junio 21, 2012

Discurso de Nestor Kirchner en el acto de entrega de distinciones "Maestro Ilustre 2007", a educadores de todo el país (2007)

DISCURSO EN EL ACTO DE ENTREGA DE DISTINCIONES “MAESTRO ILUSTRE 2007” A EDUCADORES DE TODO EL PAÍS
Néstor Kirchner
[11 de Septiembre de 2007]

Señor Vicepresidente de la Nación; señor ministro de Educación; señor gobernador y vicegobernadora electos de la provincia de Santa Fe; autoridades nacionales, provinciales, municipales; señores docentes; representantes gremiales; organizaciones e instituciones educativas; señoras y señores: decía bien Daniel que es el quinto año que nos encontramos.
Realmente a uno se le viene a la memoria un sin número de recuerdos, Daniel, no me voy a olvidar nunca de ese 26, 27 de mayo, que salimos juntos para Entre Ríos, cuando en la Argentina había doce, quince monedas, y los docentes y los empleados públicos de Entre Ríos, la actividad productiva de Entre Ríos, la provincia de Entre Ríos tenia atrasos salariales que rondaban los 90, 100 días y les pagaban con un papelito que encima tenía un descuento cuando le hacían el cambio por plata nacional, digamos. Estábamos en un nivel increíble de una situación increíble.
Cuando bajamos en Entre Ríos nos miramos los dos con Daniel, y la verdad que había un verdadero lío, docentes, chicos y empleados públicos en la calle, era una situación totalmente anarquizada, un caos institucional. Ese era el país del 2003 que ojalá nunca más volvamos a tener en la Argentina.
La verdad es que cuando empezamos a conversar y a resolver el problema, nos encontramos con una dirigencia de CTERA que estaba allí, nacional y provincial, y algunos otros gremios que no pertenecían a CTERA, que era extremadamente madura. Pudimos reencausar la situación, y con la ayuda que dimos allí al gobierno provincial empezamos la tarea de comenzar a escalar la salida del infierno, comenzar a salir de ese infierno del que todavía estamos tratando de salir, porque cuando se cae ahí es muy difícil volver rápidamente a estar en el lugar que tenemos que estar.
Cuando uno ve el tiempo, yo realmente me emociono en serio, porque cuando veo la Ley de Educación Técnica sancionada, hay todavía -ustedes lo saben como docentes- miles de chicos que por no tener la preparación técnica no pueden entrar a trabajar a empresas que están demandando mano de obra, que necesitan de ellos y que no los tenemos capacitados todavía. Pero terminamos con esa ignominia de los `90 donde todos los días se cerraba una escuela técnica. Hemos vuelto a la Ley de Educación Técnica, hemos vuelto a las escuelas técnicas, hemos vuelto a revalorizar una tarea que es fundamental.
Cuando vemos que el 6 por ciento del Producto Bruto Interno, hacia el 2010, va a estar dedicado totalmente al presupuesto educativo -creo que estamos en 5.15 ya-creo que estamos en los valores nominales más altos de la historia argentina, de la parte presupuestaria destinada a la educación.
Fíjense qué importante es tener una ley. Estábamos trabajando en el presupuesto con Daniel horas atrás, y directamente tenemos que hacer la aplicación de lo que dice la Ley, ya no es si pongo tres pesos más o menos. Hay una Ley que marca que el presupuestariamente para el año 2008 hay que invertir tanto en educación, eso tiene que estar en el presupuesto y eso directamente es aprobado por el Congreso de la Nación.
Hemos sistematizado un proceso que definitivamente permite el crecimiento del presupuesto educativo e impide cualquier maniobra de recortes económicos que se puedan hacer.
También está la ley de Educación Sexual, que es muy importante, porque es tener una madurez y una responsabilidad extraordinaria hacia la sociedad argentina y que tiene que ser tomada como tal, como un claro sentido de la construcción de los vínculos sociales que son fundamentales en esta Ley que creo que ha sido un paso superador muy importante.
Después vino la Ley de Educación, que fue discutida en forma plural por todos los sectores, que fue discutida en toda la República Argentina, donde participaron todas las entidades públicas y privadas y como bien decía Daniel, Ley de Educación Técnica, 6 por ciento del Producto Bruto Interno hasta el año 2010, el Año del Bicentenario, la Ley de Educación Sexual, la Ley de Educación y veremos los resultados en el andar del tiempo.
Yo no tengo ninguna duda que hemos vuelto a la tarea de la cualificación, que estamos dando pasos trascendentes y que, evidentemente, esto va a acompañar la tarea que ustedes realizan. Tarea que ustedes saben que aún hoy, lamentablemente, en muchos casos, en muchos lugares hay docentes que tienen que hacer tarea social o de asistentes sociales –con respeto hacia una profesión tan noble- y de docentes, lo cual dificulta tremendamente la tarea porque ustedes saben lo difícil que es ejercer dos tareas tan nobles como es insertar a diario la inclusión social desde el punto de vista social, desde el punto de vista de la cobertura y también la tarea de inclusión. Sin educación no hay inclusión posible.
Entonces, hay que coordinar las políticas sociales, las políticas económicas, las políticas institucionales y las políticas educacionales para lograr la síntesis que nos permita definitivamente consolidar una política de inclusión en la Argentina.
Yo les quiero agradecer profundamente. Hemos debatido, hemos discutido, veo aquí muchas caras de personas con las que a veces hemos tenido puntos con los que no estábamos de acuerdo, puntos de vista diferentes, pero yo en ningún momento recuerdo ninguna actitud negativa para encontrar desde la verdad relativa, la verdad superadora para ir encontrando las respuestas que la sociedad, que la educación, que los docentes y que nuestros chicos necesitaban realmente con un grado de madurez total y absoluto.
Me voy, terminando ya mi mandato como corresponde en esta etapa democrática que me ha tocado ser Presidente y que agradezco profundamente al pueblo argentino, con un profundo agradecimiento al sector. Hemos trabajado con cariño, con amor, con decisión más allá de recorrer todo el país. Hemos ido a lugares con frío, con viento y con calor, pero vimos a los docentes parados con los chicos con la bandera esperando que llegara el Presidente al acto, a la inauguración, o a la escuela que poníamos en marcha y a la demanda que tenemos por delante con un cariño, con un amor por la escuela pública que es digno de tener en cuenta, porque la educación necesita, por supuesto y tiene que tener, como lo tiene, es parte que corresponde a la educación privada, hacia la educación de gestión privada, pero el corazón de la educación –siempre recuérdenlo- es la escuela pública y el Estado tiene que hacer todo el esfuerzo para fortalecerla, para cualificarla, para darle la infraestructura necesaria y ahora entramos en una tarea donde la investigación y la capacitación es una tarea central para que definitivamente desproletarizar la profesión docente para darle la cualificación que ésta necesita.
Los docentes argentinos tienen una tarea fundamental que es consolidar la posibilidad de las políticas de instrumentos de cambio que los argentinos estamos necesitando.
Así que, les agradezco profundamente por haber participado por quinta vez con ustedes para poder este reconocimiento que realmente para nosotros es un profundo honor y les agradezco estos cuatro años y medio que para mí, trabajando por una Argentina distinta en pluralidad, en diversidad han sido inolvidables. Muchas gracias.
La Argentina espera que sigamos trabajando con mucha fuerza porque tenemos un gran futuro. Recuperemos nuestra autoestima que es fundamental.
Muchísimas gracias. 
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada