junio 21, 2012

Discurso de Nestor Kirchner en la firma de contratos y convenios con Tucumán (2005)

DISCURSO EN EL ACTO DE FIRMA DE CONTRATOS Y CONVENIOS CON LA PROVINCIA DE TUCUMÁN
Néstor Kirchner
[19 de Agosto de 2005]

Señor gobernador de la provincia de Tucumán; señores ministros del Poder Ejecutivo Nacional y Provincial; señores intendentes; autoridades nacionales y provinciales; señoras y señores: en el día de ayer en San Juan completábamos una millonaria inversión en un acto con la participación masiva de todo el pueblo sanjuanino y poníamos en marcha obras postergadas largamente, que gracias a la paulatina recuperación que lleva la Argentina, a una correcta administración y a una correcta orientabilidad del superávit fiscal vamos poco a poco solucionando las asignaturas pendientes.
En Tucumán lo mismo, también con millonarias inversiones pero con dos temas centrales, que como bien dijo el señor Gobernador hacían a las promesas electorales hechas allá por el año 2002-2003, cuando junto con el señor Gobernador hablábamos con los tucumanos. La Ruta 38, que ya con la licitación se convierte en realidad, una inversión de más de 80 millones de pesos, y 33 escuelas por 44 millones de pesos en una inversión en escuelas, más allá de toda la inversión que está llevando adelante el señor ministro de Educación a través del Gobierno en la provincia de Tucumán, en todas las áreas -becas, inversión didáctica y pedagógica- lo que va a dar la infraestructura que Tucumán está necesitando. Estas son realidades concretas, reales.
Estamos trabajando fuertemente, uno ve con alegría que la desocupación en la Argentina va cediendo en este trimestre, el INDEC ayer anunció el 12,1 y en el mismo trimestre del año anterior era 14,8, es decir que la desocupación bajó de trimestre a trimestre comparándola año con año el 2,7. Fuerte baja de la desocupación. Y cuando miramos junio ya estamos en el 11,1, lo cual está marcando que la tendencia sigue en baja y si Dios quiere la semana que viene vamos a estar anunciando nuevamente el crecimiento del empleo en el país. Vemos los números del superávit fiscal, el crecimiento de las exportaciones, el crecimiento de la recaudación, que se han negociado más de 400, casi 500 convenios colectivos a la alza en la Argentina, después de 14 años, es decir que es un hecho realmente inédito en el que hubo una recuperación clara y concreta. Lógicamente no se puede recuperar en este tiempo lo se dilapidó durante décadas pero nadie puede discutir el mejoramiento de todos los sectores de la sociedad en el tema salarial y en otros temas, por supuesto. Realmente la discusión de estos convenios, el crecimiento del sector industrial, del sector agropecuario –que es indiscutible también-, el crecimiento de las exportaciones lo marca con absoluta claridad; el crecimiento de la producción, la reindustrialización que el país está llevando adelante; la inversión pública que no registra antecedentes en las últimas décadas en la Argentina; la combinación de producción, reindustrialización e inversión pública marca un proyecto claro. Y los objetivos claros y concretos que tenemos –Dios quiera- de seguir bajando la indigencia, que llegue a un dígito; que la pobreza para el año 2007 sea la mitad de lo que nos tocó cuando asumimos el Gobierno, y que podamos llegar a un dígito en el desempleo. Que pueda seguir creciendo el país como lo está haciendo, que es muy importante, y que indudablemente podamos seguir consolidando el superávit fiscal, que a la gran negociación de la deuda privada que nos significó un ahorro de 67.000 millones de dólares le siga de desendeudamiento nacional que es muy importante para que la Argentina recupere sus instrumentos.
Son apenas dos añitos, y cuando uno ve los resultados realmente se entusiasma y se apasiona. Resultados tan importantes como la baja al 14,4 por mil de la mortalidad infantil, la baja más importante en los últimos 35 años, que por más barullo que se quiera hacer son datos reales y concretos.
Claro, este es un país que viene de grandes barquinazos, que tuvo su explosión en 2001, que fue golpeado, saqueado, quebrado política y moralmente durante la década del 90 tomando los preceptos que nacieron en 1976; en el que evidentemente estaba todo congelado. Es decir, cuando en un país vuelve a circular la sangre se crean movimientos, acciones y también la desesperación de aquellos que ven que la historia empieza a cambiar.
Hoy nos encontramos con hechos que son francas provocaciones, lamentables provocaciones. Pero es muy importante que ustedes, los amigos y hermanos televidentes, lo tengan en claro. Nos encontramos con partidos de izquierda, ultraizquierda, que toman calles, toman plazas, tratando de decir que representan el conflicto social y si representaran algo lo veríamos en el resultado de las elecciones. Vamos a ver que el 23 de octubre estos grupos, llámese Partido Obrero o como se llamen los demás, van a tener una representación absolutamente insignificante, porque no representan a nadie pero vienen a provocar porque están buscando víctimas o están buscando que la sociedad argentina confronte, porque quieren enfrentar a unos argentinos con otros argentinos. Nadie sabe quiénes los financian pero sabemos que son absolutamente funcionales a los sectores de la derecha argentina, que hoy los vimos –ustedes también- a algunos de ellos diciendo “cuántos piquetes que hay”. Se sirven, son absolutamente funcionales y son incapaces de crear una alternativa superadora de la que ofrece el Gobierno, que es lo que tendrían que hacer en democracia.
Pero no creen en la democracia. Ustedes vieron lo que dijo en una revista de actualidad el señor que dirige la toma del Garrahan, o como se llame, toma o protesta, dijo que no cree en las democracias, que el mejor gobierno había sido creo que el de Lenin, y claro, es lógico, si no creen en la democracia recurren a todo este tipo de procedimientos. Los argentinos tienen que estar atentos, muy atentos, todos, la clase media, la clase trabajadora, los empresarios, porque son actitudes absolutamente provocadoras, están tratando de generar un gesto de autoridad del Gobierno buscando el marco de la represión.
Como yo creo en la democracia estoy esperando que actúen los jueces y los fiscales de la Nación, como corresponde, que las instituciones funcionen. Quiero saber dónde están los señores fiscales y los señores jueces para que apliquen las leyes que corresponden a aquellos que están violando todas las normas. Porque no me van a provocar a reprimir. El 23 de octubre pasa y la Argentina tiene que seguir, no vamos a caer en esta provocación a la cual nos están queriendo llevar. 
Pero que les quede muy claro a los argentinos quiénes son estos grupos, y el 23 de octubre ustedes vean, lean los cartelitos que están ahí, vayan a buscar cuántos votos tienen, qué representatividad tienen en el pueblo argentino. Son minorías que quieren extorsionar al conjunto de la sociedad. Esto ha pasado a lo largo de la historia. Ya no la representan, como sí hubo grandes representaciones después de lo que pasó en el 2001 y los sucesos de la década del 90, cuando había una verdadera expresión social. Estos son grupos absolutamente politizados y obviamente que son funcionales a grupos de derecha que dicen “acá hay que reprimir”. Es decir, cuando pasa cualquier cosa como ya pasó –recordemos lo que ocurrió en el puente Pueyrredón- después todos se asombran y se tocan el pecho; cuando se cae en este tipo de provocaciones, cuando tenemos que lamentar la pérdida de vidas argentinas. Por eso nosotros no vamos a caer en la provocación, así como Lerer que no cree en la democracia, nosotros sí creemos en la democracia, esto es real y concreto. Yo creo en la democracia, por eso espero que los fiscales actúen como corresponde, los jueces también y sepan los argentinos que estamos sometidos a una extorsión y una provocación, aunque seguramente el 23 de octubre van a recibir una nueva lección de la sociedad. Pero aquellos grupos que tienen que jugar con esto para decir que el Gobierno no tiene autoridad o que no se ocupa tratando de buscar un voto más, que son esos grupos de derecha, también tienen sobre sus espaldas la responsabilidad de la confrontación que costó mucho dolor a todos los argentinos. Yo no voy a repetir esa historia, prefiero pagar todos los costos políticos que haya que pagar, pero yo creo en la ley, creo en las instituciones, creo en la democracia y no debo caer en ninguna provocación. Sí espero, como hombre de la democracia y de las instituciones, que los jueces y fiscales que deban actuar lo hagan, por favor, como corresponde, sin reprimir, en el marco de la ley, para que los ciudadanos argentinos tengamos la posibilidad de gozar de todos nuestros derechos y garantías, que esto es lo fundamental.
Señor Gobernador, hay que trabajar siempre para consolidar la democracia. Ni una elección ni un voto más vale la actitud ni las acciones de extorsión que pueden ejercer estos pequeños grupos. Los que el pueblo nos dio la responsabilidad de gobernar debemos tener el temperamento, la tranquilidad y la prudencia que la historia y los tiempos recomiendan. La Argentina está saliendo, está creciendo y se está recuperando, hay algunos que no lo aceptan de ninguna manera, hay algunos que no saben generar una alternativa de oposición y una propuesta superadora, que sería bárbaro; es decir tener con quienes debatir ideas superadoras, enriquecer la democracia, que es muy importante, entonces llegan a estos niveles de acción que han detenido durante tanto tiempo a la Argentina. Pero que los argentinos se queden tranquilos porque hay un Gobierno absolutamente democrático, que cree en las instituciones, que cree en el pueblo y que sabe que el 23 de octubre los argentinos nos van a dar toda la fortaleza para tener toda esa fuerza política necesaria -ustedes saben, desde el principio nos tocó asumir apenas con un 22 por ciento- para terminar logrando el carril definitivo de la democracia y de la convivencia en la Argentina.
Muchísimas gracias.
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada