enero 18, 2014

Proclama de la Junta, de 20 de Julio de 1811

EPOCA PRIMERA
La Revolución de Mayo y la Independencia
___
Proclama de la Junta, de 20 de Julio de 1811

[24]

Ciudadanos: Si estuviésemos menos seguros de vuestra firmeza y vuestro valer, haríamos consistir nuestra prudencia en ocultaros los infortunios. Para las almas débiles sería éste un favor; para los fuertes, éste es un insulto, con que se injuria su virtud. Instruida la Junta de estas máximas del honor, es que ha creído nada arriesgaba en comunicaros el revés de fortuna que ha sufrido nuestro ejército auxiliador del Perú.
Si hacéis reflexión sobre los datos, la acción del combate se ejecutó seis días antes que terminase el armisticio. Es decir, que el alevoso. Goyeneche se aprovechó del descuido que indujo en nuestras tropas la infidelidad de su palabra. ¡Cobarde! Todo hay que temer del lado en que uno se vea más seguro, porque la negligencia impide premunirse. ¿Hemos sido vencidos? Esta es una razón más para pelear. La victoria nos es del todo necesaria, y la necesidad es la mejor, y la más poderosa de las armas. Acordémonos, que el senado romano, después de la derrota de Cannes, dio gracias al cónsul Varron, por no haber desesperado de la República, y que, cuando victorioso Aníbal, estuvo a punto de forzar las puertas de Roma, aquel pueblo viril conservó toda entera su constancia en medio de sus ruinas. La capital de la América del Sur, que ha hecho resonar su nombre del uno al otro hemisferio, no debe ser menos virtuosa. Es preciso comprar la libertad a precio de sangre; el partido más vigoroso es en los infortunios el .más seguro. Y, sobre todo, ¿a qué se reducen nuestras perdidas? A un cierto número de aturdidos, que se dejaron sorprender del susto a favor de la sorpresa. Americanos: no lo dudéis, el ejército de esclavos miserables del parricida y alevoso Goyeneche será bien presto aniquilado, y sus destrozos esparcidos, vengarán la patria que ha ultrajado. Este presagio lo sostiene la razón, y la fuerza. Las ciudades que él oprime, son de nuestro partido, y nuestra pérdida está ya reparada. — CORNELIO DE SAAVEDRA. – DOMINGO MATHEU. — ATANASIO GUTIÉRREZ. — JUAN ALAGÓN. — DR. GREGORIO FUNES. — JUAN FRANCISCO TARRAGONA. —JOSÉ ANTONIO OLMOS. — DR. MANUEL FELIPE DE MOLINA. — MANUEL IGNACIO MOLINA. — DR. JUAN IGNACIO DE GORRITI. — DR. JOSÉ JULIÁN PÉREZ. — MARCELINO POBLET. — JOSÉ IGNACIO MARADONA. —FRANCISCO ANTONIO ORTIZ DE OCAMPO.— DR. JOSÉ GARCÍA DE COSSIO, secretario.

Fuente: Neptalí Carranza, Oratoria Argentina, T° I, pág. 70 y sgte., Sesé y Larrañaga, Editores – 1905. Ortografía modernizada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada