junio 21, 2012

Discurso de Nestor Kirchner en la firma del Tratado para la ejecución del Plan de Tratamiento de Líquidos Cloacales "Las Catonas", en Moreno - Buenos Aires (2006)

DISCURSO EN EL ACTO DE FIRMA DEL TRATADO PARA LA EJECUCIÓN DEL PLAN DE TRATAMIENTO DE LÍQUIDOS CLOACALES “LAS CATONAS”, EN EL PARTIDO DE MORENO, PROVINCIA DE BUENOS AIRES
Néstor Kirchner
[24 de Enero de 2006]

Señores ministros; querido amigo intendente; queridos amigos diputados de Moreno; señores empresarios; amigos, rostros que nos hemos visto allá, en Moreno todas las veces que fuimos y que vamos a seguir concurriendo, por supuesto: realmente estamos muy contentos, porque como ustedes saben, la función pública fue desacreditada durante muchísimo tiempo y cumplir con la palabra empeñada es una tarea muy importante para recuperar esa credibilidad, ese vínculo entre el pueblo y quienes les toca conducir temporariamente por voluntad de ese pueblo.
Con esta planta de tratamiento de líquidos cloacales, que se la habíamos prometido al Diputado, al Intendente y a muchos de los que están allí, que cuando uno bajaba en Moreno venían los amigos, los compañeros y nos lo pedían permanentemente, estamos hoy cumpliendo y se inicia la construcción –esperemos que la empresa la haga rápido y bien, no tenemos duda- que genera dignidad, calidad ambiental, mejoramiento indudable para la salud, con una inversión de 35 millones de pesos, que va a abarcar a 200 mil personas, que va a generar decenas de puestos de trabajo y que hace seguir la inversión en la recuperación de Moreno.
La dignificación de Moreno se consigue con todas las obras que estamos llevando adelante y que vamos a seguir haciendo de común acuerdo con la Intendencia en esta tarea de que localidades tan cercanas a la Capital, que tienen tantas carencias, las vayamos solucionando y vayamos colocando un punto de equilibrio, de justicia y de dignidad que es muy importante.
Fíjense que, a pesar de toda esta discusión que hay con el tema de la inversión y qué va a pasar con Aguas Argentinas, en este momento el Estado nacional está invirtiendo 252.778.225 pesos en obras en toda la región para evitar, evidentemente, la desinversión a pesar de la situación que hay de discusión por la defensa de los intereses pueblo. Esto lo está llevando adelante el Gobierno nacional y seguimos invirtiendo permanentemente porque lo que queremos es entrar a superar esta realidad que pasa en varias provincias argentinas.
Que en la provincia de Buenos Aires, tan cerca del centro de la Ciudad, del Obelisco, haya tantos lugares a los que les falten los servicios básicos, es algo que tenemos que vencerlo y eso se vence con trabajo, con inversión, con acción y no con tantos discursos o promesas, como actuaba la vieja dirigencia política, sino haciendo las cosas que hay que hacer y eso es lo importante.
Fíjense ustedes la evolución que ha tenido la inversión pública en la Argentina –y estos son datos muy importantes-: en 2002, la inversión pública fue de 1.290 millones; en 2003, pasamos al doble, a 2.412 millones; en 2004, pasamos otra vez casi al doble, 4.567 millones; en 2005, pasamos a 8.424 millones y esperamos llegar a 10.000 millones durante 2006. Todo es inversión pública, trabajo y mejoramiento de vida y de infraestructura para este querido país y para su gente.
Mientras tanto, fuimos cumpliendo con todas nuestras obligaciones, con todas nuestras políticas sociales, con todas las inversiones en todas las áreas; fuimos, además, sacándonos las deudas de encima; fuimos renegociando la deuda con los acreedores privados, donde ahorramos 67.000 millones de dólares, un acuerdo que el mundo no registra; estuvo el pago al Fondo, que mientras algunos discuten si había que pagar o no pagar, ya lo pagamos y ya estamos recuperando las reservas. En dos años y medio de gobierno pagamos una deuda que estuvo 50 años, es decir que si la Argentina se administra en forma distinta y somos más humildes, más sencillos y menos fiscales y soberbios, como suelen ser algunos que los escuchamos hablar hoy y que cuando estuvieron en el gobierno fueron incapaces de hacer nada, porque ésa es la realidad, podemos llegar a ser mejores. Hay que tener buena memoria.
Ustedes y la gente que está en sus casas, fíjense que la Argentina va a crecer –creo- al 9 por ciento este año; que la desocupación del 24 por ciento va a bajar al 10 por ciento, como decían algunos medios, al 10,2, al 10,3 y que va a estar en el último trimestre de 2005; que hemos bajado casi el doble la desocupación, lo que es realmente muy importante; que se crearon políticas realmente de recuperación global de la industria, lo que ha sido récord en 2005, ya que ha sido el año más importante en crecimiento de la industria argentina en toda su historia; que en la construcción tenemos 350 mil personas con libreta de trabajo más 100 mil cuentapropistas. Es decir, miren cómo ha mejorado la mano de obra y cómo ahora va a influir la Ley de Educación Técnica y demás para que nuestros hermanos y hermanas tengan un oficio y puedan ir incorporándose a ellos como corresponde.
Es decir que donde uno va mirando, ve un país que empieza a crecer, que puede seguir haciéndolo y que puede seguir mejorando mucho más. Pasa que es muy importante también que lo defendamos, que pensemos que a todo el mundo le puede ir mejor, pero cuidando con responsabilidad los niveles de rentabilidad. Porque hay 4 millones más de argentinos que están trabajando y entonces es importante que quienes tienen la responsabilidad como actores económicos, sean serios, sean responsables.
Miremos los niveles de recaudación que tiene la Argentina, son crecientes; miremos el nivel de superávit fiscal, que ha llegado al 4,4 por ciento, es decir, que se puede administrar con superávit fiscal, que tuvimos 3 años de superávit fiscal permanente.
Lo que nosotros les pedimos a todos los sectores es que tengan responsabilidad y, fundamentalmente, a los sectores más fuertes de la economía, aquellos que tienen mayor nivel de rentabilidad, aquellos que están exportando. Fíjense que tienen un dólar que les da calidades competitivas, que están ganando muy bien y por eso les pedimos que sean solidarios con el resto del pueblo argentino.
Yo se los pido no con el corazón, porque sé que esos sectores muchas veces no tienen corazón, como dijo un viejo político “les pido con el corazón y...”. Yo sé cómo se mueven, pero les pido que no haya avaricia, que haya comprensión en el sentido de que nosotros queremos que les vaya bien, pero también que les vaya bien a todos los argentinos; queremos que los argentinos puedan seguir consiguiendo trabajo, queremos que los chicos puedan ir a la escuela.
Fíjense el esfuerzo que vamos a hacer en educación, que de acá a 2010, 6 puntos del Producto Bruto Interno van a estar destinados a la educación argentina, un hecho no conocido y que va a ser tremendamente importante. Porque no hay cambio, no hay transformación si no hay un crecimiento de la calidad y un mayor acceso a la educación, lo que es muy importante.
Entonces, éste es un esfuerzo que está haciendo todo el pueblo argentino, que nos está acompañando y yo estoy dispuesto a seguir avanzando con todas mis ganas, a seguir recorriendo todo el país, a seguir recorriendo toda la provincia de Buenos Aires, ir de lugar a lugar viendo, conversando con la gente, mantener esta recuperación que con mucha fuerza estamos llevando adelante y que el país siga creciendo pero para todos, que es lo importante, no que se concentre ese crecimiento en muy pocos. Porque a esa Argentina no la queremos, sino queremos una Argentina que sea para todos, como queremos una América latina que sea para todos y estamos trabajando con sus presidentes y los del MERCOSUR para encontrar la colaboración y el ida y vuelta que nos permita definitivamente tener voz fuerte en el mundo para negociar los intereses de nuestra querida Argentina.
Por eso, querido Intendente, para mí es una tremenda satisfacción cumplir, tengo unas ganas bárbaras de ir a visitar las viviendas que se están llevando adelante, ir a ver todas las obras. Calculo que puede ser dentro de los primeros 15 días de febrero, si el Intendente me invita,
Obviamente, vayamos preparándonos porque vamos a anunciar seguramente entre 150 y 200 mil vivienda más para la Argentina, van a haber más viviendas para Moreno, va a haber más trabajo y más familias que van a tener la dignidad de tener sus casas.
Estoy seguro que con las viviendas que se terminarán este año va a haber gente que va a pasar su Navidad y Año Nuevo en su casa, cosa que por ahí ni siquiera podía llegar a soñar. El solo pensar eso, a uno lo motiva tremendamente para seguir trabajando con toda la fuerza.  Porque el techo es el techo y los argentinos lo merecemos.
Somos un país que tenemos que alcanzar todo este tipo de cosas que 4 ó 5 pícaros nos negaron y que a veces tratan de seguir hablando pero que, como tenemos buena memoria y ganas de tener mucho optimismo, a veces mejor ni acordarse de ellos.
Así que, muchísimas gracias, muchas gracias por estar acá, están en su casa, que es la Casa de Gobierno, que es la casa de todos los argentinos, y trabajo más trabajo más trabajo, esfuerzo, esfuerzo y esfuerzo y a los argentinos lo único que les pido es que me ayuden, porque si yo sé que me ayudan y me empujan, este país cambia. Ayúdenme que yo los necesito.
Muchas gracias. 
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada