julio 09, 2012

Mensaje de H. Yrigoyen al Proyecto de Ley para la ejecución de un plan de construcciones de viviendas, escuelas, talleres para educación de menores, huérfanos y abandonados (1920)

MENSAJE AL PROYECTO DE LEY  PARA LA EJECUCIÓN DE UN PLAN DE CONSTRUCCIONES DE VIVIENDAS, ESCUELAS Y TALLERES PARA LA EDUCACIÓN DE MENORES, HUÉRFANOS Y ABANDONADOS
Hipólito Yrigoyen
[27 de Septiembre de 1920]

Buenos Aires, 27 de septiembre de 1920.
Al Honorable Congreso de la Nación:
El Poder Ejecutivo tiene el honor de someter a vuestra consideración el adjunto proyecto de ley, por el que se piden los fondos necesarios para iniciar la ejecución de un vasto plan de construcciones destinadas a viviendas, escuelas y talleres para la educación y reforma de menores, huérfanos y abandonados.
La solución del grave problema de la niñez desvalida ha sido preocupación constante de este gobierno.
La gran cantidad de menores que vagan por las calles de toda la República sin abrigo, sin pan y sin hogar, expuestos a todas las contingencias del vicio y de la corrupción, hacía indispensable adoptar las medidas reparadoras tendientes a evitar esos males y operar las transformaciones conducentes.
Con ese fin se fundó en esta Capital el Instituto Tutelar de Menores, y se habilitó por la policía uno de los locales de las alcaidías, especialmente refaccionado.
En ambos establecimientos se cuida y se ampara a muchos niños abandonados, pero su capacidad es insuficiente para dar cabida a los demás, los que se_ encuentran en iguales condiciones.
El plan proyectado, en la porción de tierra que el gobierno posee en Marcos Paz, se propone extender aquellos beneficios al mayor número posible de menores en todo el país, plan que servirá de base para la fundación de instituciones análogas en las ciudades principales de las provincias.
Las instalaciones que constituyen lo que allí se llama Colonia de Menores, son muy deficientes y no responden en un todo a las exigencias de un reformatorio y de una verdadera profilaxis social, que permita resolver de inmediato el problema cegando en hora oportuna las fuentes de la delincuencia.
Los grandes pabellones, donde se alojan, en completa promiscuidad, elementos heterogéneos de distintas clases y condiciones, bajo la fría custodia de sus guardianes, mantienen indudablemente, un evidente estado de alejamiento espiritual entre los menores y sus maestros y directores, facilitando, a la vez, el contagio y fomento de los malas inclinaciones.
El sistema concebido en el proyecto tiende precisamente a salvar todos esos inconvenientes.
El permite la división de pequeños grupos de niños, que pueden ser clasificados metódicamente por edad, temperamento y grado de educación, de tal manera que, ocupando viviendas independientes, amplias, pletóricas de aire y de luz, asistidos y dirigidos por personas idóneas, si posible fuera por matrimonios, encuentren en ese ambiente puro y dignificador las vinculaciones, el cariño y los sentimientos afectivos que crea la vida familiar, dique seguro contra la perversión y el vicio.
La edificación ha sido planeada de modo que las casas sean sencillas, desprovistas de la ornamentación, interior o exterior, que no responda al propósito esencial de su institución.
Los planos comprenden la construcción de cuatro sectores de seis casas cada uno, que permitirán albergar seiscientos (600) menores.
Cada compartimento, con capacidad para 25, se compone de dos cómodos dormitorios con sus baños y demás dependencias: comedor, cocina, salas de cases, talleres y local para la familia a cuyo cuidado estarían los niños.
Dos casas de cada sector, serán más amplias que las cuatro restantes, de modo que sus salones puedan dividirse con tabique a efecto de que cada menor ocupe una pieza, conservando el metraje total de aire.
Entre casa y casa se tendrán fracciones de tierra, de una y media a tres hectáreas, destinadas a las labores y cultivos de huerta y pequeña granja, sin perjuicio de las tareas de agricultura, ganadería, etc., que se desarrollarán en los servicios generales de la cocina.
El costo total de las obras, cuyos detalles constan en el expediente que se acompaña, asciende a dos millones ochocientos veintitrés mil cuatrocientos setenta y ocho pesos con cincuenta y seis centavos (2.823.478,56 m/n.)
Se calcula poder terminarlas completamente en un plazo más o menos breve, siempre que se disponga sin demora de los elementos necesarios y de los medios de adquirirlos, pudiendo además habilitarse por secciones sin inconveniente alguno.
Dada la forma como se han proyectado las construcciones, éstas podrán ampliarse consecutivamente, en todo cuanto se quiera, siguiendo el mismo sistema, pues se dispone de una superficie de 972 hectáreas en el plantel actual de la colonia de Marcos Paz.
H. YRIGOYEN

Fuente: “Ley 12839. Documentos de Hipólito Yrigoyen. Apostolado Cívico – Obra de Gobierno – Defensa ante la Corte”, Talleres Gráficos de la Dirección General de Institutos Penales, Bs. As 1949.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada