junio 21, 2012

Discurso de Nestor Kirchner en el acto de inauguración de viviendas en Barrios de Mar del Plata (2006)

DISCURSO EN EL ACTO DE INAUGURACION DE VIVIENDAS EN BARRIOS DE LA CIUDAD DE LA PLATA
Néstor Kirchner
[29 de Junio de 2006]

Señor gobernador de la provincia de Buenos Aires, querido amigo Felipe; señor intendente, querido amigo Julio; legisladores; querida amiga vicegobernadora, Graciela; amigos de los distintos barrios; amigos y compañeros de la UOCRA, de la Cooperativa de Viviendas; del Movimiento Evita; Libres del Sur y todos los que nos están acompañando: ustedes me van a disculpar pero cada vez que llego a La Plata me emociono hasta las lágrimas.
Veo a miles de ustedes como hace más de 30 años mi semi militancia en La Plata, veo miles de rostros de amigos, de compañeros y de amigos que hoy no están, que caminaban en las calles de La Plata conmigo, que caminaban en Ensenada, en Berisso, que levantábamos el retorno del gran general aquel 17 de noviembre del ’72. 
Les puedo asegurar que cuando voy por las calles de La Plata, algunos que no están y que fueron arrancados con una brutalidad sin igual por la dictadura, me parece que me acompañaran. Hoy siento que junto a ustedes también están, y me están diciendo “estás ayudando a cumplir la deuda que nuestra generación quería cumplir”, asignatura pendiente con nuestro país. Por eso, siempre los recuerdo, sin hacer nombres y apellidos, pero hacer en ellos el corazón vivo de esta gran ciudad de La Plata, que es un verdadero ejemplo nacional en muchos aspectos, educacionales, culturales, de compromiso, de generación, de historia, de haber aportado al país ideas verdaderamente transformadoras.
Claro, que seguimos como ayer y serán mañana visiones diferentes de este país. Siempre lo digo, es imposible creer que se puede pensar igual que todos a la vez o se puede pertenecer a todos los proyectos que existen. Creo en un proyecto nacional, en la identidad nacional, en la clase trabajadora potente y fuerte incluida en un proyecto económico y social; creo en la clase media que tiene movilidad social, en los empresarios nacionales y también en la inversión extranjera que venga a construir y ayudarnos a construir el país. Fundamentalmente también lo digo aunque los economistas liberales me critican mucho, que el Estado tiene que tener un rol promotor, que el Estado tiene que estar allí donde no está el mercado. Estas viviendas que están acá no estarían si el ahorro nacional y el Estado no las estaría promoviendo en el hacer nacional, provincial o municipal.
No es una cuestión de estatismo o no estatismo, es una cuestión de que el Estado, la nación, los gobiernos pertenecen a todos los argentinos, y quienes gobiernan y tienen circunstancialmente la iniciativa en la conducción política de la nación, tienen que generar que ese Estado y ese Gobierno se ocupe de todos. Qué harían aquellos donde no llega el mercado, qué harían los millones de excluidos que tenemos todavía a pesar de los avances que hemos tenido, si el Estado mirara al costado y dejaríamos no más que se ocupe el mercado.
Claro, a algunos qué les importa, hablan del mercado porque saben que el mercado los contiene, pero todos estos hermanos que están luchando por un trabajo, por una mesa digna, que ya no quieren más comedores sino que quieren comer con su familia en las casas y quieren tener dignidad, ¿dónde estarían?
Le decía al intendente Alak recién que hoy estoy contento, porque le voy a poder decir a la gente que no vamos a hacer un comedor más, hoy vengo a tomar el compromiso, y ya tiene la orden el ministro De Vido, de que queremos recuperar la vieja cultura argentina, que los chicos al lado de la vivienda para mantener la identidad familiar y barrial, tengan su escuela, su jardín de infantes y su centro comunitario que es una tarea central.
Por eso, a lo anunciado ya querido intendente, querido gobernador y señora vicegobernadora, quiero anunciar la firme disposición, usted tendrá que conseguir los terrenos rápidamente intendente para hacer en estos barrios las escuelas, el jardín de infantes y el centro comunitario, el sí que este barrio merece, en forma inmediata. Entonces, como decía recién el Padre, vamos a estar reconstruyendo seriamente la familia, porque el padre se va a ir a trabajar, pero va a saber que la escuela, el hijo, todo está cerca, se está reconstruyendo esa vida barrial que tan grande hizo a la Argentina, esa solidaridad social, esos vínculos de amor y cariño, de sentirse unido a los barrios que construyeron este país y no sacando a los chicos y llevándolos a cualquier escuela, de cualquier forma como lamentablemente ha pasado y aún sigue pasando y tenemos que superarlo. Por eso el barrio tiene que ir con el pavimento, con los servicios, con la escuela, con el jardín.
No queremos lugares donde depositar a la gente, sino lugares que reconstruyen la dignidad de la sociedad y de la gente. Este es un tema central y fundamental.
Claro que nos alegramos como decía el gobernador, que seguimos creciendo y queremos crecer así donde está mejorando y ustedes lo van a ver en algunos días la distribución del ingreso, donde se van a dar cuenta que sigue bajando y van a ver noticias que asombran en cuanto a la desocupación laboral, a la ocupación que hemos logrado, el avance, queremos seguir avanzando sobre la pobreza como lo estamos haciendo hasta ahora donde ya hemos mejorado casi 30 puntos de los primeros números al igual que la indigencia.
Queremos una Argentina que no se parezca a la Argentina que crearon en 1976 con ese proyecto de aquel ministro de Economía innombrable, y que lamentablemente con otros en el año ’90 se consolidó, donde decía que lo importante era que la Argentina crezca y crecía solamente un poquito, los de arriba, crecían aquellos que venían a invertir y en vez de dejar la inversión en la Argentina se la llevaban para afuera y ustedes lo saben bien acá en la provincia de Buenos Aires porque fue la más castigada. Siempre acuérdense de esa empresa que ya está en manos de los trabajadores y del Estado argentino que es Aguas de Suez, lo que hicieron, que a pocos metros o kilómetros del Obelisco no haya cloacas o agua. Esto que está anunciando el intendente Alak y el gobernador, que La Plata tiende a tener agua para todos sus habitantes, es un hecho de dignidad. El agua no puede ser un objeto de rentabilidad; es un bien, es un bien público, es un derecho inalienable de los ciudadanos.
Nosotros no podemos buscar la rentabilidad a través del agua, el agua tiene que llegar a todos los ciudadanos argentinos, como un acto de justicia, de equidad, de dignidad, de integración social. Pero eso nos pasó en la década del ’90.
Por eso queridos hermanos, les pido que me ayuden, ustedes saben que tratan de atacarme y de descalificarme de cualquier forma, porque no tranzo y porque creo en las convicciones que me llevaron a integrarme a la vida política. Algunos sectores dicen el pingüino, me honran que digan el pingüino, me alegra que lo digan con toda fortaleza se los digo de corazón. 
Les pido que me ayuden y que me den fuerza, ustedes saben que nos ponen trabas cotidianamente, pero acompañados de la mano del pueblo argentino iremos construyendo una concertación plural y amplia. No nos interesan los proyectos sectarios, sino los proyectos con convicciones, amplios, pero con aquellos que quieren hacer una Argentina para todos. No nos interesa concertar con los que quieren hacer una Argentina para pocos. A esos, obviamente que levanten sus ideas en democracia, está bien, pero no tengo ninguna duda que el pueblo argentino va a seguir respondiendo y marcando el rumbo de construir una Argentina para todos, entender que es tiempo de gobernar esta etapa.
Un país no puede vivir de campaña en campaña, cuando llega la hora de las elecciones allí vamos, con toda nuestra fuerza, nuestra voluntad y nuestras convicciones. Pero ahora no nos van a sacar del camino, no voy a entrar en disquisiciones electorales, mi tarea es trabajar por el pueblo, para el pueblo, gobernar, gobernar y gobernar. 
Los que tienen tiempo, si quieren hacer campaña en la democracia es amplio y lo permite todo, pero nosotros, los hombres de Gobierno, querido intendente, querido gobernador y todos los hombres y mujeres que tienen responsabilidades en este país, tenemos que hacer nuestro aporte generoso, responsable, serio a la gobernabilidad, a gobernar todos los días que esto es lo que necesita la Argentina y esto es lo que están esperando todos para que esta Argentina siga creciendo. No hay que caer en tentaciones cortas, sino entrar a construir proyectos que tengan características estratégicas. 
Por eso, muchas gracias a esta querida ciudad de La Plata que sufrió tanto, que tuvo tantos olvidos, pero no tengan ninguna duda que la deuda pendiente que tenemos con La Plata, con la Capital de la provincia de Buenos Aries, con la Capital de la provincia que más creció, gobernador, durante el 2005, que lo hizo al 11 por ciento con un récord inigualable, es justo reconocerlo.  Todos sabemos y los de provincias chiquititas como es mi caso, que cuando se pone en marcha el motor de la provincia de Buenos Aires, se pone en marcha más fuerte el motor del crecimiento nacional. Por eso nos alegra tremendamente que esta querida provincia entre a recuperar el rol que se merece, el rol que tiene que tener y para esa tarea vamos a trabajar arduamente.
A todos ustedes: en mí tienen a un presidente temporario, pero a un compañero y amigo para todos los tiempos. Como vengo hoy como Presidente quiero venir mañana como un argentino más a recorrer con ustedes y a trabajar juntos para seguir construyendo la Argentina.
La política no se termina en los cargos públicos, aquellos que sentimos en el alma la política la terminamos trabajando como cuando empezamos, militando con la misma humildad y con la misma responsabilidad que corresponde.
Por eso, a todos los compañeros, amigos que levantan las banderas con tantas ganas y fuerza, me llenan de orgullo que tengan esa potencialidad por creer en un país distinto. Les vengo a decir que los voy a seguir acompañando con mucha fuerza y que cada vez que toco la mano de ustedes, cada vez que veo el rostro de ustedes, cada vez que veo que avanzamos en la Argentina, que hay menos pobreza, indigencia y desocupación y más inversión, cada vez que veo que puedo ayudar a solucionar muchísimos problemas, les puedo asegurar que duermo un poco más tranquilo, porque la felicidad de ustedes es mi propia felicidad.  Estoy seguro que cuando levanten la copa para Navidad y para Año Nuevo, brindando en cada casa, en el hogar propio, voy a estar chocando la copa con ustedes aunque no esté presente diciendo “hermanos logramos, avanzamos, estamos logrando un país distinto, con equilibrio, con justicia”.
Lo mismo a mis hermanos que trabajan en la noble tarea de cartoneros que los voy a ayudar con toda la fuerza para que haya justicia, equidad y tengan todos los instrumentos y elementos para seguir dignificando el trabajo y evitar la explotación. Esta tarea es central y nos van a tener de vuestro lado.
Queridos amigos, con un gracias, con un abrazo, con un pedido de ayuda, con una actitud humilde que compartamos, convocando al trabajo, al esfuerzo, es tiempo de administrar, gobernar y resolver problemas. Muchísimas gracias platenses, muchas gracias a todos, un saludo a todos los platenses, piensen como piensen, y a esta ciudad que la amo y la quiero con todo mi corazón. Un saludo muy profundo de Cristina que está en el Senado y que quería estar acá, quería venir a abrazarlos a esta ciudad que es la ciudad que la vio crecer.
Muchísimas gracias.
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada