junio 08, 2012

Desagravio al pabellón argentino por el gobierno alemán, durante el gobierno de H. Yrigoyen (1921)

POLITICA INTERNACIONAL
LA GUERRA MUNDIAL DE 1914
«Desagravio al pabellón argentino por el gobierno alemán»
Hipólito Yrigoyen
[1921]

[El gobierno Alemán realiza un acto de desagravio al pabellón argentino]
A. S. E. el Señor Ministro de Relaciones Exteriores,

Dr. Honorio Pueyrredón.
Buenos Aires

El Ministro de Relaciones Exteriores de Alemania me recibió en audiencia especial para manifestarme que, deseando el Gobierno Alemán cumplir cuanto antes el compromiso pendiente del desagravio al Pabellón argentino, con motivo del hundimiento del «Monte Protegido» y «Toro», proponía realizar ceremonia solemne en Kiel a bordo de un acorazado alemán, concurriendo el personal de esta Legación. Me dijo que los deseos de este Gobierno hubieran sido enviar un buque de guerra al puerto de Buenos Aires, pero que la situación difícil no lo permitía. El Ministro de Relaciones Exteriores se ha comprometido confirmar en un memorándum que aguardo para comunicarlo a V. E.
PEDRO GUESALAGA
_________
[Respuesta Argentina]
Buenos Aires, Agosto de 1921.
Señor Ministro Argentino en Berlín:
Con referencia a sus telegramas, sírvase Vuestra Excelencia expresar:
Que el Gobierno acepta la forma en que el Gobierno Alemán propone llevar a cabo el homenaje a nuestro pabellón, realizando así el compromiso contraído con motivo del hundimiento del «Monte Protegido» y «Toro»;
Que en esa hora el Gobierno Argentino tuvo todas las exigencias que las circunstancias imponían; pero que hoy, ante las dificultades que se indican, sólo requiere el cumplimiento histórico del concepto internacional;
Que, en consecuencia, el acto que se somete a su consideración, lo estima suficiente a ese significado y lo valora debida y altamente.
HONORIO PUEYRREDÓN
_________
[Ceremonial para el Desagravio]
A. S. E., el señor Ministro de Relaciones Exteriores, Dr. Honorio Pueyrredón.
—Buenos Aires.
El Ministro de Relaciones Exteriores de Alemania ha confirmado en carta oficial la proposición trasmitida a Vuestra Excelencia, en mi telegrama y propone el ceremonial: el viaje del Ministro Argentino Molina acompañado de funcionarios del Departamento de Relaciones Exteriores a Kiel, recepción por el Jefe de la Estación Naval y traslado al acorazado «Hannover».
Pasando por la escala, izar el pabellón nacional, al que la guardia de honor presentará las armas. El Jefe de las fuerzas navales y el comandante del buque, ante el Jefe de la Estación Naval; saludarán al Ministro de la República Argentina, quien revistará la guardia de honor. La tripulación formada. El representante del Departamento de Relaciones Exteriores pronunciará un discurso. El pabellón nacional argentino permanecerá izado durante la estada del Ministro de la República Argentina y retirándose éste, salva de honor.
PEDRO GUESALAGA
_________
[Relación oficial enviada al Gobierno Argentino por el Ministro argentino en Alemania, sobre la ceremonia del desagravio]
Al llegar a Kiel fui saludado por el Teniente de Navío Wever, en nombre del jefe de la Estación Naval, Contraalmirante Barón von Gagern.
A las 11 y 112 del día 22 de septiembre, el Contraalmirante Barón von Gagern, jefe de la Estación Naval, me presentó su saludo en el embarcadero. Poco después nos trasladamos con él, en una lancha a motor, que ostentaba la enseña almirante, a bordo del acorazado «Hannover».
Fui recibido, al pisar la escala, por el Jefe interino de la Escuadra del Báltico, Capitán de Navío Schulz.
Toda la tripulación y la oficialidad vestida de gran gala, se encontraban formadas en correctísima actitud, de acuerdo con la tradicional marcialidad alemana.
Pasé revista a la guardia de honor, que me presentó las armas como representante de la República Argentina en Alemania. Este saludo de la guardia, según se me dijo después ha sido suprimido del Ejército y de la marina, y tan sólo efectuose como especial homenaje a nuestro país.
Luego se izó nuestra bandera en el palo mayor, la cual fue saludada militarmente (presentando armas) por toda la tripulación, bajo los acordes del Himno Nacional Argentino.
Acto continuo el Señor Representante del Gobierno Alemán, Dr. von Simson, me dirigió la siguiente alocución:
«Señor Ministro:
Como representante del Gobierno del Reich, tengo la honra de saludar a V. Excelencia, en calidad de representante del Gobierno Argentino a bordo de este buque alemán, llamado hoy a cumplir ante el pabellón argentino una deuda de honor, que proviene de los años de guerra.
El motivo para esto data de más de cuatro años. En esa época fueron hundidos por fuerzas navales alemanas los buques argentinos «Monte Protegido» y «Toro».
Ya entonces le expresó ál Gobierno Argentino que esos sucesos de ninguna manera se basaban en una falta de consideración al Pabellón Nacional Argentino, el cual, como símbolo de la soberanía de un pueblo amigo, era honrado y respetado por todos los alemanes. Por consiguiente, el Gobierno Alemán no vaciló en dar la promesa de que aprovecharía la primera oportunidad que se presentara para hacer saludar la bandera argentina por la marina alemana.
El Gobierno Alemán se somete a esta obligación, en su tiempo aceptada, con tanto mayor agrado cuanto que se trata de dar justa satisfacción a una Nación que ha observado con respecto a Alemania, hasta la terminación de la guerra una estricta neutralidad.
Desgraciadamente no ha sido posible llevar a la práctica el primordial y anhelado deseo de enviar a aguas argentinas un buque de guerra alemán. No perderán por esto en importancia las demostraciones en honor del Pabellón Argentino que en su lugar se efectuarán en territorio marítimo alemán.
Formen ellas un nuevo lazo de las estrechas y amistosas relaciones que siempre han existido entre la Argentina y Alemania».
_________
[El Gobierno Argentino se da por satisfecho]
«Señor Representante del Gobierno Alemán:
Mi Gobierno valora altamente el homenaje que el Gobierno Alemán tributa al Pabellón Argentino en virtud del compromiso contraído, con motivo del hundimiento de los buques «Monte Protegido» y «Toro».
En una hora triste para la humanidad y en defensa de principios y derechos que conceptúa indeclinables, el Gobierno Argentino tuvo todas las exigencias que las circunstancias imponían. El Gobierno Alemán respondió dignamente, acordando las satisfacciones pedidas, con la declaración expresa de que esos sucesos, como acabáis de recordarlo, no se basaban en modo alguno en una falta de consideración a la bandera argentina, que era honrada y estimada por todos los alemanes. Y cumplió fielmente sus promesas.
El desagravio de nuestro Pabellón, efectuado hoy en forma tan solemne, en este buque de guerra alemán, da plena satisfacción a mi Gobierno y llena de júbilo al pueblo argentino, deseoso de estrechar cada vez más los vínculos de amistad con Alemania.
Al agradecer el saludo que me habéis dirigido como Representante del Gobierno del Reich, cúmpleme expresar en nombre del Excmo. Señor Presidente de la Nación, que el Gobierno Argentino aprecia en todo su valor estas demostraciones en honor de nuestro Pabellón, convencido de que nada podrá alterar las amistosas y tradicionales relaciones entre la República Argentina y vuestro país».
Luis B. MOLINA

Fuente: “Ley 12839. Documentos de Hipólito Yrigoyen. Apostolado Cívico – Obra de Gobierno – Defensa ante la Corte”, Talleres Gráficos de la Dirección General de Institutos Penales, Bs. As 1949.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada