sino también aprovechar para hacer un repaso de toda la gestión de gobierno iniciada en el 2.007 y repasar lo mucho hecho por la Renovación desde el 2.003 hasta la fecha.
No creo que sea pertinente utilizar este estrado en este momento para grandes anuncios, para la puesta en marcha de grandes planes o de grandes obras. Este mandato concluye el 10 de diciembre, el 26 de junio hay elecciones y en ellas será el pueblo el qué va a decidir que proyecto político gobernará esta provincia, diseñará los planes, las obras y establecerá las prioridades para los próximos años.
Posteriormente al colapso del 2.001 el gran desafío de los Gobiernos pasó por recuperar la confianza, fortalecer las instituciones y ordenar la política fiscal, para que en definitiva se pueda lograr la mayor inclusión social.
Los misioneros sabemos la importancia que ha tenido la acción del Estado para superar los desafíos planteados. La obra pública no fue un capricho o un gasto, fue el motor del crecimiento económico, una herramienta keynesiana para incentivar el empleo y el consumo interno. Fue además la herramienta que nos permitió construir cientos de escuelas, hospitales, centros de salud, decenas de miles de viviendas, rutas, calles, accesos, plazas, paseos, terminales, parques temáticos y tantas obras más. No cabe duda que la obra pública ha tenido niveles históricos en los últimos años, generando más de 20 mil puestos de trabajo constantes y superando cualquier parámetro antes conocido.
La obra pública no ha tenido un fin en si mismo, ese es el error de algunos, la obra estuvo al servicio de la salud, con el hospital Madariaga y los centros de atención primaria, de la educación con las escuelas, del desarrollo logístico con el puerto y el parque industrial, del turismo y la fe con el parque de Santa Ana.
Entiéndase la visión estratégica y conceptual de la Renovación es que la obra pública constituye una herramienta de transformación, de cambio, de desarrollo y de inclusión para los misioneros.
Como lo anticipé no es pertinente en este momento hacer un inventario de anuncios para futuras obras en los municipios; los habitantes de todo Misiones ven el gran desarrollo de la obra pública en cada pueblo, en otros se ve el desarrollo del aparato productivo con presencia del Estado, en todos el Estado está fuerte y presente. A lo largo de este año se inaugurarán obras emblemáticas como la calle-ruta 213 en Posadas, terminales de ómnibus en el interior, plazas y parques, paseos culturales, el acceso a Oberá, la plaza de Eldorado, y tantas otras obras más.
Vamos a crear un Banco de Proyectos de Inversión Pública de los 75 Municipios de la provincia, el BAPIP 75, que servirá de base de datos para diseñar los proyectos de obras públicas y de inversión productiva que el próximo gobierno podría ejecutar en los municipios. Esta base se va a nutrir de las propuestas de los candidatos de cada municipio en estas próximas elecciones.
El desarrollo y el crecimiento de nuestra provincia se logra solo con el fortalecimiento de su aparato productivo.
Volvemos a resaltar que la matriz productiva de Misiones tiene tres pilares, y en cada uno de ellos el Estado tuvo una muy fuerte presencia, como en el plan PROALIMENTOS, en la promoción del turismo, y en la capacidad para plantear el largo plazo propio del sector forestal, pero atendiendo también la coyuntura cortoplacista causada por la crisis internacional.
Nuestra política de producción de alimentos partió de afirmar nuestra concepción de que había dos visiones equivocadas de provincia. Nunca estuvimos de acuerdo con quienes cometieron el error de creer que Misiones debía tomar un rumbo de servicios, dejar de ser agrícola, concentrar la tierra y abandonar las chacras.
Con el mismo convencimiento tampoco estamos de acuerdo con aquellos que tienen una visión conservadora y cómoda del agro misionero, visión que pretende que un agricultor viva con el té o la

Mensaje del Gobernador de la Provincia de Misiones, Dr. Maurice Fabián Closs, ante la Cámara de Representantes – 1 de Mayo de 2011.
yerba plantada por sus abuelos, o implantando solo unas pocas hectáreas de tabaco cada año.
Nuestra visión es que hay que sacarle valor a cada centímetro cuadrado de la tierra misionera, que debemos aprovechar la bendición de la madre naturaleza que trabaja los 365 días del año y permite que nuestros productos crezcan o se críen. Es en esta línea que planteamos el desafío a los productores misioneros para que produzcan alimentos sin dejar de producir té, tabaco o yerba. Planteamos que es ineficiente tener en producción solo el 30 o 40 por ciento de una chacra y por sobre todo planteamos que es una necesidad de soberanía y una visión estratégica de provincia producir nuestros alimentos.
No es momento de dar cifras, han sido millones y millones entregados en subsidios y créditos a pequeños productores, a asociaciones y a cooperativas para incentivarlos a que produzcan alimentos; primero para hacer la inversión fundiaria: su tajamar, su invernáculo, su gallinero, su potrero; y a partir de allí asumir el desafío de producir alimentos. Basta recorrer la provincia para darse cuenta de que en pocos años estamos produciendo una transformación fenomenal. La ganadería ya es parte de la cultura de los misioneros, hemos evolucionado en cantidad, en eficiencia y en calidad. No tengo duda que continuar apostando al desarrollo ganadero es una oportunidad para pequeños, medianos y grandes productores.
 El Mercado Central está lleno de frutas y verduras producidas por misioneros; quienes desarrollan piscicultura apenas sacan su producción venden sus pescados; quienes agregan valor produciendo quesos, dulces, embutidos y conservas ya se posicionan no solo en las ferias francas, no solo en los mercados de sus pueblos, sino en las cadenas de supermercados de la provincia y en algunos casos del país.
En los próximos días se firmaran convenios para financiar la compra de tractores y un plan muy especial para renovar las camionetas de nuestros agricultores, que día a día traen sus verduras y frutas al Mercado Central, mercado este que aún habiendo incrementado de manera exponencial su recepción de productos misioneros, sigue comercializando muchos productos que vienen de otras provincias, esto lejos de ser un problema es una gran oportunidad.
Tenemos mucho para decir y por suerte para mostrar, tenemos ferias ganaderas y ferias francas, tenemos un potencial enorme en la producción de alimentos, tanto es así que próximamente el primer encuentro de ferias francas del país se llevará a cabo en Misiones.
Permítanme referirme a dos cultivos que estimo serán el futuro de los alimentos en Misiones: la stevia y la caña de azúcar. Ambos productos son acordes a nuestra estructura familiar agrícola, se pueden hacer en pequeñas unidades con una proyección fenomenal.
En el caso de la stevia grandes inversores miran a Misiones y hay más de mil productores inmersos en la actividad. Confío en que muy pronto se iniciarán las millonarias obras en la provincia para producir edulcorantes de Misiones al mundo. El Estado se compromete a ser facilitador del desarrollo de esta nueva actividad, generando el ambiente y las condiciones para la inversión industrial, pero por sobre todas las cosas para promover la extensión rural y el acompañamiento a los productores primarios.
La producción de caña de azúcar se ha incrementado mucho en estos años, pero nuestros cañaverales lejos están de ser bien manejados y eficientes. Con la Biofábrica logramos buena genética pero los niveles de producción todavía son bajos. El ingenio de San Javier es casi una reliquia y su gestión tampoco es la mejor. Tengo una propuesta que voy a someter a consideración del pueblo en la campaña electoral. Es la posibilidad de construir un nuevo ingenio azucarero, con la tecnología para ser eficiente, tanto en producción de azúcar como de alcohol y en la generación de energía, implantando para ello 10 mil hectáreas de caña.
Es una inversión de alrededor de 100 Millones de Pesos que entiendo el Estado debe asumir, aún mientras se encuentre tramitando algún crédito internacional.
El gobierno viene apostando al desarrollo de cuencas mandioqueras, las cuales se encuentran en distintos niveles de avance en las zonas de Jardín América, San Pedro, Puerto Esperanza, Gobernador Roca y Puerto Rico. Este cultivo además de ser tradicional, es una oportunidad vinculada a la producción de alimentos y también a otros mercados potenciales. Al respecto quiero dejar como reflexión que toda vez que se desarrolla una inversión industrial en una cuenca, es imprescindible que se tenga garantizado el abastecimiento del producto primario.
El sector tealero sigue siendo pujante; este año volverá a marcar un record y con un mercado internacional en expansión. Es un sector donde se ve la incorporación de nueva genética y de nuevas tecnologías de fertilización y de riego que están dando resultados muy satisfactorios.
El Estado debe estar presente para que estas nuevas genéticas y los avances tecnológicos estén al alcance también de los pequeños productores. Debemos impulsar las buenas prácticas agrícolas y el manejo de los tiempos de cosecha, ya que también hacen a que el precio mejore.
Para referirme al sector tabacalero, quisiera recordar una frase que escuche días pasados: “la producción de tabaco por ahora sigue siendo legal, aun cuando es la producción agrícola menos legitimada del momento”. En esta frase se encierra la descripción y el diagnóstico del presente y futuro del sector. Como provincia defendemos la producción, oponiéndonos a todos los embates legislativos que pretenden erradicar la plantación, el consumo o los beneficios de promoción. No podemos negar que existen fuertes medidas para disminuir el consumo del tabaco, consumo que esta prohibido en restaurantes, terminales, oficinas, incluso calles de algunas ciudades. Caído el consumo disminuye la demanda y esto puede atentar contra el precio.
Nadie puede dudar de nuestro compromiso con el sector; es este gobierno el que logró duplicar los ingresos del FET que llegan a los productores por el concepto de retorno y caja verde.
En el año 2.011 va a haber cerca de un 40% de mayor producción tabacalera, que va a significar el ingreso de cerca de 160 Millones de Pesos más en los distintos pueblos y colonias. Al final del año no tengo dudas de que será una buena cosecha, pero esto no debe tapar la descripción previamente hecha de las dificultades por las que atraviesa y podría atravesar el sector en el futuro.
Es por todo esto que la inmensa mayoría de los recursos del Fondo Especial del Tabaco que administra el Gobierno van directamente al bolsillo de los productores, en concepto de créditos PROALIMENTOS, para que el productor tabacalero pueda compensar las eventuales caídas del sector con los mayores ingresos provocados por otra actividad productiva.
Los recursos del FET que son administrados por las entidades intermedias del sector tabacalero, deben ser decididos y controlados por el sector; no se pueden trasladar al Estado y menos aún al resto de la población misionera los problemas y diferencias internas que puedan existir en cada una de las organizaciones.
Seguiremos cuidando y defendiendo el FET, dentro de la ley, arbitrando los medios para que la mayor parte llegue al bolsillo del productor, en forma directa o a través de planes productivos individuales. Pero nunca aceptaremos asignaciones del FET que vayan contra la ley y pongan en riesgo cientos de millones de pesos que ingresan a la provincia.
La situación yerbatera forma parte del folclore, de la economía y del corazón de los misioneros. Vive en crisis desde que tengo memoria. Hoy la situación es similar a la de otros tiempos, simplemente hay algunos elementos contradictorios que me gustaría podamos analizar.
Recuerdo que en marzo del 2.010 se conocía el llamado acuerdo de Andresito, donde con la participación de todas las partes incluso del Intendente, se acordaba un precio de 52 centavos, inferior al del INYM y que debía ser cumplido por todos. Era un precio de subsistencia y de crisis. A los pocos días logramos algunas decisiones del Gobierno Nacional, se autorizaron mayores precios en góndola y se logro cumplir tranquilamente los 67 centavos pautados en el acuerdo de precios. Hoy el precio oficial es de 78 centavos, cifra que se estaría cumpliendo en la mayoría de los lugares de la provincia, incluso 85 centavos en zona sur.
Ahora bien, permítanme resumir como veo la situación actual y qué rol va a tomar el Gobierno de Misiones.
En este momento el Ministerio de Agricultura debe laudar cuál es el precio de la hoja verde y de la canchada; en este momento entran en vigencia distintas legislaciones que buscan la mejora de la calidad del trabajo de los tareferos; en este momentos los productores también exigen mejores precios; y en este mismo momento la Secretaría de Comercio de la Nación mantiene una política de control de precios.
No vamos a poner en tela de juicio ni emitir opinión acerca de la política de control de precios. Sí seremos muy contundentes para decir que, si el Gobierno Nacional quiere que se cumplan las legislaciones del trabajo y esto tiene su costo; si quiere que el productor tenga su renta y esto tiene su costo; si quiere que se transite por las calles y rutas con las cargas de acuerdo a la ley y esto tiene su costo; en definitiva si quiere que luego de producida y empaquetada la yerba llegue al mercado cumpliendo todas las legislaciones, entonces el Gobierno Nacional debe autorizar un precio que permita que los ingresos sean bien distribuidos, para lograr la dignidad del tarefero, del productor, del secadero, del molinero y de todos los que conforman la cadena yerbatera.
Es necesario que el Gobierno Nacional haga un estudio de los costos de la cadena de valor y que el Ministerio de Agricultura fije en su laudo un precio que contemple todos los costos, que lo haga en directa comunicación con el Ministerio de Trabajo de la Nación y que el resultado de ese costo, fuera el que fuera, sea tenido en cuenta a la hora de fijar los precios de comercialización de la yerba, porque no se sostiene más esta situación de que el esfuerzo de los misioneros sea para que muchos en el país central tomen una yerba barata, que dentro del paquete parece llevar la reminiscencia del mensú y el abandono de las chacras de la década del 90.
Defendiendo estos conceptos estará el Gobierno Provincial. Dependerá de que actitud tome todo el sector yerbatero para defendernos y vender la yerba al precio que creemos justo.
Pusimos a Misiones como destino turístico de primera. Nuestra estrategia de difundir al Destino Misiones mas allá de nuestro principal atractivo que son las cataratas, ha funcionado y hoy en todas las regiones de la provincia el turismo se desarrolla generando empleo y progreso.
Hemos promocionado a Misiones a escala provincial, regional, nacional e internacional, todas las campañas fueron buenas y todas dieron su resultado. Seguiremos así, sin descuidar un solo segmento del mercado, pero estamos convencidos que lo mejor viene de la mano de la promoción regional. Es por eso que nos focalizamos en las ciudades vecinas de Brasil y Paraguay, visitamos las provincias más cercanas y también nos concentramos en Buenos Aires. Nuestra promoción turística es inteligente y focalizada y es una de las claves del éxito logrado.
En términos de infraestructura hemos hecho muchísimo, pero en este ejercicio se destacan dos logros trascendentales. Llegamos con el asfalto a los Saltos del Moconá, una utopia y un anhelo, hoy una realidad. Ahora queda dotar de infraestructura al parque y para ello estamos construyendo el área de servicios, embarcadero y pasarelas. El monumento más alto de la Argentina los construimos los misioneros. El Parque Temático de la Cruz se ha inaugurado y esta dando sus primeros pasos como una herramienta del desarrollo, operada por el Estado, transformando a este lugar en un espacio de turismo, de reflexión y de Fe.
En estos años la estructura de servicios de hotelería, gastronomía y esparcimientos ha evolucionado mucho y debemos reconocer el acompañamiento del sector privado. Desde el modelo paradigmático de las 600 hectáreas de Iguazú pasando por los lodges en el medio de la selva, por los bares y restaurantes en toda la provincia, Misiones ha mejorado mucho su estructura; y el Gobierno ha estado presente en estas realizaciones, ejemplo de ello es la puesta en marcha del Hotel Maitei y pronto la habilitación del Hotel de Turismo.
Además de seguir invirtiendo debemos mejorar la calidad, la preparación y formación de nuestra gente, el objetivo es que el turismo genere empleo, empleo de alta calidad.
Saben todos que tenemos el desafío de ser una de las 7 maravillas del mundo, en una competencia o proceso de selección a veces un tanto confuso, pero proceso que nos ha permitido difundir nuestro destino ocupando horas de radio y televisión, y páginas y páginas de diarios y revistas. El simple hecho de competir ha sido una de las mejores decisiones que tomamos, y esperemos que un resultado justo y trasparente nos lleve al lugar que nos corresponde.
El sector forestoindustrial sigue siendo el principal agregado de la economía misionera; si bien con algún grado preocupante de concentración económica se ha generado un sector que, además de tener una importante superficie de bosque implantado, ha logrado en los últimos años un proceso de industrialización satisfactoria. No hay dudas que hay que seguir en este camino, es claro que las ventajas comparativas y competitivas del sector son únicas en el mundo y como tal deben ser aprovechadas.
Quiero rescatar en esta cadena el acierto del funcionamiento del cluster forestal, que nos ha permitido en conjunto buscar mercados, incorporar tecnología, sumar esfuerzos y que además ha sido una herramienta que ayudó a atravesar los tiempos de crisis. Con programas como el REPRO ayudamos a conservar los puestos de trabajo de más de 2.500 misioneros; establecimos y cumplimos con un novedoso programa de reintegro a las exportaciones que sirvió para conservar y ganar mercados exteriores y sostener la exportación de nuestras pequeñas y medianas empresas que agregan valor.
Con claridad se ve aquí que la obra pública es una herramienta: construimos aulas y viviendas de madera que motorizaron la demanda interna a la vez que solucionábamos los problemas de vivienda y de educación, también y casi con exclusividad compramos muebles de madera para nuestras escuelas y lo vamos a seguir haciendo.
Los mercados internacionales todavía no se han reactivado al ritmo que necesitamos, pero toda crisis también es una oportunidad y debemos continuar con la búsqueda de agregación de valor y de mayor utilización de la madera. Argentina utiliza poca madera, los muebles de caño y fórmica de nuestras escuelas eran un ejemplo de ello, otro ejemplo son las viviendas que utilizan de manera casi excluyente la mampostería en su construcción. Todos debemos impulsar más la utilización de la madera, debemos trabajar para que hayan viviendas de madera y construcciones con más madera.
En el proceso electoral que se avecina voy a proponer a los misioneros que el Estado realice una inversión señera en la industria de la madera. He solicitado al cluster forestal que presente un par de ideas. Si continuamos gobernando Misiones es nuestra intención que el Estado desarrolle una industria que bien puede ser de construcción de viviendas o de fabricación de muebles, que sea un ejemplo de desarrollo industrial y que sirva a todo el sector, como en algún momento sirvió Papel Misionero.
Además del turismo, la forestoindustria y los agroalimentos, Misiones por su ubicación geográfica viene desarrollando un interesante crecimiento en su actividad comercial, de servicios y de logística. Es un portaviones metido entre Brasil y Paraguay. Los comercios, los restaurantes, la construcción y los servicios no solo crecen al ritmo del incremento de un pujante consumo interno, sino que además la demanda se ve fortalecida por la presencia de hermanos brasileños y paraguayos. Es en este esquema que el puerto de Posadas, el de Santa Ana y el Parque Industrial, que conforman la Plataforma Logística, se presentan como un gran desafío para el futuro cercano.
En estos años aprendí que la demanda de salud siempre es infinita. Pero el concepto que más me sorprendió es el de que a la salud se la mide siempre por los resultados negativos. Nunca se dice cuantos chicos sobreviven al año de vida, siempre se habla de cuantos chicos muertos componen el índice de mortalidad infantil; tampoco es noticia el hecho de que arreciados por el dengue en todas las fronteras y siendo vecinos de un país declarado en emergencia nacional por dengue, Misiones ha registrado casos aislados y casi en su totalidad con algún nexo epidemiológico con el vecino país. Hago esta reflexión para concluir en una afirmación que la digo siempre: el modelo de salud pública de Argentina es bueno y el modelo Misionero aún mejor.
Si pudiéramos valorar todos los hechos positivos y las soluciones que otorga nuestro sistema de salud, enseguida podríamos concluir que nuestro sistema es mejor que el de Brasil, Uruguay, Chile, que el de los mismísimos Estados Unidos y ni que hablar que el de nuestros hermanos paraguayos que en nuestra frontera reciben una mejor atención, justamente por el esfuerzo de los hospitales y del personal de salud pública desplegado en toda la costa de nuestro Paraná.
Quiero contarles algunos datos positivos de evolución en estos años de la gestión. Días pasados la Presidenta reconoció la fuerte baja en la mortalidad infantil en Misiones, que de superar el 32 por mil en los años 90, estar cerca del 22 por mil a principios de este siglo y hoy se encuentra en niveles del 12 por mil y en descenso. Por cada punto que bajamos de este índice son alrededor 25 niños más que sobreviven al año de vida. Llevar a la mortalidad infantil a un dígito por mil en los próximos años debe ser un objetivo para el próximo gobierno.
Hablando en positivo afirmamos que hemos llevado un Centro de Atención Primaria de la Salud a cada pueblo, a las picadas, a los barrios; y nos ocupamos también para que en cada pueblo pueda haber un médico. Hacemos de la política de atención primaria uno de los pilares del sistema, donde la prevención es el arma mas eficaz para atender a los misioneros y ordenar el sistema público de salud.
Levantamos y mejoramos hospitales como ser el de San José o el de Andresito; y con buen criterio entendimos que era prioridad invertir en Eldorado y en los próximos días inauguraremos la segunda etapa del Samic con sectores nuevos como el centro maternoneonatal con unidad de terapia, quirófanos y obstetricia; y que se suman a las ya inauguradas zonas de emergentología, centro de rehabilitación, a los sectores de admisión, administración y dirección, consultorios externos y salas de espera.
En pocos días más reinauguraremos el hospital de Iguazú para atender a los misioneros y también para dar calidad en la atención a los turistas. La obra del hospital de Leandro N. Alem estuvo parada 20 años y hoy con fondos provinciales, administrados por su cooperadora, la obra avanza y ya se han habilitado varias etapas y seguiremos avanzando hasta concluirla. También en este orden de prioridades es importante el nivel de avance de obra del hospital de Apóstoles y del hospital de San Vicente.
En este momento la prioridad es el hospital de Oberá. Hay que dotar a la principal ciudad de la zona centro de un hospital de primer nivel. Estamos dando los primeros pasos con la construcción de el nuevo sector de emergentología, imágenes y la readecuación del área de pediatría, del hogar de tránsito de las madres, como así también del nuevo lavadero de ropas y el área de esterilización.
Pero si de hablar de hechos positivos se trata, nuestra estrella es el nuevo hospital Madariaga. Hospital de calidad y de la más alta tecnología, con la mejor infraestructura edilicia del país y con un modelo de gestión de excelencia y calidad.
Quiero contarles algunos números impactantes, solo unos pocos, de este nuevo hospital Madariaga: más de 56.000 prestaciones de rehabilitación, 7.300 tomografías, 3.700 mamografías, 2.400 resonancias magnéticas, 19.400 ecografías, 57.000 radiografías, 12.800 estudios de anatomía patológica, 4.300 cirugías y 87.800 consultas. Si a estas prestaciones las valorizamos tomando como referencia los precios que abona el IPS, podemos estimar que se han realizado prestaciones por un valor de alrededor de 30 Millones de Pesos, todo esto sin que le cueste un centavo al paciente del Madariaga. Estas son las políticas concretas de redistribución de la riqueza del modelo de la renovación.
El hospital Madariaga no es una realización aislada, forma parte del Parque de la Salud, visión estratégica que ha tenido consagración legislativa y que sigue avanzando con nuevos desafíos. En pocos meses se inaugurará el nuevo Banco de Sangre, uno de los más modernos y avanzados del país. Además en los próximos días habilitaremos en el Madariaga el primer centro de cardiología de nuestra provincia. También hemos recibido de la Nación los recursos para la obra civil que servirá para instalar un acelerador lineal, medicina nuclear de avanzada para luchar contra el cáncer. Ya se están dando los primeros pasos en la construcción de la nueva Maternidad del Parque de la Salud, que es una prioridad para que los misioneritos y sus madres tengan un parto seguro y con dignidad.
Siempre quedarán miles de cosas pendientes, pero nadie podrá negar que ha sido el Gobierno de la Renovación el que más ha invertido en salud en Misiones, y de esto es testigo desde el misionero mas lejano de Andresito, pasando por el habitante de Santa Maria que se puede atender en cualquiera de los 5 CAPS que tiene el pueblo, o el ciudadano de Puerto Rico que se puede atender en el Barrio Fátima, o el posadeño que se puede atender en el Barrio Belén, o los más de 100 mil misioneros que ya pasaron por el hospital Madariaga.
Algunos dirán que el vaso puede estar medio vacío, son pesimistas de la vida; algunos llegaron a decir que se buscaba privatizar la salud, son simples necios de la política. Queda a las claras que en salud el modelo de la Renovación es un modelo de constante mejora, sin delegar una sola responsabilidad y abiertos a incorporar las mejores herramientas que nos permitan mayor y mejor gestión.
Cuando escucho que algunos critican que toda vez que alguien concurre al Madariaga o a cualquier hospital de Misiones, y en la admisión le preguntan si tienen obra social; cuando escucho que critican esto me doy cuenta que no comprenden que lo que estamos buscando es poder tener una salud pública de excelencia, que si se atiende a un afiliado de alguna obra social sea OSDE, Camioneros, APTM o la que fuera, esta obra social pague por los servicios que reciben sus afiliados y que con esa plata se pueda mejorar la atención de quienes no tienen la suerte de tener plata en su bolsillo o cobertura social para recurrir a la medicina privada.
Nuestra visión de las políticas sociales es que la inclusión social, real y sustentable, a mediano y largo plazo se da a partir del trabajo. Nunca negamos que existen coyunturas y situaciones de extrema pobreza que requieren de una asistencia directa, nunca desatendimos las necesidades sociales en momentos de crisis y de catástrofes, y siempre buscamos tener una política de inclusión social alejada del clientelismo.
Hemos acompañado las políticas nacionales de microcréditos y somos ejemplo en la implementación de este sistema, fuimos más lejos aún y generamos la marca “Hecho en Misiones” para facilitarle la comercialización a los emprendedores. Es el Gobierno el que le da las herramientas para abrir mercados, que organiza las ferias, que logra las sinergias y que muestra que la mejor política social sigue siendo el trabajo.
En estos años también acompañamos la política de la Presidenta de la Nación de universalizar los planes de asistencia alimentaria a partir de tarjetas magnéticas y tickets, y hoy la inclusión es total en los lugares donde la tecnología así lo permite. Tanto hemos avanzado en este programa que también incluimos a nuestros hermanos guaraníes en el sistema de tarjetas magnéticas.
La política social más trascendental e impactante que ha conocido la Argentina es la Asignación Universal por Hijo. Cerca de 150 mil niños misioneros reciben este derecho que busca garantizar un ingreso mínimo para la alimentación, la educación y la atención de la salud. Para tener una dimensión de estas políticas, sepan que ingresan a la provincia más de 400 Millones de Pesos anuales en concepto de asignación universal.
PLAN HAMBRE CERO. Esta decisión y sus resultados me marcaron de por vida como persona y como político. Nunca imaginé que el oportunismo político podía llegar a la grosería de hacer responsable a un plan o a un gobernador de la muerte de un nenito que había nacido con hidrocefalia. Tampoco nunca imaginé el poder que tienen los medios nacionales y su ilimitada capacidad para generar noticias de alto impacto sin respetar la verdad, editando los contenidos y avanzando incluso sobre la dignidad de las personas.
Cuando la Presidenta anunció la Asignación Universal por Hijo, me dije a mi mismo: a esta política se debe sumar el esfuerzo compartido del gobierno misionero. Pensé que aún garantizando un ingreso mínimo existirían problemas de pobreza estructural, dramas familiares y deficiencias culturales, que impedirían lograr los objetivos.
Fue así que decidimos iniciar el plan, dominaba la urgencia, con criterio acertado entendimos que de a poco el plan iría tomando forma y así fue. Con el correr de los días vimos que existían madres que le ponían 1 cucharada de leche a la mamadera y le enseñamos que había que ponerle 3, pero luego vimos que aún sabiendo esto había bebes que no tenían mamadera y salimos a entregar miles de mamaderas. Se les enseño a hacer purés y nos dimos cuenta que muchos no tenían siquiera los platitos y los utensilios para hacer puré, y ahí estuvo el plan entregando platitos y utensilios. Fue doloroso ver que en muchos casos el nenito desnutrido era el menos cuidado y atendido de la familia. Con crudeza se advirtió que en muchos casos no existía vínculo de afecto entre la madre y el niño y buscamos reconstituir el afecto no solo con la ayuda sicológica, sino también acercándoles juguetes y libros para estrechar el afecto a través del juego y el aprendizaje.
El plan ha evolucionado muchísimo, esta hecho con el corazón y el compromiso de todos nosotros, de los intendentes, de los padrinos que se sumaron, de las madres que luego de recuperar a sus hijos, como en Santa Ana, se transformaron en promotoras nutricionales para ayudar a recuperar a otros niños. Desde que se inició el plan se han recuperado más de 4.239 chicos, pero todavía presentan cuadros de desnutrición 978 que están en etapa de recuperación y todos ellos están incluidos dentro del plan, todos ellos reciben además de la Asignación Universal un aporte económico a través de una tarjeta social y otras ayudas de parte del Gobierno Provincial. En 6 meses han pasado más de 5.200 beneficiarios contenidos en el plan, con una inversión superior a los 10 Millones de Pesos.
Hicimos cerca de mil planes techos dirigidos a las familias que están en el plan hambre cero y para casos extremos especialmente donde existen chicos con discapacidad, se están haciendo soluciones habitacionales integrales y ya son más de 20 las construidas.
Fíjense lo acertado de este plan que en muchos de los casos se detectó que el desnutrido ni siquiera tenía documento, por consiguiente no tenía asignación universal ni ningún otro tipo de cobertura. Este no debe ser un plan coyuntural, debe ser una política de Estado.
La pobreza como problema estructural de la provincia de Misiones siempre ha sido reconocida por este gobierno. Es una materia pendiente que afecta a todo el norte argentino y que será abordada como un dilema a resolver.
Ratificamos nuestra concepción de que la educación, especialmente la inclusión en la escuela secundaria, es la principal herramienta para llevar adelante una lucha frontal contra la pobreza. Ahora para que esto tenga resultados, el desafío educativo debe concentrarse en el verdadero protagonista que es el alumno.
El Gobierno renovador puede mostrar contundentes resultados en materia de infraestructura, cada semana inauguramos 2 escuelas y lo venimos haciendo desde el 2.003 a un ritmo constante. 75 escuelas recibieron este 2.011 con instalaciones nuevas, 30 son edificios totalmente nuevos, cerca de 40 son aulas satélites y otras tantas remodelaciones y ampliaciones mayores. Desde la construcción de la primer secundaria en Misiones hasta el año 2.007 se habían creado solamente 160 escuelas secundarias. Fue un compromiso asumido en la campaña electoral y vamos a terminar creando en estos 4 años cerca de 100 nuevas escuelas secundarias.
Una de las decisiones mas exitosas ha sido la creación de por lo menos una escuela secundaria en cada pueblo, decisión esta que no solo favoreció a la educación sino que además evitó que muchos pueblos sean condenados a la desaparición y sus jóvenes al aislamiento y a la pobreza. Esta decisión ha sido fundacional, las escuelas secundarias en muchos pueblos fueron creadas y funcionaron y funcionan en un complejo deportivo, en un club, en una casa prestada, a contraturno en una escuela primaria. Lo importante fue crear la magia de la educación, el encuentro entre el alumno y el maestro. Hoy esa magia está en marcha y poco a poco se resolverán todas y cada unas las obras de infraestructura que fueran necesarias.
Y si de igualdad de oportunidades se trata, quien hubiera imaginado que cada alumno de la secundaria tendría una netbook en sus manos. Misiones es una de las provincias que con mayor velocidad y eficiencia está implementando el programa Conectar Igualdad. Terminaremos el año con más de 45 mil netbooks entregadas, siendo esta una herramienta para que los jóvenes puedan incorporar las nuevas tecnologías y puedan tener el acceso a la información infinita que arroja internet. Dependerá ahora de la creatividad, de la curiosidad, y de la responsabilidad de cada uno que esta herramienta sirva para mejorar su formación, su cultura y alcance el objetivo de crear igualdad de oportunidades.
Siempre destaco la importancia del esfuerzo compartido y me parece que es tanta la potencia de este programa que el Estado provincial debe sumarse en los esfuerzos. Es por ello que hemos decidido lanzar un plan provincial para que cada niño que entre en la escuela primaria tenga su netbook y de esta manera, al cabo de 7 años, todos los alumnos de primaria y secundaria tendrán esta herramienta en sus manos.
Lo afirmo con contundencia, no existe salario público en Misiones que se haya incrementado tanto como el salario docente. En el año 2.003 el básico era de 200 Pesos, estaba congelado desde hacia casi 10 años y hoy el básico conformado es de 1.225 Pesos. De la misma manera, en el 2.003 el salario inicial era de 393 Pesos y hoy es de 2.300 Pesos. Durante estos 8 años el salario se ha recuperado constantemente, pero es en este año donde se ha producido el mayor incremento de un 25% en el básico y en el salario inicial y en una sola vez, vigente a partir de marzo del 2.011.
Hemos cumplido en todos sus términos la paritaria nacional, y cuando digo en todos significa el cumplimiento del ingreso mínimo como así también de manera inmediata cumplimos la pauta que indica que el salario básico debe paulatinamente acercarse al 50% de 2.250 Pesos. Muchas provincias no han alcanzado esta pauta, otras lo harán a lo largo del año y nosotros lo hicimos de un solo golpe.
Anuncio que a partir de mayo actualizaremos el cumplimiento del salario familiar conforme la ley de la nación y, como lo exigieron los gremios durante años, pagaremos las asignaciones familiares con el mismo criterio que lo hace el Estado nacional, siendo para las escalas inferiores el salto de 180 a 220 Pesos y ahí con estricta justificación el criterio decreciente de la ley nacional.
Por lo expuesto afirmo que los poco mas de 170 docentes que mantienen una actitud beligerante, extorsionando y teniendo de rehenes a nuestros jóvenes, lo hacen sin ninguna razón mas que aquella de querer meter las banderías políticas dentro de las aulas, siendo esto impertinente y que llega al extremo y la ilegalidad de amenazar y cortar rutas.
Quiero agradecer sí, a los más de 25 mil docentes que como corresponde dan clases todos los días, hacen que el 99% del sistema educativo funcione y garantizan que se cumpla la ley de los 180 días de clases.
La recuperación salarial debe llegar a todos los empleados públicos, es por eso que después de 20 años incorporamos un aumento al básico de los empleados del escalafón ministerial central, de la Policía y los no convencionados, aumento este que tiene diversos impactos según la categoría, la antigüedad y el organismo donde se preste funciones, por lo que se estableció un corrector que garantice un aumento del 18% en el salario bruto de todos los empleados.
Los jubilados recibieron un aumento del 17%, exactamente el mismo otorgado por la Presidenta cumpliendo la ley de movilidad. En menos de un año subimos 3 veces el tope del haber jubilatorio, tema este que también será planteado como un dilema a resolver.
En estos años nos ocupamos de que Misiones sea una provincia segura. El problema de la inseguridad radica en que su incremento es directamente proporcional al crecimiento de los centros urbanos, agravado esto y de manera casi lineal por la pobreza. Hemos tomado decisiones simples pero que contribuyeron a fortalecer la seguridad en la provincia. Nos comprometimos a que haya más y mejores policías y actuamos en ese sentido. Durante estos años provocamos una fuerte incorporación de agentes y de oficiales de policía. Pasamos de 4.500 a 6.800 policías. Esta Legislatura aprobó también la reincorporación en tareas administrativas de policías retirados; ya reincorporamos 200, facilitando esto que el personal en actividad pueda salir a prestar servicios a las rutas y calles misioneras.
Hoy se nota la presencia de la Policía cuidando la seguridad vial en nuestras rutas y esto había sido un compromiso electoral.
Mejoramos las rutas, las rotondas en los pueblos, hicimos campañas de concientización de seguridad vial, pero los resultados no eran los que buscábamos. En el 2.010 los accidentes de tránsito se cobraron la mayor cantidad de víctimas en la historia de Misiones. Era el momento de hacer un cambio drástico en la política vial, reforzar los controles y pasar a un sistema sancionatorio con el “scoring” nacional como sistema al que adherimos.
Para montar este sistema de seguridad vial tuvimos que sacar cientos de policías a las rutas misioneras y hacer una fuerte inversión en equipamientos, en móviles, radares y alcoholímetros. Hoy los resultados se ven y mucho, es contundente la comparación de los 4 primeros meses del año 2.011 medidos contra el mismo período del 2.010, donde el porcentaje de disminución es del 35%, lo que a esta altura significa 27 muertes menos en accidentes de tránsito.
Así como hay una escuela secundaria, también ahora hay una comisaría en cada pueblo con su comisario y su patrullero, con su personal destacado en el lugar y hoy podemos decir que en la mayoría de los casos con su comisaría nueva.
Este año se pondrá en funcionamiento el sistema de cámaras de seguridad. Esto junto al “911” mejorará la gestión y el control de la seguridad en la ciudad capital. Se completa la inversión con la incorporación de una importante cantidad de patrulleros que son indispensables para que el sistema reaccione ante cada requisitoria al “911” o cada alerta disparada por el sistema de cámaras. Es bueno pensar que para el futuro estas acciones se pueden replicar en otras ciudades del interior de Misiones.
Hoy también tenemos policías mas capacitados. Se terminó eso de que el joven se iba 3 meses del pueblo y volvía con la pistola en la cintura. Hoy para ser agente se debe tener el secundario completo y se debe cumplir con un año de capacitación teórica y práctica, primero en una moderna escuela construida al efecto y luego con prácticas concretas en la calle. Desde el 2.005 funciona en Misiones la Licenciatura en Seguridad que, ya ha logrado varias promociones y que significa una decisión de vanguardia. Entendemos que se debe continuar en esta línea abriéndose para ello en el 2.012 la Licenciatura en Criminalística.
En el Servicio Penitenciario Provincial también se produjo la incorporación de agentes y se realizaron importantes obras, como el nuevo Pabellón de Inimputables, la remodelación del patio de recreo del Instituto Correccional de Menores Varones y los arreglos de las aulas para talleres del Instituto Correccional de Mujeres. A la fecha se encuentra en ejecución las obras de las unidades penitenciarias de Puerto Rico y Cerro Azul y este año iniciaremos las obras del Instituto Superior de Ciencias Penitenciarias.
Misiones es una provincia de profundo respeto por los Derechos Humanos. En estos años los juicios por la verdad y la memoria han avanzado como en pocas jurisdicciones, lográndose sentencias y justicia. El pasado 24 de marzo inauguramos el monumento conmemorativo de la “Casita de Mártires”.
El flagelo de la trata de personas nos tiene como un Estado presente, prueba de ello es el último rescate de comprovincianas en Tierra del Fuego. La trata de personas tiene connotaciones escalofriantes. El problema no termina cuando se rescata a una joven, las secuelas que deja el maltrato síquico y físico son tan profundas que el Estado debe estar presente para ayudar a la víctima en su recuperación y reinserción social. Para ello el gobierno tiene en funcionamiento un sistema de recuperación y contención que ya ha atendido a más de 250 víctimas afectadas por este flagelo.
Hablar de calidad de vida significa cuidar el medioambiente. No me canso de afirmar que somos ejemplo en el mundo de conservación y cuidado del medioambiente; seguro que se ha destruido mucho pero más seguro estoy que en estas latitudes no existe Estado que haya cuidado tanto la selva como el de la provincia de Misiones. Es impactante ver la diferencia sideral en el cuidado de la selva paranaense en el territorio misionero y la total devastación que existe tanto en las orillas paraguayas como en las brasileñas. Es en esta línea que ésta Legislatura por unanimidad sancionó una ley de bosques que llevo años de elaboración. La hemos reglamentado; seguro que es perfectible, pero hoy es una herramienta para continuar con el cuidado de la selva.
Soy de aquellos que cree que es imposible el cuidado del medioambiente sin sustentabilidad económica, sin ingresos no hay recursos para cuidar la selva, sin ingresos los grandes propietarios abandonan sus tierras, es por eso que hay que ser creativos para lograr un aprovechamiento sustentable de nuestros recursos naturales. Misiones es una de las pocas provincias que está recibiendo recursos por la ley de bosques aún cuando reclamamos la mejor implementación de esta política nacional.
El ecoturismo es clave para lograr este objetivo. Estamos desarrollando un proyecto con especialistas británicos para hacer de la selva y la biodiversidad misionera un atractivo de altísimo nivel, generador de fuertes ingresos. Es un proyecto muy ambicioso, que muestra a operadores e inversores del mundo la capacidad y las potencialidades que tenemos para el desarrollo de actividades en la selva. Cuando este proyecto esté concluido enviaremos un proyecto de ley que permita la posibilidad del aprovechamiento sustentable de los parques provinciales, modelo que ha sido altamente exitoso en otros lugares del mundo.
No hay duda que hemos dado pasos importantes para resolver el problema de las tierras. Con la nueva legislación, la adjudicación de títulos de propiedad se ha acelerado notablemente. En los próximos días entregaremos más de 500 títulos de propiedad surgidos de la aplicación de esta nueva ley, algunos de los cuales tiene más de 50 años de tramitación.
Algunas cosas me llenan de satisfacción y creo que hemos sido muy eficientes en estos temas, me refiero a las adquisiciones de más de 15 mil hectáreas para regularización de situaciones de ocupación de mas de 1.400 familias que se verán beneficiadas con esto ya que por primera vez podrán tener un título de propiedad de la tierra que por años trabajan, y que en algunos casos por generaciones vienen cultivando. La inversión del Estado para lograr esto es de más de 8 Millones de Pesos, el costo promedio que se pagó por hectárea es de 534 Pesos. Como se ve éstas son políticas de alto impacto y bajo costo, donde se maximiza la eficiencia del Estado.
En estos años nos preocupamos los tres Poderes en mantener una correcta relación republicana, debo decir que siempre me sentí acompañado, que siempre sentí que los tres Poderes buscamos el mismo objetivo: alcanzar el bien común y trabajar por el bienestar general de todos los misioneros; pero hay algunos datos que me gustaría resaltar como paradigmas de este nuevo tiempo de calidad institucional.
Recién inauguramos el nuevo edificio legislativo, una obra dotada con la tecnología y las comodidades para que los legisladores misioneros puedan desarrollar sus funciones como corresponde. También debo destacar lo útil que es para todos que se haya podido lograr el Digesto Jurídico de Misiones, dándole orden, coherencia y modernidad a nuestro sistema de leyes.
Todos los años valoro el hecho de que siempre fue Misiones la primer provincia en tener su ley de presupuesto sancionada, siendo este un ejemplo de gobernabilidad en definitiva al servicio de los misioneros. Y más allá del ejemplo de las leyes de presupuestos, esta Legislatura ha concebido y generado como nunca un cúmulo de leyes de vanguardia que hoy están al servicio del pueblo misionero.
La independencia del Poder Judicial siempre fue una consigna, y al cabo de estos años los jueces de esta provincia saben que se pudieron desempeñar en al mas absoluta libertad e independencia. Pero entiendo que el ejemplo más contundente de calidad institucional tiene que ver con que juntos, los tres Poderes del Estado, estamos poniendo en marcha la mayor cantidad de juzgados de la historia de Misiones. A requisitoria del Poder Judicial se han creado 6 juzgados y 5 defensorías, que paulatinamente se están poniendo en funcionamiento.
Todo esto busca acercar el servicio de Justicia al ciudadano. Desde el 2.003 a hoy casi se han duplicado el número de empleados y funcionarios del Poder Judicial pasando de 1.300 a 2.045 agentes. En los próximos días inauguraremos nuevos cuerpos del Palacio de Justicia que permitirán poner en funcionamiento la infraestructura necesaria que también hace a la calidad de la prestación de este servicio.
Habiendo conocido y aprendido mucho del funcionamiento del Estado, quiero plantear algunos temas estructurales que me parece deben ser abordados y solucionados y que impactan directamente en la calidad de vida, en el crecimiento, en la inclusión y en el desarrollo del pueblo misionero. Sobre todos estos temas hemos trabajado y en todos logramos avances. Son dilemas que deben ser resueltos y abordados y que le va a tocar atender a quien sea que gobierne la provincia de Misiones. Si aún persisten ha de ser porque su solución no es fácil; en todo caso son temas cuya resolución probablemente deba ser gradual y con políticas de largo plazo.
Primer Dilema: Educación. Consejo General de Educación su funcionamiento y autonomía. La Constitución de la Provincia de Misiones ha resuelto que el Consejo General de Educación sea un Órgano de la Constitución, con autonomía e independencia en su funcionamiento.
Me parece que nos debemos replantear la situación actual en donde el Gobernador, como Jefe de la Administración, define los nombramientos en todas la áreas de gobierno, establece los criterios de calidad y cantidad, la oportunidad y conveniencia para nombrar médicos, enfermeros, policías, guardaparques y tantas áreas de gobierno, y no tiene directa ingerencia ni en la creación de escuelas ni en el cierre de las mismas, ni en el nombramiento de directores, ni en la creación de cargos y en distintas decisiones del sistema educativo, que tienen directa incidencia no solo en el funcionamiento de la educación, sino por sobre todas las cosas en las finanzas de la provincia.
He buscado por todos los medios limitar las afectaciones, los cambios de tarea, los débitos laborales, controlar los distintos tipos de licencias, y si bien sé que hemos mejorado mucho, todavía tenemos el dato cierto que de cada 100 docentes solo en torno a 85 están frente a las aulas. Entiendo que el sistema debe dar más atribuciones al Poder Ejecutivo para que participe en decisiones trascendentales como la creación de escuelas, nombramiento de directores, supervisores y por sobre todo de controlar todo lo referente a las afectaciones, licencias, débitos y cambios de tareas que signifiquen retirar al docente del aula y llevarlo a otra función. Todo esto es así porque cada vez que se retira un docente del aula necesariamente se debe nombrar otro generando un doble y hasta triple gasto.
Segundo Dilema: Salud. Necesidad de un sistema de médicos full time exclusivos de la salud pública misionera. La experiencia me dice que una de las debilidades de nuestro sistema pasa por tener alrededor del 80% de los médicos en la modalidad “part time”, o sea deberían trabajar medio tiempo en el hospital público y tendrían la posibilidad de trabajar otro medio tiempo más en la actividad privada.
Lo que voy a afirmar no es novedad para nadie, este sistema no es el más eficiente y menos aún el más fácil de controlar. Esto genera situaciones confusas donde la prestación efectiva de horas al servicio de la salud pública en ocasiones es difícil de garantizar.
Creo que a partir de ahora el sistema debe ir migrando hacia una proporción inversa donde la mayoría de los médicos sea “full time”, garantizándoles una remuneración adecuada que incluya variables por productividad y que le permita tener ingresos adicionales del sector privado siempre que lo haga dentro del hospital público y bajo supervisión de sus superiores.
Hacen falta médicos, es por todo esto que el gobierno apoya la creación de la Universidad Católica de las Misiones, para que sea el faro formador de los recursos humanos especializados.
Tercer Dilema: Emergencia previsional. Desde hace casi 20 años Misiones vive bajo un sistema de emergencia previsional, quienes estuvimos en algún momento o quienes hoy están en la oposición siempre usamos como caballitos de batalla apuntar contra esta situación.
Desde la responsabilidad que da el ejercicio de poder, se puede ver a este dilema con mucho más realismo; este realismo me permite hacer dos afirmaciones.
Primero, la emergencia previsional no es patrimonio exclusivo de los misioneros. Todos los sistemas previsionales del mundo atraviesan una compleja situación de emergencia, solo desde la demagogia se puede negar esta afirmación.
Segundo, la emergencia previsional, luego de 20 años, está causando algunos problemas puntuales que hacen al funcionamiento del Estado y en algunos casos afectan criterios objetivos de Justicia. Digo esto con la autoridad que me da haber ajustado en menos de un año 3 veces los topes máximos fijados por la ley de emergencia, y con la autoridad que me da haber creado una escala creciente de este tope, que va ascendiendo conforme asciende la edad de los beneficiarios.
El dilema está que en algunas situaciones, si algún empleado público opta por jubilarse, la caída en sus ingresos puede llegar a porcentajes muy importantes. Simplemente voy a poner 3 ejemplos.
Si algunos jueces, directores o supervisores de escuelas, optan por jubilarse lo harían con el 50% de sus actuales haberes.
Toda vez que alguien se jubila va recibiendo los aumentos que se otorgan en idéntica proporción a los empleados públicos, el problema está en el momento crítico de pasar de cobrar el salario activo a pasar a cobrar el haber jubilatorio.
Insisto este dilema no se resuelve saliendo de la emergencia previsional; sería infinitamente peor el remedio que la enfermedad, puesto que en poco tiempo todos los jubilados sufrirían el perjuicio de la quiebra del sistema jubilatorio provincial. Entiendo que se debe generar una solución coyuntural, temporal, responsable, e inteligente para corregir algunas situaciones que afectan el funcionamiento del Estado y la calidad de vida de muchos empleados públicos.
Cuarto Dilema: Lucha frontal contra el núcleo duro de pobreza. Siempre afirmamos que tenemos una provincia maravillosa, con un tremendo potencial, ahora nunca hicimos política desde la hipocresía, siempre afirmamos que como todas las provincias del norte, sufrimos problemas de pobreza estructural.
Como dato positivo podemos decir que de tener más del 50% de los posadeños por debajo de la línea de pobreza al principio de este siglo, hemos experimentado un fuerte descenso a niveles cercanos al 20%. Creo que en estos valores la situación es apta para trabajar sobre el núcleo duro de la pobreza en toda la provincia, para llevar adelante acciones que con algún grado de focalización permitan que las políticas del Estado aceleren la solución del problema. Soy consciente de que es determinante un contexto internacional favorable, es vital continuar con la senda de crecimiento de nuestra economía que iniciara Kirchner en la nación y la Renovación en la provincia de Misiones. Gestionar la pobreza para lograr revertirla debe ser un desafío, y hoy ese desafío es menos complejo que 10 años atrás.
Debemos continuar a raja tabla con algunas políticas de Estado que son imprescindibles para lograr este objetivo. Debemos continuar motorizando nuestra economía, la obra pública, la promoción del turismo, producir alimentos y hacer rentables nuestras chacras, crear industrias, generar energía, abrir escuelas secundarias, crear tecnicaturas, tener políticas crediticias y también tener políticas sociales activas para los casos mas extremos. En definitiva tenemos que construir una matriz que identifique el núcleo duro de la pobreza, su localización, sus características, sus debilidades, y las oportunidades que tenemos para continuar con esta senda de inclusión en la que hemos mejorado mucho.
Reconocer con sinceridad los problemas y los dilemas, lejos esta de ser una debilidad, es una actitud hacia la vida y hacia la política que entiende que si no se reconocen los problemas lejos están las soluciones.
Advierto a los oportunistas que presten atención, que en cada uno de los problemas planteados mucho se ha hecho, mucho se ha avanzado, mucho se ha mejorado, plantearlos como dilema simplemente ha pretendido establecer una mirada sincera, seria, realista que permita poner en la agenda de debate problemas complejos que se resuelven con el esfuerzo y la madurez de todos, no con el egoísmo de algunos, que se solucionan si todos trabajamos, no si algunos se oponen, y que se alcanzarán los éxitos si todos buscamos propuestas y alternativas responsables y no si algunos pocos inventan cantos de sirena con demagogia proselitista y actitud irresponsable.
Misiones es una tierra de oportunidades y el desarrollo de su economía debe dar el gran salto que nos merecemos para ser una gran provincia. Quiero dejar planteado un desafío, un sueño, a esta altura una necesidad. Nuestro desafío es lograr un desarrollo industrial ordenado y con visión de futuro de la provincia. Esta es la clave para generar empleo y combatir la pobreza. Esta necesidad se ve con más nitidez aún en las grandes ciudades, vale poner como ejemplo la importancia que ha tenido el rol activo del Estado para la instalación de la firma Nike en Eldorado y la generación de cerca de 1.000 puestos de trabajo directos.
Debemos fortalecer parques industriales en distintos lugares de la provincia. En Posadas ya hemos comprado la tierra y avanzan las obras de infraestructura indispensables para atraer inversiones. Días pasados la Entidad Binacional Yacyretá nos asignó 70 Millones Pesos adicionales para afrontar estas obras. Estamos trabajando junto a la municipalidad de Eldorado en el proyecto del parque industrial de esa ciudad.
La consigna es entender que los parques industriales no son un fin en si mismo. Debemos tener obsesión por salir a buscar buenas industrias que se instalen en Misiones; hay que mostrar las ventajas de nuestra provincia, su privilegiada ubicación, el ambiente de negocios y también hay que generar un paquete de atractivos que ayuden a determinar que las industrias se instalen en Misiones. Propongo que esta política de incentivos tenga 3 niveles de intensidad de acuerdo al proceso industrial, a los productos y a los servicios producidos.
Primero, un nivel de “incentivos altos”: para atraer industrias que manufacturen y desarrollen productos, servicios, y tecnologías que no tengan relación con la producción primaria de Misiones. Entran en este rubro casi todas: metalmecánicas y automotrices, textiles, químicas; y en especial las de base tecnológica que deben ser tenidas en cuenta por la cantidad y calidad de empleo que generan.
Segundo, un nivel de “incentivos medios”: que debe beneficiar a las industrias que agreguen valor a productos primarios misioneros de una manera adicional, o que implique una innovación en la agregación de valor existente. Ejemplo de esto puede ser una fábrica de muebles de alto diseño, o bien alguna industria alimentaria hoy no desarrollada. En este rubro también quiero ubicar a aquellas industrias que sean desarrolladas a partir de la extensión de un producto que bien se puede producir en fase primaria en Misiones, pero que hoy todavía no encuentra extensión suficiente, ni proceso de industrialización. Ejemplo de ello puede ser la industrialización del Tung, la Jatropha y la Stevia que además pueden servir para incluir al proceso productivo a miles de productores.
Tercero, un nivel de “incentivo bajo” deben merecer los desarrollos industriales que ya se llevan a cabo en Misiones. Esto es para facilitar la instalación de nuevas industrias pero sin afectar la competitividad de las ya existentes.
La promoción industrial debe ser inteligente, no debe ser determinante la exención tributaria; hablar de promoción significa garantizar la provisión de energía y un pack de bonificaciones en sus costos, puede referirse a soportar en conjunto las cargas patronales, o bien a solventar parte de los costos financieros que genera la instalación y demás inversiones, o planes de incentivo directo a las exportaciones.
Insisto que este plan debiera desarrollarse en parques industriales o zonas industriales específicamente creadas a ese efecto e incluidas en un registro provincial. Es apasionante imaginar el desarrollo industrial; es una materia donde tenemos infinitas oportunidades de crecimiento.
No se puede imaginar la producción de alimentos y menos aún el desarrollo industrial sin energía. Nuestro desafío es resolver la generación, transformación y distribución de energía con calidad y cantidad suficiente en toda la provincia. En estos años hemos hecho mucho, es trascendental haber conseguido que se instalen en San Isidro 2 transformadores de 300 megas cada uno; esta millonaria inversión garantiza que Misiones puede recibir y transformar más del doble de la energía que precisa. Ahora esa energía debe ser distribuida a toda la provincia y para ello estamos haciendo una histórica inversión en líneas de 132, que ya están en ejecución hasta Candelaria y en proceso de licitación desde Candelaria hasta Puerto Mineral, obras estas de más de 300 Millones de Pesos.
La EBY lleva adelante una inversión también de más de 300 Millones de Pesos para fortalecer todo el sistema eléctrico de Posadas, Garupá y Candelaria. Una vez más Yacyretá no sólo repone la afectación provocada por la suba de la cota, sino que aporta las herramientas para el desarrollo de nuestra provincia. En la próxima semana haremos el anuncio y llamado a licitación para la compra de transformadores más importante que haya hecho EMSA. Con una inversión superior a los 60 Millones de Pesos compraremos transformadores que hoy necesita la provincia, previendo su crecimiento y considerando las eventualidades ante crisis y desperfectos. La provincia también continúa junto al PROSAP llevando energía a miles de casas de agricultores misioneros.
Mas allá de esta fuerte apuesta a inversiones en transformación y distribución de energía, no cesamos en nuestra búsqueda de generación a través de energía renovables, destacándose a la fecha acciones en el sector agrícola para producir jatropha que luego será industrializada; la inminente aprobación por parte de ENARSA de un proyecto de energía plus para generar a través de biomasa; la generación doméstica de energía a partir de paneles solares en viviendas del IPRODHA, y distintos proyectos en diversos grados de avance que hoy se encuentran en plena ejecución.
En este ejercicio existieron dos hechos destacados.
Primer hecho, después de décadas Yacyretá llegó a cota 83 y genera energía en plenitud. Este es un esfuerzo y un logro del pueblo misionero. Quiero volver a destacar que gracias a la visión de renovadores las obras complementarias no significaron solamente reponer lo inundado y generar la nueva malla de contención. Las obras son millonarias y están cambiando la fisonomía de nuestras ciudades, con un desarrollo urbanístico de vanguardia, y están transformando al área capital en una de las zonas más modernas que tiene el país de cara al Paraná.
Segundo hecho, hemos renegociado la deuda que tenía la provincia con el Estado Nacional, a 20 años, en Pesos y a una tasa de interés muy baja. En las negociaciones obtuvimos quitas por más de 500 Millones de Pesos.
Quiero que se entienda, la deuda bajó pero sigue existiendo y es muy pesada; la ventaja radica en que no hay que ir a negociar todos los años nuevamente, ya que esta pactada a 20 años y que si bien los primeros años a partir del 2.012 los vencimientos van a ser muy duros, al ser en Pesos y al ser la tasa solo del 6% les puedo asegurar que en 5 años las cuotas serán accesibles, en 10 años serán fáciles y al final serán un dato anecdótico.
Para que esto sea así, para seguir haciendo obras, para seguir desarrollando nuestra actividad económica, para tener una fuerte presencia en políticas sociales, para que podamos resolver cada uno de los dilemas y aceptar los desafíos es imprescindible mantener nuestra férrea disciplina fiscal. Este año la recaudación de las rentas públicas del Estado provincial va a superar los 1.100 Millones de Pesos. Esto debe continuar, como también debe continuar una férrea política de control del gasto público, para que con las cuentas fiscales en orden, prolijas y transparentes podamos seguir garantizando el crecimiento de Misiones.
Con respeto y sin exitismo alguno, creo en estos minutos haber mostrado todo lo hecho, nuestras políticas rectoras y haber tenido la sana vocación incluso de plantear algunos temas pendientes, como así también desafíos futuros y algunas ideas que entiendo son políticas de Estado.
Muchas gracias a todos y un afectuoso saludo en este día a las trabajadoras y los trabajadores misioneros.
MAURICE FABIAN CLOSS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada