abril 09, 2013

Mensaje del Gobernador de Entre Ríos, Sergio D. Urribarri, en el acto de toma de posesión del cargo reelecto ante la Asamblea legislativa (2011)

MENSAJE
DEL
GOBERNADOR DE LA PROVINCIA DE ENTRE RIOS
Sergio Daniel Urribarri
EN EL ACTO DE TOMA DE POSESION EN SU CARGO REELECTO
EL 12 DE DICIEMBRE DE 2011

Desde 2007 hay en Entre Ríos 6137 familias habitando o esperando que se termine la construcción de sus nuevas viviendas.
Y tienen financiamiento asegurado otras 2342.
666 familias han accedido a una vivienda de Interés Social. 3000 mejoraron las condiciones de su vivienda a través del programa Mejor Vivir; y otras 495 construyeron sus casas por sistemas cooperativos
200 familias radicadas en el medio del campo y del monte entrerriano, tienen su vivienda totalmente nueva; 1.164 familias se beneficiaron los las obras del Programa de Mejoramiento de Barrios (PROMEBA).
400.000 ciudadanos, un tercio de la población que no tenía servicio de cloacas, ahora lo tiene.

Hay 17 nuevas plantas de tratamiento sanitario en la provincia.
De las 2 millones de hectáreas productivas 800.000 están cubiertas con electrificación rural.
Hay 18 nuevas localidades con gas natural y se está extendiendo la red de Paraná en un equivalente a la duplicación de la red existente.
Tenemos cinco líneas de ferrocarril funcionando. Treinta localidades y pueblos unidos.
Un ramal internacional habilitado. Un sueño hecho realidad para este corazón ferroviario y lo que viene es mucho mejor.
Se están construyendo dos hospitales de alta complejidad en Paraná y Gualeguaychú y funcionan 11 nuevos centros de salud.
En dos años se aumentó el número de beneficiarios al Plan Nacer de 15.000 a 59.000 niños y mujeres embarazadas.
El plan estratégico acordado con la Organización Panamericana de la Salud (OPS) permitió la reducción de 2 puntos en el índice de mortalidad infantil. Estamos en el punto más bajo de la historia y por debajo de la media nacional.
Concordia y Paraná cuentan con una sede del Hospital de Pediatría "Dr. Juan Garrahan".
20.000 beneficiarios de planes sociales cobran en cuentas bancarias y tienen su tarjeta personal.
5.000 ciudadanos están buscando su reinserción laboral mediante el plan Argentina Trabaja.
6.500 entrerrianos se han capacitado en cursos promovidos por el Programa de Capacitación Laboral "Superarse".
Hay 30 nuevos Centros Integradores Comunitarios (CIC) terminados y en ejecución.
Son realizados por Cooperativas de Trabajo que generan empleo para más de 500 trabajadores. A fin de año, en la provincia habrá un total de 30 centros de atención.
111.000 niños beneficiados reciben la Asignación Universal por hijo.
7.212 ciudadanos se incorporaron a la pensión por ancianidad e invalidez.
Nuestro producto bruto geográfico salto de 22.700 millones de pesos a 33.000 millones de pesos en el 2011.
La inversión en infraestructura fue de más de 4.200 millones de pesos. La mitad, destinada a Vialidad.
Las exportaciones superarán este año holgadamente los 2.000 millones de dólares.
El desempleo hoy es un cuarto de lo que era en 2003 en Concordia y la mitad de lo que era en Paraná.
Los niveles de indigencia han caído dramáticamente al 3 por ciento, pero aún son un desafío complejo de resolver.
La deuda pública adquirida por el Estado entrerriano a lo largo del tiempo y de los gobiernos tiene ahora un monto, una proporción y un perfil manejable. Equivale al 60 por ciento de los recursos corrientes y sus servicios al 7 por ciento y bajando.
Hemos reconstruido en cuatro años el 70 por ciento de nuestra red vial primaria equivalentes a 700 km de rutas reasfaltadas, sin contar trabajos en la AU 14 y ahora en la 18.
60 ciudades tienen sus accesos nuevos e iluminados.
El campo entrerriano cuenta con 2.500 kilómetros de caminos secundarios de broza, ripio y riego químico.
Mientras hablamos aquí hay 99 obras de escuelas nuevas en ejecución. Y docentes y alumnos de 36 escuelas disfrutan ya de sus edificios nuevos. E intervenimos en cientos de establecimientos en cada rincón de la provincia. Construimos el equivalente a 596 aulas nuevas capaces de albergar a 34.000 alumnos.
Se titularizaron 8000 docentes de primaria.
15.000 entrerrianos han terminado sus estudios a través del Plan de Finalización de Estudios Primarios y Secundarios (FiNes). Un milagro.
Más de 10.000 entrerrianos han pasado por los planes de alfabetización a partir de la implementación del plan nacional Encuentro.
Entre Ríos fue técnicamente declarada libre de analfabetismo. Más de 10.000 entrerrianos mayores de 15 años aprendieron a leer y escribir.
Tenemos un 99 por ciento de matricula preescolar, los tenemos a todos en el sistema. La base para hacer el mejor trabajo de nuestras vidas.
Recuperamos para el dominio público 200.000 hectáreas de tierras que estaban usurpadas en una acción de soberanía entrerriana que nos llena de orgullo.
Quise hacer esta reseña sintética de datos que claramente contrastan con lo que era la provincia hace cuatro años atrás. No todo está hecho, queda mucho por hacer pero no podemos avanzar si no tenemos en cuenta estos datos.
Ahora sí señores diputados, senadores, señora presidenta y miembros del Superior Tribunal de Justicia, ex intendentes, representantes de fuerzas civiles, militares, quiero decirles que para mí, como para todos los entrerrianos, hoy es un día muy especial.
Me presento por segunda vez frente a esta Asamblea Legislativa como gobernador de la provincia. Esta vez lejos del mar de dudas de aquella primera oportunidad, me presento ante ustedes con importantes certezas, con un gobierno realizador y eficaz lanzado hacia altos objetivos y como siempre con una actitud convocante, abierta, abarcadora de esa fantástica diversidad entrerriana.
Con la certeza de haber convertido a la institución gobernador de Entre Ríos, en prenda de unidad para todos los entrerrianos para los que comulgan con nuestras ideas, para quienes no lo hacen.
Siento que vengo con más autoridad. Autoridad ganada en una actitud de servicio y de máximo respeto.
Vengo con humildad, a proponerles seguir construyendo el destino de Entre Ríos como una acción del conjunto y con compromiso generacional con los entrerrianos que vienen.
Vengo con humildad a establecer definitivamente que Entre Ríos ha logrado zafar de las visiones egocéntricas de la política, que el proyecto de provincia se ha impuesto definitivamente al proyecto de poder y vengo también a decir que por tal motivo ahora tenemos toda la responsabilidad sobre el futuro de esta provincia; un futuro que pinta enorme y por eso tiene que ser enorme la responsabilidad, la audacia, la innovación, la vocación de servicio, la valoración de las ideas, el compromiso, el trabajo, el trabajo conjunto, el esfuerzo convergente, la exigencia, el establecerse objetivos ambiciosos.
Cuando asumí el gobierno hace cuatro años, pronuncié un discurso que hablaba de mi fe en la Entre Ríos vital, y recuerdo que describí cómo me la imaginaba, que había que empezar a construirla aunque el gobernador de turno no viera más que una constante transición y dije que esa provincia vital comenzaba con mi gobierno porque sería el gobierno más pródigo en obras de la historia de esta provincia. Muchos no creyeron, otros no entendieron y a otros ni les interesó y no los culpo pero hoy, a pesar de que falta mucho por hacer todavía, Entre Ríos es una provincia vital, con futuro, con oportunidades, un lugar donde el país pone los ojos, un lugar del país que deja de ser marginal para comenzar a ser una de la provincias centrales de la Argentina, una provincia con trabajo, con industria, con campo y con un parque de obras como jamás se había visto. Y eso es un mérito de todos y hay que decirlo bien fuerte para que entre todos nos sigamos dando fuerza, para que sigamos ratificando el camino.
Dimos vuelta una página y no hay vuelta atrás, nunca más. Porque Entre Ríos entre todos no era un slogan, era un desafío, una consigna de un gobierno y hoy es una consigna de todos los entrerrianos.
El pueblo nos ha dado un poder enorme. Quizás como nunca antes a ninguna fuerza política. Amplia mayoría en Diputados y la totalidad del Senado.
Aún así, el pueblo entrerriano debe quedarse tranquilo, que somos conscientes que ese mayor poder no otorga mayor derecho. Por el contrario, nos obliga a redoblar esfuerzos para garantizar la razonabilidad de las decisiones públicas.
Una provincia que marcha hacia un perfil central en la Argentina y en la región no puede evitar concebirse en un contexto internacional y nacional.
Los cuatro años que se aproximan serán los más críticos a nivel mundial desde la segunda guerra. Ese es el nivel del problema. Y sus efectos no serán pasajeros y sus consecuencias se extienden a todo el mundo, a todas las economías. Y eso incluye a la Argentina y a Entre Ríos.
La Argentina, gracias a los sólidos pilares creados por el modelo nacional popular y democrático y por la acción decidida del gobierno de la Presidenta, entre ellos la diversificación de la matriz productiva y la autonomía de la política de finanzas, está en mejores condiciones del resto del mundo para enfrentar la crisis. Tanto es así que mientras el mundo se derrumba y una generación entera del mundo desarrollado cae en la desesperanza, Argentina aparece, para ese mundo desarrollado, como un país independiente, de esperanza y uno de los pocos que quedan donde existen oportunidades.
Por ello debemos no debemos errar ni en el contexto ni en el diagnóstico. Ello es fundamental para evaluar correctamente las iniciativas y tomar correctamente las decisiones.
Todos queremos un país con bienestar. Quien no?
Pero entender el contexto es entender que para mantener el bienestar requerirá sacrificios y decisiones que no necesariamente serán del agrado de todos, pero sí para beneficio de todos.
Esto ya se está viendo en algunas decisiones del gobierno nacional y se verá en algunas decisiones del gobierno provincial que habrá que acompañar.
Dije hoy, que habíamos avanzado mucho, pero que había por hacer todavía, que había que consolidar mejor algunos esfuerzos.
En esta provincia que ha recuperado su vitalidad, que tiene encaminada su economía productiva hacia la conformación de un complejo agroindustrial productor de alimentos, que está siendo objeto y sujeto del desarrollo nacional, hay dos desafíos públicos que deben ser asumidos como desafíos generacionales, Como una deuda de esta generación con la generación que viene. Uno es terminar con la pobreza en una generación empezando ya a remover las causas y el otro es terminar con la pobreza extrema en cuatro años. Cero desnutrición, cero abandono. Me va la vida en este impulso y por eso he decidido un cambio, un nuevo perfil, una nueva vocación y nuevas energías en el Ministerio de Desarrollo Social.
El otro punto central es el de la educación. Hemos hecho esfuerzos enormes en el restablecimiento de las condiciones de educabilidad. Con orgullo nos hemos establecido como el gobierno que más escuelas ha levantado en la historia y hemos intervenido en otros 800 establecimientos. Además hemos capturado toda la inversión de los programas nacionales en nuevas tecnologías y demás. Sin embargo todo eso no ha sido capaz de torcer la tendencia general al bajo rendimiento de los alumnos entrerrianos.
El desafío de enseñar y aprender más y mejor requiere de una estrategia a la llamo Esfuerzo Provincial por la Educación de Calidad y la Igualdad. Y enseguida digo, Igualdad significa más esfuerzo, más recursos, más enfoque en los que menos tienen, para los que más necesitan de ese bien público para tener oportunidades en la vida.
Para conducir ese Esfuerzo Provincial de Educación de Calidad y la Igualdad que hemos creado un Ministerio de Educación, al frente del cual estará mi estimado compañero José Laurito.
Tenemos que tomar decisiones que nos lleven a tener en tres años a todas las escuelas localizadas en zonas vulnerables con un régimen de jornada completa y actividades de apoyo los fines de semana.
Además, ese Esfuerzo Provincial de Educación debe ser un esfuerzo convergente y convocante de todas las instituciones públicas y privadas que componen el sistema educativo provincial para conformar entre todos una verdadera política de Estado que trascienda los gobiernos y las personas.
Ese Esfuerzo Provincial de Educación deberá esforzarse en consolidar una relación positiva, colaborativa, comprometida con los principales agentes del cambio educativo: los directores y rectores, y los docentes. Necesitamos directores líderes educadores capaces de sacar lo mejor de los docentes. Necesitamos docentes comprometidos capaces de sacar lo mejor de sus alumnos.
Tenemos un apasionante camino por recorrer con los docentes y sus instituciones gremiales y con las instituciones de la educación. Pronto serán convocados para que juntos podamos hacer lo que 400.000 niños y jóvenes y sus familias esperan de nosotros.
Y también ese esfuerzo deberá ser capaz de inducir a los padres a que vuelvan a confiar en la escuela como formadora de personas íntegras. Reglas claras, respeto, motivación, ocupación, mérito, son las palabras claves para refundar la relación padres-escuela, algo imprescindible y determinante para esa escuela de calidad que buscamos.
En el mismo marco, mi gobierno considera a la libertad el mayor atributo del hombre sobre la tierra y la seguridad es la acción pública que protege ese atributo. Entre Ríos es una de las provincias más seguras de la Argentina, aún así la libertad para disfrutar de los bienes, de movilizarse, de vivir tranquilo, de desarrollarse, se encuentra alterada por nuevas amenazas que hay que contener antes de que se expandan gravemente. Esa nueva amenaza es el narcotráfico. Hacia ese flagelo estarán dirigidos los mayores esfuerzos de la política de seguridad que deberán combinarse con otras acciones de intervención estatal de carácter social, educativo, deportivo, formativo, laboral, motivacional e institucional.
En la batalla contra el narcotráfico es vital que ninguna ciudad tenga zonas de exclusión. Eso es una afrenta al estado democrático y una situación inadmisible de la que ya conocemos consecuencias. Mi gobierno va a hacer un esfuerzo en tal sentido y pido apoyo de esta Legislatura para las acciones que requieran su intervención.
Siempre digo que Entre Ríos es una provincia que invita a pensar estratégicamente.
Es uno de los territorios del mundo con más abundancia de agua dulce. Disponibilidad ilimitada. Un sueño en ese mundo árido de los próximos 50 años o menos.
En esa provincia, las pérdidas por sequías deberían ser algo inadmisible. Igual que la depredación de sus ríos o la falta de regulación de los usos productivos de cursos de agua y reservorios.
Por eso es que mi gobierno encara y encarará las obras de infraestructura para riego que permitan que el agua dulce superficial se transforme en alimentos, complementado con una política de promoción del riego como práctica para incrementar el área agrícola y aumentar sustancialmente la producción. Con el 30 por ciento de la superficie bajo riego Entre Ríos puede más que duplicar su producción de granos, de pollos, de cerdos, etc.
Aviso que es política de Estado de esta provincia promover con el resto de las provincias del litoral en un plazo acotado de años el establecimiento del Paraná Medio como zona libre de pesca de arrastre y pesca industrial, liberando el río sólo para la extracción con fines gastronómicos y ligados al turismo.
Quien quiera peces del río Paraná para fines industriales deberá producirlos en lagunas, para lo cual habrá estímulos a favor de quienes encaren esta reconversión.
Trabajaremos fuertemente para que este enfoque estratégico del agua se constituya y sea apropiado como un elemento central de la cultura entrerriana y se convierta en una verdadera marca en el país y en la región. Entre Ríos deberá ser la provincia del agua.
Mi gobierno encarará fuertemente algunas asignaturas pendientes que reconocemos: La primera de ellas es la de encarar la reformulación de la organización de recaudación de impuestos. El Estado provincial necesita recaudar mejores impuestos para cumplir con sus obligaciones y servicios. Son los recursos que le corresponden por ley, los que son obligación de los ciudadanos pagar. Vamos a avanzar hacia una organización crecientemente profesionalizada para capturar con eficiencia los recursos que son del fisco.
Esa organización es imprescindible que tenga autarquía, que sus funcionarios tengan estabilidad, que su obligación y responsabilidad sea la recaudación, que pueda administrar los recursos que la hagan eficaz en el control tal que pueda asegurar las metas presupuestarias dispuestas por el Poder Ejecutivo.
Voy a pedir apoyo para crear la Autoridad Provincial de Recaudación de Impuestos.
Sobre la base de la existencia de una organización eficaz y eficiente es posible edificar una nueva estructura de impuestos en Entre Ríos que bajo las premisas de equidad, justicia y progresividad puedan, además, ser inductoras de decisiones privadas que favorezcan la inversión y la creación de trabajo decente. Esa es nuestra política.
Por otra parte, está en ciernes un programa de tecnología para la gestión y el ciudadano.
Con el marco de gobierno electrónico y firma digital como referencia, con internet y sus aplicaciones gratuitas como plataforma de comunicación y con bases de datos robustas y de aplicaciones para múltiples fines esperamos recuperar tiempo, mejorar transacciones internas y poner a disposición del público el universo de información estatal para su acceso y uso.
Las acciones de infraestructura van a continuar para fortalecer la competitividad de la producción y la calidad de vida de los ciudadanos en toda la provincia.
Multiplicaremos el esfuerzo en Turismo.
Vamos a impulsar el desarrollo de una masa crítica que sustente el sueño de una Entre Ríos con algún enclave de punta.
Vamos a avanzar en la infraestructura energética, elemento central del desarrollo económico.
Seguirá siendo el Deporte una acción central de nuestro gobierno. En particular sentimos que hay que cambiar el enfoque del deporte social. El deporte social es el deporte escolar. Ahí están casi todos los niños y jóvenes. Y ahí es donde hay un soporte institucional sobre el cual construir valores humanos, oportunidades de vida y deportistas.
Vamos a hacer un gran esfuerzo para mejorar y estimular la accesibilidad universal a los servicios de salud estatal.
Estamos potenciando la actividad cultural. Queremos cultura popular, ganar la calle, las esquinas con expresiones de nuestros artistas y con expresiones del pueblo. Queremos muchos más niños y jóvenes relacionados con la música, con las artes y creemos que tenemos gente como para pensar que estamos en condiciones de poder fundar de manera iniciática una industria de contenidos con políticas de apoyo a los creadores y productores. Hay miles de historias que contar en Entre Ríos. Hay tanto para registrar, tanto para inspirarse. Hay que avivar ese fuego.
En fin: el movimiento se demuestra andando. Este gobierno tiene objetivos claros, una experiencia acumulada y un gobernador al que le va la vida en este su segundo y último mandato.
Estimados legisladores: quiero participarlos del entusiasmo, de mi alegría.
Quiero participarlos de la enorme responsabilidad que siento en este momento.
Quiero pedirles que me ayuden a sobrellevarla con su aporte de razonabilidad y de compromiso.
Prediqué un tiempo en el desierto pero ya no me siento solo. Hace poco me acompañaron casi 400.000 entrerrianos que con su voto expresaron su fe en que ese sueño es posible, su fe en su provincia, en un camino y en una manera simple de hacer las cosas.
Para esa Entre Ríos que viene, vivan donde vivan los convoco a trabajar teniendo sueños, esperanzas, fuerza, tolerancia y ganas de terminar de cambiar definitivamente esta provincia.
SERGIO DANIEL URRIBARRI

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada