junio 21, 2012

Discurso de Nestor Kirchner en la firma de convenios con la Municipalidad de Moreno, Buenos Aires (2005)

DISCURSO EN EL ACTO DE FIRMA DE CONVENIOS CON LA MUNICIPALIDAD DE MORENO, PROVINCIA DE BUENOS AIRES
Néstor Kirchner
[16 de Agosto de 2005]

Señor Intendente Municipal de Moreno; señores ministros del Poder Ejecutivo Nacional; autoridades nacionales y municipales; señores intendentes; señores legisladores; señoras y señores: en primer lugar recién miraba al señor Mini y a Patricia, qué contento que estén acá entre nosotros trabajando con los morenenses, después de toda esa historia llena de angustia que nos tocó vivir; que estén acá en la Casa Rosada no viviendo la angustia de la ausencia de Patricia, sino en la Casa Rosada trabajando por Moreno y con la presencia de Patricia.
Me decía el señor Intendente qué difícil es hablar acá, en la Casa Rosada. Y sí. Imagínense ustedes el primer día cuando venía subiendo la escalera con Cristina, Máximo y mi nena más chica que ya tiene 15 años, en cada escalón que subía iba asumiendo la tremenda responsabilidad que caía sobre mis espaldas, por más que había mucha gente amiga en la Plaza, mucha gente amiga acompañándonos y el pueblo argentino esperanzado, a pesar de todas las cosas que nos habían sucedido. Se imaginan el primer cierre de puertas, el saber que tenía una llave en la mano, que tenía un país devastado, que había hecho la transición institucional -pero más que nada meramente institucional- después de la tremenda crisis pero absolutamente devastado y con muchísimas asignaturas pendientes, las vitales del país, por delante.
Me armé con toda la fuerza espiritual, con todo el margen de error que tenemos los seres humanos, todo el marco de imperfección; siempre creemos que las cosas las hacemos todas bien y no es así, algunas las hicimos bien, otras regular y otras no tan bien. Si la dirigencia argentina hubiera tenido humildad y hubiese corregido los errores cometidos, no tengo ninguna duda de que hubiéramos pasado muchísimos menos sufrimientos de los que nos tocó pasar. Es muy difícil que los seres humanos dejen de lado la autoestima o la idolatría personal para entender que los problemas de la Argentina fueron una cadena permanente de errores y de insistencia en el error, a veces bien intencionado y otras veces sirviendo a otros intereses que no eran los del país.
Yo les puedo asegurar que así como me ven estamos trabajando fuertemente para que esta Argentina siga creciendo. Fíjense que prácticamente estamos en el tercer año consecutivo de crecimiento, con cifras muy altas; hemos logrado con la deuda privada una negociación muy importante, una quita del 67.000 millones de dólares. Les puedo asegurar que me tuve que mantener a pie firme; cuando yo decía que había que pagar nada más que el 25 por ciento, nada más ni nada menos, de esa deuda de 100.000 millones de dólares que teníamos, me decían que era un necio, un loco, un caprichoso, un testarudo. Todos estaban esperando el fracaso de esa decisión pero nos mantuvimos firmes porque teníamos razón y racionalidad, y logramos obtener una negociación que no hay otra en el mundo, y por supuesto en la Argentina, que nos permitió ahorrar esa suma de dinero que ya no está sobre las espaldas del pueblo argentino.
Había una desocupación arriba del 20 por ciento, pero el próximo índice que se dará en el mes de setiembre, correspondiente a los meses de abril, mayo y junio, va a estar en 12,1 aproximadamente, y seguramente si tomamos sólo la del mes de junio va a estar casi en el 11 ó en el 11, lo cual está marcando un gran avance en la lucha contra la desocupación, donde se han generado más de 2.500.000 puestos de trabajo. Los planes de inclusión Manos a la Obra, los microemprendimientos, en Moreno hemos realizado trabajos muy buenos.
Recuerdo que el señor Intendente y el ex intendente Mariano West me decían del grado de desocupación a que había llegado Moreno en el momento más duro de la crisis y la importancia que podía tener la inversión en obras de infraestructura, la obra pública, de modo que empezamos por las viviendas, las cooperativas. Las distintas veces que fuimos a Moreno, el pueblo de Moreno nos recibió siempre con tanta gratitud, con tanto afecto y tan bien, que estamos eternamente agradecidos, porque aún siendo uno de los lugares más sufridos siempre tuvieron los brazos abiertos de la esperanza, fuimos para adelante buscando las soluciones que había que llevar, con cooperativas puestas en marcha, viviendas puestas en marcha y hoy centenares de cuadras de pavimento que ponemos en marcha para que Moreno -acá no más, cerquita de la Capital Federal- también tenga el acceso que merecen todos los ciudadanos, el mejoramiento de su calidad de vida. Mi compromiso permanente, señor Intendente, para que Moreno pueda ir obteniendo todos los servicios de agua potable y cloacales, la vivienda digna, la cooperativa. Es decir, a metros del obelisco o a kilómetros del obelisco hay una diferencia de calidad de vida que es insoportable y nosotros estamos trabajando con todo para remediarla, porque Moreno así lo merece. Gente emprendedora, gente de trabajo y gente que se ha animado a invertir en Moreno en momentos muy difíciles, lo que debe ser absolutamente valorado.
También hemos llevado adelante la tarea con los organismos internacionales; en las primeras horas las presiones durísimas que nosotros sufrimos en la toma de determinaciones sobre hechos que eran muy claves para el país respecto a integrantes de la Corte Suprema. ¿Se acuerdan cuando tuve que hablar por radio y decirles a los argentinos que era necesario iniciar la construcción de una nueva Justicia en la Argentina, la construcción de una Justicia absolutamente independiente para evitar estas situaciones que impedían la gobernabilidad en el país? Es muy difícil esta tarea de gobernar y más cuando le tocó a uno asumir en un país que estaba en pleno marco de explosión y que todavía está en el infierno. Quiero ser extremadamente sincero, estamos tratando de salir del infierno, pero no vamos a caer en un voluntarismo político de decir que ya salimos del infierno o porque yo soy presidente ya estamos fuera del infierno. No, es una tarea cotidiana y permanente. Lo que espero decirles a los argentinos el 10 de diciembre de 2007, cuando esté terminando la gestión, es que estamos cerca del purgatorio o que estamos entrando al purgatorio y habremos cumplido una etapa histórica tremendamente importante.
Pero también les digo a los argentinos que hago todo lo que puedo. Todos hablan mucho del país pero les puedo asegurar que si yo les transmitiera a ustedes todas las trabas diarias y cotidianas que me ponen muchas veces desde adentro y otras veces desde afuera, para llevar adelante el país, para desburocratizarlo, les traería más problemas sobre sus espaldas; gente que me dice que me apoya y después no me apoya, que si le doy esto me apoya y si no le doy aquello no me apoya; cosas que realmente desmerecen mucho a la política. Yo que no vengo de acá del centro, de la Capital, sino de una región lejana como es el Sur, no acostumbrado a este tipo de cosas, les puedo asegurar que voy a seguir poniendo todas las fuerzas, nadie me va a hacer claudicar en las ideas que tengo. Es decir, las convicciones no las voy a dejar en la puerta de la Casa de Gobierno, ya estoy abrazado y emparentado con el pueblo argentino y no me voy a dejar intermediar por la corporación política ni por ningún grupo político ni acuerdo corporativo que dicen que están bien si primero arreglan con nosotros. No, yo quiero solucionarle el tema a la gente, a mí no me van a colocar ningún by pass en el medio para después conectarme con la gente; prefiero ir con la gente, buscar las soluciones de la gente porque las viejas corporaciones políticas y demás han hecho mucho daño al país y mejor es el contacto directo con la población que es la forma de alcanzar las soluciones mucho más rápido.
Por eso agradezco hoy la presencia de todos ustedes, vecinos de Moreno, que espero estar visitándolos prontamente por allá. A trabajar fuertemente, a seguir a fondo con este compromiso por esta Argentina distinta, esta Argentina que hace pocas horas pudo anunciar que tiene la mortalidad infantil más baja de los últimos tiempos, la más baja de los últimos 35 años, 14,4, fíjense ustedes; una Argentina que ha podido bajar la pobreza más de 18 puntos, que ha podido bajar la indigencia más de 15 puntos, entre 15 y 18 puntos, bajar el desempleo; lo que hemos logrado todo este tiempo. Fíjense si le damos permanencia al esfuerzo y si definitivamente se prioriza el interés comunitario, el interés de la gente y de la sociedad, y si priorizamos y fortalecemos las inversiones.
Esa va a ser nuestra tarea permanente y eso me llama siempre a tener en claro las palabras que me dice Cristina. Yo a veces tengo mi carácter y ella me dice: tranquilidad, serenidad, fuerza, lo que vale acá más que la réplica es ser apasionadamente argentino, fanáticamente argentino, porque la conducción de una Patria distinta y nueva evidentemente no va a pasar por lo viejo, va a pasar por la conducción de lo nuevo. Si acertamos a construir entre todos lo nuevo en forma plural, vamos a tener el país que merecemos.
Muchísimas gracias.
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada