junio 08, 2012

Circular de H. Yrigoyen a las gobernadores de provincia, sobre pureza de sufragio (1922)

Circular a los Gobernadores de Provincia sobre pureza del sufragio
Hipólito Yrigoyen
[6 de Marzo de 1922]

Buenos Aires, marzo 6 de 1922.
Excelentísimo Señor Gobernador de la Provincia:
La renovación de los más altos poderes electivos nacionales pondrá en breve en ejercicio la primordial prerrogativa de la vida democrática, al expresar en el comicio la voluntad de los pueblos, fuente de toda soberanía y base indispensable de todo gobierno republicano. 
Un acto de tanta trascendencia, que afecta la existencia misma de nuestra organización política, exige que se le rodee de las más amplias garantías para que el veredicto de las urnas pueda merecer el respeto de las tendencias en luchas y el acatamiento de todos los habitantes de la Nación.
Los esfuerzos y sacrificios, durante tan largo tiempo realizados para iniciar esta época de renovación de los valores morales y políticos de reparación institucional en todos los Estados de la República, constituyen un compromiso, de honor que vincula a pueblos y gobiernos para culminar la obra emprendida con la consagración definitiva del sufragio, libremente pensado y honradamente emitido.
Con este concepto de la misión histórica que le corresponde llenar, el Gobierno de la Nación, surgido de los comicios memorables que han marcado tan profunda evolución de nuestros métodos políticos, considera necesario llevar en estos momentos, su palabra de advertencia y estímulo a todos los mandatarios del país.
Los pueblos de la República van a pronunciarse una vez más sobre la orientación de sus propios destinos, llenando funciones cívicas en cumplimiento .de deberes, de derechos consagrados por leyes de la Nación, que al Gobierno, federal corresponde hacer cumplir por propia autoridad y por intermedio de los gobiernos que son sus agentes naturales.
Al dirigirme, pues, a V. E., ante la proximidad de este grandioso acto, cívico, no es para formular simples aspiraciones o anhelos de mejoramiento, político, sino para ratificar ante el país el invariable propósito de este gobierno de conservar y enaltecer celosamente las conquistas democráticas alcanzadas, poniendo a su servicio todo el prestigio y el poder de la Nación.
Para la realización de tan altas finalidades, el Ministro del Interior estará atento a todas las solicitudes o indicaciones de las autoridades, de los partidos y de los ciudadanos que tiendan a perfeccionar los procedimientos electorales; y llevará su autoridad y su acción a donde quiera que se oponga un obstáculo a la efectividad de las consagraciones públicas.
Es necesario extinguir hasta los últimos resabios de las perversiones del pasado; y para ello deberán ser amparadas, con la mayor rectitud, todas las justas reclamaciones, solucionando las dificultades que obstaculicen el libre acceso al comicio, y evitando todos los conflictos que puedan apasionar los ánimos de las agrupaciones en lucha y provocar sucesos dolorosos que deben desaparecer para siempre en las prácticas de nuestra democracia.
Hoy, las leyes afianzan su imperio, y en verdad prevalecen sobre los actos de violencia y las maniobras del fraude, que constituyeron un sistema bajo el régimen, condenado por el pueblo argentino, que ha comprobada reiteradamente la capacidad política que le negaran los detentadores del poder en el pasado, para usurparles sus derechos y perpetuar ilegítimos predominios. Todo debe disponerse, pues, cuidadosamente para que la libertad electoral, ampliamente asegurada, impulse a los ciudadanos al cumplimiento de su ejercicio.
Este Gobierno, que ha dedicado sus mayores esfuerzos a cimentar en el país la probidad política, espera que su ejemplo han de seguirlo sin reservas los gobiernos de provincia, para que los próximos comicios sean escenarios abiertos a la contienda franca y leal de todas las aspiraciones.
En tal concepto y para efectividad de tan alto propósito, puede V. E. contar con todo el apoyo del Poder Ejecutivo Nacional, que anhela vivamente solidarizar la acción de los pueblos y gobiernos en el patriótico ideal de afianzar el imperio de nuestras instituciones republicanas, para asegurar a la patria la realización de sus grandes destinos.
YRIGOYEN

Fuente: “Ley 12839. Documentos de Hipólito Yrigoyen. Apostolado Cívico – Obra de Gobierno – Defensa ante la Corte”, Talleres Gráficos de la Dirección General de Institutos Penales, Bs. As 1949.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada