junio 21, 2012

Discurso de Nestor Kirchner en la presentación del Programa "Guardapolvos", en Casa de Gobierno (2007)

DISCURSO EN EL ACTO DE PRESENTACIÓN DEL PROGRAMA “GUARDAPOLVOS”, EN CASA DE GOBIERNO
Néstor Kirchner
[28 de Febrero de 2007]

Queridos vicepresidente; ministros; gobernador; amigos; cooperativistas; empresarios: no, ni un solo paso atrás, cinco adelante tenemos que dar, tenemos que seguir avanzando, que esto es central y esencial. 
Yo estaba mirando a los chicos y si ustedes me permiten me voy a dirigir al director del diario “La Nación”, Fernán Saguier, con quien tengo un trato respetuoso, pero hoy vi en una de sus páginas y quería comparar – yo no voy a opinar, aclaro – sobre la foto de campaña de un dirigente en la Ciudad de Buenos Aires con un chiquito y me sacaba a mí en otra foto, rodeado también de chicos, de muchos chicos, como si eso fuera una actitud demagógica.
Yo espero que algún día nos pida y pida perdón Fernán Saguier, yo jamás en mi vida recurriría a ninguna de estas santas criaturas para instrumentarlas – y no digo que otro no lo haya hecho – ni utilizarlas en campaña porque vengo de un hogar de bien, de trabajo, de esfuerzo, de sacrificio. Como ustedes siento afecto, amor y pasión por cambiar la Argentina, quiero que estos chicos sufran menos de lo que están sufriendo muchos jóvenes de esta generación y jamás se me ocurriría hacer campaña instrumentando a los chicos. No se puede hacer esa comparación odiosa; Fernán no te equivoques, los seres humanos no todos somos mercenarios, ni todos lucramos, ni tratamos de obtener un voto de cualquier forma.  No estoy enojado con vos, Fernán, pero no somos todos iguales, no todos tenemos la misma vida, no todos tenemos la misma práctica, no todos vivimos de las mismas cosas y no todos tenemos las mismas prácticas culturales. No se puede generalizar, ya vimos lo que pasó en el mundo por generalizar y las cosas que nos han tocado vivir, lo que pasó en la Argentina en la etapa de la dictadura por generalizar.
Sé que con el diario “La Nación” somos ideológicamente opuestos, yo pienso, desde el punto de vista ideológico, absolutamente diferente en la mayoría de los temas con el diario “La Nación”. Y el diario “La Nación” también, basta ver desde la época del 1800, pasando por el proceso, por esto. Basta leer el diario “La Nación” las cosas que pasaban y lo que decía. Está bien tenemos ideologías totalmente diferentes, está bien que escriban como ellos piensan. Toda la gente tiene claro que es un diario de derecha el diario “La Nación”, que defendía a Videla y yo no, que defendía a lo otro.. Todo eso está claro, está claro. Pero a mí no me molesta, cada uno que defienda en lo que crea. En la democracia la pluralidad es lo fundamental, la pluralidad es lo central. Pero – hermanos los que están acá y los que están viendo la televisión – estas cosas las tienen que ver bien claro, porque no son diarios independientes. Por lo menos este. Y no es malo que tenga una ideología, me parece bárbaro.
Y me parece bárbaro que se encolumne, como lo hizo en su momento en el 2003, detrás del Dr. López Murphy, que se encolumne detrás del candidato que quiera. Pero a no confundir, Fernán vos sos una persona que pensamos por ahí ideológicamente diferente o no, pero por lo menos el diario que vos representás, pero yo creo, sigo creyendo que tenés principios y te va a dar cuenta que esas cosas no las podés hacer. Y el que te está hablando sufre el ataque bajo y artero de algunos medios, que atacan a mis hijos y demás para atacarme a mí. Así que yo sé lo que es pegar en los chicos y jamás lo haría, jamás lo haría.
Este presidente que soy yo (risas y ) está feliz, hoy, por varias cosas. Primero, porque quiero felicitar a los cooperativistas, 200 mil guardapolvos hechos por los cooperativistas, organizados por sí mismos, 635 cooperativistas. Mis felicitaciones, felicitaciones porque demuestran la calidad del recurso humano argentino.  Es decir, demuestran cómo se va recuperando la autoestima, como entramos a sentirnos que nosotros mismos podemos hacer. 600 mil guardapolvos, hechos por empresarios argentinos, textiles argentinos. Estoy feliz que los empresarios argentinos entren a producir lo que nuestros chicos van a usar en las escuelas. Es bárbaro, una felicitación, también, para nuestros empresarios argentinos, que están produciendo en la Argentina para los argentinos. Esto es bárbaro, también muy bueno. (
Después también - yo tengo una particularidad - cuando ustedes saben que asumí el Gobierno, y el señor Escribano, de “La Nación”, decía que yo duraba tres, cuatro o cinco meses, que le habían dicho en los Estados Unidos. (Risas) Y todavía deben estar los que le dijeron contando el almanaque. “No, este dura tres meses, seis meses”, le dijeron; está escrito, eh. Debo reconocer el valor del señor, del periodista de escribirlo, pero bueno... fue un error más. Como ustedes saben dice tal cifra es muy buena, o tal ley – La ley ahora que salió, la Ley Previsional, terminamos con la dictadura del sistema previsional donde nadie podía elegir, es un tema central y esencial.  Pero los especialistas dicen que... yo a veces me río. Los especialistas en la Argentina siempre dicen que nos van a salir las cosas mal. Estos especialistas me parecen que van a tener que hacer un curso de reeducaciòn porque han errado, durante estos cuatro años, tan fuerte. Van a tener que estudiar distinto. Nunca van a decir: “ha acertado, está bien”.
Pero yo lo que les quería decir que a mí me tocó asumir con el 22,7 de los votos, y el 27 por ciento de desocupación. Es decir, que yo tenía más desocupados que votos, esa es la realidad.  Voy a ser sincero, es una frase que no me pertenece porque si no cuando llegue a casa tendré una franca discusión, es una frase de Cristina. Pero es una frase, como todas las que dice Cristina, muy inteligente y es la verdad, habían más desocupados que votos. Pero esa fue la realidad y asumimos la tarea de conducir la Argentina.
Creo que ando con un problemita ahí, en el ojo, pero dije: “yo quiero estar hoy acá, quiero hablar con ustedes y voy a estar mañana donde tengo que estar, dando el discurso del día primero”. Pero tengo una satisfacción profunda, tenemos todos los argentinos, quebramos una tendencia de 30 años, donde la desocupación siempre crecía. A partir de 2003 la quebramos, la quebramos y la desocupación fue bajando.
Hace 14 años que no teníamos un dígito de desocupación, hoy el INDEC ha anunciado una desocupación del 8,7 por ciento, cuando empezamos teníamos el 27 por ciento. , con una tasa de empleo del 48, cuando empezamos el Gobierno era de 43, si tomáramos la del 43 seguramente sería aún menos del 8 todavía, pero ha crecido la gente demandando empleo. Y con más gente demandando empleo tenemos 8,7 de desempleo en la Argentina, logrado por todos los argentinos.
No hay ningún misterio: trabajo, esfuerzo, sacrificio, corrección de errores, humildad. Seguramente tampoco los dejará muy satisfecho eso, pero lo logramos, después de 14 años. Y nadie nos puede quitar a todos los argentinos – no a quien habla o a un sector – que esto es una tremenda felicidad. ¿Saben por qué? Porque hay muchos argentinos, millones de argentinos que no podían enganchar un plato de dignidad a su casa y sentar la familia junta y hoy lo pueden hacer, yo les puedo asegurar que duermo un poco más tranquilo. 
Con planes es 9.3, con planes que buscan trabajo, y 10.1 si tomáramos en cuenta todos los que tienen planes, pero ya hay un sector de planes que no están en la actividad de la búsqueda de trabajo, si bien en todos los países hay planes y demás, esto siempre fue una excusa, pero lo que la desocupación real hoy en la Argentina es 8.7.
Ministro Tomada, usted sabe lo que nosotros hemos trabajado, todos juntos, organizaciones sociales en los distintos barrios del país, todas las organizaciones que entendieron que más que una actitud contestataria valía la actitud creativa, con propuestas, con críticas constructivas; entidades gremiales, todos los que fueron colaborando para lograr esto, es un éxito de todos los argentinos, con viviendas, con infraestructura, con una país que fue creciendo fuertemente.
Podríamos tener menos inclusive, el ministro Filmus lo sabe muy bien, él lo detectó excelentemente cuando dijimos que tenemos un montón de gente que quiere entrar a trabajar, las empresas le piden trabajo pero le falta oficio a los chicos porque habían cerrado las escuelas técnicas. Con la gestión junto a Daniel Filmus pusimos en marcha las escuelas técnicas, la nueva ley de Educación, el 6 por ciento hacia el 2010 del PBI, fortalecer la capacitación es una tarea central.
Le decía a Alicia recién que hay que seguir fortaleciendo el sistema cooperativista, hay que seguir fortaleciendo las empresas argentinas, hay que seguir abriendo la inversión, que vengan los que quieran trabajar en la Argentina e inviertan. Hay que seguir trabajando para disminuir la pobreza y la indigencia, es otra tarea en la que hemos avanzado muchísimo, vamos a tener cada vez datos que paulatinamente vayan mejorando a esa pobreza tremenda a la que habíamos llegado, casi el 60 por ciento de los argentinos pobres, una verdadera vergüenza. La última medición fue del 31.8 y somos optimistas de que estoy pueda seguir bajando, igual que la indigencia que queremos llegar a un dígito antes de que termine el mandato. Este es un esfuerzo de todo el pueblo argentino.
Por eso nosotros aceptamos, porque es natural en la democracia, que se piense diferente. Ayer, a mí me sorprendió, porque la nueva ley del sistema previsional, la ley de opción, del traspaso, de los 180 días, de la posibilidad de elegir qué sistema quiere tener, la cobertura para los mayores de 50 y 55 años, es decir, todas las decisiones que se fueron tomando, hubo nueve legisladores que no lo votaron, y yo me pregunté ¿quiénes son los legisladores que no votaron esta ley que va a favorecer a los que trabajan hoy? Los jubilados ya saben todas las cosas que les ha tocado pasar, uno en esos votos ve cuál es el proyecto que tienen para la Argentina, porque esos nueve estaban defendiendo el sistema de la vieja ley, de la dictadura provisional, donde nos mandaban a todos a los sectores de las AFJP, te guste o no te guste. Miren la crisis que tiene el sistema previsional chileno, donde hay gente que se está jubilando por menos del sueldo mínimos. Ahora las AFJP en la Argentina van a tener que funcionar a pleno para poder ser competitivas, y está el resguardo del Estado para todos los argentinos ¿De qué partido pueden ser estos, de esta tierra no pueden ser, cómo pueden estar en contra? Del PRO.
Yo no estoy en campaña electoral, no se confundan, pero mi deber es hablar con claridad con los argentinos. Es decir que si algún día esta gente gobernara la Argentina, nos volverían al sistema de los 90, es decir que volveríamos a sufrir todo lo que sufrimos desde el 76 en adelante, que se consolidó tanto en la etapa de los 90, con las cosas que ustedes saben que nos pasaron.
Hay que tener buena memoria, yo se lo digo a cada habitante de este país, que tengan buena memoria y fíjense cómo se mueven, cómo responden a intereses determinados, y, acuérdense, cómo van votando una contra una aquellas leyes que favorecen al conjunto del pueblo, para el crecimiento argentino con equidad y con justicia. En estas cosas hay que tener muy buena memoria, porque después viene el sentido paternalista y dice que hay que terminar con la demagogia dilapidadora de aquellos sectores que incrementan el gasto público, dándole más a la gente, que la gente transpire, trabaje, si tiene que trabajar 30 horas por día que lo haga, porque es la única forma de hacer crecer el país. Nosotros queremos que trabajen todos, que trabajen mucho, pero que el esfuerzo sea compartido entre los que más tienen y los que menos tienen, no que caiga sobre la espalda de uno o sobre la espalda del otro. 
Estas son las cosas que hay que hablan en la Argentina, ahora, en una democracia en marcha, sí, hagan las campañas electorales, hagan carteles, pero lo importante es charlar sobre la Argentina que se va a construir. Por eso cuando Alicia dijo:”ni un paso atrás”, sé que tiene razón, sería lamentable dar un paso atrás, pero hay que dar cinco pasos adelante, tenemos que darlos con todas nuestras fuerzas, porque en la Argentina nos faltan muchísimas asignaturas pendientes.
Si nosotros queremos hacer un país con una clase trabajadora fuerte, con identidad, con proyecto de país, integrada y aliada a una clase media con movilidad ascendente, igual que la clase trabajadora ¿Se acuerdan ustedes que cuando nosotros éramos chicos nuestros viejos trabajaban para que nosotros fuéramos profesionales? No como en la década del 90 y que todavía pasa en estos días, donde hay abuelos y padres que lloran porque el hijo tiene menos posibilidades que las que tuvo él, esa sociedad no tiene futuro. Nosotros queremos una sociedad donde nuestros hijos sepan que van a estar mejor que nosotros, que van a poder estudiar, que van a tener mejores horizontes, porque esas son las sociedades que avanzan y que recuperan la autoestima. Ninguna sociedad va para adelante cuando los hijos son menos que los abuelos y que los padres. Esto nos pasó en la década del 90, los hijos en vez de poder ser más que los padres y los abuelos, se tenían que ir a refugiar para poder sobrevivir en la casa de los abuelos y los padres, por Dios nunca más eso. Que los hijos estén creciendo tan fuerte que puedan ayudar a que los padres y los abuelos tengan una digna vejez, esa es la Argentina que nosotros queremos y soñamos, que vamos a vertebrar con toda nuestra fuerza.
Falta, va a haber que trabajar muchísimo, tendremos que corregir errores, tendremos que ser permanentemente autocríticos. Hay que estar lejos de cualquier triunfalismo, bajo cualquier aspecto, humildad, trabajo, fuerza y sacrificio. Pero siempre pensemos que tenemos que hacer una Argentina para todos.
Mañana tengo que hacer una exposición en el Congreso por el inicio del año legislativo, y todos pueden leer lo que dije el 25 de mayo del 2003 y lo que hicimos hasta ahora, creo que debe haber pocos casos en la historia en los que se pueda mirar a la gente de frente, que lo que dijimos allí, a pesar de la Argentina en la que estamos, porque si bien por ahí no cumplimentamos todo, casi un 70 de lo que dijimos lo cumplimentamos, no saben la tranquilidad de conciencia que a uno le da este tipo de situaciones.
Así que una Argentina si sectarismos, una Argentina con pluralidad, una Argentina con capacidad de crítica constructiva. Porque algunos creen que ser plural significa criticar de cualquier forma, está bien, pero es muy importante que la crítica sea constructiva, que a uno lo oriente, porque cuando la crítica es constructiva uno se orienta y comete muchos menos errores.
Que después cada uno asuma lo que es en la historia. En eso debo reconocer que los diputados del PRO fueron valientes, dijeron: “nosotros somos la década del 90 y somos la década del 90”, los felicito por la valentía, pero cuidémonos.
Muchas Gracias.
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada