abril 15, 2014

Mensaje del Gobernador de Jujuy, Eduardo Fellner, en la apertura del período de sesiones ordinarias (2003)

MENSAJE
DEL
GOBERNADOR DE LA PROVINCIA DE JUJUY 
Eduardo Fellner 
EN LA APERTURA DEL 142° PERIODO DE SESIONES ORDINARIAS
EL 3° DE ABRIL DE 2003

Señores Legisladores, invitados especiales, Pueblo de Jujuy:
El próximo 10 de diciembre concluye el mandato de 4 años que el Pueblo de Jujuy me confiara en las elecciones generales de 1999 y finaliza también el mandato de la mitad de los Diputados que integran esta Cámara.
El hecho en sí mismo no debiera tener más significación que el cumplimiento de la alternancia en el ejercicio de los cargos públicos electivos que marca no solo nuestra Constitución, sino las más sanas reglas de la vida en democracia. Sin embargo, en el marco de la reciente historia institucional de Jujuy la circunstancia toma relevancia.
Todos sabemos que desde 1987 ningún Gobernador de la Provincia pudo completar su mandato y también sabemos de la alta carga de inestabilidad política e institucional que los cambios generaron, afectando la gobernabilidad y perjudicando en definitiva la proyección del Jujuy que todos queremos.
No me atribuyo, ni remotamente, el logro de devolver a Jujuy su estabilidad institucional, creo por el contrario, que todos hemos colaborado para que así sea, empezando por Uds. señores Legisladores, por el Poder Judicial y los poderes Municipales, por las organizaciones vivas de nuestra comunidad, por nuestros comunicadores sociales, por nuestra Iglesia y fundamentalmente por el retorno de una actitud tolerante en nuestro Pueblo. Ojalá en el futuro seamos capaces de mantener este nuevo rumbo, el de la estabilidad institucional en la Provincia; para lograrlo hará falta grandeza y comprensión de toda la dirigencia, pero fundamentalmente cumplir con el juramento que cada uno de nosotros hace al tomar posesión de nuestro cargo, porque esa es la forma de cumplir con la gente.-
En mis mensajes anteriores, año a año, relaté a Uds. con la mayor objetividad que me fue posible, el estado general y particular de la Administración y la realidad de todo el espectro provincial; informé de las políticas que a mi entender debían aplicarse y también de los resultados que a lo largo del tiempo fuimos obteniendo.
En esta instancia sin embargo, parece oportuno realizar una suerte de rendición de cuentas de toda la gestión, lo que lógicamente involucra a todos los que hasta aquí me acompañaron y acompañan en el gabinete provincial y de alguna manera incluye también a los legisladores que este año cumplirán su mandato.
Durante demasiado tiempo los jujeños cometimos el error de aislar a Jujuy del concierto nacional, no tuvimos presencia suficiente en centros de decisión que estuvieron a nuestro alcance; no supimos presentarnos como una alternativa válida e importante para la inversión, esquivamos el desafío de los nuevos tiempos en la necesaria integración regional y lo que es peor aún, desde algunos sectores, los menos por cierto, no nos importó la pérdida de espacios o mostrarnos con una imagen de marginación, ingobernabilidad y hasta inviabilidad.
Desde el inicio de mi Gobierno pretendí corregir esta situación y me sentí acompañado y hasta incentivado por muchos.
Laboriosamente fuimos presentando un Jujuy distinto. Con esfuerzo y superando muchísimas diferencias logramos concientizarnos de la necesidad de la estabilidad institucional y nos comprometimos con ella; con una permanente actitud de diálogo alcanzamos el margen de paz social imprescindible para avanzar en el ordenamiento del Estado, generando los espacios necesarios para ocuparnos de los problemas de la actividad privada y hasta sentamos las bases para el desarrollo de nuevas actividades.
Con esa premisa y dejando de lado banderías partidarias, a mi entender inútiles a la hora de gobernar, desde Jujuy acompañamos la gobernabilidad nacional todo lo que pudimos. Lo hicimos con sinceridad y con la altura necesaria, sin bastardear nuestra dignidad como Provincia, logrando que se nos respete como parte integrante de una Nación que se constituyó como tal por la “voluntad y elección” de nuestros mayores.
Concurrimos a esa nueva realidad en la Argentina, desde el también nuevo rol de las provincias en la sustentación de la gobernabilidad nacional y en la fijación de las políticas generales, con una actitud distinta. Cambiamos la queja de antaño por la propuesta, el lamento por el reclamo fundado, y lo fue con tal decisión y convicción que hasta llegamos a ser la primer Provincia, luego seguida por la gran mayoría, que demandó a la Nación ante la Suprema Corte de Justicia para que se respete nuestro derecho sobre la coparticipación federal. Vale la pena recordar que Uds. Sres. Diputados, sin titubeos y sin partidismo, en esa oportunidad acompañaron la decisión del Poder Ejecutivo.
Fuimos capaces también en estos tiempos de trabajar mancomunadamente entre los distintos sectores políticos y otras organizaciones sociales en pos de hechos trascendentales para Jujuy. Y es por eso que el Paso de Jama es hoy y después de 50 años una realidad; es por eso que muy pronto la UNESCO galardonará a nuestra Quebrada de Humahuaca como Patrimonio de la Humanidad; es por eso que hace muy pocos días hemos recibido la certificación por la que el Programa “El hombre y la Biósfera” declaró Zona de Reserva Mundial a la biósfera de las Yungas; es por eso que nuestro sector tabacalero ha vuelto a ocupar el 1er. lugar en el total de producción nacional y hay seguridad en el mantenimiento del Fondo Especial del Tabaco, habiéndose cancelado toda deuda por este concepto; es por eso también que la actividad azucarera tiene hoy un marco normativo de protección que asegura su continuidad y la inversión a mediano y largo plazo.
Decía recién que como condición básica para ocuparnos de los problemas de la actividad privada y generar las condiciones para el desarrollo de nuestra economía, habíamos avanzado en el ordenamiento del Estado. Si el Estado no está medianamente ordenado no sólo se encuentra imposibilitado de cumplir con sus esenciales funciones de seguridad, educación y salud, sino que retransmite esa inoperancia e ineficiencia al resto de los sectores sociales y provoca, en definitiva, perjuicios a todas las actividades. Pese a lo acontecido en la Argentina en los últimos años, a la caída de los índices de la actividad económica como muy pocas veces se vio en el País, pese a la quiebra del sistema financiero, a la casi inédita cesación de pagos de la deuda externa e interna, a la salida abrupta de la convertibilidad y a la traumática relación fiscal Nación – Provincias que marcó a fuego este período institucional que concluye, debo decir que no sólo hemos logrado “atravesar lo peor de la tormenta” sino que, por primera vez en mucho tiempo, hemos alcanzado previsibilidad en el manejo de las finanzas públicas.
No fue fácil, pero tuvimos el acompañamiento casi generalizado de ustedes Sres. Legisladores, y el marco regulador de los Convenios de Financiamiento Ordenado con vigencia por los años 2002 y 2003 que se suscribieron con el Gobierno Nacional en reemplazo de los innumerables “Compromisos Federales” de la gestión De la Rúa.
El déficit fiscal de la Provincia se redujo sensiblemente en estos últimos dos años y si bien para ello concurrieron diversas circunstancias, lo cierto es que fue fundamental el control estricto de gastos superfluos o inoficiosos y la aplicación de políticas realistas ajustadas a elementales principios de austeridad, razonabilidad y eficacia.
Todos sabemos que no se puede gastar más de lo que se tiene y que las deudas tarde o temprano, de una forma u otra, se pagan. Esta regla básica a cualquier economía hogareña, es igual y perfectamente aplicable al Estado; cualquier gasto sin financiamiento genera deuda y, sin importar los costos, ésta debe pagarse. Conocemos sobradamente los jujeños los perjuicios que ocasiona un abultado endeudamiento, cuya carga debimos soportar hasta fines del año 2001 cuando más del 70% de los recursos de coparticipación de impuestos se encontraban afectados y se descontaban directamente con imputación a la deuda financiera; se llegó a impedir no sólo el pago de sueldos y salarios sino también hasta el cumplimiento normal de los más elementales servicios a cargo del Estado.
Por primera vez la Provincia no tiene deuda salarial directa con los empleados públicos provinciales, salvo el saldo del aguinaldo del 2001 que cancelaremos durante el presente ejercicio; nunca como ahora hemos logrado pagar con regularidad, dentro de los 20 días siguientes al mes vencido los haberes del sector público y respetar el flujo de fondos de los programas asistidos con recursos propios y afectados, particularmente el sostenimiento de comedores escolares e infantiles.
Es necesario destacar también que durante el ejercicio fiscal pasado y los primeros meses de este año, se regularizaron viejos temas vinculados a agentes dependientes del Ministerio de Bienestar Social; por el mismo camino avanzamos en recomposiciones en la Policía y Servicio Penitenciario y hemos logrado terminar con las famosas “planillas complementarias” en el área de Educación, con lo que hoy puedo afirmar que en la práctica no quedan mayores cuestiones a resolver en materia de personal ni imprevisiones respecto de su impacto sobre las finanzas provinciales.
Igualmente, después de la debacle del 2001 y principios del 2002, con esfuerzo hemos podido reducir sensiblemente la denominada “deuda flotante” con proveedores, prestadores, gremios y mutuales, y personal del Estado Provincial.
El área de Hacienda cuenta con un relevamiento total de la deuda flotante pendiente y en el Programa de Financiamiento Ordenado suscripto para el año en curso se encuentra previsto en forma programada como se afrontará su proporcional cancelación.
Se encuentra concluido el registro de sentencias firmes derivadas de procesos judiciales en contra del Estado Provincial y previsto el cronograma de pago de las mismas de conformidad al procedimiento establecido en leyes sancionadas por esta Legislatura, el que, de ser respetado estrictamente por los órganos jurisdiccionales, permitirá disponer en el transcurso del año de los fondos necesarios para afrontarlas.
No tuvieron repercusión directa en los Municipios de Jujuy los diferentes compromisos que la Provincia debió asumir con la Nación con su correlato de suma fija de coparticipación o dependencia de la recaudación nacional. Menos aún se coparticipó con ellos el costo de financiamiento, cuando éste fue necesario, y que debió soportar solamente la Administración Provincial. En cuanto fue posible estabilizar medianamente la situación fiscal, a mitad del año anterior, dimos un importante paso al lograr con las comunas un acuerdo que permitió ir armonizando créditos y débitos recíprocos, significó un aumento de recursos para los Municipios del orden del 6,5 % respecto del primer semestre del 2002, y el compromiso de éstos de ir buscando mecanismos de saneamiento y ordenamiento fiscal en orden a la obtención de equilibrio. Queda sí por delante el desafío de darnos una nueva ley de coparticipación municipal en la Provincia que contenga algún sistema más equitativo de distribución de recursos y que premie también la eficiencia; es de esperar que en los próximos meses se den las condiciones políticas necesarias para su tratamiento en esta Legislatura.
Hemos debido pasar momentos muy difíciles sin duda, pero tuvimos la fortaleza necesaria para afrontarlos sin ceder a la presión. Recurrimos a varios mecanismos financieros válidos, legítimos, y que sinceramente creímos más sanos, entre ellos la compensación recíproca de deudas, el ticket canasta como complemento de remuneración de nuestros empleados, un régimen de incentivos fiscales, la cédula fiscal, el incremento de la base de contribuyentes. Como en todas las medidas que desde el Gobierno se toman, éstas han tenido su cuestionamiento y su crítica, pero pensemos un momento lo que hubiera sucedido si recurríamos a otros pretendidos remedios como la emisión de títulos o bonos, como hicieron algunas Provincias que hoy afrontan una necesidad de rescate o conversión en pesos con una pérdida para sus tenedores que va desde un 10% en el caso de Córdoba hasta más de un 50% como ocurre en Corrientes. Pensemos un momento en lo que hubiera pasado si una vez más pretendíamos reducir en forma directa un porcentaje del salario de los trabajadores del Estado, o la repercusión que hubiera tenido en nuestra comunidad y el impacto sobre la actividad privada si volvíamos a los perversos mecanismos del aumento de impuestos o a los impuestazos de “emergencia” de otras épocas.
Hoy sabemos perfectamente cual es la deuda financiera real de la Provincia, la que se encuentra reprogramada en un 68%, a 16 años de plazo y con una tasa de interés del 2% anual, como consecuencia de los convenios Nación – Provincia antes mencionados, y conocemos con exactitud cuales son los vencimientos a los que, en concepto de amortización e intereses, estamos obligados. Esto otorga previsibilidad y la seguridad adicional que pagaremos las obligaciones con nuestra coparticipación federal, pero sabiendo además, que la misma no puede ser afectada en más de un 15% de su monto.-
Esto que he sintetizado en los párrafos anteriores y que evidentemente hace al ordenamiento de las finanzas públicas, ha costado, y ustedes lo saben bien Sres. Legisladores, mucho esfuerzo y no pocos costos políticos; pero aún así hemos resistido la tentación del facilismo y la demagogia en el manejo del dinero de todos. Cuánto más sencillo hubiera sido, como en otros tiempos, satisfacer la mayor demanda de todos recurriendo al endeudamiento fácil, pidiendo prestado o emitiendo bonos, total lo paga el que sigue. Hoy mismo, no podemos obviar el reclamo de los sectores gremiales de trabajadores del Estado respecto de la necesidad de una recomposición salarial, instancia considerada oportuna por alguno de sus representantes al aludir a la proximidad de las elecciones.
Quiero en este recinto y ante ustedes Sres. Diputados, ratificar lo que ya he sostenido: entiendo y comparto que el salario del empleado público, como el de todos los asalariados del País, se ha deteriorado en su poder adquisitivo y comparto también que algo hay que hacer para recuperarlo. Sin embargo, tengan ustedes la seguridad de que no estoy dispuesto a “tirar por la borda” lo que se ha logrado con tanto esfuerzo después de años, por más que me agiten los tiempos electorales. Por lo pronto, esperaremos las definiciones que sobre el particular puedan tomarse desde el ámbito nacional en la mesa de negociaciones abierta por el Ministerio de Trabajo, y siempre que en esa instancia se garantice o autorice un financiamiento en ese sentido; sin perjuicio de ello, entiendo que podemos y debemos en el ámbito provincial ir buscando parámetros ordenadores que, con criterio propio, permitan una recomposición justa en el sentido de acortar la brecha entre los que menos ganan y los que perciben las remuneraciones más altas.-
Como ha sido costumbre en años anteriores, dejo a vuestra disposición, Sres. Legisladores, los informes, consideraciones y precisiones elaborados por el área de Hacienda que completan este cuadro que acabo de detallar. Sólo pretendo en este mensaje y en esta oportunidad dar cuenta que dejamos a quien deba asumir la respon - sabilidad de la primera magistratura provincial el próximo 10 de diciembre, una situación fiscal ordenada y previsible, difícil es cierto, pero posible sobre todo si se actúa con responsabilidad y se termina con el viejo concepto de “vivir de prestado”.-
La regularización de la situación financiera y la obtención de un gasto primario equilibrado permitieron diseñar estrategias en el área de salud a partir de la redefinición de políticas sanitarias y la optimización de recursos humanos y técnicos.
La red provincial de salud se encuentra hoy efectivamente en marcha y da respuestas a la demanda cada vez más numerosa y calificada de la sociedad. Se ha fortalecido el soporte informático y llevado a cabo las acciones necesarias para un eficaz y oportuno diagnóstico de la situación epidemiológica de la Provincia.
A la incorporación al sistema del nuevo hospital de Yuto que da solución a un viejo problema de una vasta región, y la habilitación de nuevas Unidades Sanitarias, debemos añadir la refacción y refuncionalización de puestos de salud, la optimización de servicios para atención de pacientes y detección precoz de enfermedades y la inminente puesta en marcha del sistema de atención médica de emergencias, que acaba de incorporar ambulancias para traslado y terapias móviles equipadas con la más alta tecnología, personal calificado y adiestrado para la atención de urgencias y una red de comunicaciones que permitirá reorientar la derivación de pacientes de acuerdo al nivel de complejidad que la emergencia requiere.
Considerado el medicamento como una herramienta terapéutica insustituible que constituye un bien esencial para la sociedad, la implementación del Programa Remediar, cuya continuidad se dispuso en el Acuerdo Federal de Salud suscripto hace pocos días entre el Gobierno Nacional y las provincias argentinas, permite garantizar a pacientes ambulatorios sin cobertura de salud o en situación de mayor vulnerabilidad, la provisión gratuita de medicamentos y su sustentabilidad en el tiempo para un tratamiento oportuno y eficaz.
A través de este programa, fiscalizado y auditado en su ejecución por Cáritas y la Cruz Roja, más de 140 centros de atención primaria habilitados en todo el territorio provincial podrán asistir con entrega de medicamentos a aproximadamente 66.000 personas por mes. Debo destacar que el programa venía ya funcionando desde el año pasado en la Provincia en 76 centros con óptimos resultados.
Lo realizado, con el acompañamiento de distintos sectores sociales y el esfuerzo destacable de los agentes en salud, ha llevado a que nuestra Provincia se haya visto priorizada para la implementación del Seguro Materno Infantil, dirigido a brindar una cobertura de salud integral y universal a mujeres embarazadas y a niños de hasta 6 años de edad.
Mediante la coordinación de acciones sanitarias y la asignación racional y eficiente de los recursos, sumada a la optimización de la cobertura y la calidad de atención, este mecanismo permitirá no sólo garantizar la atención integral, continua e interdisciplinaria de la población materno infantil, sino también mejorar su calidad de vida y disminuir la inequidad existente en el acceso a los servicios de salud.
Podemos decir que lo hasta aquí reseñado no resolverá todos los males que aquejan a nuestro sistema de salud, pero al menos es un comienzo que permitirá, con el compromiso de todos los sectores, impulsar una reforma duradera en el sistema que reactive la capacidad de prevención, promoción y respuesta de los servicios sanitarios, asegurando su acceso a toda la población.-
En el convencimiento que la Educación es el principal medio para enfrentar la exclusión, la pobreza y la desocupación, asumimos y renovamos el compromiso de garantizar al conjunto de la población el acceso a los valores, conocimientos y capacidades que hoy aparecen como indispensables para lograr una sociedad más justa y equitativa.
La consolidación del sistema educativo provincial, implica la atención de todos y cada uno de los factores que lo componen, desde la necesidad de contar con la infraestructura física y el equipamiento escolar adecuado sin olvidar la calidad de la propuesta pedagógica, la permanente capacitación docente y la profundización del proceso de transformación educativa, hasta brindar los refuerzos alimentarios que nuestros niños requieren como modo de posibilitar su contención, permanencia y rendimiento.
Aún cuando todo parece insuficiente en épocas como las que hemos debido enfrentar, se ha trabajado arduamente en el cumplimiento de las metas previstas. Optimizando los recursos asignados se acondicionaron, mejoraron y ampliaron aulas; se dio continuidad a las obras de construcción de establecimientos ya encaradas por esta gestión, las que se encuentran previstas en el Presupuesto remitido a esta Legislatura, y se priorizó la dotación de servicios básicos de agua potable y energía eléctrica en aquellas escuelas que no contaban con los mismos.
A las acciones de capacitación, actualización y perfeccionamiento de personal docente debe sumarse el llamado a Concurso de Antecedentes y Oposición para cubrir 310 cargos directivos de Escuelas de primera y segunda categoría de Nivel Inicial y Primario y Educación General Básica, para el cual se han inscripto más de 1.200 aspirantes.
Se elaboraron reglamentos que regulan el funcionamiento del Nivel Inicial, el Régimen de Evaluación, Acreditación y Promoción del Nivel Polimodal y la incorporación de institutos superiores no universitarios de gestión privada a la enseñanza oficial.
Se logró la implementación del Nivel Polimodal en 46 colegios de Gestión Estatal y Privada y hemos contribuido a superar el aislamiento de alumnos y docentes de las zonas rurales, integrando en redes a la comunidad local, la cultura y la escuela.
Se otorgó a los alumnos con estudios incompletos de planes anteriores a los acreditados a partir de 1999, la posibilidad de terminar sus carreras en el ciclo lectivo 2003.
A los fines de promover aptitudes y potenciar capacidades generando condiciones para su desarrollo en sectores productivos, comunitarios y de servicios, se han aprobado 18 carreras para ser implementadas en Institutos de Nivel Superior No Universitario de gestión estatal y privados en distintas localidades de la Provincia, con sali - da laboral y diversidad temática, como Producción de Alimentos (La Quiaca), Saneamiento y Mejoramiento de la Calidad Animal e Informática con orientación a la programación (Abra Pampa), Industrialización y Procesamiento de Productos Regionales, Gestión Agropecuaria y Turismo Rural ( El Carmen), Promotores Socio Musicales (Til- cara), Proyectos para la pequeña y mediana empresa y Técnico superior en Agronomía (Fraile Pintado), Tecnicatura Superior en Informática con Orientación a la Empresa (Lozano), Restauración de Muebles y Maderas Antiguas, Diseño Gráfico y Publicitario y Hotelería y Gastronomía en San Salvador de Jujuy.
Fortaleciendo las acciones tendientes a la inclusión, contención y ayuda a estudiantes provenientes de familias vulnerables y hogares con precariedad laboral, se otorgaron 8.572 becas, incrementándose en más del 100% el número de beneficiarios respecto del año anterior, y se entregaron útiles escolares a los alumnos de todos los niveles educativos de la Provincia.
Con idéntico sentido se dispuso un refuerzo en la asignación para el funcionamiento de comedores escolares y el incremento de la cantidad de raciones de merienda seca.
No obstante las acciones enunciadas aún falta mucho por hacer. La educación es un proceso en el que nada se logra en forma brusca o repentina, nos incumbe a todos y como tal requiere del compromiso de la comunidad en su conjunto y de todos los sectores involucrados para la consecución de sus fines y el respeto irrestricto del derecho de aprender.-
Decía el año anterior que no era posible avanzar en ninguna reconstrucción si no se partía primero de aquellos que han sido más vulnerables a lo acontecido en nuestro País. El impacto descarnado de la pobreza en la conciencia de todos hizo también indispensable cambiar las reglas y en ese sentido priorizamos en las políticas de Estado a los más necesitados, particularmente a nuestros niños.
A los 55.000 alumnos que reciben asistencia alimentaria en las escuelas, deben agregarse los más de 40.000 menores atendidos a través de los programas de comedores infantiles y Por un Niño Fuerte, cuyo cupo fue ampliado en 8.000 beneficiarios más respecto del año anterior.
El refuerzo de copa de leche, destinado a 7.000 niños de 1 a 4 años, se vio incrementado por el programa nutricional mediante el cual se pretende la recuperación de niños y embarazadas desnutridas a través de refuerzos alimentarios, el que asiste aproximadamente a 6.600 niños y cerca de 1.000 mujeres en estado de gravidez.
La articulación de esfuerzos con Comunas y organizaciones no gubernamentales en la búsqueda de lograr la correcta aplicación de los recursos y el cumplimiento acabado de los planes con un sentido de equidad social, ha permitido que cerca de 100 organizaciones comunitarias se encuentren fomentado y desarrollando en toda la Provincia el Programa de Huertas implementado por el Ministerio de Bienestar Social, destinado a la generación de alimentos para el consumo y atención de necesidades básicas de la población desposeída, mientras 1.700 familias ya cuentan en sus hogares con huerta propia merced a la entrega de semillas e insumos.
Buscando atacar la vergüenza del hambre y encontrar una salida digna a la situación de nuestros desocupados, al mismo tiempo de terminar con viejas prácticas que corrompen el tejido social y vulneran elementales reglas de solidaridad, hemos iniciado un camino distinto con el compromiso y la efectiva participación de la comunidad organizada. Con el objetivo de evitar el clientelismo político en materia de asistencia y en la utilización de planes de empleo y subsidios a desocupados, creamos el Consejo Consultivo Provincial y los Consejos locales en cada municipio, los que acompañan el desarrollo de las acciones con la función no sólo del control sino de la propia distribución.
Hoy se asiste mediante los programas de fortalecimiento familiar y cajas esperanza, ejecutados en el marco de la emergencia alimentaria declarada por el Gobierno Nacional, a casi 51.000 familias, mientras que 65.000 personas se encuentran incorporadas al Programa de Jefas y Jefes de Hogar y otras 10.000 son beneficiarias de programas de Empleo Comunitario. (Aplausos en la barra).
En procura de atender las necesidades más extremas de nuestra gente y atemperar los efectos no deseados de una crisis que condenó a muchas familias jujeñas a infrahumanas condiciones de vida, impulsamos la construcción de infraestructura comunitaria básica, planes de vivienda social y nos comprometimos en la ardua tarea de regularizar los asentamientos existentes mediante planes y acciones que permitan no sólo la reubicación de las familias sino también optimizar sus viviendas dotándolas con imprescindibles servicios de agua y luz.
En idéntico sentido y a los fines de disminuir el impacto de los servicios públicos en la canasta familiar de aquellos grupos en estado de criticidad, se implementó la Tarifa Social Única, que fue una iniciativa de esta Legislatura, y que permite a usuarios carenciados el suministro de esenciales servicios de energía eléctrica, agua potable y saneamiento a un bajo costo.
Creo no equivocarme al sostener que los recursos hoy destinados a planes y programas sociales en la Provincia son suficientes. Queda en todo caso la tarea, no menor por cierto, de mejorar su distribución, de transparentar aún más los procedimientos y beneficiarios, de evitar la superposición y de buscar un carácter más productivo a ciertos subsidios y ayudas. Ese es el desafío en Acción Social.
Sin embargo, como todos sabemos, el objetivo no puede centrarse solamente en las políticas sociales y menos en las simplemente asistenciales, estas deber ser solo coyunturales o destinadas a atemperar las diferencias entre los estratos sociales y económicos. El objetivo sin duda debe ser la producción y el trabajo.
Un análisis objetivo de la realidad actual y de las políticas nacionales vigentes en materia de producción, que pretendo no tenga referencia política por lo menos en esa oportunidad, trae a mi entender un panorama alentador para las actividades productivas tradicionales den nuestra región y en particular de Jujuy, y abre un camino de claras perspectivas favorables a la inversión y a las actividades innovadoras a partir de nuestra potencialidad estratégica.
Durante años hemos esperado esta oportunidad y será responsabilidad de todos el saber aprovecharla: Por lo pronto y al margen de las nuevas reglas de una economía sin convertibilidad, con posibilidades de sustitución de importaciones y con posibilidades de exportación, con mantenimiento de medidas de protección y demás, es el caso resaltar las condiciones básicas que a lo largo de estos últimos años hemos ido generando en la Provincia y sobre las cuales deben sustentarse estas expectativas para un mejor desarrollo.
Existe hoy en Jujuy una legislación importante en materia de inversiones productivas y de protección y fomento a la actividad privada; como por ejemplo, podemos mencionar la normativa que rige en materia de ganadería, de forestación, de minería y de turismo, sin recurrir como ya dije a impuestos de emergencia o excepcionales y transitorios como en otras épocas, sino que hasta hemos eliminado gravámenes distorsivos o que quitaban competitividad a la actividad privada, como fue el caso de la supresión del impuesto a los ingresos brutos al sector industrial. Estos dos elementos, unidos al a estabilidad institucional y política, son avances y bases especialmente consideradas por quienes asumen el riesgo de una inversión.
A ello debe agregarse también como un elemento de fundamental importancia, la infraestructura que Jujuy ofrece para el desarrollo de emprendimientos privados.
Decía en anteriores mensajes a esta Legislatura que cuando la infraestructura proporciona servicios que responden a la demanda real y lo hace con un sentido estratégico y con eficiencia, puede aportar grandes beneficios en términos de crecimiento económico, alivio de pobreza y el desarrollo regional sostenido a partir del adecuado aprovechamiento de las ventajas comparativas que poseemos.
En ese marco vale mencionar que la inversión realizada por la Provincia permitió el mantenimiento y mejoramiento de la Red Vial Provincial, brindando seguridad en el tránsito, economía de transporte y desarrollo turístico de las zonas vinculadas, sumándose a la proyectada ruta del paisaje que enlazará la quebrada con el ramal jujeño, la ejecución de nuevos circuitos que unirán a la Ruta Nacional N° 9 con la N° 34 a través de las rutas provinciales N° 73 en Humahuaca y 83 en Valle Grande.
La red vial provincial, las rutas nacionales que atraviesan nuestro territorio y el Corredor Vial por el Paso de Jama con su salida directa al Océano Pacífico, y que seguramente estaremos habilitando en su totalidad durante el corriente año, hacen que Jujuy posea una infraestructura caminera suficiente y atractiva en vastas zonas co potencialidad propia.
Entre tanto, el último año hemos incorporado al sistema de generación central hidroeléctrica Las Maderas y otras microcentrales hidráulicas, se avanza en al ejecución de la línea de media tensión de 33 Kw. Abra Pampa – Susques, que ha permitido a la fecha que las localidades de Aveldaño, Quera y Agua del Castilla dejen de pertenecer al sistema disperso e ingresen a un servicio ininterrumpido las 24 hs. Integrándose próximamente a este suministro de energía Casabindo, Santa Ana, Tusaquillas, Abdon Castro Tolay y Susques entre otras localidades, con lo cual la energía eléctrica acompañará el desarrollo de la Ruta a Jama. A ello debe añadirse la incorporación del uso de energía solar y sólida en la Quebrada y en la Puna.
El plan de inversiones y las obras de agua potable ejecutadas durante la presente gestión permitieron incrementar la cantidad del suministro y mejorara la calidad del elemento, encontrándonos -según datos del reciente censo del año 2001- con un 92,5% de la población cubierta por el servicio de agua potable y red pública, lo que nos ubica en el 5to. Lugar entre las provincias de todo el país y en una posición de absoluto liderazgo en el NOA,. No obstante y a sabiendas que aún queda mucho por hacer, en - tre otras obras menores, en el presupuesto del corriente año hemos incorporado la construcción de una cisterna de 10.000 m3 en la ciudad de San Pedro de Jujuy.
Por último, debo en este marco mencionar también las tareas que se han desarrollado con el objetivo de preservar la capacidad productiva de los suelos y evitar las pérdidas en la producción que las inundaciones y crecientes que los ríos provocan. A la labor rutinaria que desde los estamentos estatales se realizan en obras de defensa, contención de márgenes y regulación de caudales, hemos incorporado y obtenido una activa participación de la Comisión Regional del Río Bermejo (COREBE) en el manejo integrado de las cuencas. En este sentido ya existen acciones encaradas como la sistematización del río Guerrero y la cuenca del Río Piedras. Agrego que en pocos días y teniendo ya un financiamiento de $ 1.000.000 asegurado, licitaremos los trabajos parar la ejecución de la sistematización de las cuencas de los arroyos Santa Rita y Las Delicias de Palma Sola.
Si bien la descripción que acabo de realizar permite ratificar el panorama alentador que avizoro, existen además hechos concretos en los últimos tiempos que marcan claramente la tendencia hacia el futuro.
El sector tabacalero de Jujuy, como antes dije, no solo recuperará el liderazgo en la producción de tabaco Virginia en la presente campaña, sino que para ponerse a la altura de los más exigentes requerimientos de calidad en el mundo, ha iniciado también un importante proyecto de reconversión de estufas. A más de haber recuperado el nivel aceptable de precios, con una actitud que también debe reconocerse por parte de los tradicionales compradores, e incorporar nuevos espacios de venta, el sector ha emprendido además un proyecto para la fabricación de cigarrillos en su planta de Monterrico que permitirá no solo ingresos adicionales, sino también la colocación de excedentes de producción.
También el azúcar ha recuperado sus precios y productores e industriales tienen la seguridad legislativa contra el ingreso del exterior de productos subsidiados. Ya hay importantes inversiones en marcha y trabajos concretos para ampliar las superficies sembradas de caña en la provincia.
La citrihorticultura ha mejorado sus volúmenes de producción y determinado variedades, con packing y presentaciones adecuadas, se han colocado en los mejores mercados nacionales e internacionales.
El año pasado, gracias al esfuerzo de un grupo empresario y a las nuevas condiciones económicas se reactivó la fábrica de papel industrial de Río Blanco, la que hoy funciona “a full”, también se encuentra prácticamente listo parea ser habilitado un matadero y frigorífico clase A que ha incorporado tecnología de avanzada capaz de brindar calidad suficiente para colocar sus productos en los mercados más exigentes como el de Chile.
En materia de minería se han realizado también inversiones importantes en exploraciones, equipamiento y proceso. A los planes de fomento para la minería social que han llegado a pequeñas comunidades, debe agregarse que hoy Jujuy se ha convertido en la primera productora nacional de boratos. Debo sí advertir que el nuevo “empuje” del sector debe compensarse adecuadamente con el interés y derecho de las comunidades y el medio ambiente en que las exploraciones y explotaciones se realizan.
Intencionalmente he dejado para el final de estos comentarios sobres los sectores productivos al turismo. Nunca a los largo de estos cuatro años he dejado de mencionar al turismo como una de las grandes potencialidades de Jujuy. Si bien la actividad fue creciendo paulatinamente en el tiempo, en el último año los índices muestran una superación de las expectativas y, lo más importante, es que las proyecciones van en franco incremento. Con algún facilismo podrá decirse que esta situación se ha dado a partir de la devaluación de la moneda, pero lo cierto es que esto resulta directa consecuencia de una política que busco desarrollar y potenciar al actividad turística en Jujuy.
Con un fuerte acompañamiento el empresariado jujeño y con una toma de conciencia cada vez mayor por parte de las autoridades municipales y de la comunidad en general, hemos adecuado la oferta turística de Jujuy y consolidado una estrategia de circuitos turísticos integrados para imponer a la Provincia como un destino más que atractivo por su diversidad paisajística y profundidad cultural. Hemos renovado folletería y material de promoción que va adquiriendo una identidad que nos distingue; hemos logrado participación y difusión de nuestras bellezas naturales y culturales por medios de comunicación masiva nacional e internacional para lo que en muchas oportunidades contamos con verdaderos embajadores de los nuestro.
A todo esto debe agregarse la inserción que a nivel mundial estamos logrando a partir del trabajo conjunto de organismos nacionales, provinciales y municipales con nuestras comunidades en lo que hace no solo a la difusión de nuestro medio y cultura, sino a los planes de gestión proyectados para la conservación y mantenimiento de los sitios patrimoniales que han merecido el justo reconocimiento de organismos nacionales e internacionales a lo que se ha dado en llamar “El Espíritu de la Quebrada”:
Como sostuve al inicio, con el presente mensaje queda prácticamente cerrado un nuevo capítulo de la historia institucional de Jujuy, Nos ha tocado transitar, sobre todo en los dos últimos años, por el que sea tal vez uno de los más difíciles períodos desde que en 1983 se reinstaló la democracia en la Argentina.
Si bien hoy pareciera que lo peor ha pasado y que hemos comenzado a transitar un camino de recuperación nacional, de ninguna manera podemos olvidar lo sucedido.
Mucho hemos hecho, comenzando por una sincera autocrítica, asumiendo la responsabilidad que nos cabe; pero muchas aún son las deudas que la dirigencia tiene para con la sociedad en que vivimos. No podemos confundirnos, ni volver a cometer los mismos errores del pasado porque estaremos, esta vez, poniendo en riesgo el sistema mismo que hemos elegido para vivir.
Creo sinceramente que Jujuy tiene posibilidades de crecer, de producir más y mejor, de generar riqueza y trabajo genuino. Creo sinceramente que tenemos una enorme y envidiable potencialidad natural y cultural al alcance de la mano; y si hoy aún nos lamentamos de no tener una mejor calidad de vida para todos, ello es en gran parte por nuestra propia responsabilidad. Creo no equivocarme si sostengo que la gran mayoría de los jujeños sabemos y hasta compartimos lo que hay que hacer, nuestro problema es que lo hacemos con mezquindad o no lo hacemos.
A Jujuy hoy se lo conoce de una manera distinta, se lo considera en su potencialidad, se lo valora en su geografía y paisaje, en su cultura con cada vez más exponentes que trascienden incluso las fronteras nacionales; se lo reconoce y escucha en sus propuestas en la mesa grande de los temas regionales y nacionales, se lo tiene en cuenta a la hora de ocupar cargos nacionales por la capacidad de muchos de sus dirigentes, se lo prioriza dignamente en la implementación de planes sociales para los más necesitados; en pocas palabras, se lo respeta.
Y este respeto, señores Legisladores, debe a mi humilde entender ser conservado y acrecentado. Los jujeños tenemos la capacidad y las condiciones necesarias para un protagonismo distinto, no somos menos que nadie por más lejos que estemos o por más problemas que enfrentemos; aceptemos el desafío, no perdamos el espacio conseguido, reivindiquemos el derecho a escribir nuestra propia historia, y sigamos trabajando juntos porque de ello depende nuestro futuro. Que Dios nos acompañe en la tarea.
Queda así inaugurado el 142° período de sesiones ordinarias. 
Muchas gracias.
EDUARDO FELLNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada