junio 21, 2012

Discurso de Nestor Kirchner en la presentación del Programa Nacional "Educación Alimentaria al Consumidor" (2006)

DISCURSO EN EL ACTO DE PRESENTACIÓN DEL PROGRAMA NACIONAL “EDUCACIÓN ALIMENTARIA AL CONSUMIDOR”
Néstor Kirchner
[16 de Agosto de 2006]

Señores ministros del Poder Ejecutivo Nacional; señores rectores; señor decano; autoridades nacionales, provinciales y municipales; señoras y señores: luego de las expresiones del señor Decano, se me hace bastante difícil superar la calidad técnica y de expresión, pero bien dijo que este trabajo interdisciplinario que se ha llevado adelante ha sido fundamental, porque el tema de la formación y de la cualificación en la tarea alimentaria es central.
Si pensamos que podemos tener una alimentación adecuada para los argentinos, es porque de a poco empezamos a recuperar las posibilidades y las esperanzas de que el acceso a niveles dignos, por lo menos mínimos de vida, sienta bien en la mayoría de los hogares argentinos.
Si bien todavía estamos en el infierno, sabemos que paso a paso estamos en una tarea de inclusión social que nos va a permitir en el presente y más que nada coordinando acciones hacia el futuro, dar las respuestas que la población argentina necesita, que llegue a todos los sectores de la población, que permita cualificar a todos los que integran la cadena del mejoramiento de la cuestión alimentaria, es muy importante.
El señor Decano ha sido muy claro como también el querido amigo López; nuestro fuerte apoyo a esta tarea que esperamos mejorarla, cualificarla y que dé las respuestas que la sociedad argentina está esperando y, por supuesto, estamos absolutamente abiertos a todas las ideas que permitan cualificar esta tarea.
Como ustedes saben, siempre trato de hablar de otros temas que hacen a la población en general y si ustedes tienen la bondad de permitirme, me voy a referir a algún “temita” por allí que también hace a la verdad, porque la salud alimentaria es muy importante, pero la salud moral, la intelectual, la administración correcta para llegar a estos temas también es vital.
Les voy a hablar a ustedes, a los ciudadanos jubilados y a todos los argentinos que están del otro lado de la televisión, si me permiten, porque es muy importante no jugar con la fe pública. Como con este programa no queremos jugar con la fe pública y sabemos que tenemos que realizar muchas tareas de mejoramiento e inclusión social para que la excelente tarea llevada adelante por los equipos interdisciplinarios sea efectiva y tenga acceso a toda la población y no sea para un determinado sector de ella, también es importante hablar de cada tema con absoluta claridad.
En el día de hoy, al levantarme tempranito, escuchaba que los bloques de legisladores del radicalismo tradicionales o antiguos –no sé cómo se llama ahora- habían pedido un aumento del 70 por ciento por el fallo de la Corte para los jubilados. Como me parece que eso es jugar demagógicamente y muy bajo con quienes tanto esfuerzo han puesto y después de catorce años recién en este Gobierno han encontrado respuestas parciales pero importantes como más de ocho aumentos en la jubilación misma y un aumento general para todos los jubilados, le quiero preguntar, primero, a la población, qué es lo que hicieron estos señores que ahora dicen que ahora hay que aumentarles el 70 por ciento de un día para otro a los jubilados.
Son los que ante un fallo de características parecidas al que acaba de emitir la Corte Suprema de la Nación, Rolón-Sapa, declararon la emergencia previsional suspendiendo la movilidad de las jubilaciones que hoy, veinte años después, pregonan; son los que para que les cierren las cuentas públicas les descontaron un 13 por ciento en las jubilaciones y aguinaldos a dos millones de jubilados y empleados públicos; son los que atrasaron el cronograma de pagos en más de un mes saqueándoles un mes de jubilaciones a tres millones y medio de beneficiarios por la incapacidad de cumplir con sus obligaciones; son los que atrasaron hasta dos años el otorgamiento de las jubilaciones, armando un sistema de cuotas y regulando el bolsillo de la gente, las esperas para ajustar sus cuentas dejando el 19 de diciembre de 2001 a 193.265 personas en la cola para esperar jubilarse; son los que con la excusa del déficit cero suspendieron el pago del retroactivo de la gran mayoría y son la gran mayoría de los juicios pendientes; son los que dejaron a la ANSeS con 9 meses de atraso en el pago de alquileres, transferencias, cajas de jubilaciones, diferentes Fuerzas de Seguridad, impuestos y servicios que van desde la limpieza hasta el computador central; son los que despidieron a 600 profesionales de carrera de la ANSeS para plagarlos de punteros políticos en todas las provincias y lo más llamativo de todo, son los que curiosamente hace nada más 10 días y antes que se conociera el fallo, presentaron un proyecto de ley para sacarle 3.000 millones de pesos de recursos a la ANSeS para distribuirlos entre las provincias. Quieren sacar dinero y aumentarles a los jubilados; el proyecto lo firma Sans, el presidente del Bloque de Senadores.
Creo que en la Argentina hay que terminar con la hipocresía, no se puede jugar y menos con nuestros jubilados que han hecho tanto esfuerzo. Nosotros, como Gobierno, vamos a cumplir el excelente fallo de la Corte Suprema de la Nación, porque habla de racionalidad en tiempos razonables y habla, por supuesto, de atender a las posibilidades de evitar el déficit de las cuentas públicas, un fallo meridiano. Entonces, nosotros, cuando llegue la Ley de Presupuesto, iremos, como lo hicimos año tras año, recuperando estos 14 años de atraso que sometieron a todos nuestros hermanos.
Por eso quería aclararlo y dejarlo absolutamente claro, porque esto es muy importante y tenemos que movernos con la verdad. Terminemos con la hipocresía, la vieja dirigencia política tiene que dejar de jugar con la gente y menos con los jubilados. Cada uno tiene que acordarse cuáles son las mochilas que tiene sobre sus espaldas, porque si no, pareciera ser que el país es una ruleta. Yo, antes de convertir un país en una ruleta, prefiero no estar. Siempre dije que no estoy atado a un sillón, quiero administrar con seriedad, responsabilidad y garantizar que cada día estemos un poquito mejor y no hacerme el Papá Noel para después birlar otra vez la República.
Les agradezco profundamente la presencia de todos ustedes; señor Decano, le agradezco profundamente su presencia acá y a todos ustedes la bondad de escuchar este tema, pero me parece que es importante aclarárselo así a toda la población y a nuestros jubilados que están más allá de aquí mirándonos en algún canal de televisión.
Quiero, además, agradecerles profundamente a todos los argentinos la permanente ayuda. Yo creo mucho en este Plan Alimentario, pero también en él hay una cuestión meridiana que la mencionó el señor Decano al pasar: nosotros tenemos que seguir mejorando la economía, tenemos que seguir dándole la posibilidad a la gente de que tenga acceso digno, tenemos que seguir generando trabajo y tenemos que seguir generando poder de recuperación adquisitivo. Porque si no, el Plan Alimentario será una eficiente tarea de formación de personal, una excelente formación técnica científica pero no van a tener acceso los que tendrían que tenerlo y para poder complementarse el mejoramiento, la inclusión social son tareas fundamentales de las que nosotros somos conscientes.
Muchísimas gracias.
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada